Buscador

Ayurveda y acupuntura Maximizar

Ayurveda y acupuntura

Frank Ros (aut)

23,75 € sin IVA

¡Precio rebajado!

-5%

25,00 €

Teoría y práctica de la acupuntura ayurvédica

Más detalles

9788493892944

Ayurveda y acupuntura - Teoría y práctica de la acupuntura ayurvédica del Dr. Frank Ros desvela el sistema de acupuntura ayurvédica o marmapuntura, una técnica milenaria originaria de la antigua India que se ha mantenido en secreto durante mucho tiempo y que incorpora los beneficios de la sabiduría del ayurveda a las técnicas y principios propios de la acupuntura.

Sobre el autor y su obra

Dr. Frank Ros

El Dr. Ros es posiblemente el máximo experto en Occidente de este importante tema que es la marmapuntura.
DR. D. FRAWLEY, DR. S. RANADE & DR. A. LELE.AYURVEDA AND MARMA THERAPY, LOTUS PRESS, 2003
El Dr. Frank Ros es Doctor en medicina ayurveda (Ayurveda Parangata), Diplomado en Naturopatía y en Acupuntura Ayurvédica; es miembro de la Naturopathic Practitioners Association y de la Complementary Medicine Association y Life Member of Acupuncture Society de India (Jaipur).
El Dr. Frank Ros es un profesional de la naturopatía, el ayurveda y la marmapuntura.
Su primera obra sobre marmapuntura, disciplina en la que es especialista, fue publicada en Estados Unidos de América en 1994: The Lost Secrets of Ayurvedic Acupuncture [Los secretos perdidos de la acupuntura ayurvédica], Lotus Press, y ha sido traducida a varios idiomas.
En 2008, publicó la obra Marmapuntura (Teoría y práctica de la acupuntura ayurvédica) en Argentina, por primera vez en castellano.
El Dr. Ros reside en Australia, pero visita regularmente Estados Unidos de América y Argentina para impartir seminarios de ayurveda y marmapuntura.
La acupuntura ayurvédica aporta una nueva dimensión a la práctica clínica, especialmente para aquellos terapeutas que utilizan el ayurveda. Comprender un sistema de acupuntura que tiene principios y términos en común con
el ayurveda siempre es más fácil y sencillo que utilizar sistemas extranjeros que, a pesar de compartir muchos puntos en común, también pueden llevar a confusiones.
La marmapuntura, el nombre común de la acupuntura ayurvédica, no solo trata las enfermedades físicas o de los órganos, sino también los desequilibrios psicológicos y emocionales. Por consiguiente, constituye una terapia integral para los siete cuerpos o hoshas del ayurveda.
Para el Dr. Ros, es estimulante observar el gran interés que existe por la marmapuntura en Occidente. Ya en su primer libro, The Lost Secrets of Ayurv e - dic Acupuncture [Los secretos perdidos de la acupuntura ayurvédica], el Dr. Ros señalaba que «se debería estimular más la investigación e interés de esta importante rama [aunque descuidada] del sistema médico probablemente más antiguo y completo del mundo. Se requiere de mucho esfuerzo por parte de otros investigadores ayurvédicos para mejorarla y divulgarla de manera que se cree una fuente de continuidad para la salud presente y futura de la raza humana».
Es gratificante ver que este deseo está dando sus frutos gracias al importante trabajo realizado por otros expertos e investigadores ayurvédicos, como los doctores Joshi y Shah.
«Durante diez años, el Dr. Frank Ros ha sido mi principal maestro en acupuntura ayurvédica en Estados Unidos de América. En mi calidad de médico naturópata, acupuntor licenciado en tres estados de Estados Unidos de América y poseedor del certificado expedido por la Comisión Nacional de Certificación de Acupuntura y Medicina Oriental, puedo confirmar la amplitud de los conocimientos sobre acupuntura que atesora el Dr. Ros y la capacidad que tiene para impartir sus enseñanzas.
Dr. Ros es un exponente destacado de la acupuntura ayurvédica en el mundo; sus trabajos escritos, así como sus conferencias marcan una parte para esta importante parte de la medicina ayurvédica y de la salud integrativa.
Durante varios años, el Dr. Ros ha sido asesor en los programas de acupuntura ayurvédica y medicina ayurveda del Clifton Springs Hospital en Clifton Springs, Nueva York. Ha trabajado como asesor de nuestros programas clínicos y residenciales.
Para mí, es un placer trabajar junto al Dr. Ros en este antiguo, pero también moderno, campo de la medicina de la India».
DR. LES MOORE DIRECTOR DEL DEPARTAMENTO DE MEDICINA INTEGRATIVA DEL CLIFTON SPRINGS HOSPITAL Y CLÍNICA
«Los resultados obtenidos al utilizar la marmapuntura con mis pacientes ha superado en mucho cualquier expectativa. La utilización de la marmapuntura combinada con el tratamiento a base de hierbas y consejos de estilo de vida me sorprendió y entusiasmó por lo rápido de sus resultados; mis pacientes han mejorado en poco tiempo, hasta el punto de no requerir tratamiento».
KARINA THULLESEN TERAPEUTA AYURVÉDICA DIPLOMA AVANZADO DE AYURVEDA DEL INSTITUTO AUSTRALIANO DE MEDICINA HOLÍSTICA (AIHM) DIPLOMA DE POSTGRADO EN ACUPUNTURA AYURVÉDICA CON EL DR. Ros

