Sanar con vidas pasadas Maximizar

Sanar con vidas pasadas

Sarita Sammartino (aut)

14,42 € sin IVA

Regresiones. Curaciones con orientación chamánica. Testimonio

Más detalles

9788416344017

Todos hemos vivido experiencias traumáticas, trabas emocionales, enfermedades y relaciones nocivas. El dolor no nos es ajeno y hacemos lo que podemos para estar mejor, pero a veces las explicaciones sobre el por qué debemos atravesar esto son escasas. Las terapias resultan insuficientes y las creencias espirituales muchas veces no nos consuelan.
Por este motivo, la psicóloga Sarita Sammartino buscó respuestas en las regresiones a vidas pasadas, complementadas con curación chamánica, y concluyó que cualquiera sea la situación dolorosa o crítica que alguien esté atravesando, con ésta terapia se puede alcanzar la sanación.
A través de su propia historia personal y del testimonio de sus pacientes, Sammartino pretende demostrar no solo que la muerte como extinción total no existe, sino que conectarse con nuestras otras vidas puede sanar el dolor, ayudarnos a ser más felices y encontrar un sentido más profundo.

Sarita Sammartino,

Si bien es psicóloga, desde una temprana etapa de su formación se sintió atraída por las disciplinas que tienen una mirada integral del ser humano. Por eso eligió para su desarrollo personal y profesional, el área psico-espiritual de la psicología.
Estudió con Deepak Chopra en Estados Unidos, y se certificó como instructora de Meditación de Sonido Primordial. Luego, se especializó en Psicología Transpersonal, pero cuando conoció la Terapia de Vidas Pasadas, supo que había encontrado su misión en esta vida. Completó sus estudios sobre el chamanismo y técnicas de sanación con la enseñanza directa de diversos y destacados maestros espirituales, como Foster Perry y la Fundación de Michael Harner.
Luego, desarrolló su propia escuela de investigación y formación, haciendo aportes significativos en los campos de conocimiento de esas ciencias. Su finalidad es difundir un mensaje de sanación y transformación a través de una perspectiva nueva y reveladora: “La Mirada del Águila.

  • Encuadernación: Rústica con solapas
  • Formato: 150 x 225
  • Páginas: 224

Índice

Prólogo      11

Introducción     17

  1. Historias que sanan     21
  2. Sanando el dolor de la pérdida      37
  3. Señales      49
  4. Herramientas de sanación      55
  5. Terapia de regresión a vidas pasadas     59
  6. La sanación chamánica en la regresión      77
  7. Reencarnación      83
  8. Karma     99
  9. La reencarnación en la historia de Occidente      107
  10. Renacimiento     119
  11. No todo se olvida      139
  12. Víctima, victimario, rescatador      151
  13. Patologías y regresiones      165
  14. Neurosis y regresiones     185
  15. Regresión a distancia     197
  16. Experiencias de las almas en la Luz      203

