Buscador

Terapia Craneosacra I Maximizar

Terapia Craneosacra I

John E. Vredevoogd Upledger (a

31,97 € sin IVA

¡Precio rebajado!

-5%

33,65 €

El empleo de la terapia craneosacra en el diagnóstico y tratamiento requiere considerar al individuo como una totalidad integrada.En este primer volumen se presenta el concepto de craneosacro y se introduce la terminología básica de la disciplina; se detallan las habilidades palpatorias para detectar el ritmo craneosacro y ...

Más detalles

9788480197892

El empleo de la terapia craneosacra en el diagnóstico y tratamiento requiere considerar al individuo como una totalidad integrada.
En este primer volumen se presenta el concepto de craneosacro y se introduce la terminología básica de la disciplina; se detallan las habilidades palpatorias para detectar el ritmo craneosacro y las técnicas para modificarlo; se tratan las disfunciones y diagnósticos de la base del cráneo, del hueso temporal y del sistema neuromusculosquelético. También, mediante ilustraciones claras, se ayuda al Lector a desarrollar y ampliar el sentido del tacto y aprender a palpar patrones sutiles de deformación.
Este libro es de particular interés para aquellas personas implicadas en profesiones sanitarias que emplean las manos como herramientas diagnósticas o terapéuticas.
John E. Upledger, D.O., O.M.M., es presidente y director médico del Instituto Upledger ubicado en Palm Beach Gardens, Florida. Dedicado a la mejora natural de la salud, el Instituto es un centro de programas de formación continuada, investigación clínica y servicios terapéuticos. A lo largo de su vida laboral como médico y cirujano osteopático, el doctor Upledger ha sido un innovador en la investigación de nuevos tratamientos. Posee el título de especialista en medicina manipulativa osteopática, y es miembro de la British Society of Osteopathy, y Doctor of Science. También ha formado parte del Alternative Medicine Program Advisory Council para la Oficina de Medicina alternativa de tos National Institute of Health. De 1975 a 1983 el Dr. Upledger fue investigador clínico y profesor de biomecánica en el Colegio de Osteopatía de la Universidad del estado de Michigan. Allí supervisó a un equipo de anatomistas, fisiólogos, biofísicos y bioingenieros que realizaron experimentos para probar la existencia e influjo del sistema craneosacro. Los resultados de esos estudios explicaron la función de este sistema y su empleo para evaluar y tratar disfunciones poco entendidas del encéfalo y la médula espinal.
Jon D. Vredevoogd, M.F.A., es profesor ayudante en el Departamento de Ecología Humana de la Universidad del Estado de Michigan. Su interés principal radica en el área del diseño básico de estructuras naturales.