Índice de contenidos

Agradecimientos
Prólogo de los profesores Dr. Subhash Ranade y Dr. Avinash Lele
Introducción por el Dr. Carlos D. Chesta


1. Ayurveda y acupuntura: fuentes y antecedentes
2. La energética del ayurveda
3. Las manifestaciones corporales y psicológicas de prana
4. Los meridianos de acupuntura en el cuerpo
5. Los ciento siete marmas
6. Las siras de marmapuntura
7. Las setecientas siras y sus efectos terapeúticos
8. Técnicas y tratamiento


Apéndices
Apéndice I
Gráfico de los meridianos, los marmas y las siras (anterior)
Gráfico de los meridianos, los marmas y las siras (posterior)
Apéndice II. Estudio de tres casos prácticos
Apéndice III. Glosario sánscrito
Notas
Bibliografía
Índice
Sobre el autor y su obra

Prólogo

La Academia Internacional de Ayurveda (International Academy of Ayurve­da – IAA) es la primera institución en India para la enseñanza y divulgación a nivel internacional del ayurveda y para los estudiantes internacionales de ayurveda. Trabajamos en estrecha colaboración con nuestras universidades locales para mantener un excelente nivel en la enseñanza del ayurveda en el mundo.
En febrero de 2013, la IAA celebró una Conferencia Internacional de Ayurveda en Rajkot, India, en colaboración con las universidades de Pune, Gujarat, Jamnagar, Rajkot y con la Asociación Nacional de Medicina Integra­da (National Integrated Medical Association – NIMA) y fue un gran placer para mí haber sido el presidente organizador de la conferencia. Nuestro equi­po de profesionales ha impartido cursos en muchos países, incluidos Esta­dos Unidos de América, Europa, Canadá, Brasil, Argentina, Chile, Australia, Rusia, China y Japón.
La terapia marma –o marmaterapia– y la acupuntura ayurvédica o sirave­dhana –también llamada marmapuntura– constituyen un campo especializa­do que surge del antiguo shalya chikitsa –o cirugía– y que fue originalmente utilizado como terapia por la Escuela Dhanvantari de Cirujanos de la antigua India. Aunque fue prohibida en India por los poderes coloniales, la práctica de la acupuntura ayurvédica, al igual que la del ayurveda, está en proceso de recuperación en India y Sri Lanka.
Nos es muy grato reconocer el estrecho vínculo con el Dr. Frank Ros, un colega y maestro de la acupuntura ayurvédica en Australia. El Dr. Frank Ros, además de ser autor de un libro de referencia de la acupuntura ayurvédica (Lost Secrets of Ayurvedic Acupunture [Los secretos perdidos de la acupuntura ayurvédica], Lotus Press, 1994), ha colaborado también con un capítulo en la obra Ayurveda and Marma Therapy: Energy Points in Yogic Healing [Ayurveda y terapia marma: puntos de energía de la curación yóguica], Lotus Press 2003, escrita por los doctores Subhash Ranade, Avinash Lele y David Frawley.
El Dr. Frank Ros, doctor y maestro, realiza su labor docente desde hace años en Australia y otros países.

