Slow Life, por Alejandra Rodríguez (@spiritualwoman). Editorial Arcopress

Slow Life

Referencia: 9788417057107
19,95 €
Impuestos incluidos

Guía práctica para un auténtico cambio de vida

« Detente y toma conciencia. No esperes a tocar fondo para ponerte en marcha. Mira en tu interior, es el momento de hacer algo por ti. Ha llegado tu gran revolución en cuerpo, mente y espíritu ».

Cantidad
Este producto se enviará en 4/5 días laborables Envío en 24 - 48 horas

¿Sufres el síndrome del eterno ocupado? ¿Quieres alcanzar todos tus propósitos en tiempo récord? ¿Te preguntas si el camino que llevas es el correcto? ¿Si es posible salir de este materialismo que nos ahoga? ¿Sientes que hay demasiados vacíos en tu vida? ¿Crees que vas demasiado deprisa y sin posibilidad de pisar el freno? ¿Necesitas un detox digital? ¿Te permites pequeños placeres cotidianos? ¿Te aceptas tal y como eres? Tienes en tus manos la posibilidad de dar un giro a tu vida y de reprogramar tu rumbo.
Si tienes la sensación de que todo a tu alrededor lleva un ritmo cada día más acelerado y de que el tiempo parece contagiado por el virus de la prisa; si te cuesta desconectar de las redes sociales y de la cantidad de flujo de información que surge a tu alrededor; si hace tiempo que no te das el lujo de pasear, de leer, de pedalear más lento, de perder el tiempo, en definitiva, de VIVIR... Permíteme invitarte a tomar un camino diferente, una experiencia única, una oda al equilibro. Un proceso de desaceleración y búsqueda de la felicidad consciente que solo es posible a través del autoconocimiento y el trabajo integrativo del cuerpo, la mente y el espíritu.
En este libro encontrarás refleexiones, ejercicios y propuestas para ayudarte a configurar, a tu gusto y sin ninguna prisa, tu propia Slow life.

Atrévete a experimentar el placer de vivir despacio para llegar muy lejos.

Alejandra Rodríguez

Alejandra Rodríguez Licenciada en Derecho, Máster en Derecho Privado, Máster en Asesoría Jurídica de Empresas, Técnico en Coaching Personal y amante de la psicología, la losofía y el yoga. Iniciada su carrera profesional como jurista, tras unos años de ejercicio, experimenta un fuerte cambio de perspectiva llegando a desarrollar una espiritualidad inusual. Tras ello decide cambiar de rumbo y utilizar sus conocimientos y experiencias para guiar y ayudar a otras personas. En la actualidad se dedica al coaching personal y espiritual, y a la creación de contenido para su blog www.spiritualmood.com, redes sociales y distintos medios.


ÍNDICE

CAPÍTULO CERO

La inquietud espiritual     12
¿Qué es slow life?     18

CUERPO

Vida activa     27
1. Actividad y actitud     27
2. Actitud activa: «todo es cuestión de actitud»     29
3. ¡Tengo que moverme más!     33
4. El destierro de la pereza     36
Alimentación saludable     39
1. Ponle consciencia a tu alimentación     41
2. El equilibrio     48
La importancia del descanso     49
1. Calidad mejor que cantidad     50
2. Regularidad en los horarios     52
3. El sueño y la meditación     54
4. Otros aspectos a tener en cuenta     57
5. ¿Cómo analizo mi descanso?     59
El peso ideal     60
1. El peso ideal y la sociedad     60
2. Peso ideal como consecuencia y no como causa     63
3. Acepta tu naturaleza     66
4. Cuando no queremos aceptarlo     68
5. Cuatro consejos zen para alcanzar el peso ideal     70
Excesos
1. La tendencia a la exageración.     72
2. La falta de consciencia al iniciar un hábito     74
3. El exceso en el descanso: el círculo vicioso     81
4. Oda al equilibrio     83