Bibliografía recomendada     217

Prólogo

Cuando nacemos, llegamos a la Tierra conectados a nuestra alma a través de nuestras madres. Si nos gusta o disgusta nuestra madre, no importa, ya que ella siempre será el con­ducto para la conexión de nuestra alma. Reconocer esto es saber que es la humanidad misma la partera del cosmos. Un chamán siem­pre honra al Dios Madre-Padre y al despliegue de la humanidad como generadores del cosmos. Cuando llegamos a este mundo, en­carnamos la mente subconsciente, que contiene todas nuestras vi­das en la Tierra, así como los temas no resueltos de las encarnaciones pasadas. Venimos con un plan antes de encarnarnos que inscribimos dentro de nuestros cuerpos energéticos, y dentro de nuestros chakras. En el despliegue del tiempo, abrimos nuestros chakras para sanar y comprender todas nuestras vidas y hacer las paces, como también, para satisfacer el deseo de volver a ver a alguien a quien hemos per­dido en el pasado, o de triunfar y encontrar nuestra independencia del sufrimiento y la dominación.
Como un poste totémico, nuestros ancestros llegaron a la con­clusión de que hay muchos mundos interpenetrando este: el mundo de abajo del subconsciente o inconsciente colectivo, el mundo cons­ciente del medio, y la perspectiva más alta del águila, de las estre­llas, el panorama general de nuestro Yo Superior. Llegamos con un plan de vida que debemos seguir en nuestras vidas hasta que haya‑
mos agotado nuestro encuadre kármico. Nuestras vidas necesitan un encuadre, una perspectiva, que se despliega a través del tiempo para satisfacer deseos, cumplir promesas que hemos hecho en vidas anteriores, y construimos nuestra vida como un mandala. Podemos vivir la vida al máximo con pasión, o resistir nuestras experiencias y escapar de nuestros traumas. La meta es la auto-aceptación; reali­zarnos como personas completas habiendo aprendido las lecciones; refinando y desarrollando el carácter lo suficiente como para acep­tar mayores responsabilidades, integrando los muchos yoes dentro de un patrón más grande.
El propósito de la vida es disfrutarla. Aprendemos que seguir nuestra propia felicidad es muy diferente que tratar de hacer felices a los demás. Nuestro servicio a la vida es hacer de ella algo mejor de lo que era cuando llegamos a este mundo. Cuando nos encarnamos, pudimos elegir nacer de quienes nos mataron antes, para permitir a nuestros actuales padres que nos den oportunidades en la vida, y de ese modo compensen sus errores pasados, y nosotros sanemos nuestras heridas de desamor. Pero si ellos nos traicionan al no desa­rrollarse ellos mismos por no seguir su plan de vida, nos sentimos traicionados, abandonados, y creamos fuertes deseos de dejar este mundo. Para encontrar nuestro lugar en este mundo a pesar de los planes kármicos a menudo difíciles e intensos, necesitamos la pers­pectiva del águila para saber que estamos eligiendo todo desde una perspectiva más elevada.
Venimos a la vida sabiendo que somos responsables de nuestras elecciones, desde nuestro nacimiento hasta la muerte, por numero­sas razones kármicas. Cuando agotamos nuestro karma, y nos damos cuenta de que ya no podemos hacer que las relaciones imposibles funcionen, nos movemos para ver desde una perspectiva más amplia. El corazón, al romperse, se abre. Cuando no necesitamos ya la apro­bación de nuestros padres o cónyuges y finalmente nos aprobamos nosotros mismos, nos movemos hacia la integridad, la gratitud y el respeto a la vida. No hay dos planes kármicos iguales, pero se entre­tejen en la trama de la vida y de la consciencia de cada ser viviente. El desenlace de nuestras vidas pasadas y la resolución de todo el karma dan lugar a la liberación, la plenitud, la realización y la simpli­cidad. Cuando estamos libres de lazos kármicos, estamos despertan­do a nosotros mismos y nuestra contribución a la vida. Pero como por lo común no somos objetivos con nosotros mismos, a menudo necesitamos una guía como Sarita, para ayudar a facilitar esta apertu­ra a una perspectiva más abierta y desplegada del Ser.
Siempre hemos vivido. Somos seres infinitos. Podemos vivir en el mundo espiritual, que es el mundo real. Podemos encarnarnos en este mundo, con sus polos negativo y positivo, para entender la negatividad y crear un equilibrio dentro de nosotros mismos.
Un propósito de la vida es que adquiramos experiencia para to­mar decisiones informadas, para liberar juicios. Tenemos el desafío en este mundo, como guerreros, de poder ver a través de nuestras propias ilusiones, que nosotros hemos creado, para sentir el pulso de la divinidad en nosotros mismos y en los demás a través del de­sarrollo más profundo o más elevado.
La vida es un desafío constante, tal como lo atestiguan las 22 lecciones al ser humano, que se indican en las cartas de los Arcanos Mayores del Tarot y de los caminos y esferas del Árbol de la Vida. Estas lecciones son los caminos de cada alma, descubiertas por el mundo antiguo, y constantemente vivido, entendido y desarrollado en cada encarnación.
Muchas almas nunca se encarnan en la Tierra, y prefieren el mundo espiritual, el aprendizaje solo allí y en otros mundos. Aque­llos que vienen a la Tierra son guerreros que, a lo largo de muchas encarnaciones, comienzan a conocer su creación única y a sí mis­mos.
Llegar a ser agradecidos, buscar la divinidad en la vida cotidiana, y ver desde la perspectiva del águila, ese es el propósito de la vida. Dejar la vida mejor de lo que la encontramos, esa es la meta. La vida es para aquellos que tienen un propósito y establecen objetivos para girar con la rueda de la existencia.
Lo que contribuimos a la rueda de la vida es lo que vuelve a nosotros. La vida es una rueda de la fortuna energética. Creamos nuestra propia fortuna. Lo que ponemos en la rueda de la vida es lo que vuelve amplificado. Esta es la rueda de Buda o la gran rueda medicinal de los chamanes. Somos responsables de lo que ponemos en la vida, cómo respondemos, cómo establecemos nuestras inten­ciones, cómo sentimos y actuamos. Todo lo que vuelve a nosotros mientras creamos nuestra vida. Somos cien por cien responsables.
Antes de encarnar, elegimos lo que podemos utilizar en una sola vida, y modificamos nuestro plan de vida para lograr que sea facti­ble. Prácticamente, elaboramos planes de vida en detalle como un contrato antes del nacimiento, cuando aún teníamos claridad y con­ciencia. Sarita ha aprendido esto y lleva a las personas a través de la rueda de la vida, mostrándoles que la verdadera terapia es kármica, y que podemos liberarnos de las relaciones pasadas que nos ataban, y darnos cuenta de cómo estamos sanando nuestras percepciones.
Sarita los guía a través de sus proyectos de vida individuales y del futuro que se está creando en cada acción, decisión y sentimiento. Ella le muestra a usted, a cada lector, cómo el tiempo es una ilusión construida para que maduremos nuestra percepción, ya que esta­mos en un cuerpo.
Usted aprende en este libro que es un espíritu en la carcasa de un cuerpo. El cuerpo regresa a la Tierra después de la transición de la muerte, y el espíritu viaja de nuevo hacia el mundo del alma, a su verdadero hogar, y celebra sus logros durante su breve tiempo en la Tierra. Cuanto más nos conocemos a nosotros mismos, mejor vamos a entender los orígenes de la vida, las primeras madres, y a encontrar nuestro lugar en el cosmos como educadores, maestros, sanadores y seres cósmicos. A través de la celebración de nuestras vidas, nos encontramos con la gracia y la paz interiores, a partir de la perspectiva del águila, que es emocionante, totalizadora, perpe­tua, y más amplia.
Todos regresamos al mundo espiritual, nuestro verdadero hogar, más allá de la muerte, y Sarita nos recuerda conectarnos con nuestra guía interior mientras estamos en la Tierra, para finalmente aceptar­nos a nosotros mismos y tener compasión por nuestras vidas.