Prólogo a la edición en castellano

Al igual que existe gran información en este libro, ocurre algo parecido en nuestro organismo. Las páginas serían a nuestros tejidos como las letras escritas a las informaciones endocrinas, códigos genéticos, sistemas de creencias, pensamientos, traumas grabados en éstos y un largo etcétera.
De la misma manera que para comprender el contenido de cualquier libro es necesario haberlo leído antes, ¿no sería necesario esforzarnos en en-tender la inteligencia de nuestro cuerpo y sus funciones antes de interferir en ellas, a veces ignorándolo? Pues bien, de alguna manera en esa dirección actúa la Terapia craneosacra. Primero el terapeuta deberá aprender a sentir e interpretar las señales que nos da el cuerpo para poder apoyarle y ayudarle desde lo que éste nos sugiera. Es por ello que es una terapia muy respetuosa que actúa desde la escucha y la palpación sutiles y no desde una fuerza ciega venida desde fuera.
La existencia de maravillosos mecanismo de supervivencia y adaptación del cuerpo humano nos llevan a entender que éstos son muy superiores a cualquier máquina o sistema creado por el hombre, y por tanto un humilde acercamiento a su entendimiento nos ayudaría a amarlo de otra manera y quizá no tendríamos que esforzarnos tanto en erradicar la enfermedad sino en ayudar al mecanismo humano.
Por esto, como primer paso, el terapeuta aprende a escuchar el cuerpo y valorar así sus demandas o restricciones. Restricciones son algo que podemos hallar en cualquier aspecto de un ser humano (restricciones mentales, físicas, etc.) y sabemos que éstas interferirán en el buen transporte, conexiones y movimientos necesarios para la salud. Por ello, la Terapia craneosacra tiene como una de sus finalidades más importantes liberar estos bloqueos o restricciones, y para ello habrá que estudiar con detalle la anatomía funcional del ser humano, adiestrar la sensibilidad y ponernos manos a la obra.
El Dr. Upledger desarrolla en profundidad en este libro el aspecto de movilidad craneal y meníngeo. Entender este balón articulado llamado cráneo, que protege el sistema nervioso central y sobre el que se apoyan importantes estructuras funcionales (ojos/visión, boca/masticación, oído/audiciónequilibrio, etc.), y el sistema meníngeo y su circulación de líquido cerebrospinal, es fundamental para entender que innumerables alteraciones de estas estructuras son en muchas ocasiones el origen de trastornos mecánicos y funcionales, difíciles a veces de abordar terapéuticamente en la actualidad por otras disciplinas y que responden espectacularmente al tratamiento de la Terapia craneosacra.
Hace más de 20 años que el Dr. Upledger escribió este libro y hay algo que no ha cambiado, sigue tan vigente como el primer día: su espíritu innovador y su tenacidad le han llevado a investigar y descubrir maneras más humanas y sencillas de ayudar en el proceso de la curación de otros sin limitarse a lo estrictamente académico, sino más bien lo contrario, rompiendo barreras y demostrándonos que son posibles otras maneras de ayudar a los demás, accesibles y demostradas por la investigación y la práctica, y que estoy seguro que pasarán a formar parte del arsenal terapéutico de los médicos del mañana.
Este libro es una valiosa guía para el terapeuta craneosacro, que ha servido y servirá en el futuro para entender mejor al ser humano.
Gracias Dr. John por ayudarnos a descubrir otro enfoque terapéutico des-de la escucha y el respeto.
JOSE LUIS PÉREZ BATLLE
Presidente del Upledger Institute España
y Latinoamérica