Introducción

Durante el transcurso del tiempo ha sido una constante para todas las perso­nas la búsqueda del bienestar. A partir de esto, en distintas culturas y en di­ferentes épocas han surgido una amplia gama de métodos para poder superar el dolor tanto físico como existencial.
Aunque muchos de estos métodos aparentan ser muy diferentes entre sí, en realidad todos reflejan esta necesidad de superar el sufrimiento humano. Es dentro de esta misma tónica donde se inserta el sentido de este libro, el de proporcionar a las personas información útil sobre la milenaria ciencia de la acupuntura, enfocada desde la óptica de la medicina tradicional de India, conocida como ayurveda.
El ayurveda es una ciencia milenaria, desarrollada durante miles de años en India por sabios, conocidos como rishis, que fueron dejando su legado de sabiduría y conocimiento para el resto de la humanidad. La acupuntura y el conocimiento de los puntos en la superficie del cuerpo que pueden ser usa­dos con fines terapéuticos se han venido desarrollado tanto en el ayurveda como en la medicina tradicional china. En esta, en particular, ocupa un lugar muy importante como método para tratar enfermedades y es, sin duda, el sistema de acupuntura más difundido en la actualidad.
El ayurveda es una ciencia viva, que se adapta a los seres vivos y a sus necesidades. Durante mucho tiempo, el conocimiento de los puntos que en ayurveda son conocidos como sira y marma estuvo bastante relegado a ciertos círculos, personas –en general, familias– que transmitían este conocimiento sin revelarlo públicamente. Por este motivo, entre otros, la acupuntura ayur­védica, conocida como suchi-karma (terapia de agujas), no tuvo un desarrollo tan importante como la acupuntura china, aunque su conocimiento estuvo siempre latente en los principales textos del ayurveda. De hecho, las inves­tigaciones llevadas a cabo por los doctores B. K. Joshi, R. L. Shah y G. Joshi demuestran que el conocimiento de los puntos (sira), meridianos (dhamani) y zonas vitales (marma) se encuentra desarrollado en la Sushruta Samhita, un texto básico del ayurveda, escrito hace miles de años (500 a. C.). Sin em­bargo, estos términos fueron mal interpretados y traducidos erróneamente como venas, arterias y lugares que no se debían lesionar en las respectivas cirugías, ya que el concepto de marma se basa en el tipo de lesión o muer‑
te que son susceptibles de producir. No obstante, lo fabuloso es que estos puntos o zonas pueden utilizarse para tratar distintos problemas de salud. Esta interpretación equivocada de los textos clásicos, sumada al concepto de «no agresión» que influenció el ayurveda durante mucho tiempo, hizo que la acupuntura no fuera considerada en toda su dimensión dentro de las prácticas de esta ciencia médica.
Con el transcurso del tiempo y la disminución de las diferencias culturales, estos conceptos, que estuvieron latentes y en gran parte ocultos, comienzan a revelarse nuevamente para el beneficio de todas las personas, sin diferencias de razas, culturas ni religión.
Los conocimientos sobre marmapuntura, que incluyen conceptos de acu­puntura clásica desde el punto de vista del ayurveda, fueron transmitidos al Dr. Ros por su maestro anglo-indio, Gurukal G. P. Scaife. El Dr. Ros, junto con un pe­queño grupo de especialistas, ha desarrollado el suchi-karma en todo el mundo.
El sistema de acupuntura ayurvédica integra el concepto de los meridianos y puntos con su denominación internacional similar a los de la acupuntura china, y además incorpora los beneficios de la sabiduría del ayurveda.