FOSTER PERRY

El alma de mi hijo

«Nos vamos a volver a encontrar, te quiero; siempre te voy a querer, deja que cada uno haga su duelo, te voy a pedir que me ayudes a hacer el mío, que seas feliz, así voy a ser más feliz aquí, que todo el amor que siento por tí te ayude a encontrar la felicidad. Fui muy feliz viviendo con vosotros, os quise mucho y vosotros me quisísteis mucho a mí; yo me tengo que ir, voso­tros estaréis bien. El amor que me tenéis es suficiente para sanar la herida, recordarme con amor pero no con tristeza. Mi misión ya estaba cumplida, yo vine a este mundo a traerte felicidad, para que sepas que puedes ser feliz, espero que te sirva para ser feliz a pesar de que ya no esté».

Este mensaje lo recibí un día en mi consultorio, a través de una paciente que hacía una regresión. Era el alma de mi hijo. Más allá del mensaje personal, nos muestra a todos una verdad sobre la rea­lidad espiritual: nos habla de una misión, de un plan previo, y de un reencuentro. Pero sobre todo, que él está vivo y en otra dimensión, que está bien, que quiere que estemos bien, que es importante, deseable y posible ser feliz a pesar del dolor, y que la comunicación entre la dimensión física y la espiritual es plenamente posible. Esta señal, recibida después de la muerte de mi hijo, fue confirmándose por muchos otros casos en todo este tiempo, durante regresiones que son las pequeñas historias de las almas que escucharemos y ten­drán su espacio en este libro

Introducción

«No somos seres humanos teniendo una experiencia espiritual.
Somos seres espirituales teniendo una experiencia humana.»

