Buscador

Recuperando mi autoestima Maximizar

Recuperando mi autoestima

Daniel Meurois (aut)

15,53 € sin IVA

¡Precio rebajado!

-5%

16,35 €

"Recuperando mi AUTOESTIMA” es una exploración del sentimiento de culpabilidad en una obra terapéutica que actuará a la manera de un remedio homeopático.

Más detalles

9788494525957

Conocemos la historia de Judas, de Pilatos o de Barrabás… pero nadie ha pensado en aquel hombre que hace 2000 años, cumplió con el deber de clavar los clavos en el cuerpo vivo de Jesús.
Daniel Meurois nos restituye el camino audaz y emocionante de ese hombre en un relato verídico, ya que en ninguna biblioteca humana se encuentran los rastros de esta historia.
En la Memoria del Tiempo o Archivo Akásico es donde el autor se inspira para narrar el recorrido iniciático que se prolonga a través de siglos para alcanzarnos a cada uno de nosotros.
Esta narración alcanza la amplitud de una profunda reflexión sobre el sentimiento de culpabilidad, analizando también las nociones de Karma y de destino. ¿Somos totalmente libres? ¿Existen necesidades para las que somos meros actores? ¿Cómo liberarnos de los pesos con que la vida se ocupa de cargarnos? ¿Quién es víctima finalmente y de qué?
Aprendamos a respirar la vida de forma diferente y, en este esfuerzo, aprendamos de nuevo a amarnos.

Daniel Meurois

es autor de 36 libros, algunos "best-sellers", auténtico explorador de nuevos campos de conciencia, nos invita constantemente a posar una mirada diferente sobre la pluridimensionalidad de nuestro universo y... claro está, sobre nosotros mismos, en el descubrimiento de nuestra verdadera identidad.
La poesía y la sutilidad de sus páginas, testimonian una eficacia que le convierte en pionero de una nueva conciencia sin barreras, una conciencia reveladora de la grandeza del espíritu humano en la búsqueda de lo divino.
Actualmente afincado en Quebec (Canadá), Daniel no cesa en su trabajo de apertura de las conciencias, a través de su obra literaria única, conferencias y seminarios.

  • Encuadernación: Rústica
  • Dimensiones: 14 x 21,5 cm
  • Nº Pág.: 324

Índice

  • Antes que nada    9
  • Capítulo 1. Natanael    15
  • Capítulo 2. Junto a Judit    37
  • Capítulo 3. El amo Lucio    57
  • Capítulo 4. Las flores de jazmín    81
  • Capítulo 5. Ebrio de lucidez    105
  • Capítulo 6. Menosprecio    125
  • Capítulo 7. Atreverse a desbordar    149
  • Capítulo 8. Dudas y diferencias    165
  • Capítulo 9. Un amanecer milagroso    185
  • Capítulo 10. Prisiones interiores    205
  • Capítulo 11. Mi hermano el traidor    233
  • Capítulo 12. La vida enseña    247
  • Capítulo 13. Cien veces en el oficio    259
  • Capítulo 14. Peregrinaciones    283
  • Capítulo 15. Retorno a las fuentes    301
  • Epílogo    311

Antes que nada

 

