Buscador

El sentido oculto de los desordenes amorosos Maximizar

El sentido oculto de los desordenes amorosos

Salomon Sellam (aut)

21,01 € sin IVA

¡Precio rebajado!

-5%

22,12 €

¿Quién está detrás de mi pareja? Edipo y Electra desenmascarados a través de las fechas

En este libro, el autor propone un método sencillo y rápido aplicable a tu propia historia.

Más detalles

9782370660244

Los flechazos con o sin electricidad, los amores locos, las almas gemelas, la atracción, la repulsión, las separaciones, los divorcios, las relaciones más o menos tumultuosas, el adulterio, las dinámicas complementarias en la pareja, la disminución de la frecuencia de las relaciones sexuales.

Éstos son los motivos de consulta que han permitido evidenciar la Psicología Transgeneracional. La Psicología Transgeneracional es un descubrimiento empírico fruto de la investigación clínica y ha sido confirmada por una multitud de casos, algunos de los cuales se describen en este libro.

Esta nueva forma práctica de abordar la dinámica psicológica dentro de nosotros permite entender más fácilmente cómo funciona el inconsciente, haciéndolo accesible a todos, particulares y especialistas. Como ya ocurre, la Psicología Transgeneracional revolucionará la Psicología y la hará más asequible para el estudio de la transferencia/contratransferencia y los frecuentes desórdenes amorosos.

En este libro, el autor propone un método sencillo y rápido aplicable a tu propia historia.

Comparando simplemente los nombres y las fechas que figuran en el árbol genealógico, aparecerá el lugar inconsciente del niño (futuro adulto) dentro de su familia. Asimismo, se podrán localizar rápidamente las identificaciones parentales infantiles que subyacen a la creación del expediente de reconocimiento amoroso, esencial a la hora de encontrar pareja en el futuro. En muchos casos, un incesto simbólico se instala gradualmente dando lugar a una disminución, o incluso a una interrupción total de las relaciones afectivas y... sexuales, lo cual puede explicar ciertos desórdenes amorosos.

Nuestra infancia nos condicionará toda nuestra psicología. Las relaciones humanas que establecemos a los 50 tienen relación estrecha con las relaciones que teníamos en nuestra primera infancia en nuestro entorno familiar. Freud puso atención en este aspecto. Durante la infancia nos proyectamos sobre nuestro padre, nuestra madre, nuestro hermano… y vamos a estar buscándolos toda nuestra vida.

A veces los encontramos a la primera o bien los buscaremos constantemente. Lo más importante es detectar con quién nos identificamos cuando éramos pequeños para que las relaciones de hoy en día nos permitan tomar distancia cuando aparezca algún problema, ya que nuestra pareja nos vuelve a conectar con ese personaje. En el 50% de los casos la hija va a buscar a su padre. En el 50% de los casos es el pequeño que busca a su madre.

Pero hay otros casos, el Edipo o Electra invertidoel niño que busca a su padre o la niña que busca a su madre, búsqueda de los abuelos (muchas veces esto se detecta en relaciones donde existe mucha diferencia de edad).

Otra de las manifestaciones más frecuentes de los desórdenes amorosos son los denominados incestos simbólicos.

Hablamos de incesto simbólico cuando somos dobles por fecha de nuestra pareja (lo que nos convierte en gemelos simbólicos). Para el inconsciente es como si se mantuvieran relaciones dentro de la misma familia. Este conflicto puede estar activo o no. Y en los casos en los que está muy activo hay problemas de relaciones sexuales, que se se pueden manifestar en ciática, problemas de erección, cándidas, herpes etc. 