MENTE

El estrés     88
1. ¿Qué es el estrés?     88
2. La gestión del estrés     91
3. Consciencia, aceptación y agradecimiento     96
Las emociones     98
1, Identificar las emociones     100
2. Experimentar y no padecer     102
3. ¿Qué hago con esas emociones?     104
Las relaciones humanas     107
1. La relación con uno mismo     108
2. La relación con los demás: la asertividad     110
3. El apego     121
La slow life y la vida en pareja     126
1. El camino del zen, ¿acompañados?     128
2, Empieza por ti     130
3. Expectativas, tolerancia y comprensión     132
4. La soledad     136
Atención plena     138
1. Mindfulness, ¿qué es?     138
2. Aplicación del mindfulness en nuestro día a día     140
3. Entonces ¿todo lo que propongo es mindfulness?     143
4. Meditación: más allá del mindfulness     145
5. Colorear: ¿moda o costumbre ancestral?     149
ANEXO: las redes sociales     151

ESPÍRITU

La motivación     156
1. Consciencia para la motivación personal     158
2. Desmotivación laboral: cuando todo lo de fuera falla     161
3. El tiempo y el dinero     163
4. La felicidad: punto de partida y meta     166
La gratitud     168
1. Sentirse agradecido     169
2. Espiritualidad y gratitud     171
3. La satisfacción     175
4. Oda a la perspectiva     178
La paz interior     181
1. Estado natural: tranquilo     182
2. Paz con uno mismo y con su entorno     184
3. La ira y el rencor     188
4. La culpa     192
El amor como motor de vida     195
1. Tú simplemente ama     196
2. Amor propio     199
3. La luz del ser     202
4. Pon consciencia en tu amor por ti y todo lo que te rodea 204
Autoestima, autoconfianza y autoconcepto     207
1. Autoestima: me quiero como soy     208
2. Autoconfianza: creo en mí     211
3. Autoconcepto: sé cómo soy     215
Conócete a ti mismo     217
1. ¿Con qué te identificas?     219
2. Iniciación al autoconocimiento     220
3. Nota tu presencia     225

