Buscador

El huerto fácil. Manual de horticultura en casa Maximizar

El huerto fácil. Manual de horticultura en casa

Miguel Ángel Galán Jiménez (aut)

18,22 € sin IVA

¡Precio rebajado!

-5%

19,18 €

Cómo sembrar, cultivar y recolectar tus propios alimentos saludables

Los vegetales, hortalizas y plantas aromáticas en toda su plenitud,
a un
paso de tu cocina

Más detalles

9788416002498

En un patio, un balcón, una ventana, un muro o un jardín... ¿Por qué hay que dejar de ser urbanita para tener un pequeño huerto? Cabe en cualquier lugar, siempre y cuando reciba luz directa y ventilación. Además de ser un elemento decorativo, o un espacio de descanso para plantar cara al estrés y a las prisas. Con este sencillo manual aprenderás a cultivar alimentos sanos, nutritivos, sabrosos y libres de pesticidas. La agricultura doméstica nos convierte en consumidores responsables y exigentes, al tiempo que resulta un ejercicio de sostenibilidad. Si nos hacemos pequeños agricultores urbanos, tendremos una vía de escape frente al asfalto, viviremos directamente el ciclo de la vida, resultará un recurso educativo para nuestros hijos, y nos permitirá redescubrir el verdadero sabor de los alimentos.
Perejil, cebollas, tomates, zanahorias, acelgas, apios, pepinos, calabacines, albahaca, cilantro, comino...

Miguel Ángel Galán Jiménez
Ingeniero Industrial de profesión, músico de vocación, y eterno estudiante del entorno natural, Miguel Ángel Galán Jiménez es un enamorado del huerto, el campo y la cocina. Actualmente reside en un pueblo de la Sierra de Madrid, donde continúa investigando los diferentes métodos de cultivo y recolección de productos naturales, y su integración en una cocina saludable y tendiente a la autosuficiencia.

¿Por qué cultivar un huerto casero?