Al lector desprevenido puede parecerle que este libro constituye una síntesis de los conceptos de las medicinas tradicionales de India y China. Sin embargo, en realidad se trata de un gran paso para la integración entre dos ciencias que, aunque aparentan ser distintas, comparten los mismos principios básicos –ener­gía, circulación, el concepto de la naturaleza, los cinco elementos, etc.– ya que gran parte de su conocimiento histórico tiene las mismas raíces. Por todo ello, los principios y las técnicas del ayurveda pueden ser utilizados en perfecta armonía por los practicantes de la mayoría de las escuelas de acupuntura.
Sin embargo, no debemos perder de vista que cualquier tipo de conocimien­to o técnica utilizado por la medicina puede resultar inútil si no tiene una apli­cación práctica. Y es justamente en ese preciso momento, cuando las personas que tengan la posibilidad de practicar suchi-karma podrán comprobar su eficacia.
También es en el momento en que el paciente, asistido por su médico, accede al estado de bienestar, en el que se realiza la toma de conciencia de la situación compleja en la que se encontraba inmerso. Para los pacientes es la gran oportunidad de comenzar un nuevo camino, no «hacia» sino «desde» uno mismo, una situación en la que la energía natural del Universo o prana comienza a fluir y circular libremente, tanto en el cuerpo físico como en el sutil y emocional, permitiendo así el surgimiento del estado de salud.
La función del médico o terapeuta que utiliza estas técnicas naturales es colaborar a que la persona tome conciencia de su vida, y a partir de entonces, se haga cargo de su existencia. En este proceso, el terapeuta también experimenta la dicha que está inmersa en su ser, ya que encuentra el sentido de su existencia, dharma o misión vital, que en su caso consiste en ayudar y ayudarse a vivir plenamente.
A veces se puede caer en discusiones sobre si esta técnica corresponde a un lugar o a otro y sobre a quién le pertenece el conocimiento, pero esto pierde su sentido cuando uno se encuentra cara a cara con el sufrimiento; y en este punto, lo verdaderamente importante es que estos métodos sirvan para mitigar el dolor físico y existencial de las personas.
Aunque este conocimiento se ha mantenido secreto durante mucho tiem­po, como una forma de conservar vivas estas enseñanzas, en los nuevos tiem­pos predominados por la comunicación es una necesidad divulgarlo y hacerlo de uso público, ya que forma parte de nuestro legado como seres humanos.
Estas técnicas deben ser empleadas para mantener la integridad de las personas en aspectos tanto físicos como espirituales y no para manipular o generar más desequilibrios, porque de esa manera volverían a justificar su ocultamiento y no es la tarea adecuada para estas épocas.
Integrar y unificar los conocimiento de salud para que puedan ser ac­cesibles de forma clara y simple a todas las personas, resulta una obligación moral. Basta con pensar en todas las enfermedades y problemas que se pue­den evitar utilizando los conocimientos de la acupuntura y las medicinas tradicionales en el ámbito de la práctica médica.
Por todo ello, espero que el siguiente libro sea de utilidad para aquellas personas interesadas en las ciencias de curación. Es mi deseo más sincero que a aquellos que se acercan por primera vez al suchi-karma les resulte de mucha utilidad y una fuente de satisfacción personal, como lo ha sido para mí, y para aquellos entendidos en las medicinas naturales, que sirva como estímulo para seguir en el camino.
Me siento muy feliz por haber podido colaborar con el Dr. Frank Ros en la publicación de esta obra Ayurveda y acupuntura.

