Buscador

Astrología cuántica y descodificación Maximizar

Astrología cuántica y descodificación

Joshua S. Santos (aut)
Eva Álvarez (aut)

20,10 € sin IVA

¡Precio rebajado!

-5%

21,15 €

por Eva Álvarez y Joshua S. Santos

Conoce tu destino, crea espacios en tu mente, decide sobre quién eres

.

Más detalles

9788469744390

Si aún no sabes dónde buscar tu Luz, aquí tienes un faro.

Cada pensamiento, sentimiento y acción puede ser mejorada, corregida, optimizada, cumpliendo tu destino de manera natural y evolutiva.
Naciste habiendo decidido ya tu experiencia de vida. Con estas claves podrás recordar mejor esas decisiones. Si este libro está en tus manos, es porque deseas despertar, lo que equivale a salir del sufrimiento y la ignorancia.
Llegar a conocer el destino, es la parte fácil.

A experimentarlo, lo llamamos vivir,
A cumplirlo, lo llamamos autorrealización,
A compartirlo, lo llamamos iluminación,
A trascenderlo, lo llamamos sabiduría.

Todo es posible desde tu estado de Cero Cuántico. Bendito seas por compartir tus encuentros.

Namasté.

Eva Álvarez

Consejera y Terapeuta en Descodificación Biológica Original Diplomada en Educación Social Experta en Coaching personal Especialista en Mediación Familiar

Joshua S. Santos

Ingeniero Industrial, Máster en Organización Empresarial Técnico Superior en Coaching Ejecutivo- Consultor y formador en competencias personales Escritor de una colección inédita sobre Astrología Egoica Maestro de meditación Zen

ÍNDICE

PRÓLOGO    9

INTRODUCCIÓN    15

PARTE I

CONCEPTOS, DEFINICIONES Y CONTENIDOS    23

Capítulo 1.‑

EGOS A DISOLVER EN LOS PLANETAS PERSONALES    25

Capítulo 2.‑

LOS SALTOS CUÁNTICOS DESDE JÚPITER HASTA PLUTÓN    37

Capítulo 3.‑

CONSIDERACIONES GENERALES PREVIAS A LAS

LECTURAS DE LAS INTERPRETACIONES    46

PARTE II

LOS ASPECTOS ENTRE LOS PLANETAS PERSONALES ENTRE SI    79

Capítulo 4.‑

ASPECTOS ENTRE EL SOL Y LOS PLANETAS PERSONALES    87

Capítulo 5.‑

ASPECTOS ENTRE LA LUNA Y LOS PLANETAS

PERSONALES    107

Capítulo 6.‑

ASPECTOS DE MERCURIO Y VENUS CON MARTE    126

PARTE III

ASPECTOS ENTRE LOS PLANETAS SOCIALES Y

LOS PERSONALES    139

Capítulo 7.‑

LOS ASPECTOS DE JÚPITER    141

Capítulo 8.‑

LOS ASPECTOS DE SATURNO    173

PARTE IV

ASPECTOS ENTRE LOS PLANETAS TRANSPERSONALES

Y LOS PERSONALES.    209

Capítulo 9.‑

LOS ASPECTOS DE URANO    211

Capítulo 10.‑

LOS ASPECTOS DE NEPTUNO    242

Capítulo 11.‑

LOS ASPECTOS DE PLUTÓN    277

Capítulo 12.-

AUTOEVALUACIÓN Y EJEMPLOS PRÁCTICOS    311

EPÍLOGO

Cómo matar al dragón de siete cabezas    353

PRÓLOGO

LA METAMORFOSIS

En 1991 yo estudiaba tercer año de Medicina en Granada. Era el menor de 6- hermanos de una familia humilde, criado en ambiente rural, con vocación des­de el nacimiento para la medicina (y digo desde el nacimiento porque según mi madre, nada más nacer el médico que le hizo la cesárea me dio un golpe en la espalda y le dijo a mi madre: ¡enhorabuena Manuela, ha nacido un Pe­diatra!). Aunque me gustaba lo que hacía, sentía una parte de mí que deseaba hacer otra medicina completamente distinta, y así es como llegó a mi vida David (ahora comprendo que mi inconsciente buscaba despertarme). Busqué en el periódico anuncios de profesores de inglés y contacté con quién meses después haría tambalear mi rígida mente.