Salomon Sellam

El Dr. Salomon Sellam, nacido en Argelia en 1955 y repatriado a París en 1962, es doctor en Medicina (1983) y diplomado en Medicina Psicosomática y Terapia de Relajación (1995). Dedica gran parte de su tiempo a la difusión de la Clínica Psicosomática, disciplina que fundó en el año 2000 a raíz de consultas individuales o de grupo, a través de la formación de profesionales de la salud, tanto mental como física, de la escritura de libros o de artículos especializados y de conferencias en Francia y en el extranjero. Es considerado uno de los máximos experto en Medicina Psicosomática, campo al que ha dedicado varios libros de ensayo, donde propone una visión psicosomática de  la enfermedad y analiza los factores psíquicos que pueden estar en el origen de cada patología.

“La enfermedad es una situación de la vida cotidiana en la que un acontecimiento brusco, inesperado, que nos toma por sorpresa, nos desestabiliza totalmente."

Salomon Sellam

Indice

ADVERTENCIA     5

PRÓLOGO     9

PRIMERA PARTE PRELIMINARES

Capítulo 1. El desarrollo psicoafectivo del niño, ese adulto del futuro     21

  • La sexualidad infantil      21
  • Les etapas del desarrollo      25
  • La fase umbilical       25
  • La fase oral     26
  • La fase anal      27
  • La fase fálica       28
  • El complejo de Electra     45
  • El complejo de Edipo      46
  • El fabuloso destino de Edipo      50
  • La historia de Electra      52
  • Transposición de Edipo y Electra en psicosomática     53

Capítulo 2. Los rasgos unarios o "El expediente de reconocimiento amoroso"     57

  • El "expediente de reconocimiento amoroso" o retrato robot de la pareja ideal       63
  • La Sra. Mi Hombre     65
  • La familia Normacol     67
  • Ecuación de la Psicología Transgeneracional       69

Capítulo 3. La identidad, el apellido y el apellido de casada      71

  • La familia Morisseau      71
  • La familia Cabane     71
  • La familia Bourget      72
  • La familia Felina      72
  • La familia Jean      72
  • La familia Alberti      72
  • Los nombres     73
  • Las iniciales de nombres y apellidos      79
  • El clan de los M: del amor loco al amor pocho     80

Capítulo 4. La comparación entre fechas y su posible significado     83

  • ¿Y por qué las fechas?      83
  • Las cuatro afinidades     84
  • Las fechas en sí      86
  • ¿Por qué, de forma general, tomamos en cuenta el día y el mes, y no el año?     86
  • Los intervalos/diferencias admisibles      86
  • La fecha de nacimiento nos da el punto N     89
  • La fecha de concepción nos da el punto C     92
  • Observación a propósito de las fechas de nacimiento y concepción de los hijos: "El regalo de cumpleaños transgeneracional"      95
  • El punto F, la fecha de fallecimiento     99
  • El punto Y      101
  • El Sr. Lafuerza      104
  • El trío del 15 de enero      106

Capítulo 5. Información adicional       109

  • Las fechas de matrimonio      109
  • El santoral      110
  • El lugar entre hermanos       110
  • El Vals Transgeneracional      110
  • El lenguaje de los pájaros      110
  • La Sra. Constantina Constantinopla       111
  • Resumen de la primera parte      114
  • Observación sumamente importante      116

SEGUNDA PARTE

LOS CASOS CLÍNICOS

Para las chicas      117
Para los chicos       117
Para chicas y chicos      118

Capítulo 1 - El caso n°1, Electra clásico, directo,

  • Pareja Hija/Padre      119
  • La niña que sigue buscando a su padre, representado por su pareja      119
  • Marie, busca a papá desesperadamente       119
  • Aline, la Sra. Divorcio Rápido      124
  • Jeannette, buscando a papá desesperadamente      126
  • Daisy, la chica de las islas y Robert, el cervatillo      128
  • Otros casos      133

Capítulo 2 - El caso n°2, Electra invertido,

  • Pareja Hija/Madre     135
  • La niña que sigue buscando a su madre, representada
  • por su pareja       135
  • Marilyne      135
  • La Sra. Kennedy     137
  • Otros casos      139

Capítulo 3 - El caso n°3, Electra indirecto,

  • Pareja Hija/Colateral/Padre      141
  • La niña que sigue buscando a su padre a través de otra persona      141
  • La Sra. Ciencias Humanas     143
  • La Sra. Inmobiliaria       147

