Buscador

Guía de plantas medicinales Maximizar

Guía de plantas medicinales

David Frawley (aut)
Vasant Lad (aut)

20,10 € sin IVA

¡Precio rebajado!

-5%

21,15 €

Uso y combinación según el ayurveda

Más detalles

9788493892975

Guía de plantas medicinales - Uso y combinación según el ayurveda del Dr. David Frawley y el Dr. Vasant Lad presenta por primera vez una explicación y clasificación detallada de más de 270 hierbas occidentales, indias y chinas, según los fundamentos del antiguo sistema de ayurveda.
Guía de plantas medicinales - Uso y combinación según el ayurveda del Dr. David Frawley y el Dr. Vasant Lad constituye un hito en el desarrollo de la herbolaria occidental al ofrecer una nueva aplicación de los principios ayurvédicos a las hierbas occidentales, lo que constituye una contribución de gran valor a la medicina natural alternativa.
«Toda persona interesada en las hierbas debe leer con detenimiento este libro si sus intereses se centran en la herbolaria occidental, la herbolaria tradicional china o la medicina ayurvédica».

Sobre los autores

El Dr. David Frawley

(Pandit Vamadeva Shastri) es uno de los pocos occidentales reconocido en India como maestro vedico (vedacharya). Sus muchos campos de especialización incluyen la medicina ayurvédica, la astrología védica, el yoga, el vedanta y los mismos Vedas. Es autor de más de veinte obras sobre estos temas y de numerosos libros sobre ayurveda. Sus obras de tema ayurvédico abordan diversos aspectos de esta ciencica milenaria, como la herbolaria, la psicología, el ayurveda y el yoga y el tratamiento ayurvédico de enfermedades comunes, que en su conjunto ofrecen una gama completa de información sobre la teoría y la práctica ayurvédica. También colabora en numerosos periódicos y revistas, e imparte clases y conferencias en todo el mundo, incluida India. En la actualidad, el Dr. Frawley es el director del Instituto Americano de Estudios Védicos.
Esta es la tercera obra del Dr. David Frawley que Ediciones Ayurveda tiene el placer de publicar, siendo las dos anteriores: Salud ayurveda - Guía práctica de terapias ayurvédicas y Yoga y ayurveda - Autosanación y autorrealízación.

El Dr. Vasant Lad,

de origen indio, es uno de los máximos expertos en ayurveda en Estados Unidos de América. Su formación académica y práctica abarca el estudio de la alopatía (medicina occidental) y la cirugía, además de la ciencia del ayurveda tradicional. El Dr. Lad trabajó durante tres años como director médico del Hospital de Ayurveda en Pune, India, y también ocupó el cargo de catedrático de medicina clínica en el Colegio Universitario de Medicina Ayurvédica de Pune, donde enseñó durante quince años. A partir de 1979, empezó a viajar por Estados Unidos de América para compartir sus conocimientos del ayurveda, y en 1984, ocupó el cargo de director del Instituto de Ayurveda de Alburquerque, que continúa ejerciendo en la actualidad.
El Dr. Vasant Lad viaja por todo el mundo realizando consultas y divulgando sus conocimientos a través de cursos y seminarios.

 

Índice de contenidos

Agradecimientos 11
Prefacio 13
Prólogo 17
1. Herbología: Oriente y Occidente 21
2. Manifestación de la conciencia en las plantas 23
3. Antecedentes de la medicina ayurvédica 29
Antecedentes espirituales 29
Los tres gunas 30
Los cinco elementos 32
Los tres doshas 33
Los siete dhatus y ojas 43
Los cinco pranas 45
Los sistemas corporales (srotas) 46
El agni y las plantas 49
4. Energética de las plantas 51
Sabor(rasa) 51
Energía (virya) 54
Vipaka, el efecto postdigestivo 56
Prabhava, la potencia especial 57
Descripción de los seis sabores 58
5. Tratamiento según la constitución individual 70
Constitución individual y tipos de enfermedad 70
Tratamiento de hapha 71
Tratamiento de pitta 74
Tratamiento de vata 76
Desintoxicación/tratamiento de ama 79
6. Uso terapéutico de las plantas 85
Plantas depurativas (rahta shodhana harma) 85
Plantas antiparasitarias y antihelmínticas
(hrumighna harma) 87
Plantas astringentes (stambhana harma) 88
Plantas tónico-amargas y antipiréticas 91
Plantas carminativas (vata-anuloman) 95
Plantas diaforéticas (swedana harma) 96
Plantas diuréticas (mutrala harma) 99
Plantas emenagogas (rahtabhisarana harma) 101
Plantas expectorantes y demulcentes (hasa-svasahara) 103
Plantas laxantes y purgantes (virechana harma) 106
Plantas nervinas y antiespasmódicas 108
Plantas estimulantes y digestivas
(dipana-pachana harma) 112
Plantas tónicas 114
7. Cómo preparar y utilizar las plantas según el ayurveda 121
Los cinco métodos principales de preparación
de las plantas (panchahashaya) 121
Otros métodos de preparaciones herbales 125
Vehículos (anupana) 131
Plantas de uso externo 132
Vías de administración 134
Cuándo administrar las plantas 136
Los compuestos 137
Posología: dosis tradicionales para uso medicinal 140
8. Mantra, yantra y meditación 143
9. Plantas de uso ayurvédico 147
A. Plantas comunes 149
B. Plantas orientales especiales 210

