Buscador

La Curacion Por El Tacto Metodo Healing Touch Maximizar

La Curacion Por El Tacto Metodo Healing Touch

Dorothea Hover Kramen (aut)

16,44 € sin IVA

¡Precio rebajado!

-5%

17,31 €

LAS BASES DE LA MEDICINA ENERGÉTICA
an> Prólogo de Cindy Date La Curación por el Tacto constituye una de las técnicas de energía curativa más extendidas por el mundo. Tan sólo en los Estados Unidos y Canadá existen más de un centenar de hospitales que utilizan la medicina en...

Más detalles

9788441431706

LAS BASES DE LA MEDICINA ENERGÉTICA

Prólogo de Cindy Date

La Curación por el Tacto constituye una de las técnicas de energía curativa más extendidas por el mundo. Tan sólo en los Estados Unidos y Canadá existen más de un centenar de hospitales que utilizan la medicina energética como parte de sus tratamientos, y el número de personas que han aprendido ya a utilizar la curación por el tacto se cuentan por miles. Esta guía práctica es el primer libro en proporcionar formación sobre algunas de los prácticas fáciles y básicas de un modo introductorio. El método presentado por la fundadora, la doctora Dorothea Hover-Kramer, instruye a los lectores, a través de dieciocho ejercicios fundamentales, sobre como emplear esta medicina energética que se encuentra validada de forma científica.

La doctora Hover-Kramer, tras iniciar la teoría y la posterior investigación de la técnica, muestra una serie de casos y de ejercicios que se dirigen a puntos clave como las urgencias, las relaciones familiares, el cuidado de uno mismo, los periodos de cambio y, quizá lo más importante, el alivio de la ansiedad y de las molestias físicas. En estas páginas usted podrá conocer los pasos preliminares y, sin embargo, capitales, que restauran el equilibrio vibratorio humano y que sirven para aliviar los dolores agudos, para librarse de los traumas y para muchos otros temas importantes vinculados a la salud física, mental y emocional.
Dorothea Hover-Kramer, Doctora en Ciencias de la Educación y enfermera, es la fundadora de Healing Touch, cofundadora de la InternationaL Association Energy Psychology for Comprehensive, y ha sido una activa profesional de las terapias energéticas durante más de treinta años.
Su experiencia profesional, tanto en el campo de la enfermería como en el de la psicoterapia, ha hecho de ella una pionera a la hora de desarrollar tratamientos energéticos para curar la mente, el cuerpo y el espíritu.
Dorothea es autora de otros ocho libros sobre terapias energéticas, entre los que se encuentran Second Chance at Your Dream y Healing Touch Guidebook. Es también una consumada pianista y una artista plástica. Vive con su familia en el estado de Washington.

!Este es un Libro magnífico! Usted dispone de unas manos que pueden convertirse en poderosos instrumentos de curación. Mientras que nuestros antepasados sabían esto a la perfección, nos-otros lo hemos olvidado. La Curación por el Tacto constituye una guía maravillosa para recuperar su capacidad natural de curación. Este Libro Le mostrará La manera de utilizar las manos para reforzar Las energías que representan La base de la salud.
Donna Eden, coautora de Energy Medicine y Energy Medicine for Women
La Curación por el Tacto representa una pieza clave en la educación sanitaria que siempre hemos necesitado. Incluye una serie de prácticas que necesitamos hoy día más que nunca. La doctora Hover-Kramer es la experta perfecta para enseñarnos estas técnicas.
Doctor David Gruder, psicólogo integrador y autor de The New IQ
En este Libro La autora abre La puerta a todas aquellas personas que quieran aprender a utilizar Las manos y el corazón para conseguir su propia curación y la de otras personas. La Curación por el Tacto es una obra fácil de comprender que proporciona al Lector un rico acervo de ejercicios fundamentales de La curación por el tacto.
Cynthia Hutchison, directora del Healing Touch Program