La vida urbana ha apartado al ser humano del contacto con la naturaleza, y las ciudades se han convertido en una constante fuente de estrés para muchas personas. Estamos rodeados de polución ambiental y de contaminación lumínica y acústica. Contar con un pequeño espacio en el que cultivar nuestras plantas ornamentales y hortalizas supone una vía de escape ante todos estos estímulos negativos del medio.
Durante el S. XX, nuestra sociedad siguió una fuerte tendencia de emigración de la población rural a las zonas urbanas. En una época en que la vida en el campo estaba colmada de dificultades, la gente acudía a las ciudades en busca de nuevas oportunidades, con la esperanza de conseguir mejores condiciones. Esto no sólo trajo consigo el crecimiento descontrolado de los núcleos urbanos, sino también el abandono de los cultivos y con ello la pérdida de un valioso conocimiento sobre las formas de aprovechar los recursos naturales. Hoy en día, esta tendencia se está revirtiendo, y
existen muchos casos de gente que sale de la ciudad para vivir en el campo. Incluso da el paso de trabajar la tierra. Todo ello resulta más fácil gracias a la tecnología y a las comunicaciones actuales, que hacen que la vida en el campo sea ahora mucho más cómoda.
Sin embargo, las obligaciones a las que nos sometemos para seguir los dictados de la vida moderna nos hacen perder la perspectiva de lo que somos.
Dedicar una parte de nuestro tiempo al estudio
de la horticultura nos permite comprender mejor
nuestro entorno, entender las relaciones que existen entre los seres vivos y el medio que los rodea y, en definitiva, conocernos mejor a nosotros mismos.
El trabajo de la tierra, si se realiza con entusiasmo y con un fin meramente lúdico, es una actividad relajante y saludable que nos permite olvidarnos por un momento de los problemas cotidianos.
Debido a la centralización de las poblaciones, los lugares de consumo de verduras y frutas están normalmente muy alejados de los puntos de producción. Esto supone que para que una hortaliza llegue de su lugar de origen a nuestra mesa sean necesarias infraestructuras civiles, locales de almacenamiento, centros de distribución, estructuras logísticas y superficies comerciales. Esta gran cadena de intermediarios tiene varias consecuencias. En primer lugar, el tiempo que transcurre desde que un alimento se cosecha hasta que se consume es elevado, por lo que inevitablemente pierde cualidades. Muchas verduras se recogen inmaduras para aumentar el rendimiento de producción, pasando a cámaras de maduración artificial y después a cámaras frigoríficas para su conservación. Las frutas y hortalizas sufren con estos cambios térmicos y atmosféricos durante los procesos de transporte y almacenamiento, de modo que, en muchos casos, llegan al consumidor golpeadas, estropeadas o en un punto de maduración muy alejado del óptimo. Todo esto devalúa la calidad del producto. La segunda consecuencia de este sistema de producción y distribución es el encarecimiento progresivo de los productos en cada etapa intermedia, por lo que del precio pagado por el consumidor, tan sólo una pequeña parte llega al agricultor, quedándose la mayoría en manos de los intermediarios. Finalmente, toda esta estructura de camiones, locales, centros comerciales y logísticos consume gran cantidad de energía, suelo y
otros recursos, lo cual hace que este sistema de producción y distribución descentralizada tenga un gran impacto ambiental.
Los huertos caseros son una forma de paliar estos problemas al producir las hortalizas necesarias para el consumo cotidiano de muchas familias, evitando intermediarios, y sin necesidad de consumir esta ingente cantidad de recursos. Es evidente que la calidad y el sabor de las verduras cultivadas en un huerto casero, maduradas al sol y recogidas en el momento adecuado, es incomparable al de las producidas en plantaciones industriales.
Los cultivos modernos, para aumentar su producción, utilizan métodos intensivos poco sostenibles, degradando el suelo en el que se implantan y restando fertilidad a los lugares de los que obtienen la materia orgánica necesaria. El empleo de fertilizantes, herbicidas, plaguicidas y venenos para animales conlleva la contaminación del suelo y del agua. Además, la fabricación de estos productos consume energía y recursos, contribuyendo a aumentar el impacto ambiental total de estos sistemas de cultivo. En países como España, gracias a la legislación vigente, las plantaciones industriales pasan exhaustivos controles de calidad, desde la aplicación de los fitosanitarios hasta el producto final. Sin embargo, una pequeña parte de los elementos químicos nocivos aplicados no se termina de degradar nunca, pasando inevitablemente a nuestro organismo. Si producimos nuestras propias hortalizas utilizando técnicas de cultivo ecológico, podemos aplicar un control total sobre ellas y consumir productos de calidad con total seguridad alimentaria.
Fíjate en las prácticas agrícolas de hoy en día,
dedica un tiempo a pensar cómo se ha procesado
tu comida, y piensa en la expresión
«somos lo que comemos».
En un mundo en constante evolución, donde los desarrollos científicos nos han llevado a alcanzar cotas de confort tecnológico inimaginables hace años, todavía hay millones de personas que no pueden cubrir sus necesidades nutricionales básicas. La humanidad crece en población y en demanda de recursos de forma desmesurada e insostenible, y la deforestación, la contaminación del aire, del suelo y del agua son el resultado de este crecimiento.
Pese a contar con tecnología capaz de optimizar los consumos energéticos y de maximizar los rendimientos en las producciones agrícolas e industriales, la civilización occidental sigue una curva creciente en demanda de materias primas, suelo, energía, agua y alimentos, así como en la emisión de gases de efecto invernadero.
La producción mundial de alimentos está en su mayor parte centralizada en grandes empresas que piensan en la demanda de los mercados en vez de en las necesidades reales de los seres humanos.
Con muy poco esfuerzo y espacio podemos cultivar un huerto casero y crear un entorno agradable en el que disfrutar del trabajo de la tierra a la vez que enseñar a los niños algunos valores esenciales de la vida. Sólo tenemos que invertir mucha ilusión y un poco de trabajo y obtendremos a cambio gratificación personal y alimentos deliciosos y saludables.
Tenemos a nuestro alcance cambiar esta situación y crear un mundo más sostenible y humano. ¡Intentémoslo!