Apéndices 265
Apéndice I. Bebidas e infusiones para los tres doshas 267
Apéndice II. Tabla de las plantas 269
Apéndice III. Remedios caseros y tratamientos básicos 305
Apéndice IV. Glosario de términos médicos 309
Apéndice V. Glosario sánscrito 313
Apéndice VI. Terminología científica de las plantas 315

Bibliografía 321
Índice de plantas 323
Índice general 329
Sobre los autores 381

PREFACIO

El término «yoga» tiene muchos significados tradicionales. En ayurveda, la ciencia médica de India, yoga hace referen cia al «uso correcto» y «combinación correcta» de las plan tas. Así pues, se de­nomina «yoga» a la combinación especial de sustancias destinadas a producir un efecto específico en el cuerpo o la mente.
Este uso coordinado o integrado de las plantas está basado en la antigua ciencia ayurvédica de la energética de las plantas. El ayurveda cuenta con un sistema para determinar el potencial y las cualidades de las plantas según las leyes de la naturaleza, y para poder utilizarlas objetiva y específicamente según las enfermeda­des de cada individuo. El uso yóguico de las plantas implica una aplicación armónica de sus potenciales.
En este libro se aplica por primera vez la herbología ayurvédica a las plantas occidentales y también a un pequeño grupo de plantas específicas de Oriente, concretamente de India y China. El propósi­to de esta obra no es presentar el ayurveda como algo lejano, arcaico o extraño, sino proponer una herbología de aplicación práctica.
Vivimos en una época muy especial y a la vez peligro sa en que una nueva cultura global lucha por nacer. La integración de la cultu­ra y el conocimiento humanos es, por lo tanto, un desafío de nuestro tiempo. Es esencial que este proceso también se realice en el campo de las ciencias de la salud. Curar implica siempre unir. Si no po­demos integrar nuestros conocimientos de salud, ¿cómo seremos capaces de conseguir la unidad entre nosotros, seres humanos?
El ayurveda es un sistema eterno que integra ocho ramas de sanación que van desde las plantas hasta la cirugía y la psicología. Como tal, ofrece un punto de unión, que es su mismo fundamen­to: el conocimiento espiritual de los sabios videntes indios y la conciencia cósmica en la que vivieron. La presente obra no expone tan solo el conocimiento tradi­cional ayurvédico, sino que intenta ofrecer un ayurveda vivo, con aplicaciones creativas y prácticas para las circunstancias siempre cambiantes. Se trata de una unión entre Este y Oeste, resultado de la colaboración de un oriental, con un profundo conocimiento de Occidente, y de un occidental, con un amplio conocimiento de Oriente. Es nuestro deseo más profundo transmitir este espíritu de integración y colaboración.
Cuando se quiere aplicar el ayurveda en Occidente, ocurre que no se puede hacer un uso práctico de sus medicinas más tradi­cionales, bien porque numerosas plantas no están al abasto, bien porque contienen sustancias minerales especiales que requieren una larga y dificultosa preparación. Por consiguiente, este libro surge como un vehículo para que pueda aplicarse el conocimiento sanador del ayurveda a las sustancias que nos son más cercanas y que tienen unos efectos secundarios mínimos.
Al mismo tiempo, hemos intentado mantener la integridad del sistema ayurvédico de curación. Con este fin, incluimos los efectos especiales que producen las plantas en la mente, y los profundos aspectos espirituales y psicológicos de la sanación. La herbología forma parte de este amplio contexto de curación y si estos aspectos profundos de la vida humana no son tenidos en cuenta, ningún proceso de curación puede ser realmente efectivo.
Los términos sánscritos han sido reducidos al mínimo indispen­sable, y se proporciona al lector unas traducciones fáciles de entender. Para una aclaración más detallada de algunos conceptos médicos, el lector puede consultar Ayurveda, la ciencia de curarse uno mismo.
La clasificación de las plantas occidentales según la energética oriental no es algo que pueda establecerse de forma definitiva. In­cluso en el ayurveda hay disparidad de criterios entre los diferen­tes autores en cuanto a la clasificación de las plantas.
Así pues, cualquier comentario o crítica en lo que a esto con­cierne será bien recibido, e invitamos a quienes quieran unirse a nosotros en este trabajo a contactarnos. Es nuestro deseo expresar la más profunda gratitud a los nu­merosos amigos, estudiantes y personas en general que han con­tribuido con su ayuda e inspiración a la realización de este libro; y también a todos aquellos que realizan una labor análoga. Que sus trabajos sean fructíferos.

