Buscador

Tratado De Kinesiologia Integral Maximizar

Tratado De Kinesiologia Integral

Marino Martin (aut)

18,27 € sin IVA

¡Precio rebajado!

-5%

19,23 €

TRATAMIENTO Y CURACIÓN DE LA ENFERMEDAD, APRENDA A ESCUCHAR LO QUE SUCEDE EN SU INTERIOR "En nuestro cuerpo está inscrita toda la memoria de nuestras emociones"A lo largo de la historia, la Medicina ha ido evolucionando en su concepci&oacut

Más detalles

9788493915100

TRATAMIENTO Y CURACIÓN DE LA ENFERMEDAD, APRENDA A ESCUCHAR LO QUE SUCEDE EN SU INTERIOR

"En nuestro cuerpo está inscrita toda la memoria de nuestras emociones"
A lo largo de la historia, la Medicina ha ido evolucionando en su concepción y, naturalmente, en sus formas de diagnóstico y tratamiento.
En los tiempos de Hipócrates se veía al enfermo como un elemento humano compuesto de tres partes sustanciales e indivisibles; cuerpo, mente y espíritu, pero a medida que la medicina fue evolucionando se fueron estableciendo separaciones entre los elementos constitutivos del paciente en vez de observarlo como una globalidad.
La Kinesiología es un método que recurre a los tratamientos más tradicionales de terapia integral puesto que estudia los desequilibrios físicos, energéticos, bioquímicos y mentales del organismo, de acuerdo con la información obtenida al someter los músculos a una serie de pruebas.
Con este método es posible verificar no solo el estado de nuestros músculos sino saber cual es el tratamiento más correcto para cada patología o desequilibrio del individuo de manera natural y absolutamente más objetiva.
"KINESIOLOGÍA: COMUNICACIÓN DIRECTA CON SU CUERPO"´
MÁS DE 150 ILUSTRACIONES A TODO COLOR.
TODAS LAS CLAVES PARA INTRODUCIRNOS EN LA TÉCNICA DEL DIAGNÓSTICO INTEGRAL.
CLASIFICACIÓN DE TODAS LAS REALIDADES CIENTÍFICAS SOBRE LAS
QUE SE ASIENTA EL CONOCIMIENTO KINESIOLÓGICO.
DESCUBRIMIENTO DE TODOS LOS INTERROGANTES QUE DAN PASO A ESTA CIENCIA,
CAPAZ DE CURAR A TRAVÉS DE LOS MOVIMIENTOS MUSCULARES.

INTRODUCCiÓN

    A lo largo de la historia, la Medicina ha ido evolucIonando en su concepción y, natural-mente, en sus formas de diagnóstico y trata-miento. Así, por ejemplo, en los tiempos de Hipócrates se veía al enfermo como un ele-mento humano compuesto de tres partes sustanciales e indivisibles: cuerpo, mente y espíritu. Era imprescindible, pues, que al paciente se le tratara de forma integral, sin desvirtuar ni separar ninguna de las partes.

    Pero a medida que la medicina fue evolucionando y, consecuentemente, ampliando y modificando sus métodos de diagnóstico, se fueron estableciendo también separaciones entre los distintos elementos constitutivos del paciente. Por su parte, el enfermo también ha establecido una diferenciación entre lo que considera su parte física y su parte anímica. Tal separación implica numerosos y frecuentes conflictos. El cuerpo, cuando no puede soportar más esta escisión arbitraria, lanza su mensaje en forma de dolor y enfermedad.

    De todos modos, y a pesar de este modo equivocado de interpretar la globalidad del ser humano, todavía se conservan algunos métodos antiguos de diagnóstico que se basan en una interpretación más integradora del individuo. Así, por ejemplo, se sigue tomando el pulso de la arteria radial, que nos puede indicar la existencia de algún trastorno del ritmo cardíaco; se observa cuidadosamente el fondo del ojo, que puede revelar ciertas patologías cerebrales, o del sistema nervioso; se utiliza el diagnóstico por el iris, todavía poco definido -tal vez, por falta de apoyos y medios- pero que puede constituir un elemento muy valioso en el campo de la medicina preventiva. Existen además otros modos clásicos de observación del paciente, como pueden ser la palpación y la aus-cultación, que resultan sumamente valiosos.