David era un nativo inglés muy culto, con varias carreras universitarias, con el que aprendía inglés dos veces por semana, hasta que un día descubrí que era experto en astrología. Lo que más me fascinó era que investigaba las cartas astrales por grupos afines y que otorgaba a estos conocimientos la base de su existencia. "Una persona tan erudita estudiando la influencia de los planetas en nuestra época", mi mente estructurada y científica se estremeció y pensó: "el necio soy yo que desconozco la astrología". Así que un día en clase de inglés le pedí que me dijese algunas palabras de mi carta natal.

Recuerdo ese día como si estuviese pasando ahora mismo: David, de piernas cruzadas, con mi carta astral dibujada en un folio, sentado en un sillón estilo Luis XVI, empezó a hablarme de mi ascendente en Virgo,de mi Sol en Sagitario, y me explicó de forma sencilla y rápida cómo padecería de colon irritable y de alergias alimentarias en mi vida. Simplemente me quedé perplejo (pues ya pa­decía de diarrea desde pequeño), el tiempo se detuvo, estaba pálido y sudoroso a la vez; mi mente intentaba encontrar una explicación racional a lo que me estaba ocurriendo: ¿cómo puede saber tanta información concisa sobre mí sin conocerme de nada?, ¿cómo puede explicarme la fisiopatología del colon irri­table de una forma tan sencilla y verdadera?, ¿cómo la medicina que yo estaba aprendiendo no me daba estas respuestas tan precisas? Demasiadas preguntas para mi mente, que días antes había escuchado el diagnóstico de colon irritable de la boca de uno de los mejores médicos de Granada, especialista en Medicina Interna. Me había dirigido a él por recomendación de mis compañeros y poco supo decirme de mi enfermedad, sólo el nombre y algunos fármacos con los que podía probar, pues no tenía un tratamiento efectivo. Sin embargo, David en un momento conectó mis tensiones internas con mi patología médica, ¡es­pectacular'

Tardé en recuperarme varios días del shock, había entrado en conflicto con la medicina tradicional y ahora no sabía qué hacer. Al final, llamé a David y le pedí dejar de aprender inglés y empezar a dar clases de astrología. Y así empezó la transformación de mi mente capricorniana que con gran avidez memorizó todos los significados de planetas, signos y casas; así empecé el viaje a mi in­terior, a conocer mi inconsciente y a buscar la causa de cómo funcionaba la astrología: ¿causa-efecto? o ¿sincronicidad?

Aunque decidí continuar con la carrera de medicina, mi mente se dividía entre el aprendizaje de la medicina tradicional y la posible aplicación de la astrología a la medicina convencional. Pero un día descubrí que me quedaba huérfano: David se trasladaba a otra ciudad y no podía seguir enseñándome. El insistía en mi toma de conciencia sobre mi formación para valerme por mi mismo, pero a mí me parecía insuficiente.

En los años siguientes me volqué en la medicina alopática, acabé la carrera de medicina, me preparé el MIR y empecé la especialidad de Pediatría para poste­riormente dedicarme a la Oncología Pediátrica, siempre con mis conocimientos de astrología que practicaba con amigos, y a escondidas hacia cartas astrales a niños ingresados en el hospital.

Me sentía poderoso revelando la información de los planetas a mis amigos, y aún más cuando empecé a explorar las cartas astrales de los niños afectados de cáncer ¡era sorprendente cómo hasta la localización del tumor se refleja­ba en la carta natal! Sin embargo, mi impotencia crecía, pues no era capaz de hacer nada práctico con esas cartas. Sabía la información, pero ¿qué utilidad tendría revelarla a sus padres? ¡Ya estaban los padres demasiado impactados con el diagnóstico del cáncer, los tratamientos y los efectos secundarios, para ahora descubrir que el macrocosmos estaba implicado en el destino de su hijo!