DR. DAVID FRAWLEY Y DR. VASANT LAD SANTA FE DE NUEVO MÉXICO, MAYO DE 1986

PRÓLOGO

Como herbolario con más de dieciocho años de experiencia en el uso de plantas occidentales, chinas y ayurvédicas, hace tiempo lle­gué a la conclusión de que si no tenemos en cuenta el conjunto de la energética de las plantas y los alimentos en relación con las di­ferencias constitucionales de cada individuo, estamos abocados a un tremendo fracaso y a resultados poco consistentes. Tal enfoque nos impide extraer amplias conclusiones útiles, necesarias para la prevención y cura de las enfermedades. Para ello, la bioquímica por sí sola no es suficiente.
Mucho es lo que pueden compartir los antiguos métodos de curación de Oriente y los de la ciencia occidental. Algunos, im­buidos de la perspectiva científica occidental, creen que el nuestro es el más adelantado y, por supuesto, el único camino verdadero. Nos equivocamos al no querer reconocer la existencia de sistemas médicos en India y en China plenamente desarrollados y definidos teóricamente, cuya efectividad está probada desde hace más de 3.000 años. Los nuestros, sin embargo, se han desarrollado hace solo unos cientos de años.
La medicina ayurveda es, sin duda, uno de los sistemas más antiguos, con una base teórica coherente y una aplicación clínica práctica. En su ancestral pozo de profunda sabiduría de la sana­ción vertieron sus mejores ideas y descubrimientos algunos de los más grandes doctores y sabios. Sin embargo, para poder apreciar plenamente el néctar de esta sabiduría de la curación oriental, los occidentales hemos de traspasar el proceso lineal y literal del pen­samiento para entrar en un razonamiento de carácter no lineal. Además, es necesaria una perspectiva basada en una visión intui­tiva del «todo», más que en la visión microscópica de la ciencia contemporánea. La fuerza del ayurveda radica en su amplia visión que todo lo abarca, en la interrelación dinámica de los procesos fisiológicos y orgánicos y los factores externos –incluidos el clima, el trabajo y la dieta– junto con los estadios emocionales internos. Por el contra­rio, la ciencia occidental se ha desarrollado a partir de un punto de vista más particular, basado en una estructura molecular y química específica. Resulta paradójico que ambos procedimientos sean ca­paces de describir la misma situación de maneras tan diferentes y con criterios tan diametralmente opuestos.
En la actualidad, muchas personas se sienten atraídas por la herbología y los métodos de curación orientales, porque sus pro­cedimientos les ofrecen la promesa de una terapéutica suave, a la par que rápida y poderosamente efectiva, con unos mínimos peligros en cuanto a los efectos secundarios. Creen, muy acertada­mente, que la enfermedad no surge como un fenómeno arbitrario, sino por unas determinadas razones que si se llegan a conocer, ayudan a alcanzar la curación y, lo que es más importante, a evitar una recaída.
El ayurveda, con su tridosha o sistema de los tres humores, permite una completa comprensión de la razón de la salud en tér­minos de equilibrio metabólico. La enfermedad es considerada, sen­cillamente, un desequilibrio entre la energía del sistema nervioso (vata), la energía del sistema catabólico (pitta) y la energía nutritiva del sistema anabólico (kapha). Todos los alimentos y experiencias vivenciales tienen un efecto en la totalidad del equilibrio de los respectivos humores. Esto se demuestra cuando al equilibrar la dieta se alivian muchos problemas de salud (desafortunadamente, la mayoría de doctores occidentales con una formación médica occidental no considera que esto sea un dato).
Las plantas se administran como «alimentos especiales» para eliminar los excesos y fortalecer las deficiencias. Aunque puedan causar un poderoso impacto nutritivo en un cuerpo debilitado, su acción dinámica es la de estimular unas funciones orgánicas en particular. Este es el aspecto energético menos visible de las
plantas y, de hecho, de todas las medicinas, fármacos y alimentos, y requiere ser conocido. Aparte de su función específica, una me­dicina o un alimento tiene un efecto más general en aquellas per­sonas que están más predispuestas, puede aumentar o disminuir el metabolismo y estimular o sedar las energías nerviosas, nutritivas y catabólicas que integran el sistema humoral tridosha.
El error fundamental de la medicina occidental consiste en tra­tar la enfermedad en lugar del paciente. Si las medicinas se pres­cribieran con sensibilidad, de acuerdo con la naturaleza individual de cada persona, de la misma manera que se prescriben las plantas en los sistemas de curación orientales, podrían evitarse muchos efectos secundarios. El valor del uso de las plantas y de los ali­mentos se basa sobre todo en su efecto relativo no específico o en su suavidad. Si alguien hace un uso incorrecto de una planta los resultados son relativamente menores y actúan, por lo general, en el corto período de un día, que es el tiempo que tarda el cuerpo en eliminar los residuos de las plantas del sistema. En cambio, resulta más difícil si se trata de medicamentos sintéticos o extractos con­centrados. El hígado puede ser incapaz de eliminar totalmente una medicina de los tejidos y células del cuerpo porque no ha podido descifrar cómo neutralizarla, ya sea para su asimilación o para su eliminación. Incapaz de procesar totalmente la sustancia, esta se almacena en el hígado y en los tejidos, o bien circula por el cuerpo, creando una carga tóxica que altera los necesarios procesos orgá­nicos fisiológicos.
Antes de conocer plenamente los beneficios de la curación mediante la medicina ayurveda o china –ambos sistemas «ener­géticos» de curación– todos los alimentos y plantas han de ser clasificados y conocidos en cuanto a sus extensos efectos ener­géticos sobre los procesos metabólicos. Creo que el libro de los doctores Lad y Frawley ofrece por primera vez, con gran éxito, una clasificación que incluye las plantas occidentales y las comunes a ambas culturas, oriental y occidental. Es una coincidencia que este manuscrito cayese en mis manos justo cuando casi acababa de completar mi propia investigación de clasificación de plantas occi­dentales según el sistema energético tradicional chino. Es también fascinante ver cómo, en muchos casos, el método de clasificación utilizado por ellos y el mío coinciden en la interpretación de su base energética.
Al escribir un libro de tal importancia, los doctores Lad y Frawley han realizado sin duda una valiosa y única contribución al cuidado natural y alternativo de la salud. Quizá todavía tenga que transcurrir algún tiempo para que la mayoría de personas aún no iniciadas en el conocimiento ayurvédico pueda comprobar los beneficios prácticos de un trabajo tan original. Sin embargo, se trata simplemente de la diferencia entre un trabajo aleatorio y el desarrollo de una herbología sanadora consistente y válida.
Este libro servirá no solo para dar a conocer por primera vez a los occidentales el gran valor práctico de la medicina ayurveda, sino también, y como resultado posterior, para aportar mayor efi­cacia a la herbología occidental. Creo que cualquier persona que esté interesada en el estudio de las plantas tendría que leerlo con detenimiento, tanto si le atrae la herbología occidental como la china o la medicina ayurveda.

