Buscador

Aromaterapia Energetica Aceites Esenciales Y Ayurveda Maximizar

Aromaterapia Energetica Aceites Esenciales Y Ayurveda

Lydia Bosson (aut)

27,36 € sin IVA

¡Precio rebajado!

-5%

28,80 €

Curar con el alma de las plantasEDICIÓN REVISADA CON 15 ACEITES ESENCIAlES NUEVOS Esta obra es una gran novedad que tiende puentes entre la aromaterapia (terapia con aceites esenciales) y el Ayúrveda milenario (método de terapia h

Más detalles

9782875520623

Curar con el alma de las plantas
EDICIÓN REVISADA CON 15 ACEITES ESENCIAlES NUEVOS

Esta obra es una gran novedad que tiende puentes entre la aromaterapia (terapia con aceites esenciales) y el Ayúrveda milenario (método de terapia holístico que se concentra en la prevención y la salud).
Los aceites esenciales, que las civilizaciones anteriores consideraban como el alma y espíritu de las plantas, son algunas de las sustancias más valiosas que la naturaleza nos puede ofrecer. Aparte de tener la capacidad de curar el cuerpo físico, sus efectos llegan hasta el sistema hormonal e incluso pueden influir en nuestro estado psicoemocional y espiritual, en los sentidos, en los cuerpos sutiles y sus centros energéticos, es decir, los chacras.
Además de abordar el punto de vista bioquímico, la aromaterapia energética se centra más en la vertiente vibratoria de la planta y su aspecto físico: forma, textura, olor, color y parte de la planta utilizada en la extracción del aceite esencial. De esta forma, la aromaterapia energética estimula todos los órganos sensoriales, auténtica piedra angular para el equilibrio de los doshas.
En esta obra, Lydia Bosson nos ilustra ese puente entre el alma de 80 plantas y los principios ayurvédicos para cuidar mejor de nuestra salud y bienestar general.

Lydia Bosson es una aromaterapeuta atípica que ha cofundado la empresa Usha Véda en Suiza. Desde hace io años, comparte y transmite sus conocimientos en aromaterapia energética en diferentes cursos de formación con el fin de aportar nuevas perspectivas al ámbito del desarrollo personal.

Prólogo

«Aquel que disfruta con el conocimiento y que, firme en sus convicciones y
dueño de sus sentidos, considera de igual valor un terrón de tierra, una piedra
que una pieza de oro, está unido a su Yo»

Bhágavad-guitá, Majábharata
Cuando era niña, adoraba sobre todo a mi abuela, una mujer de origen griego y gran tempera-mento, profesora de matemáticas y de teología ortodoxa, que profesaba una verdadera fe. Abogaba por un mundo sin guerras y acostumbraba completar sus jornadas con prácticas rituales, oraciones, meditaciones y mitología. Durante algún tiempo, incluso había sido religiosa.