DR. CARLOS D. CHESTA MAYO DE 2012 ROSARIO, ARGENTINA

El doctor Chesta es médico y profesor de Ayurveda en la Universidad Nacio­nal de Rosario, Argentina, y utiliza la marmapuntura en su clínica.

1

Ayurveda y acupuntura: fuentes y antecedentes

Ayurveda

La palabra ayurveda proviene del sánscrito –de ayus que significa «vida» y veda que significa «ciencia»– y se traduce como la «ciencia de la vida». El ayurveda es el sistema de medicina tradicional de India, cuya práctica tiene más de siete mil años, y se basa en numerosos métodos de diagnosis y trata­miento que comparten los mismos principios de medicina natural.
La historia del ayurveda se remonta a tiempos inmemoriales y básica­mente se encuentra descrita en los Vedas, que son los textos más antiguos que existen sobre la vida y la medicina.
Los Vedas son escritos sagrados en forma de poemas y cánticos que cons­tituyen una fuente de conocimientos esenciales para la salud del cuerpo, la mente y el espíritu.
Existen cuatro Vedas o escrituras mayores que en sus orígenes fueron cui­dadosamente memorizados y transmitidos de padres a hijos durante genera­ciones antes de ser transcritos. Estas cuatro compilaciones mayores son: Rig Veda, Yajur Veda, Sama Veda y Atharva Veda; este último contiene referencias de la medicina ayurvédica.
Cuenta la tradición que los conocimientos sobre el ayurveda fueron trans­mitidos a los rishis, o grandes videntes de la antigüedad, en estados meditativos encontrándose cerca del Himalaya o de las grandes montañas del norte de India.
La práctica de la acupuntura surgió a partir de técnicas quirúrgicas en las que los cirujanos hindúes utilizaban agujas. Para el doctor C. Thakkur, reco­nocido experto y autor ayurvédico, «si nos remontamos a los textos clásicos médicos hindúes, que se supone que fueron escritos aproximadamente hace 7000 años, encontramos que allí se menciona la “terapia de agujas”».
Efectivamente, el Suchi Veda, considerado un upaveda o escritura se­cundaria subsidiaria de los Vedas, fue escrito miles de años después (hacia
1000 a. C.) y es una compilación completa de las técnicas de punción (acu­puntura). Además de la acupuntura, otras técnicas de punción, como la su­tura, son mencionadas en este texto, lo que demuestra la conexión irrefutable entre la cirugía y la acupuntura en la antigua India.
La acupuntura fue empleada en India desde tiempos antiguos; algunos estudiosos, como Jayasuriya,1 creen que la aparición de esta práctica en las inmediaciones de las muy frías laderas del Himalaya fue debida a la falta de disponibilidad de hierbas en esa zona del norte de India.
«La ciencia de la acupuntura tiene sus orígenes en los Vedas. La primera referencia a la acupuntura se encuentra en el Rig-Veda y en aquel momento existía un texto específico por separado conocido como Suchi Veda. En la antigüedad, se utilizaban agujas de bambú o de madera para la acupuntura. Sushruta llama al arte de la acupuntura vyadhana o bhedana karma».2
«El Suchi Veda –o ciencia de la terapia de agujas– fue escrito hace aproxi­madamente 3000 años y trata en su totalidad sobre la acupuntura. Los hindúes emplean tanto la acupuntura del cuerpo como la de los pabellones auditivos. En la acupuntura corporal, los puntos se denominan marma y se pueden usar para curar o para matar. Como práctica curativa, estos puntos son estimulados con el calor emitido al quemar una hierba [agnikarma], son masajeados o pun­zados con diversos tipos de agujas [acupuntura]. Los métodos son esencial­mente los mismos [o similares] a aquellos utilizados por los chinos».3
El Dhanur Veda es otro upaveda y está dedicado a los conocimientos sobre artes marciales. Además de contener instrucciones acerca de los sistemas de armas también incluye técnicas de autodefensa sin armas. Para ello se basa principalmente en los puntos vitales o marmas y en cómo curarlos cuando han sufrido un traumatismo o herida.
Con el tiempo, esta ciencia se denominó marma adi y se convirtió en una especialidad. A partir de estos conocimientos se desarrolló el kalaripayat, una de las principales artes marciales de la India, similar al kung-fu y al jiu-jitsu.

Las ocho ramas del ayurveda

Hacia el año 1000 a. C., los principios médicos descritos en los Vedas fueron minuciosamente recopilados, sistematizados y difundidos; además, fueron sometidos a rigurosas pruebas para comprobar su eficacia. Esto resultó en la definición de las ocho ramas del ayurveda –ashtanga ayurveda– que son: pediatría, obstetricia y ginecología, cirugía, toxicología, enfermedades de la región de la cabeza (ojos, garganta, nariz, oídos, boca y dientes), medicina interna, psiquiatría, rejuvenecimiento (geriatría) y virilización.
También se crearon dos escuelas distintas del ayurveda: la escuela Atreya de médicos y la escuela Dhanvantari de cirujanos. Dhanvantari fue el más an­tiguo e importante vidente del ayurveda; vivió en la ciudad india de Benarés.
Simultáneamente, otras compilaciones fueron puestas por escrito si­guiendo los pasos de los Vedas y recibieron el nombre de samhita. Solo tres de ellas nos han sido legadas y son conocidas como el Gran Trío.

