Buscador

Las raíces del éxito: Claves para conseguirlo Maximizar

Las raíces del éxito: Claves para conseguirlo

Rubén Sañudo Gastélum (aut)

15,53 € sin IVA

¡Precio rebajado!

-5%

16,35 €

Rubén Sañudo, adoptando un estilo claro y sencillo, nos da, una a una, las pistas para quienes deseemos profundamente lograr que nuestras vidas estén arrai­gadas en una dimensión holística del Éxito.

Más detalles

9788415465003

Esto implica una noción específica del concepto “po­der”, direccionar nuestras perspectivas hacia él y ha­llar nuestras Raíces del Éxito. Es decir, que no sólo esté incluida nuestra riqueza económica, sino que fundamentalmente aprendamos a encontrar delica­dos puntos de equilibrio inusuales desde los cuales, ante muy diversas circunstancias, el deseo de vivir mejor en todo sentido plasme sabiduría, libertad, ex­periencia y plena autenticidad en nuestros sentimien­tos, pensamientos y acciones. Si queremos obtener la habilidad y la astucia para no caer sistemáticamen­te en el fracaso, el displacer, la disconformidad, ni lo dudemos. El auténtico Éxito nos está esperando, aprovechemos nuestro valioso tiempo.

Rubén Sañudo es Consultor en Dirección de Em­presas, escritor y conferencista.
Ha sido Catedrático de Marketing y Finanzas de la UIA de México y Catedrático de Marketing, Rel. Indus. y Admón. y Control, ITESM de Sinaloa y La Laguna En 1976 emprendió su primera firma de consultoría y capacitación. Posteriormente fundó Entusiástika, SC. Prolífico e innovador en la for­mación de capacitación y liderazgo es autor de varios cursos de empresa y de desarrollo del per­sonal y de cuatro libros de negocios y superación personal.
En la actualidad ejerce como Catedrático del ICA­MI en Mercadeo, Finanzas y Factor Humano y desarrolla funciones de Consultor acreditado por “Sinaloa Crece”, dependiente de la Secretaría de Economía de México.

Páginas: 130 / Tapa blanda

Índice

Prólogo. Por Juan Comparán Arias     11
Introducción    13
Agradecimientos    17
Aviso a los lectores    19
Primera parte: Redescubriendo el éxito
1. Una vez más: ¿qué es el éxito? (Valentina: Una mujer
completa)     23
Segunda parte: ¿Qué tienen en común las personas exitosas?
2. Las raíces del éxito.    29
3. Afán de logro (Dos ejecutivos demasiado afanados)    33
4. Talento (Eduardo: el artista nato)    35
5. Temperamento (El sueño posible de Michael Oher)    38
6. Fe (Un niño, ejemplo de fe)    42
7. Flexibilidad (El comerciante de ropa)    44
8. Capacidad de arriesgar (Cristóbal Colón, el aventurero) 47
9. Romper paradigmas (Graham Bell: contravino
paradigmas y logró oír a larga distancia)    50
10.Aprendizaje (Henry Ford, el genio autodidacta)    53
11.Visión (Alexander Fleming, el científico)    56
12.Inteligencia emocional (Gerald Grinstein, líder
con carisma)    59
13.Liderazgo (Ronald W. Allen, líder despótico)    61
14.Modelaje (Lorenzo Servitje, modelo de empresario)    65
15.Apoyo financiero (El Coronel Sanders
y su exitoso pollo “Kentucky Fried”)    68
16.Perseverancia (John Crowley, ejemplo de
padre amoroso y perseverante)    72
17.Obsesión (Sam Walton y su obsesión por el cliente,
el empleado y el ahorro)    79
18.Manejo del estrés (Consejos para vencer al estrés laboral) 82 19.Buen humor (Hunter “Patch” Adams: un humorístico
exitoso)    85
Tercera parte: El éxito visto de manera integral
20.Los niveles del éxito (Coco Chanel: el “look” de éxito)    91
21.Salud, dinero y amor (Wayne W. Dyer: ejemplo de
vida integral)    96
22.La libertad (Steve Jobs y su exitosa manzana)    101
Cuarta parte: La plenitud
23.Consejos para una vida plena    109
24.Felicidad, espiritualidad y paz interior    111
25.Conclusión    113