Andaba yo por los diez años cuando un día me paseaba con ella por la orilla de una playa y le pregunté cómo hacía para sentir la presencia de Dios. «No lo puedes sentir de manera intelectual con tu cerebro, solo lo puedes sentir con tu corazón», me respondió.
Fue entonces cuando me explicó que uno de los grandes pecados del ser humano era pretender a toda costa explicar la espiritualidad de una manera intelectual. «El ser humano valora y pone en un pedestal todo lo relacionado con el intelecto y el cartesianismo y denigra todo el resto; su comprensión de las cosas se ha vuelto egocéntrica y limitativa», me decía.
La conservación se quedó ahí pero años más tarde, me volvió a explicar que el universo existía en siete niveles de conciencia, al igual que la semana tiene siete días, que siete son las notas musicales, que hay siete chacras, siete brazos en el candelabro hebreo y en otro orden de cosas, que hay siete maravillas en el mundo o siete enanitos junto a Blancanieves, también existen siete mundos: el mineral, el vegetal, el animal, el ser humano, los ángeles, los arcángeles y Dios.
«El ser humano está en el centro de esos mundos, es como el cuarto chacra. Como sabe comunicarse con el mundo mineral, sabe hacerlo también con Dios y viceversa, pero no puede comunicarse con un mineral o con Dios de manera intelectual. Solo lo puede percibir con el corazón, porque el corazón es el centro de todo lo que existe en el universo (tal y como lo entiendo hoy en día, digo que el corazón es el cuarto chacra), es el punto de unión entre los tres chacras inferiores y los tres chacras superiores».
Al tratar de percibir las cosas únicamente de manera intelectual, el ser humano se ha autolimitado y ha reducido su campo de visión y comprensión mientras que la dimensión del universo es mucho más amplia. «Sin embargo, Dios está en todas las cosas. Esa piedra que ves. puedes comprenderla con el cerebro, determinar bioquímicamente los componentes que forman
su masa, pero también puedes "sentirla" simplemente. Solo así podrás aprehender su dimensión divina».
Mi tío, cirujano de oficio, heredó en parte la sabiduría de mi abuela y solía repetir sin cesar: «Los griegos inventaron la luz pero solo se quedaron con las velas». Por mi parte, aplico este dicho a toda la humanidad.
En el mundo actual, cuando no se puede explicar algo científicamente, es decir, según la compresión del ser humano a un momento dado, suele prohibirse a menudo su existencia en la conciencia colectiva. Con este mecanismo, el ser humano ha creado su primer límite, su primera prisión.
Con las plantas, ocurre lo mismo. No es posible aprehender un solo aspecto de una planta, por ejemplo su aroma, sus propiedades físicas o su composición bioquímica, como tampoco se puede comprender una planta o el aceite esencial en su conjunto y en todos sus aspectos si no se experimentan todos sus niveles de conciencia.
Lo he convertido en mi precepto vital, mi misión en la tierra.
Después de alimentar mi intelecto desde el punto de vista científico para asimilar, aprehender y comprender el aspecto bioquímico de las plantas, he querido «sentir» los aceites esenciales no solo con el cerebro sino también con el corazón.
Así fue como empecé a leer y estudiar todo lo que caía en mis manos en relación con las plantas, con independencia del enfoque. En cuanto se cita una planta en una historia, en la mitología, una leyenda o incluso una receta de abuela, trato de comprender la simbología que hay detrás, intento «sentirla».
Me matriculé en cursos de aromaterapia por todo el mundo pero mis revelaciones sobre las esencias surgieron sobre todo a raíz de seminarios a los que he asistido sobre el desarrollo de nuestras capacidades intuitivas y energéticas. Ha sido gracias a las prácticas espirituales como la meditación o las oraciones las que me han permitido acercarme a las esencias; así como las experiencias prácticas de todos los terapeutas que confían en mí desde hace muchos años porque me han ayudado a crecer y a integrar cada vez más conocimientos. Desde aquí, quiero transmitirles mi agradecimiento porque me han autorizado a publicar algunas de sus experiencias.
Durante la historia de este libro, estuve rodeada de personas muy valiosas y fantásticas y no sé cómo agradecérselo: mis apreciados amigos Malte Hozzel y Franco Canteri, que me apoyan incondicionalmente desde hace casi veinte años, porque sin ellos no podría hacer lo que hago en la actualidad. Malte ha sabido cada día reavivar mi pasión por los aceites esenciales, mientras que Franco, símbolo por excelencia de la «alegría» en Ayúrveda, me ha permitido rodearme de un equipo de docentes fuera de lo común.

Tanto mi equipo encargado de las clases, mi hijo Alexandre y mi esposo Philippe, como mis editores Benoit de Patoul y Bénédicte Jeunehomme, me han apoyado y estimulado para completar la primera edición de este libro. La colaboración ha creado una hermosa amistad que me da fuerzas y me inspira para superar mis límites.
Si uno defiende y protege la naturaleza, nos devolverá el favor creando estos pequeños milagros que en definitiva, no son más que una materialización de nuestros pensamientos íntimos. Confiemos en la naturaleza y la Vida, dejemos de encerrarnos en ideas taxativas y egocéntricas, aprendamos a ser humildes y aceptemos que puede haber dimensiones desconocidas. La vida nos lo devolverá por centuplicado.
Solo soy una aprendiz de esta Vida y del alma de las plantas. Este mundo de las plantas tiene mucho que ofrecernos y aunque el camino del aprendizaje no tenga fin, está lleno de pasión, alegría y amor. Por mi parte, me atrevo a esperar que pueda ayudar al lector a plantar algunas semillas suplementarias.


