Buscador

Guía del explorador psicodélico Maximizar

Guía del explorador psicodélico

James Fadiman (aut)

18,18 € sin IVA

¡Precio rebajado!

-5%

19,13 €

Cómo realizar viajes sagrados de modo seguro y terapéutico

Más detalles

9788484456278

Guía del explorador psicodélico, por  James Fadiman. Gaia Editorial

Cómo realizar viajes sagrados de modo seguro y terapéutico

9788484456278

Con más de 40 años de experiencia investigando con enteógenos, James Fadiman está considerado como la más respetada y versada autoridad estadounidense sobre la psicodelia y su aplicación. En estas páginas describe las mejores prácticas para realizar viajes sagrados de manera segura, a la vez que abordalos efectos inmediatos y a largo plazo del uso de psicodélicos, ya sea para propósitos espirituales (dosis altas), terapéuticos (dosis moderadas) o para la resolución de conflictos (dosis bajas).
El autor revisa aquí diversas investigaciones, tanto antiguas como sumamente recientes, acerca del valor psicoterapéutico de las drogas visionarias para expandir la consciencia personal y para tratar diversas enfermedades graves. Revela también nuevas maneras de emplear el LSD y otros psicodélicos, incluyendo el uso de dosis extremadamente pequeñas para mejorar la función cognitiva y el equilibrio emocional.
Fadiman disipa aquí los mitos y confusiones más extendidos sobre el empleo de los psicodélicos, y explora las experiencias que cambiaron la vida de Ram Dass, Timothy Leary, Aldous Huxley y Huston Smith, así como las de Francis Crick y Steve Jobs, mostrando que, utilizadas sabiamente, estas sustancias pueden producir no solo curaciones sino también descubrimientos científicos y epifanías espirituales.

James Fadiman

estudió en Harvard, se graduó en Stanford y ha ejercido como profesor de psicología y destacado investigador pionero en el ámbito de la psicodelia desde los años 60. Ha investigado con el Harvard Group, el West Coast Research Group en Menlo Park, y con Ken Kesey. Fue presidente del Institute of Noetics Sciences y es profesor de psicología en el Institute of Transpersonal Psychology, del que fue cofundador en 1975. Es autor de múltiples libros, consultor empresarial e imparte conferencias y talleres a nivel internacional.
Actualmente reside en Menlo Park, California, con su esposa.

  • Encuadernación: Rústica
  • Dimensiones: 14,5 x 21 cm
  • Nº Pág.: 448

INDICE

Reconocimientos 13
Visión de conjunto: ¿por qué este libro? Y preguntas más frecuentes 17
Una visión de la tierra como un todo. Stewart Brand 25

PRIMERA PARTE
LA EXPERIENCIA TRASCENDENTAL:
SESIONES ENTEOGÉNICAS

Introducción a la primera parte 31
1. Buscar lo divino en nuestro interior 33
Primera parte: guía para viajeros y guías El gremio de los guías
2. El viaje enteogénico 51
Segunda parte: pautas para viajeros y guías El gremio de los guías
3. Cualidades de la experiencia trascendental 65
Cuatro características dominantes Alan Watts
4. Las experiencias de los pioneros 71
Con sus propias palabras
Albert Hofman, doctor en bioquímica; Aldous Huxley; Stanislav Gro f, doctor en medicina; Timothy Leary, doctor en psicología; Richard Albert (Ram Dass), doctor en psi¬cología; Alexander Shulgin, doctor en bioquímica, Ralph Metzner, doctor en psicología; Huston Smith, doctor en teología; Rabbi Zalman Schachter-Shalomi, doctor hono¬rario en teología, Charles Tart, doctor en psicología; Fran¬ces Vaughan; doctor en psicología clínica; Bill Wilson y Peter Coyote