PRÓLOGO

HACE doscientos años nuestros tatarabuelos se habrían quedado estupefactos al oír hablar de los avances hechos por la medicina de Occidente; incluso es posible que no llegaran a creérselos. ¿Que un simple pinchazo logre impedir la aparición de la polio, las paperas o la fíebre amarilla? ¿Que tan solo una píldora, llamada «antibiótico», pueda curar enfermedades mortales o impedir que se produzca la gangrena? ¿Que ciertos procedimientos quirúrgicos puedan unir nuevamente miembros seccionados? ¿Que algo llamado «células madre» logre recrear partes del organismo, e incluso órganos enteros?
Mucho antes, al otro lado del océano, en Oriente, los expertos ya practicaban una forma de medicina que incluía el uso de agujas para movilizar energías invisibles en el interior y el exterior del cuerpo humano. Nuestros antepasados occidentales habrían considerado estos usos médicos pura habladuría, en el caso de que no llegaran a considerarla brujería. Se preguntarían sin duda cómo la «acupuntura» podría tener efectos terapéuticos cuando una aguja se utiliza solamente para coser, no para curar.
Hace doscientos años la mente occidental no podía entender formas distintas de medicina apartadas de su propia cultura, que han sido comprobadas eficazmente en el tratamiento del dolor, de las adicciones, la depresión y otras dolencias. En nuestros días llamamos a esta medicina holística, alternativa o complementaria.
La historia ha demostrado que raramente se pueden predecir los grandes progresos y que, a menudo, estos no son publicitados. Sin embargo, el libro de Dorothea Hover-Kramer, La Curación por el Tacto, necesita ser bien conocido. El conocimiento de esta obra y la aplicación de sus consejos no puede dejarse para un
mañana lejano. Therapeutic Healing Touch es una marca registrada de tratamiento terapéutico en la que se combinan las filosofías y las técnicas tanto de Oriente como de Occidente. Y lo que todavía resulta más importante es que la Curación por el Tacto nos introduce en una nueva era que conjuga por igual la fuerza amorosa del instructor y del paciente. La mejor noticia es que el libro de Dorothea está pensado para todo el mundo, para esas personas que viven vidas reales y cotidianas y que tienen preocupaciones auténticas y reales. Ahora nos es posible aprender la forma de utilizar y benefíciarnos de esta medicina curativa sin necesidad de que tengamos, o no, conocimientos o experiencia de ámbitos médicos.
Como ejercicio curativo, la Curación por el Tacto es un método inmejorable. Como ya lo ha explicado la misma Dorothea, este método se inserta en la categoría de la medicina energética, o de la manipulación de la energía para establecer una óptima integridad, tanto física como emocional, mental y espiritual. Su filosofía básica es de carácter holístico, una tradición oriental que cuenta con cinco mil años de antigüedad, y que trata a la persona en su totalidad y no solamente los síntomas que pueda manifestar. Debido a esto, la Curación por el Tacto nos invita a realizar una transformación de cuerpo, mente y alma, los tres elementos del yo que se interconectan para crear el auténtico bienestar de la persona. Como reminiscencia de la antigua sabiduría, este método carece de edad, es siempre joven. Nos entrega una antorcha de esperanza, de esa luz que todos necesitamos cuando el umbral de nuestra vida se ve oscurecido por la enfermedad, la pérdida o los traumas.
La Curación por el Tacto no es tan solo otra más de las técnicas «alternativas» de Oriente. Se ha desarrollado plenamente, y de forma rápida se ha visto integrada en los métodos de todas las comunidades médicas alopáticas del mundo. Como mínimo, en 2007 un centenar de hospitales de Estados Unidos han ofrecido los ser-vicios de esta técnica por medio de ochenta y seis mil instructores profesionales que siguen rigurosamente las pautas de este método. Esta cifra de instructores está creciendo a pasos agigantados todos los años, y son numerosos los hospitales que están incorporando la Curación por el Tacto como un complemento a sus cuidados terapéuticos. No es nada infrecuente encontrarse con monitores de este método que tranquilizan a pacientes hospitalarios que han sido, o van a ser, tratados quirúrgicamente; o bien, que tienen alteraciones del sueño. Además, son centenares de miles las personas que han
recibido el tratamiento de la Curación por el Tacto en clínicas ambulatorias y consultas médicas.