Lydia Bosson

Introducción

«Las plantas siempre han servido al ser humano, lo han alimentado,
cobijado y cuidado. Las propiedades medicinales de las plantas proceden
de la sabiduría de la tierra combinada con la del universo»
Dr. Mate Hozzel

Los aceites esenciales riman con alegría, felicidad y salud. Nunca producen una emoción negativa, ni dependencia, ni cualquier otro malestar. Desde hace unos años, vuelven a cobrar protagonismo en una nueva tendencia centrada en los valores naturales de una vida sana y equilibrada, aquella que predica el bienestar por medio de la alimentación, el ejercicio físico y los cuidados corporales o mentales.
La aromaterapia o terapia con aceites esenciales volvió a resurgir en el siglo pasado con la publicación en 1937 de la obra del alquimista francés René-Maurice Gattefossé y después por la del médico Jean Valnet en 1964, pero existe desde hace más de 5000 años. Durante miles de años, fueron numerosas las civilizaciones que se han servido de los aceites esenciales para fines muy diversos: cocina, perfumería, cosmética, medicina, masajes o rituales espirituales pero, al igual que tantas otras medicinas tradicionales, las propiedades terapéuticas de las plantas han quedado ocultas por la aparición, en el siglo pasado, de los tratamientos químicos de la farmacia moderna. En aquel entonces, solo subsistió el interés por el aroma de las plantas en perfumería y cosmética pero incluso en este ámbito, los aceites esenciales se solían sintetizar.
Con la tendencia actual, que aboga por el retorno hacia la naturaleza, la aromaterapia vuelve a considerarse como un método fitoalopático en sí mismo, en particular gracias al enfoque médico v científico de la escuela francesa.
Habida cuenta de que son muy concentrados, que están clasificados desde un punto de vista bioquímico y que son fáciles de usar en diversas formas de aplicación, los aceites esenciales son tremendamente eficaces, tanto a título curativo como preventivo; a menudo sin efectos secundarios ni intolerancia en múltiples patologías físicas.
Desde esta perspectiva, las esencias están reservadas a los profesionales y solo los médicos y farmacéuticos deben prescribirlas en cualesquiera de sus formas farmacéuticas habituales, supositorio, jarabe o preparado por vía interna.
Ora investigadores, terapeutas o simples apasionados por los aceites esenciales, muchos son los pioneros que han contribuido a popularizar la aromaterapia alopática y han favorecido su
reconocimiento desde el punto de vista científico, sin embargo, este enfoque alopático muy riguroso omite el aspecto global de la planta y su fuerza energética. Los aceites esenciales no solo tienen la capacidad de curar el cuerpo fisico sino que sus efectos llegan hasta el sistema hormonal e influyen en el estado psicoemocional y espiritual, los sentidos, los cuerpos sutiles y sus centros energéticos, es decir, los chacras.
Las civilizaciones anteriores consideraban los aceites esenciales como «alma y espíritu de las plantas», se percibían incluso como eminentemente valiosos en el pasado; tanto es así que en otros tiempos, solo tenían derecho a emplearlos los hechiceros, chamanes, sacerdotes médicos y nobles.
Algunas escuelas de aromaterapia, en particular las que proceden del mundo anglosajón, son menos rigurosas desde el punto de vista científico y sus investigaciones se basan sobre todo en las capacidades espirituales, energéticas y vibratorias de los aceites esenciales. Ante todo, consideran la aromaterapia como una terapia energética y emplean los aceites esenciales asociándolos al sentido del olfato y del tacto.
Según estas escuelas, el cuerpo físico, el mental y el espiritual están estrechamente relacionados y las enfermedades físicas suelen ser la causa de un desequilibrio emocional, una desmotivación o un estado de ánimo.
Mientras que en el último milenio los inventos, la investigación y las demostraciones científicas cartesianas han dominado sobre la Tierra, el interés por comprender los ámbitos energético, sutil y espiritual empiezan a tomar el relevo.
La aromaterapia holística requiere más sensibilidad y creatividad que el análisis puramente intelectual de las propiedades de los componentes químicos de las plantas medicinales. Un aromaterapeuta holístico es más intuitivo porque se acerca más al chamán o al sacerdote que quema incienso que al médico o aromaterapeuta fitoalopático.
A partir de leyendas, de la mitología y del uso de las plantas en las ceremonias religiosas de las civilizaciones de la Antigüedad, se crea la mentalidad del aromaterapeuta holístico, que se rige por los aspectos físicos de la planta, por su forma, su textura, la parte de la planta que se utiliza para extraer el aceite esencial, su olor, su zona de cultivo o incluso su color pero, ante todo, permanece atento a su fuero interno.
Se puede abordar la aromaterapia como un simple método fitoalopático basado en la bioquímica y el aromatograma o bien como un método de desarrollo holístico basado en el conocimiento de los chacras. Ambos enfoques nos llevan hacia la comprensión del sujeto y un punto de vista que le es propio, sin embargo, no son necesariamente antagonistas sino todo lo contrario, son complementarios porque se pueden combinar de maravilla.
De este modo, los aceites esenciales que contienen fenoles, como el de canela de China o el de clavo de olor, son muy bactericidas desde el punto de vista bioquímico y en dosis muy elevadas y además, son dermocáusticos y hepatotóxicos. Desde un punto de vista energético, se consideran «caloríferos» porque aportan energía vital, activan el «rojo» (el elemento fuego de la persona) así como el primer chacra, el chacra radical.
Los aceites esenciales son unas de las sustancias más valiosas que la naturaleza nos puede ofrecer, sería deseable que empezásemos a colaborar y tender puentes entre ambos enfoques aromaterapéuticos en favor de la salud y el bienestar general.