PIERRE TEILHARD DE CHARDIN
Este libro comenzó a escribirse sin que yo lo supiera, solo tuve que recordarlo.
Pero no fue fácil, no lo es. No me gusta exponerme ni exponer a los demás. Pido perdón si alguno reconoce en estas pági­nas su propia historia o se ve reflejado en ellas y no es de su agrado. No es mi intención herir a nadie. Lo pensé mucho, lo dudé mu­cho..., pero el libro se impuso, quiso nacer.
A todos nos gusta ayudar al prójimo, esta es una gran oportu­nidad. Gracias en nombre de los lectores a todos mis pacientes, alumnos, amigos y familiares por ser, a través de su testimonio, espejo de su dolor, y también guía en el proceso de sanación. Gra­cias por la confianza. Gracias por permitirme cumplir mi misión. Y sobre todo, gracias por brindarnos el honor de escuchar sus historias: las historias del alma en su largo camino de evolución. Algunas están en este libro, con nombres y datos personales cam­biados para proteger su identidad, otras lo inspiraron y le dieron sustento.
Podríamos decir que esta historia comenzó cuando mi vida cam­bió abruptamente al morir mi hijo en un accidente a la edad de diez años. Dicen que es el peor dolor que puede atravesar una persona, dicen que no es natural que una madre o un padre vea morir a sus hijos, peor aún si son pequeños. Supongo que ha de ser verdad, aunque es difícil cuantificar el dolor, saber cuánto sufre una perso­na. Me atrevería a decir que no deberíamos andar comparando el sufrimiento. ¿Acaso podemos asegurar que es peor perder un hijo a verlo sufrir, o que un niño quede huérfano, a que un adolescente quede postrado de por vida, o que una joven atraviese una cruenta enfermedad?
Todos son dolores muy profundos y cada cual los vive a su modo. Hacemos lo que podemos para entender, para sanar, para estar me­jor el tiempo que nos toque vivir. A veces las explicaciones que re­cibimos no alcanzan para comprender lo que nos sucede, las terapias resultan insuficientes y las creencias religiosas no nos consuelan del todo. Por eso, cualquiera que sea la situación dolorosa o crítica que estén atravesando en este momento, lo que deseo brindarles desde la profundidad de mi alma es un poco más de esperanza, y mucha sanación, mostrarles que somos parte de algo superior, que nuestra verdadera naturaleza es espiritual y estamos aquí en la Tierra para vivir nuestra experiencia y aprender, que todo dolor tiene un senti­do dentro de un contexto más amplio, que así como morimos, vol­veremos a nacer.
Quiero hacerles llegar un mensaje sobre una realidad que nos trasciende, contándoles mi propia historia y también las de otros, relatos que llegaron a mí de la mano de sus protagonistas: personas vivas y otras físicamente muertas, algunas conscientes de ese esta­do, otras no, unas ya en la Luz, y otras detenidas en el plano físico. Pero todas, almas valientes que tienen historias inspiradoras para contar, enseñándonos sobre la vida, la muerte, y el más allá.
A través de estos testimonios pretendo demostrarles, queridos lectores, no solo que la muerte como extinción total no existe, sino que, así como estamos vivos en esta vida, lo hemos estado en otras y probablemente lo estaremos en otras más, hasta que salgamos de la rueda de la reencarnación. Esta ley es parte del orden superior que hay detrás del caos aparente. Tal vez querer demostrar suene un poco pretencioso, así que me conformaré con mostrar, dejar ver, despertar una inquietud, y que cada cual tome lo que quiera o lo que pueda.
Muchos de los testimonios los recibí dentro del marco de una técnica psicoterapéutica llamada «regresión a vidas pasadas con orien­tación chamánica». Si bien la regresión no se hace para investigar y obtener información, sino con una finalidad terapéutica —aliviar el dolor, el síntoma, de la persona que consulta—, la historia surge igual, ya que contarla, revivirla, es el mejor remedio para liberar el dolor. Dentro del contexto de esta terapia puede expresarse el alma, la verdad más profunda de cada uno; así como puede expresarse también algún espíritu que está junto a nosotros, y sea la causa de nuestro malestar.
Estos relatos están entretejidos con mi propia historia de sana­ción.
Escuchemos lo que estas almas valientes tienen para decir; en muchas historias sonará el eco de la nuestra. Es mi manera de dar testimonio de que nuestra verdadera naturaleza es espiritual, que estamos sujetos a la ley de la reencarnación hasta que podamos libe­rarnos de ella, y que no estamos solos en el Universo.
Les invito a que, por un rato, piensen con el corazón, lean el li­bro con la mente abierta a nuevas ideas y con el alma libre de pre­juicios.