El tratamiento incluye el equilibrio de los desajustes energéticos y la modificación energética en el biocampo (es decir, en las capas de energía que rodean nuestro cuerpo), estableciendo un estado de relajación mediante distintos medios, y utilizando un determinado número de prácticas que tienden a modifícar las causas que sub-yacen en todo proceso doloroso. La idea en que se basa toda la técnica es que en la medida que usted modifíque la energía que causa el problema, tiene la posibilidad de transformar y eliminar dicho problema de su vida; o, cuando menos, dar principio a un cambio que posibilitará el equilibrio y la esperanza.
Los practicantes pueden recibir energía a través de un proceso emotivo sincero, y asimismo enviarla a un receptor con sus manos, pues se trata de una energía que circula por todo el cuerpo. También pueden enviar esta energía curativa a personas que están ausentes. Como muy bien explica Dorothea, la Curación por el Tacto funciona regulando el aporte ilimitado de energía del universo a través de enfoques de concentración. El proceso requiere conocimiento y práctica, pero no son necesarios otros elementos como puedan ser estetoscopios, agujas o píldoras. Esto quiere decir que la Curación por el Tacto puede llevarse a cabo en cualquier parte y por cualquier persona que quiera realizarla con amor; una vez que la persona en cuestión haya sido conducida a través de los pasos adecuados.
Esta forma tan sencilla de trabajar es una de las razones por las cuales la Curación por el Tacto se ha hecho tan popular, si bien su principal atractivo reside en su eficacia. Se han realizado casi cien estudios sobre este sistema curativo y son muchas las organizaciones sanitarias que participan en su descubrimiento. La Curación por el Tacto ha ganado ciertamente su reputación como una de las medicinas energéticas manuales más fiables y extendidas del mundo. Su capacidad para aliviar la ansiedad, el dolor, el sufrimiento, la desazón emocional, el estrés y la enfermedad en general se halla perfectamente documentada. Este tratamiento energético ha benefíciado a tantas personas que el Healing Touch Program (Programa de Curación por el Tacto) ha auto-rizado muy gustosamente a Dorothea para que escriba un libro en el que nos muestre, a nosotros, «personas corrientes», la forma de aplicar estas técnicas en la vida diaria.
Durante décadas la Curación por el Tacto tan solo se enseñó a aquellas personas que estaban dispuestas a realizar un entrena-miento intensivo impartido por el Healing Touch Program (HTP). Más
de cien mil personas (tanto sanitarios como personas sin formación médica) han sido entrenadas mediante HTP, el único programa de este tipo acreditado a nivel nacional. Pero el número de individuos que han practicado este método se podría multiplicar, lo cual dará una idea de por qué se ha extendido tan rápidamente; y también habla de las motivaciones que usted pueda tener para poner lo antes posible en práctica un método tan sencillo y, sin embargo, tan sorprendente y poderoso.
Dorothea es la única persona capaz de revelarnos sus «secretos profesionales» de modo que podamos acceder con seguridad a es-tos métodos de curación. En su perfíl profesional hay numerosos títulos profesionales tanto en puericultura como en psicología, entre los que hay que contar un doctorado en Psicología Educativa, un máster en Puericultura, y un diploma en Psicología Energética. Además de constituir uno de los miembros más veteranos del Healing Touch Program, Dorothea es también una de las pioneras de la medicina y de la psicología energéticas. Por todo ello representa una guía extraordinaria a la hora de introducirnos en ese mundo en el que se producen cada día milagros, tanto pequeños como grandes.
Sin embargo, es precisamente su espíritu lo que garantiza la belleza y la accesibilidad de este libro. Dorothea sabe cuidar. Ya de niña pudo percibir la luz que existe en el interior de todo ser humano. Y gracias a su sensibilidad, Dorothea puede mostrarnos nuestra auténtica luz sin que importe lo que nos pueda estar sucediendo en la vida , y también la forma de utilizar las intuiciones que a través de ella obtengamos para mejorarnos nosotros mismos y poder mejorar a los demás. Y ya en un nivel más colectivo nos será posible empezar también a cerrar la brecha que existe entre el mundo de Oriente, que sabe entender lo sutil y lo espiritual, y el de Occidente, que abarca cuerpo y mente. Como individuos podremos superar el abismo que separa ciertas partes de nuestra personalidad, creando unidad allí donde antes hubo división.