Prólogo

La Terapia craneosacra, que se expone y enseña en este volumen, arroja luz sobre la interfase o área de afinidad entre la medicina intervencionista y la medicina de autorregulación, entre la medicina alopática-osteopática tradicional y la autorregulación psicofisiológica. Dicho de otro modo, este libro arroja luz sobre los mecanismos «entre el cuerpo y la mente», si tal inapropiada expresión puede emplearse ahora que la diferencia entre cuerpo y mente está en proceso de rápida desaparición en la física, la biología, la psicología y la medicina.
En el prefacio de este libro, John Upledger afirma que «estas personas... siguen padeciendo a pesar de haber estado en algunos de los mejores centros médicos del mundo. ¿Por qué? Porque la medicina ortodoxa sigue sin reconocer la existencia del sistema craneosacro y su importancia fisiopatológica».
Esta rotunda afirmación sobre el sistema craneosacro y sus implicaciones para la Terapia craneosacra también la suscribe quien escribe esto después de haber visto muchos de los resultados notables, algunos inexplicables, de esta disciplina durante los últimos tres años. No obstante, tales palabras no resumen la historia completa de Upledger, y, dado que me ha dado libertad para escribir, me centraré en lo que a mi entender es un rasgo especialmente importante de este libro, la técnica «V-spread» (o Dirección de Energía). El lector acelerado tal vez no repare en el significado teórico y práctico de esta técnica de tratamiento, si bien, y según mi criterio, esta y otras técnicas parecidas se estudiarán en muchos proyectos de investigación durante la próxima década que, al comienzo del nuevo siglo, se aplicarán en la mayoría de los hospitales y facultades de medicina. Sobre todo me llaman la atención los muchos paralelismos entre las percepciones y manipulaciones «en la Dirección de Energía» de Upledger, y las percepciones y manipulaciones de la «electricidad corporal» en la teoría y práctica del yoga, tanto en sus intervenciones como en la autorregulación. No sorprende, pues, que haya afini-
dades entre esta técnica de «Dirección de Energía» y algunos de los métodos de visualización para la autorregulación. En la actualidad, estas modalidades de tratamiento ofrecen cierto número de correlaciones fisiológicas que siguen sin tener una explicación satisfactoria si nos planteamos la hipótesis sobre la existencia de un tipo de «electricidad corporal» que el terapeuta puede «transferir» al paciente (técnica de Dirección de Energía), o que puede manipular el mismo paciente entrenado en el tratamiento con visualización, uno de los métodos de autorregulación de la terapia psicofisiológica.
Como los fenómenos de la autorregulación se extienden a casi toda la medicina intervencionista (repárese, por ejemplo, en el efecto placebo de los estudios farmacológicos), surge de inmediato una pregunta crucial cuando se acepta la realidad de los datos sobre la técnica de Dirección de Energía: ¿son estos fenómenos nada más que el resultado de la autorregulación psicofisiológica, consciente o inconsciente, del paciente?
Es un hecho bien sabido que el efecto placebo -un cambio bioquímico y electrofisiológico real en el cuerpo del paciente- constituye una subdivisión del efecto de la visualización general (a pesar de que el paciente sea total-mente inconsciente de haberlo generado). Se sabe mucho sobre la forma en que el paciente usa de modo consciente o inconsciente la imaginación (visualización) para inducir cambios bioquímicos y electrofisiológicos en el cuerpo. Pero también se admite que es mucho lo que aún se desconoce. Pero sí hay una cosa cierta: sin visualización mental, consciente o inconsciente, nada puede iniciarse ni autocontrolarse. También se sabe que los placebos y métodos de autorregulación no funcionan con bebés y perros. Estas criaturas no saben de qué hablamos y los mecanismos internos no pueden autodirigirse mediante visualización.
Sin embargo, la técnica de Dirección de Energía actúa en niños y perros. Se trata claramente de una intervención. La autorregulación emplea la mis-ma energía de modo distinto, aunque en ambos casos resulta útil plantear la hipótesis de la existencia de una «electricidad corporal», ni neurológica ni clásica, a la que atribuir los resultados.