Así que todo ese trabajo lo hacía en silencio y en casa, para mí. Cada vez me sentía más incapaz al ver que no conseguía ser práctico con mis conocimientos de astrología; no me bastaba con revelar la correspondencia con los planetas, además quería aportar recomendaciones sobre cómo cambiar sus vidas.

Y pasaron los años, y como no supe aplicarme la astrología a mi crecimiento personal, mi oposición Luna-Marte siguió en la sombra haciendo de las suyas, y yo estaba en crisis emocional continua: mis tensiones interiores subían y ba­jaban como una montaña rusa; mis parejas desaparecían de mi lado o las hacía desaparecer yo; mi tensión mental alcanzaba limites históricos, y como no, la salud brillaba por su ausencia. A la lista de mi ansiedad, depresión e insomnio se añadieron las contracturas musculares y pinzamientos vertebrales, la diarrea crónica y la insuficiencia pancreática exocrina (unas 100 pastillas al día llegué a tomar). Además, todos mis compañeros médicos añadían a mi enfermedad digestiva la palabra "refractario" (que significa que no responde al tratamiento convencional, y por lo tanto que hay algo detrás que desconocemos y no po­demos tratar) e "idiopático" (causa desconocida, por lo tanto son muchas las hipótesis posibles sobre la etiología)

Con todo esto, mi historia médica y yo viajamos por España en busca de trata­mientos médicos alopáticos que no resultaron eficaces y que acrecentaron mi impotencia y ansiedad. ¡Mayor inconsciencia no había en mi vida por entonces! Pero mi voz interior me habló, la escuché, y después de otra gran crisis emo­cional (otra separación de pareja) decidí pararme: estaba repitiendo muchos patrones en mi vida. Miraba mi carta astral y veía mis conflictos: el abandono, la lucha agresiva, la manipulación, mi tensión nerviosa vinculada al aparato di­gestivo... Pero me sentía más fracasado. Tenía mucha información, ¿pero qué hacía con ella? No sabía aplicarme tanta información. Toqué fondo, pero sabía que tenía que pararme y reflexionar en profundidad: el gran aprendizaje de mi vida estaba a punto de iniciarse.

El cuatro de Julio del 2014 mi Marte se deslizó sobre mi descendente en pis­cis y me puso en contacto con Joshua. ¡Nunca olvidaré esa mañana! Tras una amable y amorosa conversación telefónica me remitió a su página de astrología egoica, y ahí empezó mi despertar. Primero descubrí los Egos que me aporta­ron información muy valiosa sobre las acciones, pensamientos y emociones y sentimientos que me hacían sufrir. Ampliar mis conocimientos de Astrología me aportó un nuevo ángulo donde poder descubrir la sombra y la luz de cada Ego, el reverso y el anverso de la misma energía. ¿Cómo poder cambiar una energía si desconocemos sus dos caras? Con la astrología egoica puedes descubrir con precisión la luz que esconde cada sombra.

Para conseguir mi ansiada metamorfosis faltaba otra herramienta. Conocer, comparar, profundizar en el conocimiento; todo esto no deja de ser un proceso mental, y como tal está controlado por la mente ordinaria. Hacía falta un ins­trumento que me permitiera acceder a la mente emocional, de tal forma que el proceso terapéutico abordara las emociones y sentimientos. Este material ya existía, y Joshua también me lo mostró: descodificación biológica original (DBO)

Se trata de sencillos protocolos que mezclan hipnosis ericksoniana junto con otras técnicas como la terapia en espejo o la proyección, la Programación Neu­rolingüística (PNL) o el análisis transgeneracional. A través de los protocolos de DBO puedes volver a sentir las emociones de tus conflictos, repararlas y liberarlas de tu cerebro emocional. Y así lo hicimos conmigo, empezamos con el insomnio, la ansiedad y la depresión, y cuando retiré toda la medicación que arrastraba desde años, comenzamos con los dolores y contracturas muscula­res, y después pasamos al páncreas y al intestino, donde todavía trabajamos a día de hoy.