Yo tuve oportunidad de emplear los elementos que se mencionan en el libro de Dorothea en un momento que era crucial en mi vida. Con una lectura previa de su libro me fue posible ayudar a mi madre enferma para que pudiese trasladarse en cuatro ocasiones. En cuanto a mí, traté de inspirarme en lo que ella decía en su libro sobre el agotamiento que puede acusar el que cuida porque sentía que también yo estaba a punto de tener que ingresar en un sanatorio. Los métodos prácticos de los que habla Dorothea para cuidar el ser interior y el bienestar físico fueron cruciales para mi supervivencia.
¿Está muriéndose un ser querido? Pues Dorothea nos da las instrucciones necesarias para que hagamos más fácil el tránsito; o, incluso, para que podamos conjurar la muerte posponiéndola para otra ocasión. ¿Se siente usted, u otra persona querida, enfermo, fatigado, traumatizado o con dolores? Las técnicas incluidas en este libro son sencillas, seguras y están bien pensadas.
Yo he venido empleando durante años los ejercicios de la Curación por el Tacto en mi vida cotidiana. Siendo, como soy, una profesional de las técnicas energéticas utilizo todos los días esta clase de instrumentos en mi práctica diaria. Y como autora que soy, investigo y escribo a menudo sobre la historia de la curación, compartiendo con Dorothea el convencimiento de la eficacia de la medicina energética. Sin embargo, como simple persona, sé que lo que realmente cuenta es la forma cómo se integren estas verdades en mi vida «real»: en cómo he de habérmelas con una casa en desorden, con unos hijos que necesitan ayuda, con problemas domésticos, con la gripe, o con el invierno de mi región que parece durar once meses.
Enfrentémonos a los hechos: la vida es un reto, y hemos de saber utilizar toda la ayuda «sobrenatural» que podamos conseguir. Al ser una madre sin pareja que ha de cuidar de dos hijos y de cinco mascotas ninguno de los cuales muestra signos de tener en cuenta mi profunda sabiduría—, dependo de los ejercicios de la Curación por el Tacto para llenar el vacío existente entre las necesidades de la vida y mis propias capacidades.
¿Cuántas veces no he tenido que curar la frente herida de un niño con el dulce beso de la curación energética, cuando el antiséptico empleado no servía para cortar la hemorragia? ¿Cómo me las he podido arreglar para que mi hijo pequeño pudiera hacer sus deberes alejándolo de la maléfíca influencia de mi perro, si no fuera gracias al poder de la Curación por el Tacto? Mi hijo mayor todavía se resiste a admitir que hubo algo verdaderamente «guay» cuando logré reducir en cosa de cinco minutos la hinchazón de su tobillo, cosa que él achaca a «ese rollo extraño que utiliza mamá». Y mi pareja no se da cuenta de que tendríamos dos veces más «discusiones» de las que realmente tenemos si no fuera porque he aprendido a serenar mi ser interior con las técnicas de relajación de la Curación por el Tacto.
Para ser sincera, he de decir que lo único en que no me ha ayudado la Curación por el Tacto es en la cocina. Mi hijo menor sigue pensando todavía que las galletas caseras son una masa que sale de un tubo largo y que solo hay que cortarla en porciones y ponerlas al horno.
¿Hubieran podido sobrevivir mis hijos a mis cuidados si no fuera por los ejercicios de la Curación por el Tacto?
Evidentemente, la lectura del libro de Dorothea es un deber para todo aquel que desee vivir una auténtica vida. Estamos aquí en este mundo para constituir una luz, incluso cuando caminamos, hablamos, trabajamos, amamos, discutimos, dormimos o simple-mente somos. Estamos aquí para alumbrar el mundo, ya sea desde una tienda de comestibles, desde la consulta de un médico o desde un centro de atención primaria. Estamos en este mundo para dar y recibir amor. Y esa es la enseñanza básica que nos proporciona la Curación por el Tacto.
Como dijo Hipócrates, aquel famoso médico griego, hace muchos siglos: «La curación es cosa de tiempo, pero algunas veces también es cosa de oportunidad». A través de las páginas de la Curación por el Tacto Dorothea nos presenta técnicas de la vida real que le ayudarán a usted a habérselas con todas las «oportunidades» de la vida, desde un corazón «roto» hasta unos hijos que lloran o unas heridas fisicas que es necesario curar. En su esencia, la Curación por el Tacto constituye una auténtica oportunidad para avanzar, para aprender, para crecer, para transformarse y, en defínitiva, para abrirse más a la verdad de saber quienes realmente somos. Básicamente este libro trata de las grandes verdades que hemos de insertar en nosotros día a día. Quizá también usted aprenda a brillar más intensamente gracias a él.