Capítulo 4 - El caso n°4, Electra indirecto e invertido,

  • Pareja Hija/Colateral/Madre      151
  • La niña que sigue buscando a su madre a través de otra persona       151

Capítulo 5- Caso n°5, Edipo clásico, directo, Pareja Hijo/Madre     155

  • El niño que sigue buscando a su madre, representada por su pareja       155
  • Véronique y Patrick, los amantes electrónicos      155
  • Otros casos       161

Capítulo 6 - Caso n°6, Edipo invertido, Pareja Hijo/Padre      163

  • El niño que sigue buscando a su padre, representado por su pareja       163
  • Robert, el cervatillo       163
  • La fabulosa historia del cervatillo       163
  • El Sr. Mi Amigo     166
  • Otros casos      168

Capítulo 7 - Caso n°7, Edipo indirecto, Pareja Hijo/Colateral/Madre      171

  • El niño que sigue buscando a su madre a través de otra persona       171
  • El Sr. El Padre Biológico       173

Capítulo 8 - Caso n°8, Edipo indirecto e invertido,

  • La pareja Hijo/Colateral/Padre      177
  • El niño que sigue buscando a su padre a través de otra persona      177
  • El Sr. Del Desarrollo      177
  • José, El Matador      181
  • El Sr. De la Cuenta     188
  • Otros casos      189

Capítulo 9 - Casos particulares de identificación parental con la parte masculina o femenina de los padres      191

  • El Sr. Divorcio Difícil      192
  • La señora Sin Hombre     201

TERCERA PARTE

INTRODUCCIÓN AL MECANISMO DE LOS FLECHAZOS

Al encuentro de los gemelos simbólicos       203
Thomas, un auténtico gemelo a más no poder     204
Los gemelos del 14 de septiembre     206
Los gemelos del 21 de agosto     207
La Srta. M      211
La señora De la Espalda       213
El Sr. Tele      216
Los Sres. La Pasión      219
El Sr. Simpático      221
Los Sres. Carpintero      224
El Sr. Andamio     225
La Sra. Camarga     226
La Sra. Audi A8     228
La Srta. Amélie     234
Otros casos clínicos de gemelos simbólicos por nombres      235
Información adicional 1. La fecha de nacimiento teórica     236
La Sra. Fitness     237
Información adicional 2. El hijo único y los hijos de padres gemelos simbólicos      239

CUARTA PARTE

LOS ENCUENTROS EN LOS PUNTOS F, Y Y V

Capítulo 1. Los encuentros en el punto F     241

  • La Sra. X     242
  • El Sr. Electrón     242
  • France     245
  • El Sr. Albert     246

Capítulo 2      249

  • Los encuentros en el punto Y     249
  • El Sr. Tabla      249
  • La Sra. Cajón     250
  • La Sra. H      252

Capítulo 3. Los encuentros en el punto V     255

  • La Sra. Ciudad de los Ángeles     255
  • La pareja del 3 de septiembre/28 de mayo     257
  • La Sra. Poder     258
  • La Sra. Amélie P.       260
  • Testimonios      261

QUINTA PARTE

LA TERAPÉUTICA DE LOS DESÓRDENES AMOROSOS

Información adicional 1. La castración con cucharilla de postre     265
Información adicional 2. EI/La amante/calzador     268
Información adicional 3. Transferencia y contra‑
transferencia     271
Las Sras. Mi Cumpleaños     273
La Sra. Del 8 de agosto     273
El Sr. Del 10 de octubre     274
La Suegra y la Tía: una misma lucha     275
Diagnóstico y terapéutica de los desórdenes amorosos     276
La Psicogenealogía clásica       281
Las experiencias amorosas anteriores, y la primera en particular      286
La Sra. Sobrepeso     286
La Sra. Insatisfacción     288
Los cerebros femenino y masculino     289
Los Sres. Pelea Frecuente     289
Para las chicas     294
Para los chicos     295

CONCLUSIÓN

Información adicional sobre la conclusión       315
Sorpresa de última hora: animales y fechas     316
Anexo : La impronta, por Philippe Lévy     319
Bibliografía      323
Libros de Salomon Sellam en español     332

PRÓLOGO

El sentido oculto de los desórdenes amorosos

¿Quién está detrás de mi pareja?
Edipo y Electra desenmascarados
a través de las fechas
¿Por qué este título y subtítulos?

