Arquetipos ¿quien Eres En Realidad?

Referencia: 9788466653770
18,00 €
17,10 € 5% de descuento
Impuestos incluidos

Traducción de Paula Vicens. No nacemos sabiendo quiénes somos o por qué somos como somos. Para adquirir ese conocimiento hace falta una búsqueda concienzuda. El primer destello de curiosidad sobre uno mismo da pie a una b&uacu

Cantidad
En stock Envío en 24 - 48 horas

Traducción de Paula Vicens.

No nacemos sabiendo quiénes somos o por qué somos como somos. Para adquirir ese conocimiento hace falta una búsqueda concienzuda. El primer destello de curiosidad sobre uno mismo da pie a una búsqueda interior: ¿Quién soy? ¿Cómo puedo sentirme más realizado? ¿Qué propósito tiene mi vida?
No son preguntas habituales ni se responden encontrando el trabajo conveniente o la pareja adecuada. Son llamadas desde lo más profundo de tu ser para que descubras tu verdadero yo, ese que anhela que se lo acepte sin dudas ni temor. En tus arquetipos está la huella de ese yo.
Eres mucho más que tu personalidad, mucho más que tus costumbres, mucho más que tus logros. Eres un ser humano tremendamente complejo con historias, mitos, sueños... y ambiciones de proporciones cósmicas. No pierdas tiempo infravalorándote.
Sueña a lo grande, usa la energía de tu arquetipo para expresar el verdadero motivo por el que viniste al mundo. La vida nunca ha sido segura. La vida es para vivirla plenamente hasta el final.

Caroline Myss trabaja desde 1982 como médica intuitiva, evaluando la salud del sistema anatómico energético de las personas. Está especializada en ayudar a la gente a comprender las razones emocionales, psicológicas y psíquicas por las que su cuerpo ha desarrollado una enfermedad. Sus obras Anatomía del espíritu, Why People Don´t Heal and How They Can [Por qué la gente no se cura y cómo puede hacerlo] y Contratos sagrados han entrado en las listas de más vendidos del New York Times.

Prólogo

Los arquetipos me han fascinado desde que leí por primera vez, hace veinte años, Mujeres que corren con lobos, de Clarissa Pinkola Estés. Aprendí más acerca de ellos gracias a Bill Moyers, que trató el tema en algunos de sus programas especiales para la PBS. Sin embargo, fue Contratos sagrados, de Caroline Myss, la obra que creativamente hizo florecer en mí la idea de los arquetipos y el modo en que estos influyen en todos los aspectos de nuestra vida. En los diez años transcurridos desde su publicación, he hablado de arquetipos con todo aquel que ha querido escucharme, incluida Caroline, que ha llegado a ser mi amiga íntima, mi alma gemela.

Nos conocimos en un acto en el que ella iba a dar una charla. En esa época yo era directora ejecutiva de la empresa de cuidados dermatológicos Philosophy, fundada por mí, así que cuando los organizadores del acto me pidieron que lo patrocinara acepté de inmediato para tener ocasión de hablar en privado con Caroline acerca de mi amiga Dana Reeve, que estaba gravemente enferma. (Uno de los muchos talentos de Caroline es la medicina intuitiva.) Tuve la suerte de poder mantener aquella conversación con Caroline y desde aquel día nos une un fuerte lazo de amistad.

Posteriormente, en 2009, recibí una llamada de la empresa que había absorbido la mía. Me dijeron que ya no necesitaban de mis servicios creativos, aunque me ofrecieron mantener el

cargo honorífico de directora ejecutiva siempre y cuando no me interpusiera en el camino del nuevo director.

Con el corazón roto, humillada, presenté la dimisión y me pasé un mes entero en la cama, llorando, con la cabeza hundida en la almohada. A pesar de todo mi éxito profesional me sentía una fracasada. Una sola llamada telefónica había bastado para robarme mi autoestima. Sin embargo, al final, aquella llamada resultó ser lo mejor que podría haberme pasado.

Cerca de un mes más tarde, hice lo que cualquier mujer normal hace si tiene tiempo: ordenar el armario.

Sentada en el suelo, me puse a repasar los ingentes montones de ropa que había acumulado con los años. El que más me gustaba era el de las prendas femeninas, creativas y etéreas. También tenía un montón de uniformes de visionaria: zapatos, pantalones y camisetas iguales que había comprado de diez en diez o de veinte en veinte. La otra cara de la moneda era el montón de trajes caros, confeccionados a medida, a menudo con adornos de pedrería: trajes armadura para la sala de juntas, dignos de una reina; tenía muchos y los detestaba todos. Siempre que me los ponía me sentía incómoda. Lo mismo me pasaba con el montón de prendas elásticas cedidas, propias de una mamá cuidadora. A pesar de que nada de todo aquello había sido nunca de mi agrado, era lo que predominaba en el suelo del vestidor.