SEGUNDA PARTE
EL CRECIMIENTO PERSONAL Y LA AUTOEXPLORACIÓN
EN LAS SESIONES PSICODÉLICAS

Introducción a la segunda parte 99
5. Usos terapéuticos de los psicotrópicos 103
Psicoterapia y curación
6. Las cosas pueden ir mal 119
Lo que tienes que saber Neal Goldsmith, doctor en psicología
7. Mitos y percepciones erróneas 127
David Presti, doctor en biología molecular y biofísica, y Jerome Beck, investigador en Salud Pública
8. Eficacia terapéutica de las sesiones únicas
guiadas 143

TERCERA PARTE
EL PROGRESO EN LA RESOLUCIÓN DE PROBLEMAS
A TRAVÉS DE LAS SESIONES FOCALIZADAS

Introducción a la tercera parte 159
9. Investigaciones que abren caminos 163
Mejora selectiva de las capacidades creativas
Willis Harman, doctor en ingeniería eléctrica, y James Fa¬diman, doctor en psicología
10. Facilitar el progreso en la resolución de problemas 185
I. Estudio de casos 195
Dos arquitectos y seis profesionales
12. Sesiones de grupo para la resolución de problemas 223
Willis Harman, doctor en ingeniería eléctrica
13. El experimento de la revista Look 237
Diseño del número California George Leonard
14. Cerrar las puertas de la percepción 243
El día en el que finalizó la investigación

CUARTA PARTE
NUEVOS HORIZONTES

Introducción a la cuarta parte 257
15. ¿Puede una dosis de psicotrópicosi bajo el umbral de la percepción mejorar el funcionamiento normal
de la mente? 259
16. Sondeos entre los usuarios actuales 277
Este es tu cerebro bajo la influencia de las drogas
17. El pionero involuntario 297
Mi relato personal
18. Posibilidades positivas de los psicotrópicos 313
Un momento de celebración provisional

QUINTA PARTE
DATOS NECESARIOS, EXTRAORDINARIOS
Y ALGUNOS RADICALES

Introducción a la quinta parte 331
19. Viajes enteogénicos 333
Una lista de control para viajeros y guías
20. Más allá del LSD... mucho más allá 343
Sesiones de ayahuasca y retiro en la oscuridad Michael Wiese, «Anatole» y Lindsey Vona
21. Cambios en el comportamiento tras la terapia
psicodélica 361
Resultados a largo plazo de las sesiones únicas con dosis altas
22. Un estudio acerca de las experiencias psicodélicas
basado en un cuestionario 379
Willis Harman, doctor en ingeniería eléctrica, y James Fa¬diman, doctor en psicología
Últimas palabras 389
Notas 395
Índice temático 421

VISIÓN DE CONJUNTO:
¿POR QUÉ ESTE LIBRO?
Y PREGUNTAS MÁS FRECUENTES

De las enseñanzas de don Juan concluí que los psicotró­picos se utilizaban para detener el flujo de las interpretacio­nes corrientes y minar la certidumbre.

CARLOS CASTANEDA, Voices and Visions

¿POR QUÉ ESTE LIBRO?

Cada uno de nosotros decide por sí mismo si meterse o no en el cuerpo algo que afecta a su mente, ya se trate microgramos de una sustancia química, de miligramos de setas, de litros de bebi­das alcohólicas o del humo ardiente del tabaco. Este libro explo­ra los beneficios del uso de los psicotrópicos y del LSD en parti­cular, pero no aboga a favor de actividades ilegales de ningún tipo.

Tienes el derecho natural a ser más consciente. Negarle a al­guien el acceso a cualquier faceta de la realidad en nombre de la religión, la ciencia, la medicina o la ley no es útil, ni para el indivi­duo ni para la sociedad. Cada vez que se suprime o se pone en peligro una oportunidad de autorrealización, surge el imperativo moral de proteger y restaurar esa ocasión. El propósito de este li­bro es que no se desvanezcan ciertos conocimientos, experiencias y técnicas dirigidas al progreso de la conciencia.