MICHAEL TIERRA, HERBOLARIO

SANTA CRUZ, CALIFORNIA, ABRIL DE 1986

Índice de plantas

Abedul blanco, 270, 315 Abrojo (ver Gokshura) Acacia Senegal, 270, 315 Acedera, 63, 86, 90, 108,
133, 149, 160, 267, 268,
270, 318
Achicoria silvestre, 270, 316 Agracejo, 22, 63, 94, 133,
150, 206, 244, 270, 306,
307, 315
Agrimonia, 89, 270, 315 Agripalma, 65, 102, 111, 268, 270, 317
Ajedrea de jardín, 271, 318 Ajenjo, 63, 65, 88, 158, 271, 315
Ajo, 62, 66, 86, 88, 96, 101, 110, 111, 114, 117, 119, 122, 129-131, 150, 151, 217, 271, 306, 397, 315
Ajonjolí (ver Sésamo)
Ajwan, 88, 96, 101, 114, 135, 210, 211, 299, 315
álamo temblón, 63, 271, 318
Albahaca, 62, 96, 99, 111, 152, 226, 267, 268, 271,
308, 317
Albaricoque, 106, 165, 271, 318
Alcanfor, 62, 99, 111, 129,
130, 153, 205, 271, 316 Alcaravea, 271, 315
Alfalfa, 154, 267, 268, 272, 317
Algodonero, 102, 103, 119, 272, 316
Alheña, 272, 317 Almendra, 272, 315
Aloe, 63, 86, 90, 94, 103, 108, 118, 122, 154-156, 176, 244, 272, 305, 307, 308, 315
Amalaki, 91, 115, 118, 127,
130, 131, 211, 212, 214,
240, 243, 299, 316 Amapola, 90, 111, 156,
157, 192, 272, 317, 323 Amla (ver Amalaki)
Amor de hortelano, 267, 272, 316
Angélica, 62, 99, 102, 103,
159, 213, 214, 268, 273, 315
Angélica china, 115, 118,
119, 213, 299, 315 Anís, 268, 273, 318
Anís estrellado, 273, 317 Apio silvestre (ver Ajwan) Apocinio, 273, 315
árbol del incienso, 189, 273, 315
Arjuna, 214, 216, 318, árnica, 273, 315
Artemisa, 65, 102, 111, 157,
158, 187, 273, 315 Asafétida, 62, 88, 96, 102, 110, 111, 114, 119, 130, 133, 216, 217, 228, 299, 307, 316
Asclepias tuberosa, 273, 315
Ashwagandha, 22, 45, 110, 117, 119, 120, 125, 127, 131, 173, 179, 216-219, 226, 232, 233, 236, 241, 243, 247, 258, 300, 308, 319
Atibala, 220, 221, 300, 315 Avena, 111, 118, 274, 315 Azafrán, 89, 103, 118, 119,
130, 158, 159, 213, 268,
274, 308, 316
Azúcar, 274, 305, 318 Azucena, 274, 317
Bakuchi, 219, 220
Bala, 115, 118, 119, 130,
220, 221, 243, 300, 318 Bálsamo de caballo
(ver Raíz de piedra) Bambú gigante
(ver Vamsha rochana)
Bardana,86, 99, 101, 133,
159, 167, 170, 210, 267,
268, 274, 315
Batata silvestre (ver ñame) Batatilla (ver Punarnava) Bedellium indio (ver Guggul) Berro, 274, 318
Betónica, 111, 274, 318 Bhringaraj, 111, 130, 131,
160, 170, 200, 221, 300,
316
Bibhitaki, 91, 118, 214, 222,
223, 240, 300, 318 Bilva, 224, 315
Bistorta, 89, 275, 318
Bolsa de pastor, 89, 90, 275, 315
Bonetero, 275, 316
Borraja, 275, 315
Brahmi, 162, 222, 225-227,
257, 308, 316
Buchú, 275, 315
Calabaza, 88, 275, 316
Cálamo aromático, 96, 105,
111, 133, 135, 160, 161,
207, 275, 315
Caléndula, 275, 315
Calumba, 94, 276, 317
Canela, 62, 65, 73, 86, 89, 96, 99, 101, 102, 105, 114, 135, 138, 163, 174, 178, 179, 190, 193, 205, 230, 255, 267, 268, 276, 307, 308, 316
Cardamomo, 62, 96, 99, 105, 115, 135, 138, 163, 164, 168, 174, 179, 192, 197, 205, 217, 241, 267, 268, 276, 307, 316
Cardo santo, 276, 315
Cártamo, 86, 102, 159, 198,
213, 268, 276, 305, 315
Cáscara sagrada, 106, 108, 276, 318
Ceanoto, 276, 316
Cebada, 101, 277, 308, 317 Cebolla, 62, 65, 114, 118,
119, 122, 203, 277, 305,
306, 315 Centaura americana, 277, 318
Centaura europea, 277, 316 Centella asiática