CYNDI DALE
Bloomington, Minnesota Junio 2011

INTRODUCCIÓN

«Existe una serena luz que brilla en todos los corazones...
es la que ilumina nuestra mente para contemplar la belleza,
nuestro deseo para buscar la posibilidad, y nuestro corazón
para amar la vida.»
JOHN O´DONOHUE, «TO BLESSTHE PLACE BETWEEN US»


TODA vida esta imbuida de energía, la inmaterial fuerza vital
que desaparece de forma dramática cuando la vida se extingue. La ciencia nos demuestra que los humanos somos seres energéticos poseedores de un campo vibratorio que proporciona información, tanto dentro del cuerpo físico como de la mente creativa. El que nos permitamos sentir esa «serena luz» interior constituye un potencial humano natural. Podemos ampliar esta luz interior para expresar nuestro afecto por los demás y para aliviar el sufrimiento, como vamos a ver en este libro.
La historia de mi vida ha estado siempre íntimamente entre-lazada con la percepción de la esencia vital de otras personas y seres vivientes. Pensándolo bien, creo que esta sensibilidad constituyó mi mejor respuesta a la hora de manejar las inmensas e incomprensibles fuerzas que me rodean. Nadie podría hacerse una idea del horror de las vidas y de las muertes en medio de las cuales crecí en Berlín, durante la guerra mundial en aquellos días en los que hubo incesantes bombardeos y se produjo la muerte de mi madre.
Tuve entonces que confíar en mi saber interior, que estaba indudablemente potenciado por mi fantasiosa imaginación de cinco años. Ya de niña me di cuenta de que algunas personas parecían tener un brillo especial, una vitalidad, una cualidad «luminosa» que las rodeaba. Basándome en esta cualidad logré escoger a la persona que había de cuidarme entre los muchos refugiados que pasaban por nuestra casa. También advertí que muchas de aquellas personas refugiadas tenían un halo luminoso muy reducido. Me acuerdo en especial de una mujer que transportaron hasta nuestra puerta y que carecía de fuerza vital. Mientras otros refugiados trataban de ayudarla y yo corría a buscarle un vaso de agua, la mujer falleció en el descansillo.
Cuando los hermosos árboles que adornaban mi calle tuvieron que ser talados para hacer leña durante el crudo invierno de la pos-guerra, un vecino me trajo unos pajarillos para que los cuidara. De forma intuitiva puse las manos sobre aquellos pajarillos que no cesaban de moverse y aletear de modo frenético. Para mi sorpresa aquello pareció calmarlos. Entonces me inventé formas para poder alimentarlos mediante cuentagotas médicos que aplicaba a sus picos; observando al mismo tiempo sus «luces» podía vaticinar los que iban a vivir y los que, por el contrario, morirían. Estos últimos se convirtieron en parte de las pequeñas ceremonias funerarias que mi hermana mayor y yo ideábamos. En cuanto a los pajarillos supervivientes, en pocos días dejamos que volaran a su voluntad.
Dado que la hambruna que se produjo tras la guerra no cesaba, fueron muchos los pajarillos que me trajeron. Volví a utilizar las manos, como había hecho la primera vez, acompañando mis manejos con plegarias de buenos deseos de poder ayudarlos, fuera cual fuera el final que los esperara.
Años más tarde, durante mis largas travesías marítimas, me encontré con numerosas y aterradas aves marinas a las que volví a tratar con mi método de «manos y corazón», que había descubierto en aquellos terribles años de la posguerra. Por supuesto, también empleé el mismo el mismo sistema con mis cuatro hijos y con sus muchos mascotas cuando se habían herido. En tales casos siempre traté de mostrarme serena y plenamente presente en lo que estaba haciendo, como si supiera que aquello era justamente lo que con-venía hacer.