Prólogo

A partir de este momento nos encontramos ante un desafío que nos atrapa, una puesta a punto de nuestra lucidez e inteligencia. Una visión de la naturaleza humana que pone su foco en lo que no es evidente, en el “detrás de escena”, en los cimientos y el preparatorio sobre los que se asienta una vida exitosa.
Nacimiento y Muerte: los dos enigmas primordiales ante los que el hombre se enfrenta. Y entre ambos Éxito y Fracaso: dos conceptos ambiguos, implacables, que nos preocupan y ocupan nuestras vidas.
El éxito sin una correlación ética y moral, un código interno y externo que lo avalen y dirijan hacia la concreción de objetivos culturalmente posicionados como una mejora en la calidad de nuestras vidas, puede llevarnos a grandes confusiones.
Contrariamente a lo que se da por sentado, la mente se maneja con herramientas muy dispares en cada persona para comprender lo exitoso y lo placentero como una dupla creativa. Sólo deslizándonos lateralmente, por caminos no frecuentados, lograremos adquirir el ingenio para separar lo genuino de la falacia.
Por y para eso Sañudo Gastélum, adoptando un estilo claro y sencillo, en las páginas siguientes nos da, una a una, las pistas para quienes deseemos profundamente lograr que nuestras vidas estén arraigadas en una dimensión holística del Éxito.
Esto implica una noción de “poder” re direccionar nuestras perspectivas y hallar nuestras Raíces del Éxito.
Es decir, que no sólo esté incluida nuestra riqueza económica, sino que fundamentalmente aprendamos a encontrar delicados puntos de equilibrio inusuales desde los cuales, ante muy diversas circunstancias, el deseo de vivir mejor en todo sentido plasme sabiduría, libertad, experiencia y plena autenticidad en nuestros sentimientos, pensamientos y acciones.
Si queremos obtener la habilidad y la astucia para no caer sistemáticamente en el fracaso, el displacer, la disconformidad, ni lo dudemos. El auténtico Éxito nos está esperando, aprovechemos nuestro valioso tiempo.
Juan Comparán Arias
Escritor, Presidente de Umbral y Quidea Editorial.