(ver Gotu kola)
Cerezo de invierno
(ver Ashwagandha) Cerezo silvestre, 106, 164,
165, 277, 318 Chancapiedra, 227, 317 Chaparral, 63, 86, 94, 277,
317
Chelone glabra, 277, 316 Chía de campo (ver Salvia silvestre)
Chile (ver Pimentón) Chitrak, 227, 228, 318 Cilantro, 22, 62, 96, 99,
101, 122, 160, 165, 166,
181, 268, 277, 306, 308,
316
Cimicifuga, 278, 316 Cípero (ver Musta)
Clavo, 62, 73, 88, 96, 99,
105, 114, 119, 129, 135,
139, 166, 168, 178, 193,
267, 268, 278, 305, 306, 308, 315
Coco, 115, 128, 129, 201,
278, 305, 306, 308, 316 Cohosh azul, 278, 315 Cohosh negro (ver
Cimicifuga)
Col fétida, 278, 318
Cola de caballo, 99, 101,
154, 167, 278, 316 Comino, 62, 96, 166, 181,
268, 279, 306, 308, 316 Consuelda, 59, 65, 79,
90, 106, 115, 118, 125, 133, 142, 167, 168, 179, 193, 203, 261, 268, 279, 305, 308, 318
Consuelda menor, 89, 90,
133, 279, 318
Coptis, 94, 279, 316 Corazoncillo, 111, 279, 317 Coriandro, 165, 181, 279,
306, 316
Crisantemo, 63, 96, 99,
102, 228, 229, 268, 300,
307, 316
Culantrillo, 106, 279, 315
Cúrcuma, 22, 89, 90, 96, 102, 130, 133, 136, 150, 156, 168, 169, 244, 279, 305-308, 316
Damiana, 119, 280, 319 Dátil, 280, 317
Diente de león, 63, 86,
101, 154, 169, 170, 222,
267, 268, 280, 318
Efedra, 62, 99, 101, 106,
138, 229, 230, 267, 300, 316
Efedra americana, 230, 280, 316
Enebro, 96, 99, 101, 133,
170, 171, 194, 208, 230,
267, 280, 317
Eneldo, 96, 280, 315 Equinácea, 63, 86, 108, 171,
172, 206, 280, 316 Escobilla (ver Malvilla) Escutelaria, 111, 172, 173,
267, 268, 281, 318 Espadaña, 281, 319 Espárrago, 101, 119, 259,
281, 315
Espárrago asiático
(ver Shatavari) Espinacardo, 281, 315 Espino blanco, 60, 65, 173,
174, 267, 268, 281, 316
Estilingia, 281, 318 Estragón, 281, 315 Eucalipto, 62, 99, 106, 111,
208, 267, 268, 281, 305-
307, 316
Eufrasia, 282, 316 Eupatoria, 282, 316 Eupatoria púrpura, 101,
282, 316
Falsa raíz de unicornio,
282, 317
Fenogreco, 22, 119, 174,
175, 268, 282, 318 Fitolaca, 86, 282, 317
Flor de la pasión, 111, 282,
317
Fo-ti, 118, 119, 230, 231,
268, 301, 318 Frambueso, 64, 88, 175,
283, 305, 318
Fresa, 268, 283, 316
Fucus, 61, 191, 283, 316
Galanga menor, 283, 315 Gaulteria, 96, 283, 316 Gayuba, 101, 283, 315 Genciana, 53, 54, 63, 90,
91, 94, 108, 156, 173,
176, 193, 210, 244, 250,
283, 307, 316
Geranio manchado, 283, 316
Ginseng, 22, 115, 117, 119,
147, 218, 231, 232, 243,
255, 268, 301, 317
Ginseng siberiano, 232, 284, 316
Gokshura, 101, 118, 119,
131, 171, 232, 233, 243,
254, 301, 318 Gordolobo, 64, 89, 106, 111,
177, 284, 319 Gotu kola, 22, 110, 111, 118, 125, 130, 131, 133-135, 162, 173, 200, 216, 222, 226, 227, 231, 234, 235, 268, 301, 308, 316
Granado, 64, 88, 131, 178,
284, 318
Grano de terciopelo
(ver Kapikacchu) Grindelia, 106, 284, 316 Grosella espinosa india
(ver Amalaki)
Guduchi, 235, 236, 318 Guggul, 111, 117, 118, 127,
189, 216, 236-238, 256,
301, 316
Gurmar, 238, 239, 316
Hamamelis de Virginia, 64,
284, 317
Haritaki, 22, 90, 91, 117,
130, 214, 224, 239, 240, 301, 318
Harpagófito, 284, 317 Helecho macho, 284, 316 Helenio, 106, 118, 168,
172, 179, 184, 268,
285, 305, 308, 317
Hibisco, 89, 102, 103, 119,
124, 175, 179, 180,