Índice

Prólogo 13
Introducción 17
Química de los aromas 21
Clasificación de aceites esenciales 22
Múltiples aromas, múltiples cualidades 22
El cromatograma como método de análisis y clasificación 24
Quimiotipos principales 26
Ácidos 26
Aldehídos 26
Cetonas monoterpénicas 27
Cetonas sesquiterpénicas y diterpénicas 28
Cumarinas 29
Ésteres 30
Éteres 31
Lactonas 31
Monoterpenos 32
Monoterpenoles 33
Óxidos 33
Fenoles 34
Sesquiterpenos y azulenos 35
Sesquiterpenoles 36
Aromas del más allá 39
Equilibrado de centros energéticos 40 ç
Recurrir al alma de las plantas 40
Armonizar los chacras con los cuerpos sutiles 41
Chacras 44
Chacra de la raíz 44
Chacra sacro 48
Chacra del plexo solar 52 Chacra del corazón 56
Chacra del timo 6o
Chacra del cuello 61
Chacra frontal 65
Chacra coronal 69
Chacra coronal superior 73
Ayúrveda, ciencia de la salud perfecta 76
Gunas 77
Doshas 77
Prakriti y Vikriti 8o
Rutinas ayurvédicas 83
Normas alimentarias ayurvédicas 84
Aromaterapia en el Ayurvédica 85
Sentido del olfato 88
Alma de las plantas 93
Abetos (familia de los) 94 Ácoro 98
Albahacas (familia de las) 102
Albahaca sagrada, tulasí 102
Albahaca exótica o tropical 105
Albahaca linalol 108
Albahaca cítrica 109
Alerce, lárice europeo 111
Angélica arcangélica 114
Biznaga, dauco, gingidio 117
Cananga, Ylang ylang 120
Canelas (familia de las) 123
Canela de China, casia 124
Canela de Ceilán [corteza] 126
Canela de Ceilán [hojas] 127
Cedros (familia de los) 129
Cedro del Atlas y del Himalaya [madera] 130
Cedro del Atlas [agujas] 133
Ciprés de los cementerios 135
Elemí 138
Enebros (familia de los) 140
Enebro rastrero 141
Enebro común 144
Eucaliptos (familia de los) 146
Eucalipto azul o aromático 146
Eucalipto staigeriana 148
Eucalipto radiado 151
Eucalipto smithii 153
Galanga 154 Gálbano 157 Geranio 16o
Helicriso, siempreviva olorosa 163
Hierbaluisa, María Luisa 166
Hinojo 169
Hisopos (familia de los) 172
Hisopo decumbens 173
Hisopo oficinal 175
Incienso 176
Jara del ládano 18o
Laurel 183
Lavandas (familia de las) 186
Lavanda fina 187
Espliego, alhucema 190
Lavanda híbrida 192
Cantueso 193
Limón 194
Limón [cáscara] 194
Limón [hojas] 197
Manuka 199
Manzanillas (familia de las) 202
Manzanilla alemana o dulce 202
Manzanilla estrellada 206
Manzanilla europea 208
Mentas (familia de las) 211
Menta piperita 212
Hierbabuena o mastranzo 214
Menta bergamota 215 Menta poleo 217
Menta japonesa 217 Milenrama 218
Mirtos (familia de los) 221
Mirto, arrayán, murta 222
Mirto rojo 225
Mirto alimonado 226
Naranjos (familia de las) 230
Naranjo dulce, naranjo de la China 230
Azahar, neroli 232
Naranjo amargo 235
Nardo índico, espicanardo 236
Niaulí 240
Pachulí, pachuli 243
Palmarrosa 246
Píceas (familia de las) 250
Pícea negra 250
Pícea blanca 253
Picea azul 255
Pimienta negra 257
Romeros (familia de los) 261
Romero verbenono 261
Romero alcanfor o borneona 264
Romero cineol 266
Romero piramidal 266
Rosa de Damasco o de Bulgaria 267
Salvias (familia de las) 272
Salvia romana o esclarea, amaro 273
Salvia o salvia real 275
Sándalo, azándar 277
Verbena exótica 28o
Vetiver 282
Zanahoria [semilla] 284
Glosario 288 Bibliografía 292
Presentación de la autora 295