1

Historias que sanan

Los chamanes, reunidos con su tribu alrededor del fuego, cuentan historias. Historias que alimentan el alma de quienes las escuchan. ¿Para qué lo hacen? Para ayudarnos acambiar la nuestra en lugar de lamentarnos. Tendemos a contar y contar a quien nos quiera escuchar cómo fuimos lastimados, sobre nuestra mala suerte, la maldad del otro, las injusticias de la vida... Lo contamos tantas veces... Le ponemos tanta atención, tanta energía, que hacemos una huella profunda en la memoria hasta quedar atrapados. Y después nos preguntamos por qué seguimos ahí, recreando siempre la misma realidad: la que concuerda con nuestro relato.
Los sanadores y sabios chamanes, los brujos de la tribu, hombres y mujeres de los pueblos originarios ya sabían esto, entonces conta­ban historias diferentes: sobre animales, niños, hombres y mujeres, héroes de sus propias vidas, que después de caer profundamente en el olvido de sí mismos recordaron, escucharon la llamada del alma, y dejando de lamentarse, se pusieron en pie: vencieron dragones, encontraron tesoros, volvieron a la casa del padre, recuperaron su piel de foca, resurgieron de entre las cenizas... o simplemente, vol­vieron a sonreír.
Los chamanes siguen contando estas historias una y otra vez jun­to al fuego..., hasta que el alma de quien escucha recuerde, entien­da, se alimente y crezca..., salga de la cueva del dragón, del lamento, de la inercia, y empiece a escribir una nueva historia: la que vino a vivir.

Una nueva historia

Todo comenzó aquella tarde cuando salí de una cabaña de madera en un lugar de montaña, a los tres meses de la muerte de mi hijo de diez años en un accidente. Me invitaron unas personas que yo no conocía a un encuentro poco habitual con una vieja mujer que ya había partido no solo de esta vida, sino de muchas más, como ella me dijo cuando le conté que me dedicaba a la Terapia de Regresión a Vidas Pasadas. «Qué interesante —me dijo —, yo he vivido muchas vi­das». No pretendo que me crean todavía, y no son importantes los detalles del encuentro. Solo diré que esta anciana, que había vivido en ese mismo lugar años atrás, utilizó, para presentarse ante mí y otras pocas personas que estaban presentes, el cuerpo de un mortal como nosotros: es lo que se llama mediumnidad. Para hablarnos, ne­cesitaba utilizar la voz de este buen hombre, que tenía el don de prestarle su cuerpo por unos momentos. Mi hijo contactó con ella, o a la inversa, no lo sé. Tal vez coincidió que en esas montañas habíamos pasado juntos nuestras últimas vacaciones. Solo sé que esta señora me mandó llamar para comunicarme sus mensajes, diciendo que mi hijo «quería comunicarse con sus padres antes de Navidad». Sus primeras palabras fueron: «Mamá, no tienes que estar triste, vienes de una luz muy pura». Me aclaró luego que su muerte no había sido un accidente, sino la manera que había elegido él para salir del plano, su misión ya estaba cumplida. También reveló detalles e hizo gestos, como morderse el guante, que solo él y yo podíamos conocer. Cuando le pre­gunté a esta mujer por el perro de mi hijo, me contestó que no tenía ningún perro (lo cual era cierto, llegó a casa después), «pero tiene un caballo —agregó—, y quiere que lo dejen suelto en el campo, solo él lo va a montar». Todavía está ahí, libre, salvaje. Muy especial fue la peti­ción de que le regaláramos su látigo a un niño que había estado con él en el accidente y estaba sufriendo mucho. Un gesto de amor muy propio de mi querido hijo. Al principio nosotros no recordábamos que lo tuviera, creímos que era un error, o peor aún, un indicio de que todo era falso. Llegamos de vuelta a casa, y por casualidad, lo encontramos en un rincón sobre la chimenea... ¡Y ahí recordamos: se lo habíamos quitado por pegarle con él a su hermana, y allí había quedado olvidado! Hicimos lo que nos pidió. Fue su manera de de­cirle al amigo y primo, que «todo estaba bien».
Esta señora, además, me enseñó a utilizar el péndulo, que es un método de adivinación y sanación. Ella había sido una gran experta, dicen. Su péndulo de madera todavía estaba ahí. Gracias Alwine, siempre te recordaremos con mucho amor.
La respuesta que escuché antes de retirarme de esa inusual reu­nión en la cabaña, a mi pregunta (típica de todo buscador espiritual) «¿cuál es mi misión?», fue lo que dio aliento de vida a este libro: «tu misión es contar que la muerte no existe», me respondió.