La vida me ha encargado resucitar en las páginas siguientes, una trayectoria vital que me atrevo a calificar de conmovedora y estremecedora a la vez. Conmovedora, porque es el testimonio de un destino excepcional; y estremecedora, porque sus fragilidades y heridas fundamentales son, indudablemente, muy parecidas a las nuestras.
Aunque el tema central es el sentimiento de culpabilidad, también gira en torno a la angustia del vivir. Por eso, a pesar de que se desarrolla en un contexto histórico alejado del nuestro, he tenido interés en zambullirme en ella. Esperaba obtener una enseñanza tan vivificante y actual como fuera posible. Unas palabras, en primer lugar, respecto a las circunstancias que me han permitido redactar esta obra. Todo empezó por el encuentro, en el ámbito del alma, de una presencia que deseaba comunicarme el recorrido significativo de su propia evolución.
El contacto tuvo lugar en numerosas ocasiones a lo largo de más de un año, directamente, de consciencia a consciencia. Al abrirme su corazón sin reservas, el ser que así se confió a mí, me dio libre acceso a las imágenes,
pensamientos y palabras contenidas hasta entonces en su profunda memoria. De modo que lo que yo he consultado es el libro de su memoria akáshica; me he imbuido de su contenido para extraer de él su médula apaciguadora.
Quiero precisar que el ser que se ha entregado así en su verdad total no está encarnado en la actualidad. Si he optado por utilizar la primera persona para redactar el testimonio de quien ha querido abrir su alma para el bien de todos, ha sido de acuerdo con él. Es una modalidad de escritura que tiene por objeto crear un vínculo de proximidad e intimidad indispensables para las confidencias que tienen lugar de alma a alma y ayudan a crecer.
Ser el artesano de semejante tarea ha sido para mí, lo reconozco, una verdadera experiencia de compasión. Compasión que espero poder comunicarles con toda su riqueza.
Indiscutiblemente, en todos nosotros hay un poco de la herida original del héroe de este relato. Debería más bien decir del antihéroe de esta búsqueda de amor que nos remite a todos, a nuestros interrogantes más secretos.
Algunos objetarán que sus dificultades y, en todo caso, su sentimiento de culpabilidad, es de naturaleza totalmente distinta a la de este "personaje". Es posible... pero, que nadie se llame a engaño. El origen de la angustia existencial propia del corazón humano se activa con el mismo fermento que el que aparece detrás de los acontecimientos aquí evocados, y su posterior desarrollo depende de los mismos resortes. Recurren a los mismos incentivos en las múltiples esferas del cuerpo y de la consciencia.
Hoy veo más claro que nunca que lo que deja un fuerte impacto en el fondo del ser, hasta el punto de iniciar un sentimiento de culpa o, de un modo global, de sufrimiento, no son los acontecimientos como tales, es decir, en sí mismos, sino la importancia que cada uno les concede en lo más íntimo de sí y de cómo alimenta esa importancia con el tiempo. Eso es lo que realiza, poco a poco, el debilitamiento...
Y así es como muchas vidas anónimas y sin ruido se carcomen lentamente. Y así es como se construyen también entre nosotros gran número de infiernos personales. La falta de amor hacia sí mismo es una verdadera lepra que roe a la humanidad.
Podríamos preguntarnos si para acabar con el sentimiento de culpabilidad o la angustia existencial es preciso conocer su origen. Es evidente que la lucidez y el conocimiento son instrumentos valiosos... Sin embargo, lo que de verdad desactiva el sufrimiento debe nacer de una zona de sencillez que hay que alcanzar en el centro del ser. Ese es también el propósito de la obra que tiene usted entre las manos. Analizando minuciosamente las heridas del alma, la mente no hace sino rascarlas sin cesar, y así la sanación no puede tener lugar. Por mucho que haga reflexionar el presente testimonio, sólo cumplirá su función desinfectante si se acoge con la sensibilidad que caracteriza al corazón.
Lo que pretende, ante todo, más allá del relato y el decorado que constituye su materia, es llevar a una profunda reflexión sobre nuestros mecanismos internos, sobre las necesidades vitales de nuestras almas y, además, sobre la urgencia de asumir la responsabilidad de todo ello.
Aprendamos a respirar la vida de un modo diferente y, con ese mismo impulso, aprendamos de nuevo a amarnos... Esa es, sin duda, una de las lecciones principales que podemos aprender a lo largo de las páginas siguientes. Salir de la dualidad, no etiquetar y no juzgar son otras lecciones no menos importantes. Y, por supuesto, también se abordan entre líneas las nociones de responsabilidad, karma, destino y necesidad.
Recuerdo —como muchos de ustedes, sin duda—el mea culpa de mi infancia, ese gesto que nos llevaba a golpearnos tres veces el pecho bajando la vista. Durante muchas generaciones ha puesto aceite en el terrible engranaje que ha hecho de nosotros no sólo culpables, sino víctimas, y ha dificultado enormemente el que una infinidad de hombres y mujeres pudieran conjugar con sencillez, espontaneidad y sin segundas intenciones los verbos amar, perdonar y reconciliar.
Yo creo que ya es hora de que lo borremos de nuestros genes tomando la decisión, individual y colectivamente, de dirigir una amplia sonrisa reparadora al germen secreto y sagrado de la vida que palpita en nosotros...
¿De dónde procede la vida? Si es cierto que tiene un origen divino, ¿por qué nos empeñamos entonces en dejarla tan maltrecha? En lugar de engrosar las filas, increíblemente numerosas, de los que la reciben y la soportan como un regalo envenenado, ¿por qué no "cambiar la marcha" de nuestras actitudes y, por lo tanto, de nuestra relación con ella?
El famoso "Yo no he pedido nacer" pierde todo sentido desde el momento en que nos molestamos en recuperar nuestro poder sobre nosotros mismos y dejamos de acusar a las mil circunstancias de la existencia —padres, relaciones, acontecimientos, fatalidad y mala suerte, todo mezclado— de ser responsables de todos nuestros males.
Somos lo que queremos hacer de nosotros... y lo que aceptamos que la sociedad haga de nosotros.
¿Es culpable un aprendiz de ser sólo eso, un aprendiz? Desde luego que no. Sin embargo, es responsable de serlo. Responsable de lo que hace de ello, tanto en el fondo de su corazón como en las palmas de las manos. Si en su situación de aprendiz no hace nada, se convertirá, con toda seguridad, en una víctima incomprendida.
Estoy convencido de que, desde tiempo inmemorial, estamos cayendo en esta trampa tanto como en la otra, la de la culpabilidad congénita. La desgracia —es decir, sentirse desgraciado— es una planta que crece fácilmente, sobre todo si la tierra del fondo del alma se ha dejado en barbecho.
Hemos sembrado al vuelo muchos campos con esas semillas de tormento, y también hemos cosechado mucho. Reaccionemos por fin ahora. Nuestro "pecado original", si queremos mantener pese a todo esa expresión, ¿no será el sueño de la inacción, el de la esclavitud?
Así pues, pongo en sus manos con confianza y alegría el relato verídico que he titulado: Recuperando mi autoestima. Espero que sea leído y comprendido como un libro terapéutico. Algo en mí ya sabe que actuará como un remedio homeopático.
Su misión consiste en apaciguar, y luego sanar, poco a poco pero con seguridad, el terreno que constituye el alma humana en su vestidura de carne.
¡Que ustedes mediten bien! ¡Y que se reconcilien aún mejor!