¿Tiene alguna utilidad este libro?

¿Por qué este enésimo libro sobre desórdenes amorosos, sexua­lidad o mejor dicho sobre encuentros amorosos, atracción entre personas y relaciones afectivas?

Porque hay novedades, simplemente, como la evidencia de la Psicología Transgeneracional que propongo que descubramos a lo largo de estas páginas.

Como psicosomatólogo que soy, mi práctica diaria me llevó a estudiar desde diferentes ángulos, clásicos y no, las problemá­ticas orgánicas, llamadas "enfermedad" así como las psicológicas llamadas "malestar" o simplemente "trastornos del comporta­miento" que tienen consecuencias más o menos importantes en nuestro día a día.

Entre estos, hay un tema de estudio inagotable, objeto de innumerables libros, sobre el que se han derramado toneladas de tinta y monopolizado miles de horas de antena de radio y pequeña pantalla: los misterios de la sexualidad y de los desór­denes amorosos.

Sin descartar, sino todo lo contrario, las teorías existentes, espe­cialmente las freudianas, propongo un viaje muy atractivo por los países de la formación del inconsciente y visitar algunas regiones poco conocidas hasta ahora. Esta visita guiada se hará sobre todo en base a mi experiencia clínica. ¡Qué sentido tiene teorizar si la aplicación terapéutica no sigue los capítulos hábilmente dispuestos para hacer que ciertos pensamientos deductivos se adhieran a las historias reales contadas por los consultantes!

Los trastornos de la sexualidad, las relaciones sexuales, los desa­cuerdos matrimoniales, los flechazos con o sin electricidad —tanto los que son maravillosos al principio de la relación y perduran en el tiempo como los que resultan devastadores a posteriori—, la atracción, la repulsión y el adulterio representan una gran parte de los motivos de consulta que ha de atender todo terapeuta que se precie: médico, psicólogo o psicoterapeuta. Una encuesta reciente, realizada a mis alumnos en activo, mostró que el número de consultas debidas a desórdenes amorosos ocupaba entre el 50 y el 80% de su actividad. Ni siquiera menciono el volumen de negocio generado por las consultas especializadas en quiromancia, astrología o que recurren a otras ciencias llamadas "adivinatorias", por correo, teléfono o Internet.

Como todo psicólogo, yo no soy una excepción a esta regla. La frecuencia de las consultas sobre este tipo de problemas es bastante alta entre mis clientes y estas dudas y preguntas van apareciendo de forma cíclica. Hay semanas con y semanas sin. Como el azar hace muy bien las cosas, fue a partir de septiembre de 2001 que mi consulta fue invadida por "víctimas" de flechazos y parejas al borde de un ataque de nervios.

A continuación, una muestra de los motivos de consulta:

  • «Estoy pasando por un divorcio, amo a mi mujer y no entiendo nada de lo que me está pasando».
  • «Estamos enamorados el uno del otro pero no podemos vivir juntos porque no paramos de pelearnos».
  • «Al conocer a una mujer sentí un flechazo, estuvimos juntos

dos años. Ella ahora me quiere dejar y ya no sé qué hacer».