Demasiado para mí

Para ese entonces, ya había comenzado mi camino de acercamiento al mundo espiritual, después de haber pasado por una etapa en mi vida en la que llegué a tener la certeza de que cuando el cuerpo era depositado en las entrañas de la Madre Tierra, todo el Ser iba con él. No era desesperanza, solo era así nada más: una postura tan respetable como otra. Había abandonado la creencia religiosa de la infancia y la espiritualidad había muerto con ella. Agradezco a mi psicoterapeuta de ese entonces, que me acercó la oportunidad de conocer la filosofía oriental y la visión del ser humano que comuni­caba el doctor Deepak Chopra a comienzos de los 90. Me capturó su manera de explicar la existencia de lo divino y sacro en el Uni­verso, donde la espiritualidad no era propiedad de ninguna religión. Me formé con él, y pude poco a poco abrirme nuevamente a creer que había algo más allá de la muerte del cuerpo físico. Pero nada evita que el dolor nos atraviese el corazón igual, por más espiritua­les o elevados que seamos. Y así debe ser, para eso tenemos las expe­riencias: para vivirlas en profundidad, ser transformados por ellas, y «dejarlas ir» cuando llega el momento en que podemos volver a levantarnos.
En mi desconsuelo, cuando mi hijo murió, comencé a buscar, a buscarlo. Esto me llevó a interesarme profundamente en el más allá. La motivación era obvia: allí estaba lo que había perdido. El mundo espiritual fue mi campo de investigación. No paré hasta encontrar alguna respuesta válida y comprobable, y un mundo nuevo se des­plegó ante mí. En ese momento dejé de creer para saber que la muer­te es solo un pasaje a otra dimensión, hacia la que todos vamos y de la que todos venimos en nuestro afán de evolución.
Pero decirle al mundo «la muerte no existe», era demasiado para mí todavía.

Mi camino

Cuando me licencié como psicóloga, después de haber probado en otras carreras, aún seguía buscando. No me sentía entusiasmada con la práctica psicoterapéutica tradicional que había estudiado y experimentado. Al poco tiempo conocí la meditación. Eso cambió mi vida. Supe que la sanación de las personas es incompleta si nos que­damos solo al nivel de la mente. Sentí que me abría por primera vez a una dimensión desconocida, profunda, verdadera. Percibí que ha­bía allí un potencial de transformación que apenas había vislumbra­do antes. Experimenté la alegría, la paz, el éxtasis y la certeza, que llegan al descorrerse los velos de la ilusión de separación entre no­sotros y el Todo. Había tenido un encuentro con mi alma, mi iden­tidad más profunda. Mi visión del ser humano comenzó a cambiar.
Corrían épocas de acercamiento entre Oriente y Occidente: sa­nación energética, chacras, afirmaciones, meditación, visualización, yoga... La meditación y el yoga ahora son practicados por los em­presarios más pragmáticos, los médicos la recomiendan, se incluye en los gimnasios, etc., pero antes no era así. Mis alumnos decían que meditar era egoísta porque uno cerraba los ojos y se dedicaba un rato solo a uno mismo, y no al prójimo. El yoga era extraño. A mi madre le preguntaron si yo estaba en una secta.
Ahora se multiplican las ofertas de todo tipo de terapias con las combinaciones más osadas, los nombres más estrafalarios y con efectos específicos para cada tipo de problema. Los caminos a Roma son casi infinitos, tanto que a veces marea. Pero lo más importante es que la espiritualidad, merced a su emancipación de la religión, pudo permear otras áreas de la vida. Entre ellas la psicología, bue­no, no la oficial, pero sí la que sana en profundidad, la que conside­ra al ser humano en su totalidad, y posibilita que las personas puedan experimentar su verdadera naturaleza y percibir que la vida posee un sentido mucho más amplio que al que la mente racional puede acceder. Eso es sanador.
La coronación de mi camino en esta búsqueda personal y voca­cional fue el descubrimiento de la herramienta de sanación más profunda y eficaz que experimenté conmigo y mis pacientes: La Terapia de Vidas Pasadas con orientación en Sanación Chamánica, en la que me especialicé y que enseño.
Estudié Terapia de Vidas Pasadas con José Luis Cabouli y trabajé luego junto a él. Me inicié en la Sanación Chamánica de la mano de Foster Perry. La combinación de estas técnicas sanadoras es una sín­tesis maravillosa, que ya Cabouli había iniciado. Luego me formé en otras tradiciones chamánicas y en el chamanismo esencial de la Funda­ción en Estudios Chamánicos de Michael Harner. El aprendizaje continúa día a día. Y descubrí mi misión en esta vida.
Ahora con mi experiencia de muchos años, puedo decir que «soy testigo de una realidad que nos trasciende». Por ello es que deseo com­partir todo esto con ustedes: el aprendizaje alcanzado en mi contac­to directo con las almas —elevadas, perdidas y encarnadas—, mi propio proceso de sanación, y algunas reflexiones. Muchas histo­rias, para ayudar a aliviar el dolor de quienes todavía sangran por las heridas del alma.