ANEXO: Slow honre     227

SPEECH     232

Capítulo Cero

La inquietud espiritual

La vida transcurre con cierta normalidad para cada uno de nosotros, quizás esto sea la característica más común a todos. Empezamos en el colegio, crecemos, vamos a la universidad o no, conseguimos el primer empleo, formamos una familia y nos morimos en vida, todo muy normal.
Todo parece ir creciendo en nosotros en los primeros 25 o 30 años de vida. Los primeros trabajos son afrontados con ilusión, nuestro cuerpo parece capaz de aguantar litros y litros de cerveza sin muestra aparente de deterioro o resentimiento y, cómo no, todo esto ocurre sin que seamos conscientes de ello, por lo que ni lo sufrimos, ni lo disfrutamos.
La vida pasa cada vez más deprisa, como quién está en una estación y ve un tren arrancando, los primeros vagones parecen avanzar sin mucha energía, la persona está absorta, sin pestañear, viendo cómo se mueve de manera pesada, pero el ritmo es cada vez más rápido sin que ella lo advier­ta. De pronto pestañeará ante la incredulidad de comprobar que el tren ha desaparecido y que los últimos vagones que pasaron por delante de ella lo hicieron tan rápido que apenas pudo identificar detalle alguno. Tras ese pestañeo verá un tren alejándose, ya imposible de alcanzar y del que no re­cuerda mucho; los primeros vagones han podido dejar huella, pero los últi­mos diez o quince años han sido prácticamente imperceptibles.
El vacío que esta persona siente es natural, es fruto de lo que yo llamo realíze, que en castellano es literalmente «darse cuenta de». Ocurre que con la velocidad que vivimos cada día, la antelación con la que organiza­mos los planes, la rapidez con la que debemos tomar decisiones y, en gene­ral, la falta de consciencia sobre cada uno de nuestros pasos vitales, apenas logramos desgranar cada momento para poder disfrutarlo. Suelo utilizar el término en inglés porque la palabra en sí misma resuena dentro de mí como algo que de ser pequeño pasa a ser grande o, mejor aún, de estar ce­rrado pasa a estar completamente abierto.
Percibo realíze como ese momento en que el capullo de una flor rompe esa capa verde brillante que la recubre y unos hermosos pétalos comienzan a abrirse. Cuando la flor sale al mundo no parece tener actitud de recogimiento o temor, sino más bien de apertura, se muestra al mundo tal y como es. Así ocurre con la persona que pestañea y «se da cuenta» de que el tren ya se fue y que apenas puede recordar nada de los últimos vagones. En ese momento, esa persona está abriéndose al mundo, está siendo consciente de la estación, del tren alejándose y de sí misma, de pie e incrédula, comprobando que descono­ce por completo dónde estaba su mente hasta ese preciso instante.
A lo largo de nuestra vida conocemos historias de otras personas que aseguran haber experimentado esa consciencia repentina, pero rara vez podemos identificarnos con ellas. Desde mi punto de vista esto es una consecuencia lógica del estado casi inconsciente y automático en el que vivimos. Cuando vemos una persona triste, nuestra empatía nos ayu­da a revivir de cierta manera lo que es la tristeza y podemos sentirnos identificados o, al menos, comprender a esa persona; pero esto solo es posible si lo que debemos hacer es re-vivir, por el contrario, si no hemos vivido aquello que nos están intentando transmitir, difícilmente pode­mos re-experimentarlo.
He comprobado en el último año que mis intentos de transmitir la consciencia plena y la espiritualidad, en la medida en que las experimento, rara vez culminan de forma exitosa. Suelo tener la convicción de que iré depurando mis expresiones y metáforas, y lograré describir de la forma más realista posible lo que es y cómo se sienten dentro de uno mismo cada uno de estos dos conceptos. No obstante, la mayoría del tiempo soy conscien­te de que esta convicción solo me llevará a trabajar incansablemente por el objetivo, pero que en ningún caso tengo asegurado el éxito. Es, por tanto, este libro un nuevo intento de transmitir la espiritualidad, la consciencia y la slow life que tanto me encanta, desde una perspectiva muy 2.0.
Existen dos importantes hándicaps en esto de trasmitir espiritualidad y consciencia plena, en primer lugar, no todas las personas que me permiten ex­plicárselo, ya sea en persona o a través de mis redes sociales, han experimen­tado algo similar a la toma de consciencia momentánea de algo en la vida, ya sea de su propia existencia, su propósito o el significado de la misma y esto, acompañado de mi falta de pericia para explicar algo tan etéreo, me dificulta mucho la tarea de trasmitir todo lo que ello conlleva. Además, en segundo lugar, suponiendo que mi habilidad descriptiva fuera muy eficaz y que la persona que me escucha o lee hubiese vivido en algún momento un realize de estas características, es posible que la tarea de trasmitir de nuevo esas sensaciones quedase frustrada al estar describiendo una experiencia total­mente distinta a la vivida por mi interlocutor.