198, 268, 285, 305, 317
Hiedra terrestre, 285, 316
Hierba gatera, 96, 99, 111,
186, 285, 317
Hierba lombriguera (ver Tanaceto)
Hierba mate, 285, 317 Hierba santa, 106, 268, 285,
316
Hierba tora, 102, 285, 317 Hierbabuena, 62, 96, 99, 111, 186, 267, 268, 285,
317 Hinojo, 59, 65, 96, 101,
107, 111, 164, 166, 180,
181, 199, 204, 209, 231,
268, 286, 307, 316 Hipérico (ver Corazoncillo) Hisopo, 106, 267, 286, 317
Índigo, 86, 130, 286, 315
Jatamansi, 111, 116, 118,
241, 257, 317
Jazmín, 103, 111, 124,
129-131, 242, 268, 301, 317
Jengibre, 22, 54, 62, 65, 73, 76, 89, 90, 96, 99, 102, 104-106, 107, 114, 115, 122, 129, 130-135, 138, 139, 157, 158, 162, 163, 168, 176, 179, 181,
182, 184, 185, 187, 190, 192, 193, 197, 199, 202, 204, 205, 208, 209, 214, 217, 221, 230, 232, 233, 249, 253, 261, 267, 268,
286, 305-308, 319 Jengibre silvestre, 99, 106,
267, 268, 286, 315
Kapikacchu, 243, 317 Katuka, 244, 317
Kudzu, 251, 286, 318 Kutaj, 245, 317
Laminaria (ver Fucus) Laurel, 62, 96, 138, 163,
268, 286, 307, 317 Lavanda, 287, 317 Leptandra, 287, 317 Lima, 60, 96, 122, 205,
268, 287, 305, 316 Limón, 60, 122, 267, 268,
287, 306, 316
Limoncillo, 101, 268, 287,
316
Linaza / Lino, 59, 78, 106,
108, 115, 133, 182, 183,
199, 287, 306, 317 Liquen de Islandia, 287, 316 Lirio (ver Azucena)
Lirio azul, 63, 86, 108, 287,
317
Llantén, 64, 66, 86, 89, 90,
101, 133, 288, 308, 318 Lobelia, 288, 317,
Lodhra, 245, 246, 318 Loto, 64, 65, 90, 103, 116,
119, 120, 152, 180, 198,
246, 247, 301, 317 Lúpulo, 111, 288, 317
Mahabala (ver Malvilla) Mahonia reptante, 288, 317 Maíz, 101, 130, 288, 319 Malva, 220, 288, 317 Malva silvestre de India
(ver Bala)
Malvavisco, 59, 89, 90, 101, 106, 116, 118, 119, 133, 171, 172, 179, 183, 184, 194, 220, 233, 268, 288, 315
Malvilla, 302, 318 Manjishta, 86, 89, 102, 118,
131, 156, 247, 248, 302,
318
Manzanilla, 96, 99, 102,
111, 185, 188, 267, 268,
289, 307, 315
Marrubio, 99, 104, 106, 289, 317
Matacón (ver Apocinio) Mejorana, 289, 317 Melisa, 268, 289, 317 Membrillo de Bengala
(ver Bilva) Menta, 109, 132, 185, 186, Menta arvensis / japonesa, 186, 317
Menta piperita, 62, 96, 99,
101, 111, 124, 129, 130,
186, 267, 268, 289, 317
Menta poleo, 88, 102, 111,
158, 187, 289, 317
Menta verde, 62, 96, 99, 186, 317
Miel, 59, 66, 90, 115, 122, 123, 126, 127, 131, 132, 139, 152, 162, 169, 174, 179, 182, 183, 193, 196, 198, 218, 224, 226, 236, 241, 244, 248, 249, 252, 253, 258, 268, 289, 306- 308, 325
Milenrama, 63, 65, 89, 90,
99, 102, 133, 187, 188,
267, 289, 308, 315
Mirobálano (ver Haritaki)
Mirra, 86, 102, 103, 111, 118, 127, 133, 175, 188, 189, 202, 208, 214, 236, 256, 290, 306, 316
Mirto, 22, 62, 65, 86, 99,
106, 111, 134, 135, 138,
189, 190, 290, 306, 317
Mostaza, 62, 101, 106, 114,
129, 267, 290, 315
Muérdago blanco, 290, 319
Mundillo, 290, 319
Musgo de Irlanda, 61, 106,
115, 133, 190, 191, 268, 290, 316
Naranja, 96, 106, 267, 268, 290, 316
Nenúfar perfumado, 291, 317
Nim, 86, 94, 150, 250, 302, 315
Nogal blanco americano, 291, 317
Nogal negro americano,
291, 317
Nuez moscada, 88, 90, 96, 111, 125, 157, 191, 192, 268, 291, 395, 306, 308, 317
Nuez-tuerca de zorro, 247,
316
ñame, 103, 111, 118-120,
251, 252, 302, 316