En mis primeros años de adolescencia leí acerca de Florence Nightingale, «la dama de la lámpara» que, tras abandonar su dudoso pasado, se entregó a la enfermería y marchó al frente de guerra para prodigar sus atenciones médicas no solo física sino también emocionalmente. Fascinada por su idea de crear entornos de apoyo a los enfermos en plena guerra, me dispuse a cursar los tres años de la carrera de enfermería, tras dejar mi curso de música en la universidad.
Resulta innecesario decir que en mis conversaciones con los profesores de la enfermería tradicional, durante los últimos años 1950, sufrieron los inevitables encontronazos cuando les preguntaba sobre la curación por las manos. Al oírme no tardaban en enviarme a que aprendiese a poner inyecciones, a preparar las camas de los enfermos y, sobre todo, a obedecer puntualmente las órdenes de los médicos. En mi búsqueda por saber más sobre la auténtica curación, y también por aliviar las causas de las enfermedades seguí con mis estudios de enfermería hasta alcanzar el nivel de máster, con lo que pude disfrutar de mi independencia para centrarme en la prevención de las enfermedades. Para ello trabajé como enfermera en la sanidad pública en el barrio suma-mente pobre del Boston South End, utilizando allí las manos para aliviar las zonas heridas de mis pacientes, además de prescribirles las intervenciones clínicas convencionales.
A mi regreso de los años pasados en Singapur en la sanidad pública, y tras doctorarme en un curso médico de psicología educativa, en los años 1970, empecé a oír hablar de un nuevo movimiento de enfermería llamado Toque Terapéutico. Fue así como llegó a ser conocido el primer método no invasivo para la relajación y el alivio del dolor, utilizando la atención del sistema energético humano. Viajé para poder asistir a varios talleres con las fundadoras del método, la doctora Dolores Krieger y Dora Kunz, un encuentro que constituyó toda una enorme emoción. La naturaleza casi sobre-natural de aquellas mujeres brillaba en sus demostraciones manuales v en sus descripciones de la base científica de su trabajo. Citaban descubrimientos recientes de la fisica cuántica y las aplicaciones de tales conceptos en el tratamiento de los enfermos, en las ciencias sociales y en la enfermería. Me quedé entusiasmada al oír decir a la doctora Krieger que «cualquiera puede aprender esto... se trata
de un potencial natural que todos tenemos... no requiere que seamos clarividentes ni intuitivos geniales»´. Me dije que tal vez yo también pudiera convertirme en una enfermera/terapeuta capaz de curar a otras personas.
No cabía duda de la efícacia del Toque Terapéutico para ayudar a los pacientes que se encontraban en un marco hospitalario. Resultaba sorprendente la cantidad de relatos de pacientes que habían acelerado su proceso de curación de heridas, de reducción de su ansiedad y de alivio del dolor sin necesidad de otra clase de medicación. Yo me sentía un tanto desconcertada por la aparente rigidez que mostraba la doctora Krieger en la preparación de sus ayudantes, pero pronto comprendí que lo que ella deseaba era que el trabajo resultase lo más libre posible sin que hubiera interferencias ni malas interpretaciones, para lo cual era necesario mantener unos parámetros muy fírmes en su programa. El Toque Terapéutico sigue siendo el «primero» en su clase, y ha sentado precedente para un buen número de otras modalidades dentro del campo energético.
A principios de la década de 1980, tras haber presentado un programa en una de las conferencias del Toque Terapéutico, ingresé en la American Holistic Nurses Association y trabajé en la junta directiva de esta magnífíca organización durante casi diez años. Al ser psicóloga y presidenta de la sección educativa de la asociación siempre estaba ingeniándomelas para encontrar nuevos cursos que pudiera desarrollar. Cuando oí hablar de Janet Mentgen, una enfermera sumamente preparada que enseñaba a los practicantes a trabajar con las manos, me apunté al curso y ayudé a desarrollar lo que fínalmente habría de convertirse, en 1989, en el Programa de Curación por el Tacto, teniendo a Janet como fundadora del mismo. Desde entonces el método ha ido ampliándose desde sus humildes inicios, hasta llegar a formar a miles de practicantes en el mundo entero, como veremos más adelante.