Las tres samhitas

Estas tres compilaciones describieron los conceptos del ayurveda que hasta entonces solo estaban disponibles por escrito en los cuatro Vedas y los le­garon para la posteridad. Se trata de Charaka Samhita, Sushruta Samhita y Hridaya Samhita.
La Charaka Samhita es atribuida al gran médico Charaka y constituye un tratado monumental sobre los conceptos generales del ayurveda, en el que se incluye el conocimiento de hierbas, además de otras terapias.
La Sushruta Samhita fue probablemente escrita por el gran cirujano hindú Sushruta (h. 500 a. C.) y es también un trabajo impresionante sobre la ciru­gía. Algunos de sus conceptos quirúrgicos todavía se evalúan en la actualidad y, en algunos casos, han demostrado ser más efectivos que las modernas téc­nicas quirúrgicas. Las investigaciones actuales demuestran que la acupuntura ayurvédica o siravedhana siempre ha formado parte de la Sushruta Samhita dentro de la rama de la cirugía (shalya chikitsa).
La tercera de las compilaciones, la Ashtanga Hridaya Samhita, es atribuida a Vagbhatta y consiste en una síntesis de las dos obras anteriormente citadas. El autor, Vagbhatta, fue un médico budista que revitalizó el ayurveda con sus escritos.

Siravedhana en la Sushruta Samhita

El término acupuntura ayurvédica nos permite diferenciar este sistema de otros como el chino o el japonés y el tratamiento sintomático (moderno) de acupuntura.
En la antigua India, Sushruta utilizó una forma de acupuntura basada en los principios ayurvédicos y en la antigua rama de la cirugía (shalya chikitsa) a la que llamó siravedhana y que describió en su texto, Sushruta Samhita. Sushruta enseñaba la disciplina siravedhana –punción de las siras con agu­jas– en la Escuela Dhanvantari de Cirugía.
KSiravedhana [acupuntura ayurvédica] y marma chikitsa [conocimiento de los puntos marma] fueron terapias muy frecuentes y muy aceptadas du‑
rante la época de Rig Veda y Atharva Veda y que florecieron durante el perío­do “Samhita”. Es sorprendente leer los detalles del tratamiento que describe Sushruta. La acupuntura [siravedhana], tal como la entendemos hoy, es uno de los componentes de la antiquísima shalya chikitsa [cirugía] y es el estudio hindú de la Escuela Dhanvantari».4
El trabajo de Sushruta sobrevivió, a pesar de las muchas invasiones que sufrió India y la destrucción de muchos lugares de aprendizaje, incluida la antigua Universidad de Malandar, que contenía miles de libros acerca de prácticamente todos los temas conocidos en aquel momento.

Difusión del ayurveda

El gran impulsor del ayurveda fue el emperador Ashoka (330 a. C.), quien tras convertirse al budismo difundió el ayurveda, no solamente en India sino también en países vecinos, y promovió universidades, hospitales y otras ins­tituciones médicas para instruir a los médicos y enseñar a la población.
Fue aproximadamente en esta época cuando la medicina ayurvédica y la acupuntura llegaron a Sri Lanka junto con el budismo. Al parecer, fue preci­samente el hijo del emperador Ashoka, que era monje budista, el primero en introducir este sistema médico en Sri Lanka.
Obviamente, la relación cercana entre India y Sri Lanka durante miles de años, significó que estas técnicas pervivieran en ambos países. «Numerosos documentos acerca de la medicina budista y ayurvédica cingalesa escritos en hojas de palmera (Fig. 1) dan fe del antiguo uso de finas agujas de acupun­tura»,5 como atestiguan los siguientes versos de un antiguo manuscrito (h. 300 a. C.):

Sé consciente de lo que el pulso revela
Antes de que apliques
La Ciencia de las Agujas de Iswara,
Revelada en los días pasados.6

También los tibetanos recibieron la cultura hindú a través del budismo. Se cree que el concepto budista de no-violencia (ahimsa) reprobó la práctica de la cirugía (disección anatómica), pero en cambio permitió que floreciera la acupuntura, ya que esta no suponía la disección anatómica.
Las antiguas grandes universidades de Nalanda y Takshashila, en India, fueron importantes centros de aprendizaje no solamente de medicina ayur­védica, sino también de acupuntura ayurvédica.