Olmo rojo, 59, 65, 79, 116,
125, 192, 193, 203, 291,
319
Orégano, 62, 96, 291, 317 Ortiga, 89, 267, 268, 291, 319
Osha, 106, 291, 317
Palmito salvaje, 292, 318 Palo de arco, 63, 292, 318 Pamplina, 90, 106, 133,
292, 318
Pasiflora
(ver Flor de la pasión) Pazote, 292, 316
Peonia, 103, 292, 317 Perejil, 101, 102, 122, 154,
165, 193, 194, 267, 292,
317
Pimentón, 62, 86, 88, 89, 114, 129, 139, 142, 194, 195, 217, 228, 292, 307, 315
Pimienta cubeba o de Java,
101, 135, 293, 318
Pimienta de Jamaica, 293,
317
Pimienta larga, 106, 114,
118, 119, 127, 130, 138,
139, 163, 179, 218, 252,
253, 258, 261, 318 Pimienta negra, 62, 86, 89,
90, 114, 135, 138, 163,
176, 194-196, 202, 217,
221, 226, 250, 252, 253,
267, 293, 305, 307, 318 Pino blanco, 293, 318 Pippali (ver Pimienta larga) Plantago (ver Llantén) Podofilo, 108, 293, 318 Prímula, 102, 293, 318 Punarnava, 101, 233, 254,
302, 315
Quimafila, 293, 316 Quino, 63, 293, 316
Rábano picante, 62, 114, 294, 316
Raíz de piedra, 294, 316
Regaliz, 59, 65, 70, 79, 103-106, 108, 110, 118, 119, 131, 133, 172, 183, 184, 193, 196, 197, 199, 230, 267, 268, 294, 305, 307, 308, 316
Rehmannia, 103, 116, 118, 119, 254, 255, 302, 318
Ricino, 106-108, 128, 294, 307, 318
Roble blanco, 64, 89, 90,
294, 318, 325
Romero, 62, 294, 318 Rosa, 103, 119, 197, 198, 294, 318
Rosa de China (ver Hibisco) Rosal, 295
Rubia (ver Manjishta) Ruda, 63, 88, 295, 318 Ruibarbo, 63, 78, 106, 108,
149, 198, 199, 204, 307,
318 Safed musli, 255, 256, 315 Salicaria, 295, 317
Sallaki, 256, 315
Salvia, 62, 65, 99, 106, 111,
188, 199, 200, 267, 268,
295, 306, 318
Salvia silvestre, 295, 318
Sándalo, 86, 111, 124, 130, 133, 135, 200, 201, 242, 246, 268, 295, 305, 306, 308, 318
Sasafrás, 62, 86, 267, 268, 295, 318
Sauce, 296, 318
Saúco, 99, 296, 318
Sello de oro, 53, 54, 63, 66, 86, 88, 89, 91, 94, 142, 150, 172, 189, 201, 202, 208, 244, 296, 317
Sello de Salomón, 59, 103,
106, 116, 118-120, 202,
203, 268, 296, 318
Sen, 78, 108, 199, 204, 296, 315
Sésamo, 59, 115, 116, 118, 120, 128, 129, 131, 135, 153, 183, 205, 208, 296, 308, 318
Shankha pushpi, 257, 316
Shatavari, 103, 108, 115, 116, 118-120, 125, 130, 131, 156, 159, 175, 198, 205, 213, 236, 243, 247, 249, 255-258, 303, 315
Shilajit, 228, 259, 260
Tamarindo, 296, 318 Tamarindo malabar, 260, 316 Tanaceto, 63, 88, 297, 318 Tang kuei, 22, 102, 115,
118, 119, 213, 249,
299, 315 (ver también
Angélica china) Tomillo, 62, 88, 96, 99,
106, 184, 186, 267, 268,
297, 305, 318 Tormentila, 297, 318 Trébol de agua / pantano,
297, 317
Trébol rojo, 86, 206, 268,
297, 318
Tusílago, 106, 297, 319
Valeriana, 62, 96, 102,
109-111, 157, 175, 206,
207, 241, 297, 308, 319
Vamsha rochana, 118, 261, 303, 315
Verbasco (ver Gordolobo) Verbena, 111, 297, 319 Vetiver, 298, 315
Vid, 298, 319
Vidanga, 244, 262, 316 Vidari kanda, 116, 118, 119,
251, 252, 303, 317 Viña (ver Vid)
Violeta, 298, 319
Zanahoria silvestre, 101,
211, 267, 298, 316
Zanthoxylum, 62, 86, 88,
114, 207, 208, 298, 319 Zapatito de dama, 298, 316 Zaragatona, 59, 78, 107,
108, 183, 199, 208, 209,
298, 307, 318 Zarzamora, 90, 267, 268,
299, 318
Zarzaparrilla, 133, 209, 210,
268, 299, 318
Zumaque, 64, 90, 267, 299, 318