Introducción

Empecé a impartir clases cuando era muy jovencito: un adolescente. A los 15 años de edad, un profesor me invitó a dictarle una, a un grupo de obreros que tomaban clases en la escuela nocturna del instituto al que yo asistía a la secundaria. Yo no quería hacerlo pues era muy tímido, extremadamente tímido. Sin embargo acepté. Se trataba de una lección de Historia de México... un tema muy árido. Fue un verdadero sufrimiento la primera sesión. Ellos eran de mucho más edad: de 10 a 15 años mayores que yo.
Así fue como empecé a conferenciar y a escribir. Pues para hacerlo se tienen que escribir notas que se entiendan, para el profesor y por el alumnado.
Desde pequeño traía la inquietud de ser escritor, aunque no sabía cómo ni de qué. Era un sueño vago e impreciso, por eso lo dejaba en el olvido. De repente, entre un sueño y otro, apareció la imagen de Manuel, en España, estudiando periodismo o literatura.
Con la alegría y la ilusión de haber descubierto algo similar a la bombilla eléctrica esperé a que llegara papá para contarle del grandioso hallazgo: ¡ya sé lo que quiero ser!
¡Oh!, decepción... A papá no le gustó la idea. Pero, astutamente, no me lo dijo de modo agresivo: me convenció de hacer un viaje a la capital para que un experto doctor en psicología, mediante una serie de exámenes, como si fuera una especie de Diógenes moderno, me dijera qué debía ser en la vida (léase estudiar).
El veredicto fue: “debe estudiar administración de empresas”. Y eso hice; empecé la carrera en 1967.
Aunque, como me dijo una sicóloga, amiga mía, “si de verdad hubieses querido, te hubieras ido ¡nadando a España!”... Quizás tenía que vivir experiencias (“Misteriosos caminos tiene el Señor”) para que mi espíritu estuviese en paz y poder escribir.
Con el tiempo, me di cuenta de que al escribir y explicar las cosas el más beneficiado era yo: entendía mejor los conceptos. Fui desarrollando cierta facilidad de palabra, escrita y hablada. Y el gusto por hacerlo. Era un acicate para vencer la timidez, y ganar dinero.
En la juventud, en los veranos que yo regresaba de la universidad a mi ciudad, continué dando clases a los que reprobaban materias, y así regularizarlos.
Ocasionalmente, en la carrera y en la maestría, impartí algunos cursos aislados de marketing, administración y manejo del personal.
Al iniciar mi vida profesional (1973), en Guadalajara, a la par del trabajo daba clases en un instituto de capacitación para adultos profesionales que trabajaban de día. También di clases en universidades.
En 1976, ya casado con Veneranda, y con mi hija Natalia que había nacido pocos meses antes, retornamos a nuestra tierra natal, pues papá murió y hubo que regresar a hacerle frente a la herencia intestada que dejó; amén de hacerme cargo de (su) la familia.
Al llegar, empecé mi propia empresa de consultoría que ofrecía estudios de mercado, de organización, finanzas y capacitación al personal. El tema de escribir, redactar informes y capacitar, seguía presente en mi quehacer...
En esa época impartí muchas conferencias a solicitud de clientes sobre temas de administración. Y redactaba extensos informes de los estudios que me pedían.
Luego incursioné en mis propios negocios; y en una devaluación de la moneda, endeudado en dólares, perdí todo. Tuve que volver a ser empleado y cambiar de ciudad. Con Veneranda, mi esposa, siempre a mi lado. Fue un golpe muy duro para mi ego, pero había que trabajar de empleado para comer.
Sin embargo, no dejé de escribir ni de capacitar. Aunque la escritura era de informes de la empresa y la capacitación era para mis colaboradores.
No me gustaba el trabajo que tenía. Tuve que fortalecer mi alma con cursos que tomé de desarrollo humano y leí muchos libros sobre el tema, pues sabía que el problema estaba en mí. Eso fue por el año de 1996, después de la gran crisis financiera del 95, que fue una debacle bancaria... Volví a perder de nuevo.
Ya con cierta mejoría interna, retorné a dar clases en las universidades para refrescar mi espíritu. Hasta que vino el “gran quiebre”: renunciar a la empresa, al “grandioso” puesto que tenía y aventurarme – de nuevo – a emprender por mi cuenta. Eso sucedió en el 2001: a mis 52 años de edad; muchos me tildaron de loco, pues: “¿Cómo?, ¿renunciar a la seguridad de ese puesto y a esa edad?”...
El nuevo negocio no funcionó y empecé otro. Luego uno más, en el 2002, que no iba tan mal, pero me invitaron a ser socio de una empresa consultora: algo que me había gustado antes. Eso nos llevó a Veneranda y a mí a Guatemala, pues allá se tenían clientes.
En Guatemala –quizás imbuido de la buena energía de los volcanes y de la mística de la cultura maya- de nuevo se despertó en mí la “comezón” por escribir. El tema: los negocios, pues los consultores de eso hablamos y escribimos. Hice una decena de artículos en mi estancia en “La Antigua”, y se los ofrecí a “La Prensa Libre”, un matutino de Guatemala, (sin paga). Y, ¡oh sorpresa!, me los aceptaron. Publicaron unos diez de ellos, y luego comencé a escribir para “El diario de hoy” un periódico de San Salvador y otros tantos.
Veneranda y yo regresamos a México en el 2003, y proseguí con la consultoría, las conferencias y escribiendo artículos de negocios. Me publicaron decenas de ellos en diversos periódicos, revistas y sitios web de México y Latinoamérica.
De estos temas fui migrando hacia una mezcla de negocios y autoayuda, pues los negocios no son impersonales. Es más, las personas, empapadas por sus emociones, son las que hacen que
un negocio sea bueno o malo. Y en consecuencia, la persona sufre. Sea porque le va mal o porque le va bien, pero quiere más.
Un buen día se me ocurrió que utilizando parte de lo escrito, podía armar un libro. Y lo hice en el 2005. Me tomó dos años conseguir quien lo publicara. Así nació en enero del 2007, “Sueños y riquezas”.
Después –como una especie de catarsis–, escribí “¡Libérate de la manipulación!”, que salió a la luz en el 2009.
Posteriormente escribí “Las crisis están en la mente (Y la solución también)”, retomando el tema de negocios y autoayuda, que se publicó en abril del 2010.
Y, ahora este texto, “Las Raíces del Éxito (Y cómo lograrlo)” es el desenlace de mi tetralogía de temas de negocios y autoayuda.
Deseo fervientemente, que sea de agrado y utilidad para los lectores.
Manuel Sañudo Gastélum