Volviendo a la consideración sobre el efecto placebo, a menudo, cuando se emplea la técnica de «Dirección de Energía», el paciente no sabe lo que está pasando y no tiene ni idea de lo que «supuestamente ocurre». Los cambios descritos por Upledger (y que observan los estudiantes en seminarios, incluido yo mismo) se producen sin la visualización del propio paciente. Y como la visualización es el sine qua non de la autorregulación en ambos aspectos, consciente e inconsciente, la autorregulación puede descartarse como explicación satisfactoria de los fenómenos de la técnica de Dirección de Energía.
En el capítulo 8, Upledger dice: «Esta técnica funciona. Aunque pueda parecer un poco extraña cuando se describe, hay que probarla antes de rechazarla.» En mi caso, que llevo mucho tiempo interesado por este campo, aprecio una nota familiar. Me sugiere las explicaciones de los yoguis (The Voluntary Controls Research team de la Fundación Menninger) a quienes estudié en la India en 1974 con un laboratorio psicofisiológico portátil. Los seguidores de la autorregulación que deseaban dar explicaciones mantenían que todo lo que hacían «dentro y fuera de la piel», pese a lo extraño que suene a la psicología y medicina occidentales, se practicaba mediante la manipulación de una electricidad no neurológica del cuerpo, que ellos llaman «prana».
Según la teoría clásica del yoga, la red neurológica del cuerpo es un correlato, o reflejo, de una red más primaria de «nadis», que son filamentos de una sustancia suprafísica, pero real, indetectable con instrumentos. Estos fi-lamentos se componen, según se dice, de «prana denso», y conducen una forma más sutil de «prana» a través de la estructura física. Se dice que los canales de la acupuntura (meridianos) conforman partes significativas de esta estructural aneurológica. En cualquier caso, según los practicantes del yoga, los fenómenos psicofisiológicos son ejemplos piel adentro de los fenómenos psicocinéticos que, mediados por el «prana» y dirigidos por la «mente» (consciente o inconsciente), se dan dentro y fuera de la piel. Por tanto, éstos son casos especiales de lo anterior.
La teoría que mejor se acomoda a los hechos de Upledger, a mi entender, es esta teoría del yoga clásico. Es consecuente con los datos del tratamiento moderno con visualización y autorregulación, la hipnosis, la curación mediante el tacto terapéutico (imposición de manos), el Tai Chi (danza de «energía» china), las artes marciales (kung fu, karate, yudo, aikido), la acupuntura y la medicina china tradicional, la cirugía psíquica filipina (en ciertos casos), la medicina tradicional de la India (Ayurveda) y la medicina tradicional de los indios americanos. Además, la teoría de la «electricidad corporal» tiene características similares a las del «cuerpo físico vital» de Aurobindo (la cual se dice que obedece servilmente el «cuerpo físico denso») y se parece al «cuerpo áurico» de la psíquica, tantas veces mencionado hoy en día en las experiencias «extracorpóreas» y «próximas a la muerte».
Resulta interesante reparar en que en los laboratorios de los físicos Me-ter Philips, John Hasted, Harold Puthoff y Russel Targ, y para los ingenieros eléctricos Robert Jahn y Arthur Ellison (por citar unos pocos investigado-res), los fenómenos recientemente observados, relacionados con la mente y detectados con instrumentos ultrasensibles, indican que puede adelantarse la hipótesis de la existencia de un vínculo energético entre «mente» y «materia», por ser cautos.
Los fenómenos de los que hablan estos científicos y John Upledger re-presentan, a mi entender, distintas visiones de un cosmos energético en el
que el cuerpo, las emociones, la mente y el espíritu son transformaciones o expresiones de la misma energía básica. Aurobindo, al referirse a la dualidad en la que languidecen muchos pensadores atados a la materia, sugiere que si a uno le resulta embarazosa la palabra «espíritu», no debe usarla. Por su parte, se refiere al espíritu como la «forma más sutil de la materia». No obstante, si a uno no le molesta esa la palabra, la materia puede concebirse como la forma más densa del espíritu.