 

El transporte de su paquete

Nos pondremos en contacto con usted para confirmar la disponibilidad del material de su pedido, forma de envío y de pago por teléfono o email. Hasta ese momento no podremos saber el coste exacto del envío y solicitar su aprobación.


PEDIDOS SUPERIORES A 100€ SIN GASTOS DE ENVÍO EN PENÍNSULA  

  • Sujeto a disponibilidad del producto o libro.
  • Para pedidos realizados antes de las 12:00 a.m. por teléfono o correo electrónico

FORMAS DE PAGO:

  • REEMBOLSO (SOLO ESPAÑA)
  • TRANSFERECNIA BANCARIA
  • PAYPAL

TARIFAS DE ENVÍO

ESPAÑA - PENÍNSULAPrepagoContra reembolso
Por Correo3,75€6,55€
Por Agencia de Transporte6,50€8,25€
ESPAÑA - BALEARESPrepagoContra reembolso
Por Correo5,55€7.55€
Por Agencia de Transporte10,00€12,00€
ESPAÑA - CANARIAS, CEUTA Y MELILLAPrepagoContra reembolso
Por Correo7,00€

8,55€

Por Agencia de TransporteNO DISPONIBLENO DISPONIBLE

GASTOS DE ENVÍO

  • El envío será realizado por correo previo pago por PayPal.

  • Se le notificarán el importe exacto y las condiciones del envío por correo electrónico.

POLÍTICA DE DESCUENTOS

Ofrecemos el máximo descuento legal en libros (5%) sobre el precio establecido por el editor en ventas realizadas por web según establece la Ley 10/2007, de 22 de junio, de la lectura, del libro y de las bibliotecas. En ningun caso está autorizado un descuento mayor excepto en los libros de bibliófilo, los libros artísticos, los libros antiguos o de ediciones agotadas, los libros usados, los libros de texto y el material didáctico complementario.

Los clientes que compraron este producto también han comprado...

carrito  

No hay productos


0,00 € Total

Estos precios se entienden sin IVA

carrito Confirmar

 

Pinterest de Librería Rerum Natura

Facebook de Rerum Natura