 

Aviso a los Lectores

El mercado editorial está lleno de libros que se refieren al éxito y cómo lograrlo, o que describen las biografías de los famosos. Pero pocos abordan el tema de qué tienen los exitosos en su ser, en su carácter, en su yo: lo que poseen, como rasgos genéticos y de personalidad, que les ayuda a conseguir lo que llamamos “éxito”.
Sin embargo, el significado del vocablo “éxito” –y lo que la mayoría piensa de él– ha sido desvirtuado y sobrevalorado de tal modo, que se considera que el éxito les pertenece sólo a aquellos que logran ganar mucho dinero. Mientras más ganen, más “exitosos” serán, ante sí mismos y ante los ojos de los demás.
No estoy en contra del dinero, sino todo lo contrario. Sin él la mente se pierde en buscarlo y nos desvía del éxito verdadero. El dinero es un medio de intercambio útil y necesario para adquirir bienes materiales, crear, distribuir riqueza, vivir dignamente y poder ayudar a otros. Estoy en contra de la premisa de que el dinero sea el único o el más importante indicador de éxito y que se quite mérito (hasta se pierdan) a todas las facetas de lo que, según mi opinión, es el éxito verdadero: la salud, el amor, la riqueza, la expresión perfecta de uno mismo, y los valores humanos en general.
La historia está llena de casos de hombres y mujeres exitosos en los negocios. Aún más, los negocios y el dinero son tema de numerosas publicaciones de toda índole. Tal es el caso de la revis-
ta “Forbes” que todos los años hace un listado de las personas más adineradas del planeta. Como si la vida fuera un concurso financiero.
Así, muchos caen en la trampa de leerla y lo que es peor, de compararse con esas personas que poseen la mayor parte del dinero de la humanidad. Gracias a esa comparación terminan en un estado de decepción y sufrimiento, al creer que jamás llegarán a estar en la lista de los más acaudalados del mundo.
Que no te preocupe estar o no en ese listado de ultra millonarios. Ocúpate de conseguir tu propio éxito, dinero, salud y paz interior. Las comparaciones deben ser contra tu progreso personal. Aunque -claro está- es útil tomar como modelos a los exitosos (así lo propongo en el capítulo de “Modelaje”), al momento de iniciar algún emprendimiento. Te ayudará saber qué es lo que hicieron bien para triunfar y adecuarlo a tus circunstancias. De ellos encontrarás varios ejemplos en el libro.
Si esperas hallar recetas infalibles para ganar dinero –como si fuese la lotería instantánea– te llevarás una decepción, pues este libro no tiene esas fórmulas, ya que el éxito no llega así, “mágicamente”.
Este libro contiene un análisis de los ingredientes o características de la naturaleza de las personas que son exitosas en términos de logros económicos, empresariales, profesionales, científicos, humanitarios, deportivos o artísticos... por mencionar algunos de los campos del éxito personal.
Este análisis surgió de mi propia observación de la gente famosa y de la común y corriente; además de lo que investigué sobre historias reales de individuos exitosos. Algunos conocidos por todo el mundo y otros no, o no tanto. Y no por ello dejan de ser exitosos... tal y como podrás serlo tú también.
Conocer las raíces del éxito, te ayudará a examinarte a ti mismo, acrecentar las que posees y desarrollar las que no; siempre y cuando sean adquiribles, pues algunas necesariamente sólo están presentes desde el nacimiento. Al ser consciente de las que no tienes, podrás buscar aliados o socios que te complementen en esas partes en las que no eres fuerte.
Lograr el éxito, sea cual fuere tu meta personal, no es tan difícil como uno piensa; en primer lugar es necesario entender que la riqueza no consiste sólo en la posesión de bienes materiales, sino que esta debe inundar todos los aspectos de nuestra vida; por otro lado, debemos interiorizar lo siguiente: no se trata de una fórmula, se trata de una mentalidad. De un concepto integral, que incluya el equilibrio en todos los órdenes de la existencia. Como lo señalé antes: salud, dinero, amor, libertad, espiritualidad, misión personal y servir a los demás.
En resumen: el verdadero éxito está en ser feliz, rico, saludable y libre. En servir al prójimo y cumplir con la expresión perfecta de sí mismo.
Deseo que mis palabras toquen los corazones de quienes sufren a causa del dinero:
–Porque no tienen el suficiente y ambicionan tenerlo.
– Porque tienen, pero quieren más.
– Porque tienen mucho y temen perderlo.
Espero que con mis palabras y tu esfuerzo puedas lograr el
éxito, las riquezas y la felicidad.
Recuerda que lo importante es ganar dinero, no sufrimientos.
Con sinceridad y afecto: Manuel Sañudo Gastélum