Allí estaba yo, sentada, contemplando la historia de mi vida vista a través de la lente de mi armario, cuando un rayo de luz atravesó la oscuridad de mi desesperación. Mi tercera empresa, Archetypes Inc., acababa de nacer.

Fue como si la visionaria que concibió Philosophy despertara de un sueño profundo. Lo que vi fueron montones de ropa pertenecientes a distintos arquetipos. Algunos eran de mis verdaderos arquetipos, pero la mayoría no. Empecé a pensar en lo mucho que me había esforzado durante la última década en adaptarme a un arquetipo (el de la cuidadora) que no era realmente propio de mí. Pensé en cómo había estado ejerciendo

de reina ejecutiva sin sentirme cómoda en el papel ni, sobre todo, llevando la ropa que este me exigía.

La verdad que se me reveló gracias a aquella tarea, sentada ese día en el suelo del vestidor, fue que la sensación de vacío que experimentaba, a pesar de haber logrado un notable éxito personal y profesional, provenía del hecho de no haber vivido según mis arquetipos.

Con perspectiva, veo que no sufría por una identidad robada sino más bien porque estaba pasando por una crisis arquetípica. La reina ejecutiva había muerto, pero no así la creativa visionaria fundadora de Philosophy. Más todavía: había tenido mi siguiente empresa delante de las narices todo el tiempo. Quería crear una plataforma social para que la gente aprendiera acerca del fascinante tema de los arquetipos, de cómo nos cambian la vida y transforman nuestras relaciones. ArchetypeMe ayudaría a la gente a realizar elecciones potenciadas a través del prisma de sus arquetipos individuales.

La nueva empresa me dio la oportunidad de unir fuerzas con Caroline Myss. Caroline lleva veinticinco años enseñando a sus alumnos el poder de los arquetipos. Ahora, en este libro, va a enseñártelo a ti.

Vas a descubrir que los arquetipos empiezan a moldear nuestra vida desde que nacemos. Aprenderás por qué ciertas personas, prendas y relaciones te van como anillo al dedo y otras te resultan tremendamente incómodas. Por primera vez podrás hacerte una pregunta sencilla referida a tu vestuario, tu casa, tu carrera profesional y tus relaciones importantes: «Vivo según mi arquetipo?» En otras palabras: «¿Estoy viviendo la vida a la que estoy destinado, la de mi verdadero yo?»

El descubrimiento más hermoso acerca de los arquetipos es que te despiertan a la sincronía, a las señales, los símbolos y las coincidencias significativas con que nos encontramos y que nos llaman de inmediato la atención. Te indican que pares, que sigas o que tengas calma; pero, sea cual sea el mensaje, intuyes

que tienes que hacerles caso. Prestar atención a la aprobación y a las advertencias de tales señales te fortalece enormemente. Empezará a ocurrirte un milagro tras otro.

Descubrir los arquetipos fue en mi caso uno de esos milagros. Conocer a Caroline, otro. Espero que también lo sea para ti.

Con gratitud,

CRISTINA CARLINO, Nueva York, 2012

Introducción

Creo desde hace mucho que nos resulta imposible saber quiénes somos realmente a menos que entendamos los arquetipos y, más concretamente, nuestros arquetipos personales, porque los arquetipos son lentes psíquicas a través de las cuales nos vemos y vemos el mundo que nos rodea.

Como sociedad, hemos tratado de entender nuestro funcionamiento psicológico, por qué somos como somos y qué nos resulta curativo. Estas preguntas han despertado en nosotros la necesidad no solo de ser conscientes de la influencia de los arquetipos en nuestra vida, sino también de cómo se manifiestan en ella. Los arquetipos son un nuevo lenguaje de poder.

Estaba en pleno proceso de escritura de otro libro cuando Cristina Carlino me pidió que dejara lo que estuviera haciendo y escribiera este, además de participar en la página web que estaba desarrollando. Cristina me describió su modo de ver las redes de personas (Arqu-e-amigos, las llamó) unidas entre sí por sus modelos arquetípicos. Veía infinitas posibilidades de que las personas mejoraran su salud, sus relaciones, su bienestar, todo su mundo, si conseguían captar la verdadera esencia de lo que eran. No dudé en aceptar su propuesta, porque sabía que poner al alcance del gran público este material sería transformador. 

Ha llegado la hora de que nuestra sociedad dé un salto cuántico en el conocimiento y la conciencia del papel fundamental que desempeña la intución. Los arquetipos son el vocabulario de la intuición y, cuanto más familiarizados estemos con ellos, más vibraremos en consonancia con nuestra intuición.

Los arquetipos nos hablan con un lenguaje de mitos y símbolos muy apropiado para una sociedad que domina el lenguaje de la alta tecnología, los mensajes instantáneos y Twitter. La única diferencia es que esos arquetipos tienen su origen en nuestra inteligencia cósmica, no en nuestros conocimientos técnicos. Era inevitable, sin embargo, que algún día nuestro intelecto racional encontrara un modo de servirse de nuestra inteligencia intuitiva. Lo ha logrado mediante los arquetipos.