Y el milagro se hizo: cada uno de los síntomas y tensiones nerviosas se fue­ron aliviando y desaparecieron, y con ellos la medicación que pasó de las 100 pastillas diarias a ninguna. Si mi mente científica ya estaba asombrada con la astrología egoica, ser testigo en primera persona de la curación emocional de mis enfermedades me hizo cambiar el rumbo 180º en mi vida y mi profesión. ¿Cómo no he tenido acceso a esta información antes? El sufrimiento mental de mi cuadratura Urano-Mercurio me aprisionaba mientras mi cuerpo se dejaba transformar por la terapia emocional. De este modo me adentré en dos perso­nas que cambiaron mi vida y mi profesión, por un lado Joshua con la astrología egoica y por otro lado a Eva con la DBO, ellos me impulsaron al estudio y la práctica de dos terapias perfectamente amigas y con efecto sinérgico.

Lo que no sabía era que descubrir a Joshua y a Eva suponía incorporarme a una escalera automática que siempre está en marcha: sólo tuve que dejarme Ilevar.... y llegó la cuántica. Sin la cuántica ya era capaz de ser consciente de mis egos y de reparar mis conflictos emocionales, pero yo mismo pensé: puedo liberarme de tensiones psicológicas y de mis enfermedades cuya raíz está en el pasado y/o mis ancestros, pero los egos siguen estando aquí, y es dificil mante­ner la consciencia y no caer de nuevo en la sombra, a no ser que trabajemos en alcanzar un estado de consciencia de creación continua y de torna de decisio­nes basadas en dar luz a nuestras sombras.

Sobre esto trata la Astrología Cuántica: identificamos los Egos y desde la mente cuántica creamos nuestro presente basado en la toma de decisiones. Pero, ¿podemos añadir algún contenido descodificador que nos conecte con el sentimiento?

Éstas son las preguntas descodificadoras que se añaden en cada aspecto astro­lógico a lo largo de este libro, y cuando las lees sientes que tu Alma se desgarra. Es la emoción del ser, la emoción atrapada que tantas veces has sentido en tu vida, y que ahora con consciencia puedes seguir las directrices cuánticas de este libro, aplicado a cada aspecto astrológico de tu carta astral. ¿Queréis conseguir la metamorfosis? ¿Queréis conocer vuestras directrices cuánticas astrológicas? ¿Os atrevéis a descodificaros? Bienvenidos al mundo de la Astrología Cuántica y la Descodificación, y.... ¡suerte en vuestra metamorfosis!

Antonio Herrero, Médico Pediatra y Doctor en Medicina

INTRODUCCIÓN

Querido/a hermano/a del sendero,

Es un honor para nosotros bendecirte y honrarte como Caminante. Es iguai­mente un placer agradecerte la confianza depositada en este conocimiento y el hecho de que, si lo consideras apropiado, lo compartas con todos aquellos que busquen respuestas al sentido de sus vidas.

Este conocimiento representa a día de hoy, el mayor entendimiento astroló­gico del cual disponemos y se te entrega para tu mayor despertar, así como sus aplicaciones descodificadoras. Está diseñado para un fácil entendimiento e inmediata aplicación. No son necesarios conocimientos astrológicos previos.