La Guía del explorador psicodélico describe los usos, debida­mente investigados, de los psicotrópicos como herramientas para la búsqueda espiritual, la curación, la exploración personal y la psicoterapia, así como sus aplicaciones para facilitar el descubri­miento y la invención de carácter científico. Incluye, además, un informe sobre una utilización cada día más en boga: la optimiza­ción del funcionamiento mental en general.

El libro contiene pautas para llevar a cabo sesiones espirituales y científicas, de modo que quienes elijan tomar u ofrecer psicotrópi­cos puedan hacerlo con mayor confianza y seguridad. Estas pautas pueden ser de ayuda para aquellos que previamente han tomado psicotrópicos por placer, para la exploración personal o la búsqueda de sabiduría, así como también para quienes jamás los han probado.

Lo que corrientemente llamamos «realidad» no es más que una parte de todo el tejido que nuestro arsenal biológi­co, nuestra herencia lingüística y nuestras convenciones so­ciales de intelecto y sentimiento nos permiten captar... el LSD nos descubre otra parte más...

ALDOUS HUXLEY, Moksha

El LSD y muchas otras plantas y productos químicos psicodé­licos son ilegales hoy en día en Estados Unidos y en muchos otros países. Sin embargo en 2006, según las cifras del propio gobierno de Estados Unidos, al menos veintitrés millones de personas ha­bían probado el LSD solo en dicho país. Desde entonces, esta cifra ha ido aumentando aproximadamente entre cuatro y seiscientas mil personas al año'. Ni siquiera las penas criminales o las desca­radas faltas de información a lo largo de los últimos cuarenta años parecen haber suprimido la experimentación personal. Nada más útil, por tanto, que ofrecer una información real acerca de los he­chos que pueda reducir el mal uso de los psicotrópicos y amplificar sus beneficios conocidos.

En el futuro debería haber centros seguros para la investiga­ción y el entrenamiento en la experiencia psicodélica, dotados de instalaciones seculares y sagradas que permitan y aseguren una práctica adecuada en busca de una sabiduría compasiva2. Tales instituciones restaurarían el cuidado y el respeto que han merecido los psicotrópicos en casi todas las culturas del mundo a lo largo de miles de años. Pero mientras no eliminemos esas barreras que im­piden el acceso a una información fidedigna y a un entrenamiento en el uso de estas sustancias, fuentes como la Guía del explorador psicodélico pueden ser de mucha ayuda.

Utilizar o no un psicotrópico, y cómo hacerlo, es una opción personal. Si este libro te ayuda a informarte mejor para tomar una decisión, habrá cumplido de sobra su propósito. Y si te impide hacer una tontería, entonces su valor será incalculable.

QUÉ CONTIENE ESTE LIBRO

Si nos tomarnos en serio los relatos chamánicos, similares en todos los continentes y culturas a lo largo de los eones, parece ser que ciertas plantas tienen el poder de inducirnos a estados de con­ciencia específicos en los que somos capaces de captar y transmitir una información imprescindible para retener y restaurar la armo­nía natural de los reinos biológicos. Terencce McKenna 3, investi­gador etnobotánico y enteogénico, además de otros estudiosos, sostienen que hasta cierto punto fueron las personas que consu­mieron estas sustancias las que lograron desarrollar y hacer evolu­cionar la civilización.

Hoy en día esa armonía otrora existente está hecha jirones. La distancia entre nuestra especie y el resto de la naturaleza jamás había sido tan grande, ni sus efectos tan pronunciados. «Al desco­nectarnos emocionalmente de la Tierra y de las plantas hemos per­dido nuestra comprensión de esos lazos y de la relación mutua», escribe Stephen Harold Buhner4.