El presente

Durante los años de dominio británico, el ayurveda fue prohibido y se per­dieron muchas prácticas y conocimientos nativos. Pero tras lograr la inde­pendencia, el ayurveda fue de nuevo promovido y en 1972, el gobierno indio aceptó oficialmente la famacopea ayurvédica. Más recientemente, en 1995, se concedió al ayurveda el mismo estatus que a la medicina ortodoxa, de ma­nera que se empezaron a distribuir los fondos gubernamentales de manera equitativa entre universidades, escuelas médicas y hospitales ayurvédicos y su contraparte convencional.
En la actualidad, los numerosos estudiosos del ayurveda y la acupuntura han comenzado a descifrar algunos de los más profundos significados que se encuentran detrás de muchos términos de la Sushruta Samhita. Los recientes descubrimientos son numerosos y aportan gran cantidad de conocimientos, específicamente sobre cirugía y acupuntura.

Acupuntura ayurvédica

La palabra acupuntura deriva del latín acus (aguja) y pungere (punción), y significa «punción con agujas». Así pues, entendemos por acupuntura ayur­védica el sistema de medicina tradicional de India consistente en punzar puntos vitales y estratégicos de presión en el cuerpo para curar o prevenir enfermedades.7
Las agujas de acupuntura (suchi) son insertadas en diversos puntos del cuerpo que reciben el nombre de marma en sánscrito. Los puntos marma se pueden usar para curar o para matar. Como práctica curativa, son estimula­dos con el calor emitido al quemar una hierba, «son masajeados o punzados con diversos tipos de agujas, en el caso de la acupuntura. Los métodos son esencialmente los mismos [o similares] a aquellos utilizados por los chinos».8 Los marmas están conectados por un hilo o canal común que se denomina nadi, como las perlas de un collar. Sushruta también llamó a estos puntos de presión siras. Por cada uno de estos canales o nadi circula la energía vital o prana, que se concentra en cada punto vital.
¿Cómo actúa la acupuntura? Una enfermedad es simplemente un des­equilibrio entre esta energía o prana y su transmisión por las nadis. Mediante la punción en los puntos vitales se puede equilibrar la energía y por ende restablecer la salud.
El maestro Sushruta explica en la Sushruta Samhita que existen setecien­tas siras –o acupuntos– en el cuerpo que se insertan en los veinticuatro canales o meridianos (dhamani) de prana. El médico utiliza las agujas con cuidado para punzar la sira apropiada que actúe sobre el malestar del paciente. Esto causa una reacción en la sira que se transmite por el cuerpo vía el prana y fluye por los canales pránicos (dhamani y nadi). La reacción puede ser tanto remota como local en la sira punzada; esto es lo que permite tratar un órgano como el hígado punzando una sira en el pie.
La acupuntura india es llamada acupuntura ayurvédica pues el cono­cimiento fundamental requerido para comprender y emplear esta práctica comparte los orígenes y las características básicas del ayurveda; utiliza los mismos conceptos de energías, humores, elementos, órganos y tejidos y se basa en la teoría del tridosha, los cinco elementos. También comparten las mismas formas de diagnóstico, así como su concepción del mundo y de la naturaleza, por lo tanto es razonable llamarla acupuntura ayurvédica.
Esta terapia suele usarse en combinación con tratamientos de masaje, hierbas medicinales y panchakarma. Es un mismo sistema que varía solo por la aplicación de agujas en los puntos (sira) y zonas (marma) donde otros suelen practicar el masaje.
Además, como ya hemos visto, la acupuntura es una disciplina relacionada con la cirugía ayurvédica, una de las ocho ramas reconocidas del ayurveda.
Originariamente, las agujas utilizadas en la acupuntura ayurvédica estaban fabricadas de piedra y madera y solo más tarde empezaron a hacerse en metal.
Como señala el Dr. Nagpal,9 algunas de estas agujas «de diferentes tama­ños y hechas de hierro, cobre y bronce» han sido encontradas donde estaba ubicada la antigua Universidad de Takshashila (Taxila), en India.