El transporte de su paquete

Nos pondremos en contacto con usted para confirmar la disponibilidad del material de su pedido, forma de envío y de pago por teléfono o email. Hasta ese momento no podremos saber el coste exacto del envío y solicitar su aprobación.


PEDIDOS SUPERIORES A 100€ SIN GASTOS DE ENVÍO EN PENÍNSULA  

  • Sujeto a disponibilidad del producto o libro.
  • Para pedidos realizados antes de las 12:00 a.m. por teléfono o correo electrónico

FORMAS DE PAGO:

  • REEMBOLSO (SOLO ESPAÑA)
  • TRANSFERECNIA BANCARIA
  • PAYPAL

TARIFAS DE ENVÍO

ESPAÑA - PENÍNSULAPrepagoContra reembolso
Por Correo3,75€6,55€
Por Agencia de Transporte6,50€8,25€
ESPAÑA - BALEARESPrepagoContra reembolso
Por Correo5,55€7.55€
Por Agencia de Transporte10,00€12,00€
ESPAÑA - CANARIAS, CEUTA Y MELILLAPrepagoContra reembolso
Por Correo7,00€

8,55€

Por Agencia de TransporteNO DISPONIBLENO DISPONIBLE

GASTOS DE ENVÍO

  • El envío será realizado por correo previo pago por PayPal.

  • Se le notificarán el importe exacto y las condiciones del envío por correo electrónico.

POLÍTICA DE DESCUENTOS

Ofrecemos el máximo descuento legal en libros (5%) sobre el precio establecido por el editor en ventas realizadas por web según establece la Ley 10/2007, de 22 de junio, de la lectura, del libro y de las bibliotecas. En ningun caso está autorizado un descuento mayor excepto en los libros de bibliófilo, los libros artísticos, los libros antiguos o de ediciones agotadas, los libros usados, los libros de texto y el material didáctico complementario.

carrito  

No hay productos


0,00 € Total

Estos precios se entienden sin IVA

carrito Confirmar

 

Pinterest de Librería Rerum Natura

Facebook de Rerum Natura