Los arquetipos son la clave de nuestro poder. He sido testigo de cambios radicales cuando las personas despiertan a ese poder. He visto a más de uno caer en la cuenta de que no sentía la necesidad de pasar tiempo a solas porque fuera antisocial, sino porque el arquetipo del ermitaño lo empujaba a buscar el silencio y la soledad para alimentar su espíritu. He visto a otros descubrir que su pasión por la naturaleza no tenía nada que ver con la necesidad de alejarse de la ciudad, sino que se debía a que se identificaban con el niño natural, la expresión arquetípica del espíritu de la naturaleza.

Cuando descubres qué arquetipos rigen tu vida, ahondas en el núcleo de tu ser, quizá por vez primera. Es como si finalmente te hubieras puesto el traje que estabas destinado a usar.

Aunque creo firmemente que el de los arquetipos se está convirtiendo en nuestro próximo lenguaje, hasta hace poco no estaba tan segura de eso. El día en que di mi primera conferencia sobre el tema temía no ser capaz de explicar adecuadamente que los arquetipos son modelos universales de poder derivados de nuestros mitos y creencias, y que, a su vez, esos mitos y creencias tejen con sus influyentes hilos, de manera invisible, el modo en que nos planteamos todos y cada uno de los aspectos de nuestra vida.

Dudaba doblemente porque sabía que el campo de los arquetipos tiene su propio léxico, un vocabulario asociado con el reino interior de la psique. Para nuestra sociedad racional, lógica y científica, la información que se presenta como «poderosa pero invisible» no suele tener ninguna credibilidad. Sin embargo, para mi sorpresa, descubrí que unos cuantos ejemplos sencillos para reconocer los arquetipos con facilidad crearon inmediatamente el puente que yo necesitaba entre el mundo literal en que vivimos y el mundo mítico o simbólico, la zona dominada por los arquetipos. Les pregunté a las mujeres del público: «¿Cuántas de ustedes han sabido siempre que iban a ser madres?» La mayoría levantó la mano. Luego les pregunté: «¿Cómo lo sabían?» Muchas se limitaron a encogerse de hombros, como diciendo: «Simplemente porque eso es lo que soy y eso debía ser... madre.»

Luego pregunté en general: «¿Cuántos de ustedes son aventureros por naturaleza?» Varios hombres levantaron la mano, así como algunas mujeres. «¿Cuántos se consideran guerreros?», pregunté. Todavía más hombres levantaron la mano. Me quedé asombrada. Yo creía que la del guerrero victorioso era una fantasía más propia de mujeres que de hombres, pero ese día comprendí que a muchos hombres les atrae la idea de considerarse gerreros modernos como los SEAL.""

Cuando me puse a hablar de los arquetipos del sanador y el ermitaño, los asistentes ya no me hacían preguntas acerca de los arquetipos en general, sino más bien otras: «¿Cuáles son mis arquetipos?» «¿Cómo puedo identificarlos?» La atmósfera de la sala estaba cargada de excitación. Nunca antes había

visto tal grado de curiosidad en el público. Aquella gente se habría quedado toda la noche en la sala de conferencias si yo lo hubiese consentido.

Más tarde, cenando con unos amigos, no paré de hablar del estallido de entusiasmo que se había producido en la sala. Ningún otro tema de mis conferencias había provocado tal respuesta. ¿Qué tenían los arquetipos que producían aquella reacción? Tras pensarlo detenidamente, la respuesta me resultó obvia: los arquetipos tienen la llave de tu verdadera identidad. En cierto modo, saben más de ti que tú mismo. Identificando y explorando tus arquetipos llegas a comprender tu verdadero yo. Los arquetipos han sido desde siempre el mecanismo del inconsciente humano, pero puedes pasarte toda la vida sin saberlo. Son como puertas a un reino oculto, a una realidad paralela. Descubrir esa realidad en la que residen los arquetipos y aprender acerca de los tuyos en particular es un modo de encontrarte contigo misma quizá por vez primera.

Tengo la esperanza de que este viaje interior te resulte tan transformador como yo lo considero.

CAROLINE MYSS, Oak Park, 2012

Índice

Prólogo  9

Introducción  13

1. Arquetipos: la nueva intranet17

2. Tu misión vital31

3. La abogada49

4. La artista/creativa  71

5. La atleta  93

6. La cuidadora113

7. La moderna133

8. La intelectual155

9. La reina/ejecutiva177

10. La rebelde197

11. La buscadora espiritual221

12. La visionaria247

Galería de arquetipos273

Agradecimientos283

ArchetypeMe.com: Descubre tu verdadero yo285

Ediciones B
9788466653770
Nuevo
Related Products ( 16 other products in the same category )

Nuevo registro de cuenta

¿Ya tienes una cuenta?
Inicia sesión o Restablece la contraseña