La Astrología Cuántica es el conjunto de conocimientos astrológicos que descri­ben los saltos cuánticos de conciencia necesarios para vivir la vida sin sufrimien­to ni ignorancia, expresando y manifestando a su vez la potencial mejor ver­sión del ser humano. Permite a su vez desarrollar el destino personal de manera consciente, ejerciendo para esos cambios el poder de la voluntad individual. Contiene para ello las leyes necesarias, las directrices evolutivas y la interpreta­ción y recomendaciones para cada aspecto de la carta natal. Se describe así el orden adecuado de esos saltos, de manera que se mantenga la coherencia y la continuidad de la vida humana, entendiendo ésta como la existencia del propio ser humano dentro de un plan evolutivo.

La Astrología Cuántica está basada en tu potencial de "decidir" vivir y existir en tu mejor versión disponible de ti mismo. Podrás acercarte así, de entre las múltiples opciones de las que dispones, hacia aquellas que representen mejor quien tú eres. También te permitirá una comprensión sobre el destino, enten­dido como aquellas obligaciones y libertades que tú mismo has decidido expe­rimentar. Así, por ejemplo, una persona puede sentirse obligada kármicamen­te a cuidar de su padre enfermo durante largos años. Otra, sin embargo, con otros aspectos astrológicos, es probable que no sienta esa inclinación. El grado de consciencia que ambos tengan sobre sus opciones determinará su nivel de apego y sufrimiento. Esa 'obligación kármica' no es otra cosa sino la decisión tomada antes del actual nacimiento. Por ello, cualquier idea de predestinación puede ser trascendida, superada, cuando eres dueño de tu voluntad y decides más libremente.

Según la física cuántica, la materia y energía que nos rodea está envuelta en un sinfín de saltos cuánticos. Los electrones cambian de orbital (nivel de frecuen­cia) absorbiendo o cediendo energía. Así, la materia manifiesta distintos com­portamientos físicos, químicos, magnéticos, ópticos, etc., a nuestro alrededor.

Cuando nos enfrentamos a decisiones importantes en nuestras vidas, esta­mos a las puertas de distintos saltos cuánticos de nuestro grado de conciencia. Cuando te das cuenta de 'algo importante' en tu vida, que antes pasabas inad­vertido, eres más consciente, y entonces tu grado de conciencia se amplifica.

Todo este libro está diseñado para ofrecerte soluciones y propuestas de luz. Úsalo sobre todo cuando te sientas presionado, sufriendo, con dolor. Analiza entonces tus puntos de tensión y usa las recomendaciones aquí propuestas

Estos capítulos nunca te dirán 'lo que tienes que hacer', sino las opciones de las que dispones. Tu voluntad siempre contendrá los ejes de rotación a través de los cuales creas tu realidad.

Hagamos ahora un poco de historia para posicionarnos un poco más en nuestro derecho a decidir y en la oportunidad que ello representa, desde siempre.

... y de la Unidad se formó la dualidad.

Así surgió el orden y el caos; ambos partieron de un mismo origen.

La Creación fue un hecho y así se dio origen a un infinito campo de posibilida­des, todos ellos basados en la experiencia dual, todos ellos contenidos entre la luz y la oscuridad.

A este primer principio, a este primigenio origen, lo llamamos la Creación. Es un inicio desde el cual partimos para esta pequeña reflexión cuántica. Deja­remos para otro momento lo que había antes de ese origen (la propia Idea de la Creación).

Desde aquél entonces, fuera del espacio y del tiempo, se ha creado el resto de lo que denominamos universo conocido y en el cual desarrollamos la experien­cia que llamamos vida. Se creó así una infinita polaridad basada en la ley de opuestos, que nos recuerda que todo lo creado tiene su complementario, su 'otro yo'. O dicho de otra manera, a cualquier acción le corresponde una reac­ción de sentido opuesto. Es un conjunto de leyes que provienen de esta prime­ra que llamaremos ley de la polaridad, que se concatenan unas con otras para darnos el mismo significado: todo proviene de un mismo origen. Nuestra visión separada de la luz y de la oscuridad sólo es una perspectiva distorsionada de la propia realidad. La luz, para expresarse, para conocerse a sí misma, necesita de su polo opuesto, la oscuridad.