La primera parte de este libro, «Experiencia trascendental», es un intento entre otros muchos de apuntalar las fuerzas de la restau­ración. Los dos primeros capítulos son pautas sobre cómo dirigir o ser guiado en las sesiones sagradas. En el capítulo 3 Alan Watts nos describe las características de una experiencia enteogénica (término de origen griego, que significa literalmente «procedente de nuestro interior divino»). El capítulo 4 concluye la primera parte con los relatos de las figuras más importantes de la ciencia de la consciencia, que rememoran y evalúan sus primeras sesiones psicodélicas.

La segunda parte, «Crecimiento personal y autoexploración en las sesiones psicodélicas», está basado en datos bien docu­mentados, investigaciones y experiencias. El renacimiento actual de la investigación se ha centrado en pacientes en condiciones físicas y mentales extremadamente graves, más que en personas con un elenco amplio de preocupaciones psicoterapéuticas. Desde la ibogaína, una planta de África occidental que ayuda a la gente a superar la adicción a la cocaína y la heroína; pasando por el MDMA (éxtasis, ADAM, X y muchos otros nombres más), que alivia y cura los tormentos y las heridas del estrés pos-traumático junto con una terapia de apoyo; hasta la psilocibina, que reduce la ansiedad en pacientes en estado avanzado de cán­cer, existe una amplia evidencia de que, administradas sabiamen­te, estas sustancias reducen el sufrimiento provocado por la adic­ción, la enfermedad y la angustia mental 5. La segunda parte expone la información sobre los primeros usos más consolidados de los psicotrópicos en pacientes externos y en individuos sanos con un buen funcionamiento a todos los niveles, interesados en la exploración personal. También incluye un capítulo de David Presti y Jerome Beck que investiga los mitos relacionados con el LSD. El capítulo 6, escrito por el psicoterapeuta Neal Goldsmith, es una rica guía sobre qué hacer cuando las cosas van mal. Y las cosas pueden ir mal.

La tercera parte, «El progreso en la resolución de problemas a través de sesiones focalizadas», se ocupa de las experiencias psico­délicas encaminadas a facilitar la resolución de problemas científi­cos y técnicos. Antes de 1966, cuando el gobierno de Estados Uni­ dos terminó con la investigación, unos cuantos grupos de estudiosos habían aprendido a utilizar estas sustancias para incre­mentar la creatividad. Por supuesto, a partir de entonces toda in­vestigación quedó paralizada 6. Esta tercera parte contiene una descripción del transcurso de dichas sesiones, que son bastante diferentes de lo recomendado para la terapia o para la experiencia espiritual, e incluye un capítulo escrito por Willis Harman y por mí sobre esos progresos de la investigación.

Los capítulos 10 al 13, entre los que se incluyen el capítulo 12 escrito por Willis Harman y el 13, de George Leonard, ilustran la diversidad de los resultados obtenidos en las sesiones tanto indivi­duales como de grupo.

El uso especializado de los psicotrópicos ya ha cambiado nuestra cultura. Dos personalidades ganadoras del Premio Nobel han atribuido sus logros a la ingesta del LSD. Poco antes de morir, Francis Crick reveló que el LSD había magnificado su visión de la doble hélice del ADN. El químico Kary Mullis informó de que el I,SD lo había ayudado a desarrollar la reacción en cadena de la polimerasa para amplificar una secuencia específica del ADN, por la cual recibió el premio. El último capítulo de la tercera parte es mi relato personal, y comienza en el día en el que gobierno inte­rrumpió la investigación del LSD.

La cuarta parte, «Nuevos horizontes», trata de algunas de las nuevas direcciones que está adoptando el uso de los psicotrópicos. Los usuarios de dosis por debajo del umbral de la percepción, de unos 10 microgramos o menos, revelan resultados sorprendentes que se discuten en el capítulo 15. Por increíble que parezca, no ha habido ningún sondeo entre los usuarios actuales de drogas más allá del descrito en el capítulo 16. En ese sondeo se preguntaba:

  • ¿Qué has tomado? (Había muchas opciones de sustancias).
  • ¿Por qué? (Por ejemplo, por razones sociales, espirituales, por diversión, para pasar el rato con los amigos, etc.).
  • ¿Qué efectos notaste?
  • ¿Qué beneficios o perjuicios te ha causado?
  • ¿Cuáles son tus intenciones futuras? (Tomarla otra vez o no).