  • «Cada vez que le hablo de separación, quiere suicidarse. Ya lo ha intentado dos veces. Ya no sé como comportarme».
  • «Estoy solo y no consigo encontrar pareja».
  • «Me divorcié hace diez años y no logro dejar de pensar en mi ex mujer. No consigo olvidarla ni rehacer mi vida».
  • «Me casé muy joven y me divorcié al año, justo el tiempo de tener un hijo. Sigo sin entenderlo».
  • «He tenido varias historias de amor y al final siempre me relaciono con el mismo tipo de mujer. Al empezar la relación siento un amor profundo y muy rápidamente disminuye el deseo y me separo».
  • «Mi marido ya no quiere hacer el amor. Se queda mirando la tele a propósito hasta altas horas de la noche y me lo encuentro tirado en el sofá, roncando. Lleva así seis meses y empiezo a estar harta».
  • «Nuestra historia empezó con un flechazo sin iguales para mí. Fue una auténtica pasión que duró más de un año. A nivel sexual, no me reconocía: ¡me sentía muy en forma y con unas ganas impresionantes! Nos divorciamos cada uno por nuestra cuenta para poder vivir a fondo nuestra historia digna de Romeo y Julieta. Luego, poco a poco, caímos en la rutina. Vivíamos juntos y la frecuencia de nuestras relaciones sexuales iba disminuyendo. Hoy tengo la libido por los suelos y no entiendo nada de nada».
  • «Vivía sola desde hacía un tiempo y un compañero de la oficina quería ligar conmigo y se hacía pesado con tanto insistir. Aguanté más de seis meses y luego me dejé llevar por esa aventura. En cuanto al sexo, nada del otro mundo pero me sentía bastante bien a pesar de todo. Vivimos como dos hermanos y no sentimos ningún deseo sexual. Nos vamos a la cama, cada uno lee un libro por su lado, nos damos el besito de las buenas noches antes de apagar la luz y luego nada más, tan sólo unos ronquidos...».
  • «Yo lo tengo muy claro. Llevo casada unos cuarenta años. Hacíamos el amor al principio y tuvimos tres hijos. Después, poco a poco dejamos de mantener relaciones sexuales. Hay quien dice que es como montar en bici, que eso no se olvida

en la vida pero en mi caso necesitaría apuntarme a unas clases de reciclaje si tuviese que volver a tener actividad sexual. Mi cambio de marchas está totalmente oxidado y me parece que la cadena patina sobre los piñones».

  • «Tengo 43 años y no consigo encontrar pareja para vivir una vida en familia como todo el mundo. Es como si tuviese un bloqueo a la hora de conocer gente y tener vida social, como si me prohibiera dar el primer paso. He tenido algunas aven­turas pero nunca nada en serio. Me gustaría entender lo que me pasa y sobre todo no sentirme tan solo en mi diminuto apartamento».
  • «Vivo con una mujer a la que le tengo mucho cariño. Siento que la amo como por obligación y no por amor verdadero. No tenemos relaciones sexuales y me siento un poco depri­mido. Quisiera entender lo que me pasa».
  • «Estoy pasando por un divorcio ahora mismo. Con mi mujer ya no nos entendíamos. Ha sido gradual, nuestra vida se ha vuelto monótona. Después de 25 años de matrimonio conocí a otra mujer. Fue un auténtico amor a primera vista. Cada vez que estamos juntos me siento renacer. A nivel sexual me he transformado, soy otra persona. Del sexo pantuflero pasé al sexo planetario. ¡Ella es astróloga! Me gustaría entender el porqué».
  • «Vivo solo desde que me divorcié. Por su lado, mi ex mujer ha rehecho su vida y debo confesar que eso me horripila hasta el punto de no poder soportarlo. Pronto habrán pasado cuatro años y estoy harto de vivir solo».

Si aún practicara la psicología "clásica", que calificaría de "freudiana" y con inspiración psicoanalítica tal y como me la enseñaron al inicio de mi carrera, hubiera explorado direc­tamente la primera infancia. Como todos sabemos, hacer este interesante e impactante viaje psicoanalítico hubiese significado dedicarle un cierto número de años "sin obligación de resul­tados" como suele especificarse en el "contrato de trabajo". En el fondo, nunca me quedé del todo satisfecho en este sentido aunque yo personalmente pude sacar mucho provecho explo­rando la psicología de mis profundidades:

«La psiquiatría también la he probado, Dos meses sentado, tres años tumbado, Tres sesiones por semana he transferido, A treinta euros el sueño, IVA incluido»'.