La característica principal de la luz es su expansión. En su naturaleza se funda­menta la tendencia innata y natural de conquistar todos los espacios, anidar en todos los rincones, enamorar con su presencia a todas las Almas. Es una energía infinita de expansión que conduce a que, inexorablemente, esta fuerza de la naturaleza trate de llegar hasta todos los rincones y espacios conocidos.

Por el contrario, la naturaleza de la oscuridad es la de encerrarse, apartarse, se­pararse, aislarse de todo el resto de lo conocido. Es la energía contraria. Su pro­pia naturaleza primigenia, original desde la Creación, es intrínsicamente opues­ta a la de la luz. Como una no puede existir sin la otra, la oscuridad se ocupa de cumplir la función de ser el reverso del espejo. Lo que ves de ti, lo puedes ver por la luz que incide en el espejo y rebota. Lo que no ves de ti, sería lo que permanece oculto detrás del espejo, la propia oscuridad. Ambas son dos partes de ti, por ello se dice que el iniciado ha de romper su imagen especular, ya que si solo ve su propia luz, sólo estará viendo una mitad de su propia realidad. La parte oscura del propio nativo se correspondería con la parte del Alma que ha decidido alejarse de la Unidad, distanciarse para tener una experiencia separa­da, dislocada del origen (que bien viene representado por ese amor universal que tanto buscamos).

Éste es el encuentro infinito entre la luz y la oscuridad: es el encuentro entre lo que conoces y lo que desconoces de ti mismo; es el hallazgo de la conexión entre las formas; cada vez que tomas una decisión que aparenta ir hacia la luz, parece que una fuerza oculta, oscura, se manifiesta y trata de retenerte en la ignorancia y la separatividad. En esencia, tú no eres ni la propia luz ni la propia oscuridad, sino ese hálito de voluntad, de idea primigenia, que puede elegir entre ambos dos mundos; pero ello nos daría para otro libro.

Estas páginas que vas a leer a continuación te permitirán comprender cómo la naturaleza humana está formada (al menos) por dos hebras en su ADN. Una hebra es de la luz y otra de la oscuridad. El ser humano comparte en sus có­digos genéticos información clara y precisa, detallada, minuciosa, ordenada, y contiene a la vez información desordenada, caótica, imprecisa, negativa, oscura en definitiva.

Si pudiéramos con esta información astrológica descodificar el ADN, veríamos dos ecuaciones: una negra y otra llena de luz, bien diferenciadas. Cuando fun­cionamos bajo la genética luminosa todo sucede de manera fácil, ordenada, precisa y eficiente. Al funcionar bajo la genética oscura, los conflictos aparecen como un intento de resolución del caos que contenemos; intentamos por cual­quier medio salir de él, pero la ignorancia, el desconocimiento y el desconcierto nos atan a repetir una ecuación matemática genética que duele, aprisiona y ahoga. La genética de los códigos luminosos amplía la perspectiva, libera las emociones, comparte los sentimientos y muestra todo lo conocido hasta la fe­cha, pues su intención es brillar y compartir ese brillo. La genética oscura está fundamentada en el miedo, en la ignorancia y en el deseo de permanecer en territorio seguro y conocido, aunque doloroso.

Ambas ecuaciones se pueden componer como una sinfonía en base a los có­digos astrológicos, a las posiciones planetarias y a los aspectos entre estos planetas.

La perspectiva siempre será la misma: poder elegir. No se trata de que sea bue­na la luz y mala la oscuridad. Ésa perspectiva sólo te conduce a permanecer en el juicio y entonces niegas una de las dos partes; ello menoscaba tu posibilidad de elegir, porque entonces en parte ya eres un prisionero más. Mientras recha­ces el valor de la oscuridad como polo opuesto necesario y fuente del aprendi­zaje de las Almas, estarás negando una parte de la vida y por lo tanto estarás re­chazando una parte de ti mismo; es decir, seguirás viviendo dentro del espejo.