“El dinero es buen sirviente, pero mal amo”
Henry Bohn

El transporte de su paquete

Nos pondremos en contacto con usted para confirmar la disponibilidad del material de su pedido, forma de envío y de pago por teléfono o email. Hasta ese momento no podremos saber el coste exacto del envío y solicitar su aprobación.


PEDIDOS SUPERIORES A 100€ SIN GASTOS DE ENVÍO EN PENÍNSULA  

  • Sujeto a disponibilidad del producto o libro.
  • Para pedidos realizados antes de las 12:00 a.m. por teléfono o correo electrónico

FORMAS DE PAGO:

  • REEMBOLSO (SOLO ESPAÑA)
  • TRANSFERECNIA BANCARIA
  • PAYPAL

TARIFAS DE ENVÍO

ESPAÑA - PENÍNSULAPrepagoContra reembolso
Por Correo3,75€6,55€
Por Agencia de Transporte6,50€8,25€
ESPAÑA - BALEARESPrepagoContra reembolso
Por Correo5,55€7.55€
Por Agencia de Transporte10,00€12,00€
ESPAÑA - CANARIAS, CEUTA Y MELILLAPrepagoContra reembolso
Por Correo7,00€

8,55€

Por Agencia de TransporteNO DISPONIBLENO DISPONIBLE

GASTOS DE ENVÍO

  • El envío será realizado por correo previo pago por PayPal.

  • Se le notificarán el importe exacto y las condiciones del envío por correo electrónico.

POLÍTICA DE DESCUENTOS

Ofrecemos el máximo descuento legal en libros (5%) sobre el precio establecido por el editor en ventas realizadas por web según establece la Ley 10/2007, de 22 de junio, de la lectura, del libro y de las bibliotecas. En ningun caso está autorizado un descuento mayor excepto en los libros de bibliófilo, los libros artísticos, los libros antiguos o de ediciones agotadas, los libros usados, los libros de texto y el material didáctico complementario.

No hay productos relacionados o libros del mismo autor

carrito  

No hay productos


0,00 € Total

Estos precios se entienden sin IVA

carrito Confirmar

 

Pinterest de Librería Rerum Natura

Facebook de Rerum Natura