En la actualidad, y de forma general, cuando una persona acude a mi consulta, siempre me hago la misma pregunta: ¿qué me enseñará esta persona que pueda utilizar para ayudarla a ella y a los próximos consultantes? ¿Y si todas estas parejas en situación crítica junto con sus cuestionamientos amorosos tuviesen un denominador común? ¿Cuál sería?

Fiel a mis costumbres, tuve que poner mis neuronas a trabajar a pleno rendimiento para intentar contestar a la pregunta. Tenía que descubrir cuáles eran los puntos comunes entre todos los "desórdenes amorosos". Acudieron a la consulta dos casos de gemelos simbólicos esa misma semana y eso me puso ante una evidencia. La comparación entre todas esas problemáticas de vida me encaminó lentamente hacia una de las claves que consiste en la exploración de dos áreas de la historia personal de cada individuo y que son bastante fáciles de evidenciar, he de decir:

El Transgeneracional con el estudio del árbol genealógico a lo largo de dos o tres generaciones: el paciente, sus hermanos, sus padres y sus hijos con los nombres y las fechas de nacimiento correspondientes. A veces, tendremos que remontar para estu­diar también las ramas de los abuelos, por ejemplo.

La Psicología en general, y más concretamente, la teoría freu­diana relativa al desarrollo psicoafectivo del niño, incluyendo parte de la teoría de la sexualidad. De hecho, varias genera­ciones de psicoanalistas, psicoterapeutas y psiquiatras infantiles confirmaron que la teoría era real, a veces completándola o aclarándola.

A lo largo de un período de tiempo, aproximadamente de O a 7 años, se desarrollarán el carácter y la personalidad del niño, y el adulto en el que se convertirá utilizará a menudo, y toda su vida restante, sus experiencias infantiles y las soluciones psicoló­gicas conductuales desarrolladas durante ese período. Entre las tres etapas clásicas del desarrollo psicoafectivo, recordaremos principalmente el estadio genital en el que se desarrollan los mecanismos de atracción/repulsión y de identificación parental con el complejo de Edipo para el niño y el complejo de Electra para la niña. Nos servirá de base para el estudio que propongo hoy, porque nuestra capacidad de amar "al prójimo" depende ampliamente de la resolución y de la liquidación de dicha etapa genital.

Así, después de haber analizado los primeros casos, curiosa­mente, los Yacientes y la mayoría de las parejas con desórdenes amorosos tenían un punto en común que me permitía entender su problemática de una manera original: comparando las fechas inscritas en su árbol genealógico.

¡Y cuál fue mi sorpresa! Habría una manera muy simple de determinar, con pruebas sólidas, cual fue la identificación sexual infantil. Pude comprobar algunos de estos vínculos significa­tivos a los que les siguieron muchas mejoras en las relaciones familiares. Fue entonces cuando se empezaron a desdibujar las primeras escenas de una película cuyo título podría ser:

¿Quién está detrás de mi pareja?

¡Edipo y Electra desenmascarados a través de las fechas!

La idea maestra del presente ensayo es simple: de niño crecí en un entorno afectivo y emocional particular rodeado de mi familia, de mi clan. Tuve que vérmelas con toda clase de situa‑

ciones, tanto agradables como desagradables, y mi personalidad se construyó en base a ellas, de los O a los 7 años de edad. Mi inconsciente fue grabando, con el paso de los años, todo tipo de parámetros que luego iban a sentar las bases de mi funcio­namiento como adulto. El adulto en quien me he convertido hoy intentaría volver a encontrarse con ambientes y situaciones parecidas a las que vivió en la infancia, la mayoría de las veces de forma simbólica. Para conseguirlo, mi inconsciente me guía cuando he de tomar decisiones en mi vida y elegir, por ejem­plos en mis relaciones amorosas, mis amistades y mi profesión... En este libro estudiaremos principalmente los encuentros y los desórdenes amorosos.