Los saltos cuánticos

La vida es en sí misma un trasvase de energías. Desde lo más profundo, hasta llegar a lo más aparente, energías en movimiento producen esto que llamamos realidad, existencia, vida. Todo está en movimiento. La vida se desarrolla entre rotaciones y traslaciones. Las células reciben y entregan energía. A un nivel más atómico, cada átomo está en interrelación con el más cercano, ya sea a nivel electromagnético, electroquímicamente, cuánticamente o en una mezcla de to­dos juntos. Lo que conocemos como realidad es en sí mismo una interrelación electromagnética de espines atómicos y sus correspondientes electrones. So­mos una masa de existencia cuántica con apariencia humana. Esa "apariencia" sólo es el resultado de la interpretación de unos "sentidos" diseñados para per­cibir un grado limitado de la realidad en su conjunto.

Un ratoncito de laboratorio sólo puede ser consciente del propio espacio que ocupa, y de la comida que en ese espacio pueda encontrar. Así, el ser huma­no cree pensar, sentir, soñar, hablar, reaccionar, existir en definitiva. Pero esa "creencia" no lo hace más real. Para llegar a la conclusión de que "está vivo", necesita algo más, y ese algo más es significarse a sí mismo como un ente capaz de decidir, de transformarse, de redefinirse, desde sus propias capacidades. Es así, es ahí, donde se reconoce vivo, existente, capaz, autosuficientep libre en definitiva.

-¿Qué es un salto cuántico?

-Es la posibilidad de traslación desde un punto inicial a otro final (ambos in­termedios siempre) empleando un grado renovado de conciencia (relación con el entorno) y aplicando la voluntad en el ejercicio de las capacidades, y libremente.

Cuando se dan estas circunstancias, a poder ser todas ellas, la persona sien­te, experimenta, una modificación sustancial de su anterior personalidad. Ha mutado, ha cambiado; ha abandonado "lo que antes era", para trasladarse, ro­tando, a lo que "ahora es". El concepto del tiempo aquí es importante, aunque mejor se entendería desde el concepto espacio. "Ha modificado las condiciones anteriormente existentes en su espacio cuántico", podríamos decir.

Toda modificación sustancial produce un cambio de conciencia, una rotación del ángulo o punto de vista anterior. Se mira, o siente de manera diferente. Hemos cambiado nuestra perspectiva, decimos. Pero, ¿qué es lo que ha cam­biado?; ¿qué queda ahora?; ¿qué es lo que hemos abandonado? y, sobre todo, ¿hemos sido conscientes del proceso?; ¿sabemos lo que ha pasado?; ¿hasta qué grado de realidad "sabes" lo que ha sucedido?

Una persona a veces cambia por obligación, porque se lo exigen. Otras lo hace porque lo intuye como necesario. Pero sabemos poco de nuestros propios sal­tos de conciencia. Simplemente los damos, la mayoría de las veces, como un mero proceso de adaptación a ese entorno, en el cual por cierto, pretendemos sobrevivir a toda costa.

Un salto evolutivo es mucho más poderoso cuanto más consciente eres del "antes" y del "después", del punto de partida y del foco del destino o punto (intermedio) final.

Mi profesor de dibujo técnico de C.O.U. hablaba siempre con gran rotundidad cuando impartía las clases de dibujo cónico:

-¡¡Dirigiros al punto Vega ¡¡ todo confluye allí.

¡Qué gratos recuerdos por la pasión que ponía para prepararnos para la universidad¡ La parte de obligarnos a dar cuatro horas de dibujo los sábados por la mañana ya no era tan divertida.

¿Dónde confluimos los seres humanos? Siento que la respuesta es la siguiente:

-Confluimos, coincidimos, nos reunificamos, en mitad de un camino evolutivo de consciencia en el cual podemos decidir quiénes somos.

