Buscador

Tecnicas De Relajacion (libro+dvd) Maximizar

Tecnicas De Relajacion (libro+dvd)

Juanjo Rojas (aut)

13,70 € sin IVA

¡Precio rebajado!

-5%

14,42 €

Recupera tu equilibrio aprendiendo a relajarte
an> ¿Sufres estrés, ansiedad o nerviosismo? Estos estados negativos provocan que el equilibrio de nuestro organismo se altere y ello acabe afectando a nuestra salud, pero ¡podemos

Más detalles

9788415968061

Recupera tu equilibrio aprendiendo a relajarte

¿Sufres estrés, ansiedad o nerviosismo? Estos estados negativos provocan que el equilibrio de nuestro organismo se altere y ello acabe afectando a nuestra salud, pero ¡podemos combatirlo!
Con este libro, que incluye un DVD, aprenderás, mediante unos sencillos ejercicios, a relajarte y a encontrar la paz interior en cualquier momento y lugar. Para relajarse no se necesitan grandes conocimientos ni técnicas complicadas, se trata de algo tan sencillo como saber respirar.
En esta obra el autor nos narra su propia experiencia y nos trasmite la idea de que todos, con grandes y pequeños problemas, podemos aprender a relajarnos y devolver a nuestras vidas el equilibrio y la paz interior y, como consecuencia, abrirnos a la felicidad.

JUANJO ROJAS es un autor novel que ha dedicado más de diez años de su vida al mundo de las terapias alternativas naturales. Entró en él de forma casual, después de haber sido director general en una compañía discográfica y tras ocupar diferentes altos cargos en empresas del sector y en productoras audiovisuales. Las responsabilidades que requerían los puestos que ocupó durante años, junto a problemas internos relacionados con ellos, le enseñaron a buscar y encontrar diferentes fórmulas de relajación y de gestión del estrés de una forma autodidacta. Más tarde decidió plasmar esas fórmulas en el que es, hasta el momento su primer libro, dando con ello la oportunidad de conocer estas técnicas que servirán de ayuda a muchas personas.