    Cuando ponemos en práctica estos métodos de diagnóstico, estamos interpretando un mensaje que el cuerpo nos da a través de diferentes lenguajes. Somos como un gran ordenador cuya pantalla corresponde a nuestro cuerpo físico. En ella aparecen, de forma palpable, las alteraciones y modificaciones que se producen en los programas, que podrían equipararse a la parte no visible de nuestro organismo.

    Pongamos un ejemplo muy sencillo. Al ingerir un determinado tipo de alimento, ciertas personas pueden experimentar una serie de reacciones e intolerancias que en unos casos son alérgicas, intestinales o de otro tipo. Tales reacciones serían formas de reproducir una de-terminada información con diferentes síntomas. Si acudimos al médico para que nos atienda esos trastornos -que, en nuestro símil, corresponderían al mensaje aparecido en la pantalla del ordenador- nos recetará un antiácido, un antihistamínico o cualquier otro medicamento adecuado para el caso. Es probable que con la medicación prescrita nuestra molestia desaparezca. Pero lo que no habremos podido des-cubrir, tal vez, es la causa íntima de esa anomalía: la razón, por ejemplo, de por qué nuestro cuerpo rechaza cierto tipo de alimentos.

    QUÉ ES LA KINESIOLOGÍA?

    Hechas estas breves consideraciones, pasemos a definir qué es y en qué consiste la kinesiología, una nueva técnica de diagnóstico integral que todos podemos practicar para comprobar el estado de nuestro organismo.

    El término kinesiología procede, en su raíz,
    de las voces griegas kineesis, que significa movimiento, y lagos, tratado. Así pues, la técnica kinesiológica tratará de las alteraciones del movimiento muscular, es decir, del comportamiento de los músculos. De forma más precisa y siguiendo la definición de Van Assche, diremos que la kinesiología holística es la ciencia que estudia los desequilibrios físicos, energéticos, bioquímicos o mentales del organismo, en base a la información obtenida al so-meter los músculos a una serie de pruebas o tests.

    Teniendo en cuenta que la kinesiología tiene sus bases de trabajo y estudio en tres áreas del organismo humano bien específicas, como son la mecánica, la anatómica y la fisiológica, podemos decir que esta ciencia no se asienta sobre principios dudosos o meramente especulativos, sino sobre realidades científicas fáciles de constatar.

    Pero, además, la kinesiología no es un simple estudio del movimiento o una mera fórmula de verificación del estado de nuestros músculos, sino que trata de diagnosticar la mayoría de las enfermedades del individuo, aliviando notablemente sus síntomas a través de los tests que posteriormente veremos. Sabemos hoy en día que nuestro cuerpo funciona gracias a impulsos eléctricos. Ciertos impulsos están asociados al funcionamiento del corazón y se detectan por medio del electro-cardiograma; otros, se asocian al funciona-miento cerebral y se pueden estudiar por medio del electroencefalograma.

    Nuestro cuerpo está sometido a las leyes de la física, como cualquier otro cuerpo material; y teniendo en cuenta que, cuando circula una corriente eléctrica por un cable, siempre existe un campo electromagnético alrededor del mismo, podemos deducir que en nuestro cuerpo siempre está en circulación una corriente eléctrica y que, por tanto, también existe una energía electromagnética asociada. En kinesiología, ymediante los tests correspondientes, se detectan de forma precoz los desequilibrios del tono muscular.

    Estos desequilibrios son de gran importancia porque pueden afectar a los huesos que están relacionados con ese músculo, los cuales se hallan a su vez vinculados con el resto de la estructura corporal. Por este motivo un dolor de espalda o de nuca puede ser la consecuencia de la debilidad de un músculo que antes se encontraba sano y fuerte.

    En kinesiología, y gracias a los tests musculares, se pueden corregir múltiples desequilibrios. Con frecuencia, y una vez que ya se ha localizado el problema, es suficiente la aplicación y presión suave de los dedos sobre un de-terminado punto para que se consiga la estimulación del cuerpo, adaptándolo a su patrón energético adecuado.