Si consideramos la técnica de Dirección de Energía como una adición reciente a una tradición que se remonta a varios milenios, parece que este método emplea la antigua «energía» de un modo nuevo, al menos nuevo para la medicina occidental. ¿Resulta extraño? No para todo el mundo. Como re-saltó hace muchos años J. B. Rhine, tal vez la aplicación más significativa de la investigación psicocinética haya de producirse en la medicina.
John Upledger aporta una razón semitradicional a una parte de los da-tos de la técnica de Dirección de Energía cuando sugiere que los potenciales electrofisiológicos de las manos del terapeuta influyen directamente en la piel y cuerpo del paciente. Así hace uso de la teoría bioeléctrica clásica y de sus posibilidades, que tal vez sea aplicable en ciertos casos (al menos sugiere nuevas líneas de investigación), aunque esta explicación no incluiría en los casos en los que el paciente está completamente vestido. Se detectan fenómenos de la técnica de V-Spread a pesar de que el efecto aislante de las prendas bloquee claramente el flujo de la electricidad clásica. Desde mi punto de vista, es, por tanto, especialmente útil tener en cuenta las teorías de la energía de mente y cuerpo procedentes de la antigua China y la India, reconsiderar los conceptos de «chi» y «prana», y su relación (fascinante) con la visualización y la volición.
Para los escépticos, la solución tradicional respecto al vínculo basado en los datos es negar la existencia de éstos. Pero, a la luz de los conocimientos actuales, es una pérdida de tiempo, dinero, oportunidades e intelecto. Como dice Upledger, «esta técnica funciona». Y yo añadiría, experimenta con todos estos fenómenos y luego haz un esfuerzo, si lo deseas, por desarrollar una teoría más adecuada.
Yo sé que Upledger es plenamente consciente de que su razonamiento sobre los fenómenos de la técnica de Dirección de Energía no es en absoluto inclusivo, pero como investigador médico y como médico mantiene un tipo de vinculación peculiar sin datos. Tal y como él dice: «algunos terapeutas creen que están transmitiendo directamente con las manos un poder curativo divino».
El problema de Upledger es cómo hablar de un método de intervención que opera «bajo el control de la mente»; cómo separar los hechos de la ficción, la ciencia de la fantasía, el saber de la superstición, y moverse con audacia por un terreno desconocido y de tal forma que la frontera elástica de los límites de la medicina no se cierre a sus espaldas y se pierda a la vista, quedando su trabajo relegado a la tierra del «esoterismo y el curanderismo», por usar sus palabras.
Y unas pocas líneas más antes de empezar a leer este notable libro. La sensación experimentada por el terapeuta al usar la técnica de V-Spread es la de «dirigir la energía». Algunos críticos dicen que esta sensación es una «proyección», limitada a la mente del terapeuta. Para este observador y experimentador, y buscador de razones fundamentales, Upledger y otros terapeutas que trabajan en el ámbito de múltiples niveles de la mente y el cuerpo están hallando hechos renovadores que respaldan la idea de unidad de la medicina y el yoga, el cuerpo y la mente, lo consciente y lo inconsciente.
En el estado actual del conocimiento y la experiencia, tal vez lo mejor sea ser monista, mantenerse racional, ser poco dogmático y flexible, volver-se intuitivo, y buscar ininterrumpidamente y dar cabida a nuevos hechos. No debemos ser como los físicos soviéticos que conocimos hace poco, quienes, cuando se les pidió que hablaran de algunos de los nuevos hechos en el área de la «electricidad corporal», dieron un puñetazo en la mesa y clama-ron «en este área, no hay hechos nuevos». Otros científicos soviéticos más abiertos dieron a la energía un nombre nuevo, «bioplasma», debido a sus aparentes propiedades eléctricas plasmáticas, e iniciaron nuevos proyectos de investigación.
Empezar proyectos de investigación nuevos es lo que debemos hacer con la técnica de V-Spread o «Dirección de Energía», y con el ámbito médico del cual emerge la Terapia craneosacra. El trabajo principal acaba de empezar. Como dice Upledger, este libro contiene un «número considerable de observaciones y teorías que todavía no se han sometido a pruebas científicas rigurosas».
ELMER GREEN, PH. D.
The Menninger Foundation Topeka, Kansas