La cuarta parte incluye una descripción de cómo los psicotró­picos han afectado a mi carrera, a mi personalidad y a mi visión del mundo (capítulo 17), y una sección dedicada a las tendencias actuales y las posibilidades positivas de los psicotrópicos (capítulo 18). La segunda oleada de la exploración psicotrópica ya ha co­menzado.

La quinta parte, «Datos necesarios, extraordinarios y algunos radicales», presenta áreas de interés más especializado. La lista de control del capítulo 19 (que concentra los capítulos 1 y 2) es para personas seriamente interesadas en guiar o en tener una experien­cia guiada, y pretende asegurar de una forma rápida y fácil que se cumplen todas las premisas. El capítulo 20 contiene tres relatos personales; el de Michael Wiese, «Anatole» y Lindsey Vona. Los dos primeros son sesiones de ayahuasca. El tercero es una aventu­ra profundamente mística transcurrida a lo largo de catorce días en una oscuridad total.

Los dos últimos capítulos de la quinta parte son para los amantes de los datos que, no satisfechos con los ejemplos indivi­duales, exigen y esperan que se les proporcionen datos de grupo. El capítulo 21 es una lista de los cambios específicos de comporta­miento tras una única sesión terapéutica con una dosis, tal y como se describe en el capítulo 5. El capítulo 22, escrito por Willis Har­man y por mí, hace un recuento de los resultados de los cuestiona­rios sobre experiencias psicodélicas guiadas. Las respuestas ofre­cen una prueba amplia y evidente del valor que le da la gente a estos viajes bien guiados.

Como puedes ver, algunos capítulos son contribuciones de otros compañeros investigadores, pero mientras no se diga lo con­trario, el resto lo escribí yo. Si notas que falta algo que quieres saber, enseñar o corregir, entonces, como dice el sabio zen Scoop Nisker: «Si no te gustan las noticias, sal y fabrícalas tú». Añádelas al sitio web www.entheoguide.net y/o ponte en contacto conmigo en www.psychedelicexpplorersguide.com y acepta mis gracias por adelantado.

PREGUNTAS MÁS FRECUENTES

¿Por qué a partir de 1966 no se continuó con la investigación médica y científica de los psicotrópicos, al tiempo que el gobierno trataba de limitar su mal uso entre la población en general, como había sido el caso con muchas otras drogas?

Inicialmente los estudiosos no comprendían por qué la inves­tigación había quedado suspendida. Restringir el uso de una inter­vención que aparentemente había tenido éxito, ya fuese una psico­terapia, una enseñanza, un entrenamiento, un procedimiento o una prescripción farmacéutica, contradecía el sentido común.

Una respuesta parcial es que las revisiones radicales del pensa­miento humano no se producen de una manera fácil, sobre todo en aquellas instituciones cuya estructura o estatus corren peligro. Por ejemplo, cuando se utilizó la hipnosis por primera vez para mitigar el dolor durante una operación, el hecho fue visto como una curiosidad o una charlatanería. Para superar la resistencia de la comunidad médica, la intervención se llevó a cabo frente a un elevado número de miembros del British College of Physicians and Surgeons. Bajo los efectos de la hipnosis se le amputó una pierna a un hombre, y el paciente permaneció consciente y sin gritar du­rante todo el proceso.

Cuando los médicos que asistieron a la operación ya se mar­chaban, se escuchó a uno de ellos preguntarle a otro: «¿A ti qué te parece?». «Creo que el paciente estaba fingiendo», contestó el se­gundo. Su compañero estuvo de acuerdo.

