A los pies del maestro, por Alcyone (Krishnamurti). Editorial Creación

A los pies del maestro

Referencia: 9788495919694
6,00 €
Impuestos incluidos

Enseñanzas espirituales sencillas y sublimes.

Cantidad
Fuera de stock

A los pies del maestro, por Alcyone (Krishnamurti). Editorial Creación

Una obra que deberíamos leer todos más de una vez y tenerla en la cabecera de la cama. Y no sólo leerla, sino practicar sus consejos siempre que nos fuera posible, ya que constituyen la base para conseguir transformar nuestra vida y hacernos más conscientes del papel que ocupamos en el Cosmos.

PRÓLOGO DEL TRADUCTOR

Contaba el joven Krishnamurti apenas 14 años de edad cuando dio a luz esta maravillosa obra que tanta ayuda espiritual proporcionaría al mundo. Ya en su prólogo nos dice con gran sinceridad que las palabras no son suyas, sino del maestro que le enseñó, mostrando así la gran humildad que le caracterizaría el resto de su vida. Pero, ¿quién era Krishnamurti y cómo llegó a concebir semejante obra a una edad tan temprana?
Jiddu Krishnamurti nace el 11 de mayo de 1895, en Madanapalle, una población pequeña situada a 150 millas al norte de Madrás, fruto de Jiddu Narianiah y su esposa Jiddu Sanjeevamma.
En su nacimiento, como en el de muchos hombres santos, ocurrieron cosas extraordinarias: su madre, que intuía que su octavo hijo iba a ser una persona especial, se
empeñó en dar a luz en la sala de «puja» de su casa, habitación que se destina de forma exclusiva, en las casas de las familias religiosas, para la meditación y la oración. Esto suponía una osadía, pues ninguna mujer brahman se hubiera atrevido a entrar en semejante habitación para dar a luz en su interior, pues este acto sería considerado como una grave falta. Pero a Sanjeevamma, debido a su insistencia, no hubo manera de impedírselo. Así que dio a luz un hermoso niño en la sala de «puja» poco después de la medianoche, a quien pondrían por nombre Krishnamurti en honor de Krishna, el dios de la mitología hindú, el cual también, como él, fue el octavo hijo.
No solamente fue su madre la que intuía un destino grande para el niño, sino que un reputado astrólogo, tiempo después, le hizo el horóscopo y le auguró un estupendo destino, diciéndole a Narianiah, su padre, que su hijo sería una figura notable, un hombre grande.
La infancia de Krishnamurti pasó sin pena ni gloria, y su padre pensó que se habían equivocado tanto su esposa como el astrólogo. Pero éste le volvió a decir que no se
había equivocado y que su hijo tendría un brillante porvenir: «Tenga paciencia y verá por usted mismo que le he dicho la pura verdad, el muchacho será un ser grande y maravilloso», insistió.
Pero la paciencia de Narianiah seguía siendo probada, ya que el joven Krishnamurti enfermaría de malaria en el año 1903 cuando apenas contaba ocho años de edad y se temió por su vida. Y, aunque después de aquello viviría muchos años, la enfermedad le dejó secuelas que le acompañarían durante muchos años.
En el año 1904 muere su hermana mayor a la edad de 20 años. Y recuerda en sus memorias cómo su madre la veía y se comunicaba con ella. También él mismo cuenta que habló con su hermana muerta varias veces. Poco más tarde, en diciembre de 1905, muere su querida madre. Krishnamurti contaba apenas con 10 años. Este hecho, según contaría después, fue para él un terrible golpe. Y sobre ello afirmó lo siguiente:
«Los recuerdos más felices de mi infancia se centran alrededor de mi amada madre, quien nos prodigaba toda la solicitud amorosa tan característica de las madres hindúes... La muerte de mi madre nos dejó, tanto a mis hermanos como a mí, sin el ser que más nos amaba y cuidaba. Mi padre estaba demasiado ocupado para prestarnos atención. En realidad, no había nadie que nos cuidara».
Después de estos dolorosos acontecimientos, su padre se jubiló y como era miembro de la Sociedad Teosófica (fundada por Madame Blavatsky y el Coronel Olcott), debido a su mala situación económica, solicitó a la presidenta, que en estos momentos era la señora Besant, que le diese un puesto de trabajo en las oficinas centrales que la Sociedad tenía en Adyar. Cuando fue aceptada su solicitud, se trasladó allí con toda su familia, y aquí fue donde tendría lugar, por parte de Leadbeater, un gran teósofo que poseía dotes clarividentes, el descubrimiento de la grandeza de alma de Krishnamurti:
En el año 1909, mientras el joven paseaba junto a su hermano más querido por la playa de Adyar, Leadbeater se fija en él y descubre que tiene un aura excepcional, por lo que queda profundamente impresionado. ...

***
Creacion
9788495919694

Ficha técnica

Autor/es:
Krishnamurit (Alcyone)
Editorial
Creación
Traducción
José García-Consuegra González
Formato
10 x 16 cm
Páginas
77
Encuadernación
Tapa blanda - bolsillo
Nuevo

Nuevo registro de cuenta

¿Ya tienes una cuenta?
Inicia sesión o Restablece la contraseña