***

2

La energética del ayurveda

Prana: la energía sutil

La acupuntura ayurvédica, así como el mismo ayurveda, se fundamenta por completo en el concepto de prana, que es la energía sutil que mantiene a todos los seres vivos y sanos. El prana en el ayurveda es el equivalente al concepto chino y oriental del chi.
Para Dash15 el prana es un tipo sutil de bioenergía que también se conoce como fuerza o impulso vital. Esta fuerza vital mantiene vivas a las personas y a otros seres, además de los vegetales. De hecho, cuando una persona ingiere vegetales frescos –verduras, frutas–, incorpora prana, que luego es absorbido por el cuerpo para desempeñar sus funciones vitales. El prana también pe­netra en el cuerpo a través de la respiración, como muestra su etimología, ya que proviene de la raíz sánscrita an, que significa «inspirar».
Para Svoboda,16 «uno recibe el prana, la fuerza vital, tanto del aire como de los alimentos. El cuerpo se sentirá con menos apetito si la respiración es buena, ya que dependerá de una menor cantidad de alimentos para incor­porar el prana». Por ello, los alimentos que han sido cocinados o calentados en un horno microondas tienen una menor cantidad de prana, dado que este se disipa al emplear este método. Además, una deficiencia de prana en los alimentos –ya sean precocinados, procesados o cocinados en microon­das– puede provocar obesidad, ya que la persona necesita comer más para compensar la falta de prana.
Después de ingresar en el cuerpo, el prana circula a través de varios cana­les sutiles o nadis, luego pasa a los meridianos de los órganos o dhamanis y a través de estas llega a los puntos o siras (canales en miniatura) para poder así controlar, estimular y mantener vivo el organismo. Tal como explica Iyengar17 «las nadis [canales de bioenergía] penetran el cuerpo desde la planta de los pies hasta la coronilla de la cabeza... en ellos está el prana, el aliento de vida».

***

  • Peso 400
  • Autor/es: Frank Ros
  • Editorial Ediciones Ayurveda
  • Formato 23,4 x 15,6 cm
  • Páginas 270
  • Encuadernación Rústica (tapa blanda)
  • Ilustraciones Color

El transporte de su paquete

Nos pondremos en contacto con usted para confirmar la disponibilidad del material de su pedido, forma de envío y de pago por teléfono o email. Hasta ese momento no podremos saber el coste exacto del envío y solicitar su aprobación.


PEDIDOS SUPERIORES A 100€ SIN GASTOS DE ENVÍO EN PENÍNSULA  

  • Sujeto a disponibilidad del producto o libro.
  • Para pedidos realizados antes de las 12:00 a.m. por teléfono o correo electrónico

FORMAS DE PAGO:

  • REEMBOLSO (SOLO ESPAÑA)
  • TRANSFERECNIA BANCARIA
  • PAYPAL

TARIFAS DE ENVÍO

ESPAÑA - PENÍNSULAPrepagoContra reembolso
Por Correo3,75€6,55€
Por Agencia de Transporte6,50€8,25€
ESPAÑA - BALEARESPrepagoContra reembolso
Por Correo5,55€7.55€
Por Agencia de Transporte10,00€12,00€
ESPAÑA - CANARIAS, CEUTA Y MELILLAPrepagoContra reembolso
Por Correo7,00€

8,55€

Por Agencia de TransporteNO DISPONIBLENO DISPONIBLE

GASTOS DE ENVÍO

  • El envío será realizado por correo previo pago por PayPal.

  • Se le notificarán el importe exacto y las condiciones del envío por correo electrónico.

POLÍTICA DE DESCUENTOS

Ofrecemos el máximo descuento legal en libros (5%) sobre el precio establecido por el editor en ventas realizadas por web según establece la Ley 10/2007, de 22 de junio, de la lectura, del libro y de las bibliotecas. En ningun caso está autorizado un descuento mayor excepto en los libros de bibliófilo, los libros artísticos, los libros antiguos o de ediciones agotadas, los libros usados, los libros de texto y el material didáctico complementario.

No hay productos relacionados o libros del mismo autor

carrito  

No hay productos


0,00 € Total

Estos precios se entienden sin IVA

carrito Confirmar

 

Pinterest de Librería Rerum Natura

Facebook de Rerum Natura