    BREVE REFERENCIA HISTÓRICA

    Si bien, como sucede con otras muchas técnicas científicas, los orígenes de la kinesiología podrían remontarse a las prácticas de la milenaria medicina china, en la que tiene un lugar preeminente la acupuntura, hoy tan en boga, los inicios de la moderna kinesiología se sitúan en una época tan reciente como la década de los años sesenta, en Estados Unidos.
    En 1964, el doctor George Goodheart, una personalidad en el mundo de la quiropraxia y la osteopatía, y hombre interesado por todas las nuevas tendencias médicas en el campo de la musculatura esquéletica, tuvo una experiencia profesional que le permitió abrir un nuevo campo en su especialidad.

    Uno de sus pacientes se quejaba de no poder mover su brazo izquierdo, ni tampoco estirarlo hacia delante, patología que no era frecuente en su consulta. Tras el reconocimiento de rigor, Goodheart comprobó que el enfermo no presentaba el problema habitual que se manifiesta con rigidez de nuca o con do-lores en la parte inferior de la espalda. Tras algunas otras pruebas, le indicó al paciente que apoyara las palmas de las manos en la pared, manteniendo los brazos estirados.

    Observó entonces que, al realizar ese ejercicio, la escápula u omóplato izquierdo de su paciente, es decir, la que correspondía al brazo afectado, sobresalía de forma anormal de la parte posterior de la caja torácica. Como esta anomalía era algo completamente nuevo para él, decidió llevar a cabo un ejercicio para poner a prueba el músculo denominado serrato anterior, encargado de mover esa parte del cuerpo cuando se estira el brazo hacia delante. De esta forma pretendía comprobar el grado de debilidad de dicho músculo.

    Realizó una serie de pruebas, siguiendo las pautas establecidas por un colega suyo, y observó que dicho músculo parecía normal. No obstante, una palpación más detallada de su estructura mostró la existencia de unos pequeños nódulos, justo en el punto de inserción del músculo. Goodheart presionó los nódulos recién descubiertos y comprobó que, bajo una presión discreta, aparecía el dolor, y sólo se apreciaban en el lado afectado por la lesión. Realizó entonces una presión más intensa, en forma de masaje, sobre el punto de inserción del músculo. En pocos minutos, el músculo
    había recuperado un 70% de su capacidad operacional.

    Esta recuperación de la función muscular se mantuvo sin que fuera necesario llevar a cabo ningún otro tratamiento adicional. Dos meses más tarde, se pudo observar en el transcurso de una visita de control que la recuperación muscular seguía manteniéndose.

    A partir de entonces, Goodheart decidió estudiar toda la información disponible hasta el momento sobre los músculos y su función. A medida que avanzaba en su trabajo, se dio cuenta de que en todas las publicaciones científicas existentes sólo se hablaba de los espasmos o contracciones de los músculos, pero que apenas había nada sobre el músculo débil.

    Goodheart observó también en su práctica clínica que todo músculo en estado espasmódico tenía su equivalente en un músculo débil del lado opuesto (véase fig. 0.1). Al mismo tiempo, descubrió que al recuperar el tono del músculo débil, mediante las adecuadas técnicas de kinesiología, se corregía de forma inmediata el espasmo muscular.

    Sin embargo, los progresos que se podían hacer en el tratamiento de los espasmos musculares eran bastante reducidos al carecer del necesario material de consulta, sobre todo en lo que concernía al músculo débil. A Goodheart se le planteaba un interrogante que era, a la vez, un punto de partida: «Si la estructura es la que lleva a cabo el control de la función, ¿cómo se controla la estructura?». Hasta entonces se había dado por supuesto que eran los huesos los que movían los músculos, ¿no sería posible lo contrario, que fuesen los músculos los que, en realidad, moviesen los huesos?

    Éstos fueron, con seguridad, los interrogantes que dieron paso al futuro desarrollo de una ciencia nueva en el campo de las terapias integrales: la kinesiología.