A lo largo de este último año he leído algunas descripciones de esta similares experiencias de la mano de grandes maestros del yoga, Tao y zen y, aunque todos coinciden en la apertura y la plenitud de la experien­cia, todos utilizan metáforas ligeramente diferentes, ponen énfasis en co­sas distintas y trasmiten, en definitiva, experiencias diferentes. Si toma­mos esto en cuenta nos resultará más fácil comprender por qué a veces no podemos identificarnos con lo que leemos o por qué ponemos en duda, casi de forma automática, cualquier camino a la felicidad que cualquier autor intenta proponernos.
La realidad es que llega un día en que experimentas en tu interior algo similar a este tren perdido, ese momento en que eres consciente de todas las personas que tienes a tu alrededor en la estación, y quizás no sabes ni cuánto tiempo ha pasado desde la última vez en que permane­cías atento al sonido de tu entorno, pero no pasa nada. Estás en una esta­ción de tren y no, ya no puedes hacer que tu tren regrese y analizarlo con atención plena, pero déjame decirte que llegará otro en algún momento y esta vez tienes la oportunidad de vivirlo con consciencia, gratitud y toda la espiritualidad que quepa en ti.
A decir verdad, no importa si el momento de ser consciente de tu propia inconsciencia ha llegado ya, llega a lo largo de la lectura de este libro o dentro de unos años, lo realmente importante es que logres mantener una actitud de apertura a la experiencia, de curiosidad y de admiración por tus propios cam­bios. No hemos de sentir vergüenza por la sensibilidad que desarrollemos o el cambio en nuestra forma de ver las cosas, al contrario, no solo estamos cre­ciendo y ofreciéndonos amor, sino que estamos haciendo crecer a nuestro en­torno y poco a poco iremos siendo más capaces de trasmitir todo aquello que hemos conseguido y que no queremos quedarnos para nosotros solos.
Es común que ese día de realize llegue tras una profunda crisis personal, es muy común que personas con una espiritualidad desarrollada o con gran­des dones como la actuación o la pintura, carguen a sus espaldas con histo­rias difíciles en uno u otro sentido. A veces estas crisis personales son fruto de abusos en la infancia, problemas internos en la adolescencia, una sepa­ración o divorcio, o cualquier otro proceso que la persona vive con mucha intensidad, miedos e inseguridades. Y precisamente por esto, si atraviesas
o has atravesado un momento muy dificil para ti o crees estar en mitad de una situación que no sabes manejar, no debes sorprenderte por tu interés por temas como la slow life, es el siguiente paso, ese tocar fondo que la ma­yoría de nosotros experimentamos en algún momento.
No creas que ese tipo de situaciones tienen que ser muy graves para que hagan mella en la persona, suele ser así, pero no lo es necesariamente. He conocido personas con historias de maltrato, pero también he conocido personas que su realize llega cuando no se sienten identificados con la pro­fesión que llevan ejerciendo diez años. Así como para otros que, teniendo una vida estupenda, sin problemas de ningún tipo, la consciencia llega tras un viaje intenso y revelador por algún país o ciudad que les llena de sensa­ciones que nunca antes habían experimentado.
A veces pensamos que, como nuestra infancia ha sido fantástica y no es­tamos mal con nuestro trabajo, no hay posibilidad alguna de pasar por una crisis que nos cambie la vida, pero nada más lejos de la realidad. La crisis puede venir con muchas formas y envuelta de maneras distintas, podemos tener un accidente de tráfico, un familiar enfermo o ser padres primerizos, tres sucesos que pueden cambiar la vida de una persona con mucha facili­dad. ¡Pero no solo eso! Hay iluminados que toman consciencia del amor y la espiritualidad sin ningún tipo de crisis detonante, simplemente un día co­mienzan a sentir de manera casi tangible la consciencia que les permite en­trever a Dios, la Naturaleza o el Universo, y ya no pueden ignorarlos más.
Por último, hay algo que todos y cada uno de los ejemplos que pode­mos encontrar de espiritualidad renacida tras una crisis tienen en común: la frase «algo tiene que cambiar». No importa cuál haya sido o esté siendo tu detonante, el momento en que comprendes que algo tiene que cambiar siempre llega y llega de la mano de energía positiva, energía viva y determi­nante. Llega un momento en que no tienes ninguna duda de que no puedes seguir así, no puedes seguir en tu trabajo, no puedes seguir alimentándote mal o llevando una vida insana, no puedes permitir que tu matrimonio se siga deteriorando o ¡no puedes seguir en tu matrimonio!