Prefacio

Como en cualquier nuevo campo del estudio, el concepto craneosacro está cambiando rápidamente y este libro contiene la información más reciente, además de ofrecer una cantidad considerable de observaciones y teorías que aún no se han sometido a pruebas científicas rigurosas. Pedimos indulgencia a este respecto. Mediante la aplicación y observación clínicas continuadas, el terapeuta puede empezar a separar los hechos de la fantasía. El paso del tiempo demostrará la eficacia de la Terapia craneosacra. Tampoco creemos que se deba negar a los pacientes las técnicas diagnósticas y terapéuticas de bajo riesgo ni sus beneficios potencialmente altos, porque las lentas ruedas del método científico estén tratando de confirmarlas y refutarlas. En otras áreas de la asistencia sanitaria en las que el riesgo para los pacientes es mayor y los peligros potenciales son considerables, nuestra postura es muy distinta.
Además, la Terapia craneosacra posee la capacidad potencial de ser de gran ayuda para un número significativo de casos médicos «de cajón de sastre», «ancianos» y otros con quienes la medicina convencional se ha mostrado ineficaz. Son personas que siguen padeciendo a pesar de haber pasado por algunos de los mejores centros médicos del mundo. ¿Por qué? Porque la medicina ortodoxa sigue sin reconocer la existencia del sistema craneosacro y su importancia fisiopatológica. Aunque hace 50 años se debatió la posibilidad de que hubiera un sistema como éste, su base científica era poco clara y resultaba poco razonable dudar seriamente del dogma aceptado de que el cráneo se fusiona, y abrazar por otra parte el concepto de actividad dinámica sobre los huesos del cráneo, las meninges, el líquido cefalorraquídeo, el sistema vascular intracraneal, el desarrollo del encéfalo, el movimiento de los líquidos corporales, la tonicidad de los músculos y la función de todo el tejido conjuntivo del cuerpo influidos por el sistema craneosacro.
Como nuestra investigación comenzó por respaldar la existencia de un sistema craneosacro, empezamos a estudiar su significado. Muchas perso-
nas sufren disfunciones y enfermedades de etiología desconocida. Cuando hasta la fecha aparecía un concepto nuevo sobre un sistema fisiológico indiferenciado, lo razonable era buscar relaciones de causa y efecto entre la disfunción de este sistema y los síndromes patológicos de etiología oscura. Basándose en este concepto, aplicamos la terapia craneosacra a gran variedad de problemas sanitarios que aparecen en este libro.
Durante varias generaciones, un reducido número de terapeutas ha empleado el concepto craneosacro sin comprender totalmente su funciona-miento o la razón de su éxito. Su aplicación fue eficaz, pero resultaba todo tan misterioso que se consideró una forma de curación por la fe. De hecho, algunos terapeutas creen que están transmitiendo directamente con las manos un poder curativo divino. Esto obviaba la necesidad de conocer la anatomía y fisiología subyacentes. Esta actividad no se extinguió porque los resultados eran innegables; mientras algunos observadores lo consideraban curanderismo o curación divina, otros seguían mostrando curiosidad por la base anatómica y fisiológica de los resultados observados como respuesta a la terapia craneosacra.
Nuestro propio interés por el concepto craneosacro surgió por casualidad. Yo (Upledger) entré por vez primera en contacto con él durante una intervención quirúrgica en 1971. Estaba ayudando a un neurocirujano a quitar una calcificación extradural en la cara posterior del tubo dural en la región mediocervical. Nuestro objetivo era eliminar la placa calcificada sin practicar una incisión ni interrumpir la integridad de la duramadre. Mi ta-rea era mantener inmóvil la duramadre con dos pares de pinzas mientras el neurocirujano extirpaba la placa sin cortar ni dañar la membrana subyacente. No obstante, la duramadre no se mantuvo inmóvil. Me sentí mal por no haber podido cumplir con tan sencilla tarea. El paciente anestesiado por completo estaba en posición sedente. No tuve ninguna dificultad de acceso o visión del campo operatorio.
Resultó evidente que el movimiento de la duramadre era de naturaleza rítmica con unos 8 ciclos por minuto. Esta actividad rítmica era independiente de los ritmos respiratorio y cardíaco del paciente. Se trataba de otro ritmo fisiológico. Parecía la subida y bajada del líquido que contiene la duramadre. Ni el neurocirujano, el anestesista ni yo habíamos observado antes ese fenómeno. Me despertó la curiosidad. No pude hallar información relevante en la literatura médica y fisiológica convencional.
El paciente padecía una distrofia en la piel de ambos pies. No podía ca-minar por la aparición continua de equimosis, grietas y descamación de la piel en los pies. Era muy doloroso. Tras la extracción de la placa calcificada, mejoró el cuadro que había padecido durante unos 18 meses. Tres meses después de la operación, los pies tenían un aspecto normal. La placa era elresultado de una infección general por Equinococcus que había producido la formación de quistes en el hígado y el encéfalo. El tratamiento médico de estos problemas tuvo éxito. La placa extradural fue un efecto residual de la infección.    ,