Presentación

Cuando recibí la llamada de la directora del portal me quedé un poco sorprendido, ya que me estaba ofreciendo la posibilidad de escribir un libro sobre técnicas de relajación. En realidad no había escrito nada pensando en que se publicara, aunque sí que es cierto que me gustaba y me gusta escribir para mí, para compartir en ciertos momentos, pero entendía que escribir para que alguien te lea y le puedas ayudar era quizás mucha responsabilidad.
En principio le dije que no, que no estaba preparado para ello, que no tenía ni idea de qué hacer para llegar al lector. ¿Técnicas de relajación? Había leído mucho sobre ello, eso es cierto; había comprado todo lo que había visto sobre ese tema pero la realidad es que nunca me había funcionado. Su único argumento fue que quería algo escrito por una persona normal y corriente, sin técnicas aprendidas ni complejas, ya que conocía lo que yo personalmente había pasado y se sorprendía de mi serenidad para afrontar el día a día y superar todos mis problemas.
He de explicar que nos unía un amigo en común; él le había hablado de mí y de todo lo que en los últimos cinco años yo había vivido (más adelante daré alguna pincelada sobre ello). Lo cierto es que ese amigo en común sí vivió las cosas que yo había practicado para relajarme, y más tarde él las tomó como costumbre; simple-mente se las había explicado a ella, así que me repitió que eso era lo que quería para poder trasmitírselo a los lectores de la colección que el portal producía.
Finalmente me convenció. Recuerdo que estuve varios días casi sin dormir dando vueltas sobre qué escribir, hasta que por último me di cuenta de que lo único que tenía que hacer para poder llegar a ti era contar mi historia.
Soy de una ciudad costera, tengo casi cincuenta años, estoy separado y tengo dos hijos. Mi vida hasta los últimos cinco años era tranquila; tenía trabajo, familia y poco más.
Hace cinco años empecé a vivir problemas de trabajo: de director de una compañía pasé a ser creativo dentro de la misma, pero con un gran afán de su dueño de desprenderse de mí, de modo que pasé un año horrible en ese trabajo, y allí empezó mi contacto con la búsqueda de esa paz interior para aprender a relajarme.
Recuerdo que a las dos del mediodía salía del trabajo y me iba caminando hasta la playa. Me llevaba una barrita de cereales para comer y me quedaba allí hasta las cuatro menos cuarto, hora a la que me marchaba para estar a las cuatro en punto en mi puesto de trabajo. Durante aquel tiempo, simplemente me quedaba contemplando cómo rompían las olas, el olor del mar, sus caricias en la arena, la gente paseando o bañándose dependiendo de la época del año.
Disfrutaba tanto de aquellos instantes que el tiempo se me pasaba en un suspiro. Allí buscaba dentro de mí la tranquilidad que me permitiera poder salir de aquellos problemas. No podía enfrentarme a ellos, no podía marcharme porque había vínculos empresariales que me hubieran destrozado la vida y la de mi familia, así que no tenía más remedio que aguantar y luchar hasta el final.
Aquellos instantes en el mar me calmaban; solía pensar en lo bueno que me daba la vida, en poder disfrutar de esas olas. Buscaba siempre acercarme lo máximo que podía para que las pequeñas
gotas salpicaran mi cara y ese instante me llenaba de felicidad. Allí empecé a aprender mi propia forma de relajarme, que explicaré en el capítulo destinado a técnicas de relajación.
Después de aquel año horrible llegué a un acuerdo con la empresa, y desvinculado ya de todo lo que me relacionaba a nivel bancario con aquella compañía, empecé a trabajar para mí. Monté mi propia empresa y así estuve un año, disfrutando de mi trabajo y viendo que todo me iba bien, incluso olvidé aquellos momentos en los que parte de la naturaleza me llenaba y me daba oxígeno para seguir el camino diario.
Un día, un «amigo» (lo pongo entre comillas porque con el tiempo me demostró que la palabra amigo no significaba nada para él) me llamó; me explicó que le habían despedido y que estaba sin trabajo. Le pedí que nos viéramos y le ofrecí lo que podía, que en aquel momento era darle una oportunidad para luchar juntos por mi empresa.
Recuerdo el día que nos vimos. Nos citamos en aquel lugar mágico que un tiempo antes me había hecho soportar un infierno laboral. Comimos en uno de los restaurantes de la playa y estuvimos paseando largo tiempo sobre el espigón que meses antes había iluminado mi rostro con sus pequeñas gotas. De repente empezó a oscurecer, justo cuando yo le estaba proponiendo iniciar nuestra sociedad. En ese momento empezó a iluminarse el cielo con rayos; lo primero que piensas es que se está aproximando una tormenta, así que no le dimos importancia y seguimos caminando, aunque a un paso más acelerado.
La conversación sobre la empresa proseguía, y en el momento de recibir su respuesta un rayo cayó sobre nosotros y terminó en la barandilla del paseo. Nos dio un susto increíble pero no nos pasó nada. Creo que sería por el calzado (no lo sé), él inmediatamente me insistió en que era una señal, que debíamos emprender ese ca-mino juntos, así que yo acepté. (Después de estos años, mi único pensamiento es que aquel mágico sitio me estaba avisando de la
locura que iba a cometer y que me avisó con fuerza, pero no lo supe entender en ese momento).
Nuestro primer año fue increíble. Funcionábamos bien, estábamos muy unidos tanto personal como empresarialmente, nuestra empresa empezó a crecer en proyectos y personal, hasta que la ambición nos cegó. En ese momento todo empezó a ir mal y nuestra relación se rompió hasta el punto de acabar con nuestra empresa y dejar que me lo arrebatara todo, absolutamente todo (prefiero dejarlo aquí porque, como siempre digo, la vida da muchas vueltas y tarde o temprano pone a todos en su lugar).
En aquel tiempo, y también debido a todo ello, me separé. Tuve que huir, me sentía morir cada día, aquel infierno laboral que había pasado tiempo atrás se quedó en algo anecdótico. Tuve que irme a vivir con mi madre. Después de veinticinco años de matrimonio, no tenía trabajo ni dinero ni ganas de vivir, y sólo tenía el objetivo de volverme a levantar para que mis hijos se sintieran orgullosos de mí. Y en ese momento sí que tuve que volver a recodar aquellas «técnicas» o formas de relajarme que un día me ayudaron a no volverme loco.
Con este pequeño libro no pretendo desvirtuar ningún sistema; ni siquiera hablaré de ellos. Intentaré explicar cómo he podido con todos los problemas simplemente apoyándome en la naturaleza y en cuatro formas de intentar desconectar en los momentos más complicados.
Además, en el audiovisual que adjunto, he incluido unos vídeos grabados por mí en el año 2005, en los que encontrarás ríos, monta-ñas, cascadas, mar, bosques, etcétera. No he querido que incluyeran música porque creo que cada uno debe disfrutarlos a su manera y la música es muy personal. Esos vídeos son un buen principio para disfrutar y encontrar tu propia relajación.
A mí me han servido para romper momentos de crisis, instantes muy duros y, si no hubiera sido por ellos, me hubiera costado mucho poder poner en práctica mis técnicas. Quizás sea un tópico, o algo muy personal, pero me ponía los auriculares y escuchaba el mar, el agua de los ríos, los pájaros... Aquellos sonidos me serenaban y me permitían poder disfrutar de mis técnicas y, por qué no, de la vida.