En definitiva, como lo indicaron grandes nombres de la psico­logía, podemos afirmar que el hecho de buscar inconsciente y clásicamente a mi padre o a mi madre a través de mi pareja es del todo normal con la condición de que no se sobrepasen ciertos umbrales psicológicos inconscientes que sólo nuestra dinámica pulsional puede apreciar y que es única en cada indi­viduo. En la mayoría de las historias de desórdenes amorosos se suele haber alcanzado dicho umbral e incluso sobrepasado. Además, vemos como la relación amorosa inconsciente con nuestra pareja queda incompleta. En concreto, nuestra pareja hará las veces del substituto de uno de nuestros padres en los casos más habituales. Es más, como este estudio demostrará —y ésta es una de las principales novedades propuestas—, nuestra pareja puede sustituir otros miembros de la familia, como un hermano, una hermana, uno de los abuelos, una tía o un tío.

En esta etapa más o menos superada, la niebla del incesto simbólico o afectivos comienza a invadir la caja craneal del indi­viduo afectado por este fenómeno inconsciente y, poco a poco, en algunos casos, evoluciona y se intensifica para asentarse de manera más o menos definitiva. Por ello, el individuo obedecerá automáticamente a ley de la prohibición del incesto.

La consecuencia se materializa en un síntoma específico4 y frecuente: la disminución en la frecuencia de las relaciones sexuales y amorosas basadas en el cariño, las atenciones y los abrazos hasta llegar incluso a una interrupción total de las rela­ciones amorosas y... sexuales.

Ante la existencia de este signo clínico psicoconductual, la sospecha de un incesto simbólico es altamente probable y se vuelve particularmente significativo para una persona cono­cedora del tema. Gracias a la Psicología Transgeneracional la persona podrá, si así lo desea, interpretar rápidamente una parte de su dinámica psicológica inconsciente. Para los terapeutas, esta nueva manera de enfocar las consultas acortará significati­vamente el tiempo de tratamiento de los pacientes.

En mi opinión, habría que integrar este estudio en la explo­ración de la historia de vida de cada paciente ya que permite definir el lugar consciente, y sobre todo inconsciente, de cada individuo dentro de su familia. La Psicología Transgeneracional permite, con notable precisión y en muchos casos', "descubrir" hacia quién se ha producido la identificación sexual a través de los procesos de identificación y atracción/repulsión que cada niño establece a lo largo de su desarrollo psicoafectivo. Dichos procesos condicionarán en gran medida su atracción afectiva y amorosa. Así pues, el método de detección y comprobación que aquí propongo nos permitirá orientar mejor las investigaciones clínicas.

Para que sea más fácil familiarizarnos con esta nueva visión de los desórdenes amorosos propongo que descubramos las cinco etapas principales. Algunas incluirán información adicional.

La primera, nos llevará hacia las bases teóricas e indispensables de la Psicología Transgeneracional:

  • El desarrollo psicoafectivo del niño, el futuro adulto, dete­niéndonos en los conceptos de "Edipo" y "Electra".
  • La teoría de los "Rasgos Unarios" poco conocida del mundo de la psicología.
  • El estudio de los nombres y apellidos inscritos en el árbol genealógico.
  • El estudio y el significado de las fechas inscritas en el árbol genealógico: la fecha de nacimiento, la fecha de concep­ción, la fecha de fallecimiento (el punto F) y los puntos Y y V.

La segunda, la más consistente, estará dedicada a numerosos ejemplos clínicos y ocupará nueve capítulos. El último tratará de casos particulares y será importante dedicarle tiempo ya que da pie a una nueva interpretación, mucho más sutil, de los complejos de Edipo y de Electra en función de la identificación con la parte femenina o masculina de la madre o del padre.