Finalmente, tuve conocimiento de un curso de osteopatía craneal cuyos conceptos parecían coincidir con las observaciones descritas antes durante el procedimiento quirúrgico. Empleé algunas de las técnicas aprendidas durante el curso con mucho éxito. No hay mejor retroalimentación que el éxito, por lo que profundicé en la osteopatía intracraneal. En 1975, abandoné la práctica privada y entré a formar parte del Departamento de Biomecánica del Michigan State University College of Osteopathic Medicine. Me integré en un equipo de investigación interdisciplinar. Una de nuestras tareas era estudiar la osteopatía craneal.
Durante el curso de nuestro trabajo, asistí a una conferencia de mi coautor Jon Vredevoogd. Jon es diseñador y arquitecto. La esencia de su conferencia puede resumirse en la siguiente cita:
«La naturaleza crea los mejores diseños. Todo diseño de la naturaleza tiene un propósito y es la forma más eficaz de realizar una tarea. Debemos estudiar la forma en que la naturaleza hace las cosas y tratar de emularla, en vez de intentar torpemente y de modo egoísta inventar otras propias. No podemos mejorar los diseños naturales; sólo necesitamos entenderlos.»
Proporcioné a Jon un cráneo humano desarticulado y le reté a que me explicara por qué la naturaleza había hecho así el cráneo, y me explicara la función de la forma de los distintos huesos. Durante los últimos 6 años, Jon y yo hemos trabajado juntos con estos problemas.
A nivel general, este libro es para biólogos y fisiólogos médicos curiosos, o para todo el que tenga interés por la integración de las funciones mecánicas y fisiológicas del cuerpo humano. El concepto craneosacro resuelve muchas paradojas y aporta una explicación a muchos fenómenos fisiológicos y síndromes clínicos observados pero no explicados.
A nivel más práctico, este libro es para todo «trabajador corporal», es decir, toda persona implicada en profesiones sanitarias que emplee las manos como herramientas diagnósticas o terapéuticas. Esto compete a médicos y osteópatas, dentistas, quiroprácticos, fisioterapeutas, terapeutas de polaridad, terapeutas del movimiento, psicoterapeutas, etc. La mayoría de las personas que ejercen estas profesiones cuentan con buenos conocimientos de anatomía. En este libro esperamos basarnos en esas sólidas bases anatómicas y expandir el concepto de la función anatómica y fisiológica dinámica.
Animamos a los lectores a mejorar sus habilidades para la palpación. Yo (Upledger) estoy fascinado por las perspectivas que se me han abierto des-
de que empecé a desarrollar mis habilidades para la palpación. La fascinación queda reflejada en el comentario de un neurólogo checoslovaco que visitó recientemente nuestra universidad. Había oído hablar del concepto craneosacro y quería que le enseñara a palpar el ritmo. Me tumbé en decúbito supino sobre la mesa de tratamiento, puse sus manos suavemente sobre mi cabeza y le pedí que cerrara los ojos y sintiera. En primera instancia, percibió el ritmo cardiovascular, luego el ritmo respiratorio, y después con mucha claridad el ritmo craneosacro. De modo espontáneo y teatral declaró: «Una vez que lo encuentras, nunca más lo pierdes».
Debo la realización de este libro a todos mis estudiantes que persistieron en preguntarme y animarme a describir verbalmente y explicar las cosas que hago de forma automática. Destaca entre todos una estudiante que integró en un programa de estudios los apuntes de clase y artículos publica-dos, la hermana Anne Brooks, hoy en día osteópata.
Grande es mi deuda con Stacy F. Howell, Ph. D., bajo cuya tutela completé una beca de 3 años en bioquímica en el Kirksville College of Osteopathic Medicine. La doctora Howell trató continuamente de enseñarme la diferencia entre un tecnólogo y un doctor de filosofía de la ciencia. Su influencia me convirtió en un observador naturalista.
Louis Hasbrouck, D. O., y Anne Wales, D. O., me sirvieron de inspiración durante mi primera experiencia en un seminario de la Cranial Academy. Con posterioridad, Herbert C. Miller, D. O., me ayudó a adquirir confianza en las manos y la intuición. Es mucho lo que debo a todas estas personas.
Ann Eschtruth y Laura Hayes lograron descifrar mi letra y convertir el manuscrito en algo legible. Charles Lincoln, D.O. (Reino Unido), estuvo siempre allí para leer las pruebas y discutir mi exposición de los conceptos y técnicas. Se invirtió una cantidad prodigiosa de tiempo en diseñar, componer, corregir las pruebas de imprenta e introducir los datos en este libro. Por su paciente devoción a estas labores, Jon Vredevoogd y yo deseamos en especial dar las gracias a Patricia O´Connor, Lilian Lai Bensky, Peggy Welter y Catherine Nelson. John O´Connor y Dan Bensky de Eastland Press completaron la edición final por lo que les estamos agradecidos.
Mi esposa Dianne me ofreció su apoyo y ánimo siempre que lo necesité. Sin ella, no se habría escrito este libro.