Índice

Agradecimientos     5
Presentación     7
El poder de la mente     13
¿Qué es la relajación?     17
La meditación     21
La postura     21
La concentración     21
Despertar     22
¿Por qué debemos sentirnos relajados?     25
¿Influyen nuestros hábitos para sentirnos relajados?     25
Hablemos de la respiración     29
¿Por qué el DVD con vídeos de la naturaleza?     33
¿Qué necesito para empezar?     37
El lugar     37
La ropa     37
El ambiente     38
Técnicas de relajación     41
Primera técnica. El mundo que nos rodea     45
Segunda técnica. La respiración consciente     51
Tercera técnica. Visualizar la energía en forma de luz     57
Cuarta técnica. La cajita     61
Relajación con tu pareja     63
Conclusión y despedida     67
Acerca del autor     69

 

El transporte de su paquete

Nos pondremos en contacto con usted para confirmar la disponibilidad del material de su pedido, forma de envío y de pago por teléfono o email. Hasta ese momento no podremos saber el coste exacto del envío y solicitar su aprobación.


PEDIDOS SUPERIORES A 100€ SIN GASTOS DE ENVÍO EN PENÍNSULA  

  • Sujeto a disponibilidad del producto o libro.
  • Para pedidos realizados antes de las 12:00 a.m. por teléfono o correo electrónico

FORMAS DE PAGO:

  • REEMBOLSO (SOLO ESPAÑA)
  • TRANSFERECNIA BANCARIA
  • PAYPAL

TARIFAS DE ENVÍO

ESPAÑA - PENÍNSULAPrepagoContra reembolso
Por Correo3,75€6,55€
Por Agencia de Transporte6,50€8,25€
ESPAÑA - BALEARESPrepagoContra reembolso
Por Correo5,55€7.55€
Por Agencia de Transporte10,00€12,00€
ESPAÑA - CANARIAS, CEUTA Y MELILLAPrepagoContra reembolso
Por Correo7,00€

8,55€

Por Agencia de TransporteNO DISPONIBLENO DISPONIBLE

GASTOS DE ENVÍO

  • El envío será realizado por correo previo pago por PayPal.

  • Se le notificarán el importe exacto y las condiciones del envío por correo electrónico.

POLÍTICA DE DESCUENTOS

Ofrecemos el máximo descuento legal en libros (5%) sobre el precio establecido por el editor en ventas realizadas por web según establece la Ley 10/2007, de 22 de junio, de la lectura, del libro y de las bibliotecas. En ningun caso está autorizado un descuento mayor excepto en los libros de bibliófilo, los libros artísticos, los libros antiguos o de ediciones agotadas, los libros usados, los libros de texto y el material didáctico complementario.

No hay productos relacionados o libros del mismo autor

carrito  

No hay productos


0,00 € Total

Estos precios se entienden sin IVA

carrito Confirmar

 

Pinterest de Librería Rerum Natura

Facebook de Rerum Natura