Mi carrera de escritora empezó en 1996, cuando un agente de Delmar, la importante editorial de libros científicos, le pidió a Janet un texto sobre el Toque Terapéutico. Con su característica y directa forma de hacerJanet me señaló con el dedo y dijo: «¡Tú escribirás nuestro libro!». Yo me sentía desconcertada. No podía imaginarme escribiendo un libro, y mucho menos una obra que hablase de las sutiles energías con las que trabajábamos en el Toque Terapéutico.
Era necesario desarrollar un nuevo lenguaje para mencionar la estructura de los ejercicios manuales. Fue así como vio la luz, a pesar de mis recelos, Healing Touch: A Resourcefor Healthcare Professionals («La Curación por el Tacto: Un proyecto terapéutico para profesionales»). El libro vivió una segunda edición revisada en 20022. En 2009 se publicó un libro enteramente nuevo: Healing Touch Guidebook: Practicing the Art and Science of Human Caring (Guía de la Curación por el Tacto: Practicando el arte y la ciencia del cuidado humano) para conmemorar el vigésimo aniversario del método; una obra que estuvo autorizada por mí y por otros colegas. El libro fue publicado por la Healing Touch Program Press3.
A medida que iba evolucionando mi trabajo de psicoterapia tuve ocasión de encontrar nuevas aplicaciones del método en mis sesiones de orientación. Tras haber enseñado el método HT durante diez años, bajo la dirección de Janet, pude cofundar una nueva organización: la Association for Comprehensive Energy Psychology (ACEP), con la ayuda de otros colegas. ACEP es actualmente un floreciente grupo de terapeutas que integra el trabajo de la energía humana en sus prácticas, a fín de proporcionar alivio en el estrés emocional.
Durante más de veinte años el afecto y el respecto sentidos por el trabajo de HT y mi vinculación con sus magnífícos monitores no ha dejado de crecer. Cuando estaba a punto de empezar a escribir este libro para el público en general, me paré a pensar en cómo hubiera podido reaccionarJanet ante semejante idea. Teniendo en cuenta que ella murió en 2005, traté de incorporar su energía. El profundo recuerdo que tenía de ella se repitió en un sueño reciente, en el que pude percibir que ella me instaba fírmemente a que continuase escribiendo sobre la Curación por el Tacto. Ella me hubiera dicho: «Manifiesta la verdad tal y como la ves».
Janet se mostró siempre positiva y receptiva a mis nuevas ideas. Todavía hemos de aprender mucho sobre su figura y sobre el magistral trabajo que ella aportó a una nueva generación de practicantes sanitarios.
Actualmente, después de veinte años, la Curación por el Tacto continúa siendo un programa esencial de la curación por las manos, y las personas que estén interesadas en él pueden acceder a sus cursos con la mayor libertad. En el presente libro investigaremos
algunos de los conceptos básicos del método, de la teoría sobre los cuidados que hay que prodigar, y de las investigaciones más importantes que se han realizado sobre el tema. De esta manera usted también podrá aprender distintos métodos prácticos para ayudar a sus amigos, a sus seres queridos y a sí mismo.
Es para mí un privilegio poder ser la embajadora de la Curación por el Tacto. Y confío en que la lectura de este libro y el conocimiento de las ideas que en él se exponen estimule su curiosidad e interés, amplie su «luz interior» y active esa capacidad de cuidar a los demás que es tan necesaria actualmente en el mundo que vivimos.