Índice

PRÓLOGO A LA EDICIÓN EN CASTELLANO     9
PRÓLOGO     11
PREFACIO     17
CAPÍTULO 1
Introducción al concepto craneosacro     21
CAPÍTULO 2
El concepto craneosacro: terminología básica     33
CAPÍTULO 3
Ritmo craneosacro: habilidades palpatorias     49
CAPÍTULO 4
Técnicas para la modificación del ritmo craneosacro     65
CAPÍTULO 5
Liberación de las restricciones transversas que deterioran
la movilidad fascial     73
CAPÍTULO 6
Disfunciones del sistema de membranas durales:
diagnóstico y tratamiento     91
CAPÍTULO 7
Disfunciones de la base del cráneo     123
CAPÍTULO 8
La duramadre espinal y el complejo sacrocoxígeo     175
CAPÍTULO 9
Diagnóstico y tratamiento de las disfunciones óseas
y suturales de la bóveda craneal     199
CAPÍTULO 10
Los cóndilos del occipital     217
CAPÍTULO 11
Disfunción del hueso temporal     223
CAPÍTULO 12
La boca, la cara y la articulación temporomandibular     239
CAPÍTULO 13
Disfunciones extrínsecas del sistema neuromusculosquelético
que influyen en el sistema craneosacro     261
CAPÍTULO 14
Diagnóstico mediante evaluación de la función del sistema
craneosacro y la respuesta global del cuerpo     311
CAPÍTULO 15
Neonatos, bebés y niños     329
CAPÍTULO 16
Precauciones y aplicaciones clínicas específicas     341
APÉNDICES     349
APÉNDICE A
Estructuras de las suturas de la base del cráneo         351 Ernest W. Retzlaff, David Michael, Richard Roppel
y Fred Mitchell, Jr
APÉNDICE B
Exploración del ritmo craneal en casos neurológicos crónicos
y de coma profundo     353 Z. Karni, J.E. Upledger, J. Mizrahi, L. Heller, E. Becker y T. Najenson
APÉNDICE C
Patrones electromecánicos durante el diagnóstico
y tratamiento osteopáticos craneosacros     363 John E. Upledger y Zvi Karni
APÉNDICE D
Tratamiento de la cefalea autógena     375 John E. Upledger y John D. Vredevoogd
APÉNDICE E
Liberación espontánea mediante tratamiento postural     387 Lawrence Hugh Jones
APÉNDICE F
Autoinducción del punto de quietud del RCS con dos pelotas
de tenis unidas     401 James Nelson Riley
APÉNDICE G
Diagnóstico y tratamiento del dolor de cabeza relacionado
con la sutura escamosa     403 John E. Upledger, Ernest W. Retzlaff y Jon Vredevoogd
APÉNDICE H
Hallazgos radiológicos sobre el mecanismo craneosacro     409 Philip E. Greenman
APÉNDICE 1
Relación de los hallazgos de la exploración craneosacra en niños
de educación primaria con problemas de desarrollo     425 John E. Upledger
APÉNDICE J
La reproducibilidad de los datos de la exploración craneosacra:
análisis estadístico     447 John E. Upledger
APÉNDICE K
Holismo, osteopatía y biomecánica     461 John E. Upledger
BIBLIOGRAFÍA     463
INDICE ALFABÉTICO     467

El transporte de su paquete

Nos pondremos en contacto con usted para confirmar la disponibilidad del material de su pedido, forma de envío y de pago por teléfono o email. Hasta ese momento no podremos saber el coste exacto del envío y solicitar su aprobación.


PEDIDOS SUPERIORES A 100€ SIN GASTOS DE ENVÍO EN PENÍNSULA  

  • Sujeto a disponibilidad del producto o libro.
  • Para pedidos realizados antes de las 12:00 a.m. por teléfono o correo electrónico

FORMAS DE PAGO:

  • REEMBOLSO (SOLO ESPAÑA)
  • TRANSFERECNIA BANCARIA
  • PAYPAL

TARIFAS DE ENVÍO

ESPAÑA - PENÍNSULAPrepagoContra reembolso
Por Correo3,75€6,55€
Por Agencia de Transporte6,50€8,25€
ESPAÑA - BALEARESPrepagoContra reembolso
Por Correo5,55€7.55€
Por Agencia de Transporte10,00€12,00€
ESPAÑA - CANARIAS, CEUTA Y MELILLAPrepagoContra reembolso
Por Correo7,00€

8,55€

Por Agencia de TransporteNO DISPONIBLENO DISPONIBLE

GASTOS DE ENVÍO

  • El envío será realizado por correo previo pago por PayPal.

  • Se le notificarán el importe exacto y las condiciones del envío por correo electrónico.

POLÍTICA DE DESCUENTOS

Ofrecemos el máximo descuento legal en libros (5%) sobre el precio establecido por el editor en ventas realizadas por web según establece la Ley 10/2007, de 22 de junio, de la lectura, del libro y de las bibliotecas. En ningun caso está autorizado un descuento mayor excepto en los libros de bibliófilo, los libros artísticos, los libros antiguos o de ediciones agotadas, los libros usados, los libros de texto y el material didáctico complementario.

No hay productos relacionados o libros del mismo autor

carrito  

No hay productos


0,00 € Total

Estos precios se entienden sin IVA

carrito Confirmar

 

Pinterest de Librería Rerum Natura

Facebook de Rerum Natura