 

  • Peso 454 g
  • Autor/es: Dr. David Frawley y el Dr. Vasant Lad
  • Editorial Ediciones Ayurveda
  • Formato 21,6 X 14 cm
  • Encuadernación Rústica (tapa blanda)
  • Ilustraciones Blanco y negro

El transporte de su paquete

Nos pondremos en contacto con usted para confirmar la disponibilidad del material de su pedido, forma de envío y de pago por teléfono o email. Hasta ese momento no podremos saber el coste exacto del envío y solicitar su aprobación.


PEDIDOS SUPERIORES A 100€ SIN GASTOS DE ENVÍO EN PENÍNSULA  

  • Sujeto a disponibilidad del producto o libro.
  • Para pedidos realizados antes de las 12:00 a.m. por teléfono o correo electrónico

FORMAS DE PAGO:

  • REEMBOLSO (SOLO ESPAÑA)
  • TRANSFERECNIA BANCARIA
  • PAYPAL

TARIFAS DE ENVÍO

ESPAÑA - PENÍNSULAPrepagoContra reembolso
Por Correo3,75€6,55€
Por Agencia de Transporte6,50€8,25€
ESPAÑA - BALEARESPrepagoContra reembolso
Por Correo5,55€7.55€
Por Agencia de Transporte10,00€12,00€
ESPAÑA - CANARIAS, CEUTA Y MELILLAPrepagoContra reembolso
Por Correo7,00€

8,55€

Por Agencia de TransporteNO DISPONIBLENO DISPONIBLE

GASTOS DE ENVÍO

  • El envío será realizado por correo previo pago por PayPal.

  • Se le notificarán el importe exacto y las condiciones del envío por correo electrónico.

POLÍTICA DE DESCUENTOS

Ofrecemos el máximo descuento legal en libros (5%) sobre el precio establecido por el editor en ventas realizadas por web según establece la Ley 10/2007, de 22 de junio, de la lectura, del libro y de las bibliotecas. En ningun caso está autorizado un descuento mayor excepto en los libros de bibliófilo, los libros artísticos, los libros antiguos o de ediciones agotadas, los libros usados, los libros de texto y el material didáctico complementario.

Los clientes que compraron este producto también han comprado...

  • Curacion Ayurveda

    Curacion...


    GUÍA COMPLETA PARA EL TRATAMIENTO EN EL...

carrito  

No hay productos


0,00 € Total

Estos precios se entienden sin IVA

carrito Confirmar

 

Pinterest de Librería Rerum Natura

Facebook de Rerum Natura