Poco después se descubrió el éter y enseguida se lo aceptó como anestésico eficaz, probablemente porque sus efectos eran solo fisiológicos y, por lo tanto, no exigían una revisión de ninguna creencia previa. La hipnosis sigue sin formar parte del núcleo cen­tral del currículum médico, ni siquiera en la rama de psiquiatría.

Los resultados positivos del uso de psicotrópicos se recibieron al principio con escepticismo, exactamente igual que los de la hip­nosis. El gobierno de Estados Unidos jamás apoyó su estudio para usos terapéuticos, a pesar de que sí aportó subrepticiamente gene‑

rosos fondos para que la Central Intelligence Agency (CIA) reali­zara una investigación secreta sobre la posible utilización del LSD como arma.

Hoy en día una nueva generación de legisladores con mentes más abiertas han permitido a los científicos explorar estos mate­riales y llevar a cabo unos pocos estudios de escasa envergadura, pero muy reveladores. La tendencia actual parece ser la de permi­tir que la investigación continúe.

Escribes sobre aventuras místicas, descubrimientos científicos, terapia y crecimiento personal, pero no has dicho nada acerca del uso de psicotrópicos por pura diversión.

La Guía del explorador psicodélico no habla sobre el uso re­creativo de los psicotrópicos precisamente porque ya hay mucha información en el mundo sobre ese aspecto —desde las opiniones bien informadas hasta las preconcebidas— y por lo tanto no tengo nada que añadir.

Este libro describe algunos de los usos de los psicotrópicos. Nuestro cuerpo y nuestra mente han sido afinados a lo largo de millones de años para desear estar en armonía con el mundo natu­ral, para que mostremos curiosidad sobre nuestra propia mente, y para que reconozcamos la unidad esencial de la cual formamos parte. Que elijamos o no utilizar las experiencias psicodélicas como parte de nuestro autodescubrimiento debería ser una deci­sión no solo personal, sino bien informada.

 

El transporte de su paquete

Nos pondremos en contacto con usted para confirmar la disponibilidad del material de su pedido, forma de envío y de pago por teléfono o email. Hasta ese momento no podremos saber el coste exacto del envío y solicitar su aprobación.


PEDIDOS SUPERIORES A 100€ SIN GASTOS DE ENVÍO EN PENÍNSULA  

  • Sujeto a disponibilidad del producto o libro.
  • Para pedidos realizados antes de las 12:00 a.m. por teléfono o correo electrónico

FORMAS DE PAGO:

  • REEMBOLSO (SOLO ESPAÑA)
  • TRANSFERECNIA BANCARIA
  • PAYPAL

TARIFAS DE ENVÍO

ESPAÑA - PENÍNSULAPrepagoContra reembolso
Por Correo3,75€6,55€
Por Agencia de Transporte6,50€8,25€
ESPAÑA - BALEARESPrepagoContra reembolso
Por Correo5,55€7.55€
Por Agencia de Transporte10,00€12,00€
ESPAÑA - CANARIAS, CEUTA Y MELILLAPrepagoContra reembolso
Por Correo7,00€

8,55€

Por Agencia de TransporteNO DISPONIBLENO DISPONIBLE

GASTOS DE ENVÍO

  • El envío será realizado por correo previo pago por PayPal.

  • Se le notificarán el importe exacto y las condiciones del envío por correo electrónico.

POLÍTICA DE DESCUENTOS

Ofrecemos el máximo descuento legal en libros (5%) sobre el precio establecido por el editor en ventas realizadas por web según establece la Ley 10/2007, de 22 de junio, de la lectura, del libro y de las bibliotecas. En ningun caso está autorizado un descuento mayor excepto en los libros de bibliófilo, los libros artísticos, los libros antiguos o de ediciones agotadas, los libros usados, los libros de texto y el material didáctico complementario.

No hay productos relacionados o libros del mismo autor

carrito  

No hay productos


0,00 € Total

Estos precios se entienden sin IVA

carrito Confirmar

 

Pinterest de Librería Rerum Natura

Facebook de Rerum Natura