Conversaciones con mi hijo

Transcribo ahora un fragmento de lo que yo titulé Conversaciones con mi hijo. Recibí el mensaje a través del método del péndulo que me había enseñado esa amable señora de la cabaña en la montaña. El péndulo es simplemente un peso que pende de un hilo o cadena y al tomarlo con dos dedos, los brazos relajados y la intención puesta en alguna pregunta, esperamos la respuesta que nuestra consciencia capta y se manifiesta en el movimiento del péndulo. Puede moverse contestando por sí o por no, o dirigirse en un diagrama como abani­co a una respuesta en particular, o ir formando la frase letra por letra. Este fue el método que utilicé para esta conversación con el alma de mi hijo:…

 

***

El transporte de su paquete

Nos pondremos en contacto con usted para confirmar la disponibilidad del material de su pedido, forma de envío y de pago por teléfono o email. Hasta ese momento no podremos saber el coste exacto del envío y solicitar su aprobación.

Envíos gratuitos a domicilio en Madrid ciudad

Servicio gratuito de entrega urgente en un día laborable para pedidos superiores a 50 euros.
PEDIDOS SUPERIORES A 100€ SIN GASTOS DE ENVÍO EN PENÍNSULA  

  • Sujeto a disponibilidad del producto o libro.
  • Para pedidos realizados antes de las 12:00 a.m. por teléfono o correo electrónico

FORMAS DE PAGO:

  • REEMBOLSO (SOLO ESPAÑA)
  • TRANSFERECNIA BANCARIA
  • PAYPAL

TARIFAS DE ENVÍO

ESPAÑA - PENÍNSULAPrepagoContra reembolso
Por Correo3,75€6,55€
Por Agencia de Transporte6,50€8,25€
ESPAÑA - BALEARESPrepagoContra reembolso
Por CorreoCONSULTAR7.55€
Por Agencia de TransporteCONSULTAR12€
ESPAÑA - CANARIAS, CEUTA Y MELILLAPrepagoContra reembolso
Por CorreoCONSULTAR

8,55€

Por Agencia de TransporteNO DISPONIBLENO DISPONIBLE

GASTOS DE ENVÍO

  • El envío será realizado por correo previo pago por PayPal.

  • Se le notificarán el importe exacto y las condiciones del envío por correo electrónico.

POLÍTICA DE DESCUENTOS

Ofrecemos el máximo descuento legal en libros (5%) sobre el precio establecido por el editor en ventas realizadas por web según establece la Ley 10/2007, de 22 de junio, de la lectura, del libro y de las bibliotecas. En ningun caso está autorizado un descuento mayor excepto en los libros de bibliófilo, los libros artísticos, los libros antiguos o de ediciones agotadas, los libros usados, los libros de texto y el material didáctico complementario.

No hay productos relacionados o libros del mismo autor

Buscador

carrito  

No hay productos


0,00 € Total

carrito Confirmar

Boletín

 
Aspecto del tema