ACERCA DE ESTE LIBRO

EN esta obra de la Curación por el Tacto he intentado desmitificar la práctica del Toque Terapéutico, para que todo el que lo desee pueda acceder a este método. Aunque muchos de los practicantes aseguran que tienen una profunda sensación de integración o de conexión con el amor universal cuando realizan sus prácticas con el método, no es necesario tener ninguna creencia ni juicio en particular al respecto. Cada practicante encuentra su propia manera de entender los cambios que observa en su persona y en la de los demás con la práctica de este método. A pesar de mis casi treinta años de dirigir lo que siento como un flujo de energía para ayudar a aquellos que lo necesitan, siempre me sorprendo por los resultados de cada intervención.
A medida que exploremos el mundo del Toque Terapéutico, emplearemos los términos «practicante» o «cuidador» para nombrar a la persona que realiza una intervención, mientras que utilizaremos el de «cliente» o Si bien muy frecuentemente se consideran las profesiones que se dedican a prestar ayuda médica como una vocación femenina, son también muchos los hombres que actúan como enfermeros, cuidadores o practicantes sanitarios. Por tanto, se utilizarán los pro-nombres de género «él» o «ella» de forma intercambiable, tanto para los cuidadores como para los clientes.

ÍNDICE

PRÓLOGO     11
AGRADECIMIENTOS     17
INTRODUCCIÓN     19
ACERCA DE ESTE LIBRO     25

PARTE 1
LA AVENTURA DE LA CURACIÓN POR EL TACTO

1. Relatos de la Curación por el Tacto tomados
de experiencias de la vida diaria     29
2. Un sueño se hace realidad: Cómo se produjo
el Toque Terapéutico     41
3. El Toque Terapéutico como un elemento básico
de la sanidad integradora de hoy día     51

PARTE II
TEORÍA, CIENCIA E INVESTIGACIONES QUE AVALAN
LA MEDICINA ENERGÉTICA

4. Historia y teoría de la medicina energética     63
5. Base científica de la medicina energética     77
6. Investigaciones sobre la Curación por el Tacto y prácticas relacionadas con la de medicina energética     91

PARTE 111
TÉCNICAS DE LA CURACIÓN POR EL TACTO PARA USTED
Y PARA LAS PERSONAS QUE DEBA CUIDAR

7. Marco de la intención curadora con el cuidado personal     105
8. Centramiento y conexión: «E. T. llama a casa»     119
9. Los fundamentos de la Curación por el Tacto: Pases
magnéticos y variaciones     131
10. Recursos de la Curación por el Tacto para aliviar el dolor     143
11. Métodos de la Curación por el Tacto para energizar
el cuerpo y la mente     153
12. La Curación por el Tacto para todas las etapas de la vida     165
13. Intervenciones energéticas para librarse de los traumas     179

PARTE IV
LOS SIGUIENTES PASOS
14. Comparta su pasión por curar     195
15. Encontrar almas gemelas, profesionales, mentores
y fuentes adecuadas     209
16. Aprenda a confiar en su conocimiento intuitivo     217
17. Escoja su propio camino del corazón     231
NOTAS     239
GLOSARIO     245
ELOGIOS A LA CURACIÓN POR EL TACTO     251

 

El transporte de su paquete

Nos pondremos en contacto con usted para confirmar la disponibilidad del material de su pedido, forma de envío y de pago por teléfono o email. Hasta ese momento no podremos saber el coste exacto del envío y solicitar su aprobación.


PEDIDOS SUPERIORES A 100€ SIN GASTOS DE ENVÍO EN PENÍNSULA  

  • Sujeto a disponibilidad del producto o libro.
  • Para pedidos realizados antes de las 12:00 a.m. por teléfono o correo electrónico

FORMAS DE PAGO:

  • REEMBOLSO (SOLO ESPAÑA)
  • TRANSFERECNIA BANCARIA
  • PAYPAL

TARIFAS DE ENVÍO

ESPAÑA - PENÍNSULAPrepagoContra reembolso
Por Correo3,75€6,55€
Por Agencia de Transporte6,50€8,25€
ESPAÑA - BALEARESPrepagoContra reembolso
Por Correo5,55€7.55€
Por Agencia de Transporte10,00€12,00€
ESPAÑA - CANARIAS, CEUTA Y MELILLAPrepagoContra reembolso
Por Correo7,00€

8,55€

Por Agencia de TransporteNO DISPONIBLENO DISPONIBLE

GASTOS DE ENVÍO

  • El envío será realizado por correo previo pago por PayPal.

  • Se le notificarán el importe exacto y las condiciones del envío por correo electrónico.

POLÍTICA DE DESCUENTOS

Ofrecemos el máximo descuento legal en libros (5%) sobre el precio establecido por el editor en ventas realizadas por web según establece la Ley 10/2007, de 22 de junio, de la lectura, del libro y de las bibliotecas. En ningun caso está autorizado un descuento mayor excepto en los libros de bibliófilo, los libros artísticos, los libros antiguos o de ediciones agotadas, los libros usados, los libros de texto y el material didáctico complementario.

No hay productos relacionados o libros del mismo autor

carrito  

No hay productos


0,00 € Total

Estos precios se entienden sin IVA

carrito Confirmar

 

Pinterest de Librería Rerum Natura

Facebook de Rerum Natura