Índice

¿Por qué cultivar? ...un huerto casero    15
El primer paso. ¿Dónde poner tu huerto?    21
Huertos en el suelo    22
Huertos en altura    25
Cultivo en macetas y jardineras    27
Huertos comunitarios y urbanos    30
Diseña y planifica el huerto a tu medida    33
El tamaño del huerto    34
La distribución del huerto    36
Asociaciones beneficiosas    39
La rotación de cultivos    43
¿Cómo ha de ser la tierra? Nociones básicas
para conocer «dónde pisas y siembras»    47
Suelos ácidos y alcalinos    48
La estructura del suelo    50
La composición del suelo    50
El suelo perfecto    51
Sustratos comerciales    53
La preparación del terreno    54
Abonos y fertilizantes. ¿Cuáles son
los mejores para tu huerto?    59
El compost    60
Extractos de plantas    66
Otros abonos orgánicos naturales    68
Abono verde    70
Todos los sistemas de riego    73
Tipos de riego    73
Cuándo regar    77
Tabla con necesidades de riego de cada especie    79
Las técnicas de cultivo más exitosas
para convertirte en un experto horticultor    81
La reproducción de las plantas    81
La siembra    84
Cuidados tras la siembra    89
La recolección    96
Las 10 herramientas más utilizadas en la huerta    99
Invernaderos. Hortalizas todo el año    103
Cómo tratar las «malas hierbas»    107
Combate las plagas y las enfermedades
más comunes    113
Plagas    114
Hongos    117
Bacterias y virus    119
Los contrastes climáticos afectan a tu huerto    121
Zonas climáticas de España    121
La influencia de la Luna    126
Tu huerto mes a mes. Calendario anual de siembra
y actividades    129 Permacultura y horticultura ecológica.
El diseño y ecosistema de tu huerto    143
Familias de hortalizas. Conócelas para
planificar bien tus cultivos    147
Compuestas    147
Crucíferas    148
Cucurbitáceas ,    148
Leguminosas    148
Liliáceas    149
Quenopodiáceas    149
Solanáceas    150
Umbelíferas    151
Huerto de frutas y hortalizas    153
Ajo, ajetes, berenjena, calabacín, calabaza, cebolla, espárrago, espinaca, frambuesa, fresa, girasol, guisantes, habas, judías, lechugas, lufa, melón, nabo, patata, pepino, pimiento, puerro, rábano, remolacha, tirabeques, tomate, zanahoria
Huerto de plantas aromáticas    195
Albahaca, cebollino, cilantro, comino, eneldo, hierbaluisa, hinojo, laurel, menta, orégano, perejil, romero, tomillo
Del huerto a la despensa. Cómo conservar de forma
natural tus frutas y hortalizas    205
Esterilizar botes    206
Envasar al vacío    207
Secado    209
Congelación    211
Mermeladas    212
Dulce de membrillo    213
Tomate frito    214
Pepinillos en vinagre    215
Pisto    216
Salsa pesto    217
Aceitunas alii alas    217
Almacenamiento de ft mas y verduras    218

El transporte de su paquete

Nos pondremos en contacto con usted para confirmar la disponibilidad del material de su pedido, forma de envío y de pago por teléfono o email. Hasta ese momento no podremos saber el coste exacto del envío y solicitar su aprobación.


PEDIDOS SUPERIORES A 100€ SIN GASTOS DE ENVÍO EN PENÍNSULA  

  • Sujeto a disponibilidad del producto o libro.
  • Para pedidos realizados antes de las 12:00 a.m. por teléfono o correo electrónico

FORMAS DE PAGO:

  • REEMBOLSO (SOLO ESPAÑA)
  • TRANSFERECNIA BANCARIA
  • PAYPAL

TARIFAS DE ENVÍO

ESPAÑA - PENÍNSULAPrepagoContra reembolso
Por Correo3,75€6,55€
Por Agencia de Transporte6,50€8,25€
ESPAÑA - BALEARESPrepagoContra reembolso
Por Correo5,55€7.55€
Por Agencia de Transporte10,00€12,00€
ESPAÑA - CANARIAS, CEUTA Y MELILLAPrepagoContra reembolso
Por Correo7,00€

8,55€

Por Agencia de TransporteNO DISPONIBLENO DISPONIBLE

GASTOS DE ENVÍO

  • El envío será realizado por correo previo pago por PayPal.

  • Se le notificarán el importe exacto y las condiciones del envío por correo electrónico.

POLÍTICA DE DESCUENTOS

Ofrecemos el máximo descuento legal en libros (5%) sobre el precio establecido por el editor en ventas realizadas por web según establece la Ley 10/2007, de 22 de junio, de la lectura, del libro y de las bibliotecas. En ningun caso está autorizado un descuento mayor excepto en los libros de bibliófilo, los libros artísticos, los libros antiguos o de ediciones agotadas, los libros usados, los libros de texto y el material didáctico complementario.

No hay productos relacionados o libros del mismo autor

Los clientes que compraron este producto también han comprado...

  • Cuidado dental holístico

    Cuidado...


    Guía completa para la salud integral de dientes...

  • El poder curativo del ajo

    El poder...


    Los principios activos y los compuestos...

carrito  

No hay productos


0,00 € Total

Estos precios se entienden sin IVA

carrito Confirmar

 

Pinterest de Librería Rerum Natura

Facebook de Rerum Natura