    INDICE

    INTRODUCCIÓN 6

    ¿Qué es la kinesiología? 6
    Breve referencia histórica 7

    Cap. I. EL TEJIDO MUSCULAR 9

    Naturaleza y composición del
    músculo 10
    La actividad muscular 10
    Los puntos neurovasculares 12
    Los reflejos neurolinfáticos 14
    Los mensajeros del músculo 15
    Los proprioceptores y su actividad 16
    La importancia del saber caminar 17

    Cap. II. KINESIOLOGÍA PRÁCTICA 19

    Forma de efectuar un test muscular 19
    Técnicas y precauciones ante el test 20
    Los test musculares 21

    Cap. III. LA TERAPIA KINESIOLÓGICA 72

    Lo que la kinesiología puede hacer por
    usted 73
    La kinesiología y el sistema nervioso 74
    El diagnóstico de las alergias en
    kinesiología 77
    Tratamiento de las alergias en
    kinesiología 79
    Los problemas del azúcar 80
    La hipoglucemia en kinesiología 82
    Los problemas odontológicos 84
    Cap. IV. OTROS CAMPOS 85
    KINESIOLÓGICOS

    Kinesiología y alimentación infantil 85
    Leche materna y leche artificial 86
    Tratamiento kinesiológico de las
    amigdalitis 87
    La fiebre y su tratamiento en
    kinesiología 89
    Advertencias y tratamiento de los
    problemas febriles 89
    Los iones y la kinesiología 90
    Influencia de la ionización 92

    Cap. V. LA KINESIOLOGÍA Y LOS PROBLEMAS DE COLUMNA 94

    La médula espinal y la musculatura
    posterior 95
    Los músculos de la estática 97
    Estiramientos, relajaciones y posturas
    correctas 98
    La importancia del diafragma 100
    La kinesiología y los problemas de la
    columna 101

    Cap. VI. LA KINESIOLOGÍA Y EL DEPORTE 104

    Los problemas en el deporte actual 105
    Kinesiología y lesiones deportivas 106
    Algunas recomendaciones prácticas 107
    Tratamiento kinesiológico de las
    contracturas musculares 108

    El transporte de su paquete

    Nos pondremos en contacto con usted para confirmar la disponibilidad del material de su pedido, forma de envío y de pago por teléfono o email. Hasta ese momento no podremos saber el coste exacto del envío y solicitar su aprobación.


    PEDIDOS SUPERIORES A 100€ SIN GASTOS DE ENVÍO EN PENÍNSULA  

    • Sujeto a disponibilidad del producto o libro.
    • Para pedidos realizados antes de las 12:00 a.m. por teléfono o correo electrónico

    FORMAS DE PAGO:

    • REEMBOLSO (SOLO ESPAÑA)
    • TRANSFERECNIA BANCARIA
    • PAYPAL

    TARIFAS DE ENVÍO

    ESPAÑA - PENÍNSULAPrepagoContra reembolso
    Por Correo3,75€6,55€
    Por Agencia de Transporte6,50€8,25€
    ESPAÑA - BALEARESPrepagoContra reembolso
    Por Correo5,55€7.55€
    Por Agencia de Transporte10,00€12,00€
    ESPAÑA - CANARIAS, CEUTA Y MELILLAPrepagoContra reembolso
    Por Correo7,00€

    8,55€

    Por Agencia de TransporteNO DISPONIBLENO DISPONIBLE

    GASTOS DE ENVÍO

    • El envío será realizado por correo previo pago por PayPal.

    • Se le notificarán el importe exacto y las condiciones del envío por correo electrónico.

    POLÍTICA DE DESCUENTOS

    Ofrecemos el máximo descuento legal en libros (5%) sobre el precio establecido por el editor en ventas realizadas por web según establece la Ley 10/2007, de 22 de junio, de la lectura, del libro y de las bibliotecas. En ningun caso está autorizado un descuento mayor excepto en los libros de bibliófilo, los libros artísticos, los libros antiguos o de ediciones agotadas, los libros usados, los libros de texto y el material didáctico complementario.

    No hay productos relacionados o libros del mismo autor

    Los clientes que compraron este producto también han comprado...

    carrito  

    No hay productos


    0,00 € Total

    Estos precios se entienden sin IVA

    carrito Confirmar

     

    Pinterest de Librería Rerum Natura

    Facebook de Rerum Natura