Tu mayor libertad es decidir sobre quién eres. Puedes reconstruirte tantas ve­ces como quieras, siempre dentro de tu propio espacio cuántico. Tiene sus limi­taciones, no puedes salirte de él. Pero el propio espacio cuántico hace que en él toda tu experiencia pueda volverse infinita, llena de posibilidades, probabili­dades y elecciones.

Así, de nuevo, nos encontramos con el mundo de la paradoja: eres finito e infi­nito al mismo tiempo. Qué divertida ecuación

Un salto cuántico te permite modificar la propia estructura de tu realidad y transformar tu estado emocional, mental o visceral.

Es un cambio de realidad, basado en conocer un estado o situación inicial y, a la vez, ser consciente del "potencial" final posible. Puedes ser, vivir, sentir y existir "siempre" más allá de lo que hoy eres y experimentas. Éste es un derecho de nacimiento. Todo ser vivo puede hacerlo. Es un principio asociado a la propia vida. Ésta puede mutar, rotar sobre sí misma, y redefinirse, atendiendo a la pro­pia conciencia sobre su realidad.

Si lo que eres no te gusta, cámbialo.

Si lo que vives ya no lo eliges, elige otra realidad.

Selecciona, concreta y específica qué otra realidad deseas vivir, y apuesta por ella; dirígete hacia ese otro estado tomando las decisiones oportunas. Enton­ces, la vida se abre y pasas de una vibración a otra. Has cambiado de realidad. Has ejecutado un salto cuántico. Te has redefinido. Todo ello es lo que te permi­te este libro y te lo va a mostrar una y otra vez. Está diseñado para ello.

Este libro pretende ofrecerte descodificados los códigos astrológicos que te permitirán identificar tu estadio evolutivo y poder decidir los próximos pasos a dar.

Como siempre, tú decides. Gracias por leernos.

 

  • Autor/es: Eva Álvarez Joshua S. Santos
  • Editorial Balnea
  • Formato 17 X 25 cm
  • Páginas 360
  • Encuadernación Rústica (tapa blanda)

El transporte de su paquete

Nos pondremos en contacto con usted para confirmar la disponibilidad del material de su pedido, forma de envío y de pago por teléfono o email. Hasta ese momento no podremos saber el coste exacto del envío y solicitar su aprobación.


PEDIDOS SUPERIORES A 100€ SIN GASTOS DE ENVÍO EN PENÍNSULA  

  • Sujeto a disponibilidad del producto o libro.
  • Para pedidos realizados antes de las 12:00 a.m. por teléfono o correo electrónico

FORMAS DE PAGO:

  • REEMBOLSO (SOLO ESPAÑA)
  • TRANSFERECNIA BANCARIA
  • PAYPAL

TARIFAS DE ENVÍO

ESPAÑA - PENÍNSULAPrepagoContra reembolso
Por Correo3,75€6,55€
Por Agencia de Transporte6,50€8,25€
ESPAÑA - BALEARESPrepagoContra reembolso
Por Correo5,55€7.55€
Por Agencia de Transporte10,00€12,00€
ESPAÑA - CANARIAS, CEUTA Y MELILLAPrepagoContra reembolso
Por Correo7,00€

8,55€

Por Agencia de TransporteNO DISPONIBLENO DISPONIBLE

GASTOS DE ENVÍO

  • El envío será realizado por correo previo pago por PayPal.

  • Se le notificarán el importe exacto y las condiciones del envío por correo electrónico.

POLÍTICA DE DESCUENTOS

Ofrecemos el máximo descuento legal en libros (5%) sobre el precio establecido por el editor en ventas realizadas por web según establece la Ley 10/2007, de 22 de junio, de la lectura, del libro y de las bibliotecas. En ningun caso está autorizado un descuento mayor excepto en los libros de bibliófilo, los libros artísticos, los libros antiguos o de ediciones agotadas, los libros usados, los libros de texto y el material didáctico complementario.

carrito  

No hay productos


0,00 € Total

Estos precios se entienden sin IVA

carrito Confirmar

 

Pinterest de Librería Rerum Natura

Facebook de Rerum Natura