La tercera, original, introducirá uno de los mecanismos que permiten explicar la aparición de los flechazos con o sin electri­cidad entre dos personas que lo viven por sorpresa. Desarrollaré esencialmente la temática de los gemelos simbólicos.

La cuarta, que preferí tratar aparte, estará dedicada a los encuen­tros en los puntos F, Y y V.

La quinta y última, tratará de resumir todo este trabajo de inves­tigación y sentará las bases de una nueva reflexión teórica y práctica relativa a desórdenes amorosos que son frecuentes. Abordará también el aspecto terapéutico.

Lo recuerdo, la Psicología Transgeneracional se estableció a partir de la clínica. Es sólo más tarde, con el único objetivo de teorización y presentación al público profesional o no, que fue necesario para mí incluir algunos conceptos básicos de psico­logía o de neurofisiología.

Huelga decir que los casos desarrollados se anonimizaron cambiando nombres y fechas, incluso disponiendo de la auto­rización para publicarlos. Lo cierto es que todas estas historias curiosas son auténticas, seleccionadas de mis numerosos histo­riales clínicos. Aprovecho la ocasión para dar las gracias a todas las personas, pacientes hombres y mujeres, que participaron, gracias al análisis de su historia personal, al nacimiento de la Psicología Transgeneracional.

Que yo sepa, y me puedo equivocar, nadie hasta ahora ha tratado el tema de una manera tan exhaustiva. Deseo al lector una feliz lectura y le aconsejo que se procure lápiz y papel para que pueda aplicar rápidamente este método primero personal­mente y luego a sus allegados o pacientes si es terapeuta.

¡Buen viaje lleno de descubrimientos!

 

  • Autor/es: Salomon Selllam
  • Editorial Berangel
  • Formato 14 X 22 cm.
  • Páginas 333
  • Encuadernación Rústica (tapa blanda)
  • Ilustraciones Blanco y negro

El transporte de su paquete

Nos pondremos en contacto con usted para confirmar la disponibilidad del material de su pedido, forma de envío y de pago por teléfono o email. Hasta ese momento no podremos saber el coste exacto del envío y solicitar su aprobación.


PEDIDOS SUPERIORES A 100€ SIN GASTOS DE ENVÍO EN PENÍNSULA  

  • Sujeto a disponibilidad del producto o libro.
  • Para pedidos realizados antes de las 12:00 a.m. por teléfono o correo electrónico

FORMAS DE PAGO:

  • REEMBOLSO (SOLO ESPAÑA)
  • TRANSFERECNIA BANCARIA
  • PAYPAL

TARIFAS DE ENVÍO

ESPAÑA - PENÍNSULAPrepagoContra reembolso
Por Correo3,75€6,55€
Por Agencia de Transporte6,50€8,25€
ESPAÑA - BALEARESPrepagoContra reembolso
Por Correo5,55€7.55€
Por Agencia de Transporte10,00€12,00€
ESPAÑA - CANARIAS, CEUTA Y MELILLAPrepagoContra reembolso
Por Correo7,00€

8,55€

Por Agencia de TransporteNO DISPONIBLENO DISPONIBLE

GASTOS DE ENVÍO

  • El envío será realizado por correo previo pago por PayPal.

  • Se le notificarán el importe exacto y las condiciones del envío por correo electrónico.

POLÍTICA DE DESCUENTOS

Ofrecemos el máximo descuento legal en libros (5%) sobre el precio establecido por el editor en ventas realizadas por web según establece la Ley 10/2007, de 22 de junio, de la lectura, del libro y de las bibliotecas. En ningun caso está autorizado un descuento mayor excepto en los libros de bibliófilo, los libros artísticos, los libros antiguos o de ediciones agotadas, los libros usados, los libros de texto y el material didáctico complementario.

Los clientes que compraron este producto también han comprado...

carrito  

No hay productos


0,00 € Total

Estos precios se entienden sin IVA

carrito Confirmar

 

Pinterest de Librería Rerum Natura

Facebook de Rerum Natura