A veces ese algo que tiene que cambiar se refiere únicamente a nuestro modo de ver las cosas; cuando somos conscientes de que llevamos mucho tiempo sin ver, sentir, oler u oír, de pronto tenemos la convicción absolu­ta de que eso no puede seguir pasando. Si hemos cometido errores o no hemos valorado personas o cosas, ya no importa; cuando ese momento llega sabemos que todo va a cambiar y esto que tienes en tu mano es una pequeña herramienta para que ese cambio sea posible.
Yo he tenido siempre una vida normal, nací en una buena familia de costumbres normales, crecí como crecemos todos y tuve la oportunidad de ir a la universidad, vamos, todo normal. La primera vez que tuve algo de información sobre la posibilidad de estar viviendo en absoluta inconscien­cia vino de la mano de uno de mis tíos que, ni corto ni perezoso, me dijo un día en una fiesta familiar: «Te siento vacía, sin propósito ni aspiraciones de amor». Yo le comenté que era muy feliz y que, vacía o no, me encontra­ba muy bien, muy propio de la inconsciencia, por cierto.
Después de un accidente de tráfico y algunas otras anécdotas que no cobraron relevancia hasta años después, llegó por fin mi detonante: mi ca­rrera profesional. Resultó ser que, como les ocurre a otras muchas perso­nas, terminé mis estudios y me encontré en una carrera profesional que yo misma había elegido y que no me gustaba nada. Quizás hay personas que se encuentran en esta situación y la sortean con facilidad, bien por su per­sonalidad, bien porque logran encontrar otros alicientes o porque, simple­mente, no les disgusta tanto; pero no fue mi caso.
A raíz de comenzar a entender que había iniciado un camino que no era el mío, empecé a ver muchas cosas que antes no había visto, compren­dí cómo el estrés me hacía daño y me cambiaba, cómo el no saber ges­tionar las emociones podía dañar mis relaciones e incluso a mí misma. Comprendí también por qué todos los adultos celebran tanto los viernes, algo que nunca había entendido hasta ese momento. Y, en definitiva, la consciencia fue llegando a mí, muy poco a poco, inundando de nuevos sen­tidos todos y cada uno de los aspectos de mi vida.
Siempre hablo del día en que te das cuenta de todo esto, pero este día pue­de ser un proceso de seis meses o de dos años, sobre todo porque ese día con­creto llega, pero a veces no sabemos ver y escuchar, no vemos ni oímos nada. No importa cuán clara sea la señal que nuestra vida nos manda; vivimos en un modo tan automático que la mayoría de nosotros desechamos esas seña­les porque no las entendemos o porque no producen dinero. Yo misma estuve desechando señales durante un tiempo, hasta que me fue imposible continuar con los ojos cerrados. Llegó un día en que sentí que si no me quitaba la venda, terminaría cayendo por alguna escalera o algún precipicio.
No me considero ejemplo de nada y mucho menos de esto que hablamos, pero fue sin duda mi propia experiencia en esto de despertarlo que me animó a interesarme y estudiar algunos de los conceptos en los que está basado este libro y, además, comprendí que somos muchos los que hemos pasado, pasa­mos o pasaremos por un proceso similar y con algo de orientación quizás el camino se hace más fácil.
La vida me ha dado la oportunidad de encontrar mi propósito, vivir con consciencia, desarrollar mi espiritualidad y poder trabajar en trasmitir que un auténtico cambio de vida es posible. Pasé muchos años creyéndome eso de que estudiar una carrera universitaria nos facilita la vida, que casarse y tener una familia es maravilloso y que me sentiría mucho mejor si tomase tal producto y con ello me deshacía de esos kilitos de más, y resulta ser que nada de esto es cierto, al menos, no tal y como nos lo plantean. Vivimos bajo la creencia de que es la carrera lo que nos facilita la vida, que casarse y tener hijos es lo que hace maravillosa nuestra existencia y que con perder los kilos de más mejorará nuestra autoestima, pero cuando llevamos a cabo todos o la mayoría de esos planes y comprobamos que la felicidad plena no aparece, no nos queda otra opción que replantear toda la batería de creen­cias que hemos acumulado a lo largo de los años y construir unas nuevas que sí nos permitan ser felices.
Casi nos vemos obligados a tomar un desvío en nuestro camino ya cons­truido e iniciar una nueva vida en la que los protagonistas somos nosotros y nuestra labor principal es lograr un cuerpo sano, una mente clara y un espí­ritu libre, esto es lo que yo entiendo por slow life, la posibilidad de llevar un estilo de vida que nos permita disfrutar de los vaivenes, resolver con amor nuestros problemas y vivir con plenitud cada día. Esta forma de vi­vir puede cambiar todos nuestros esquemas: podemos llegar a compren­der que estudiar una carrera no era suficiente, sino que había que abrir­se camino en una profesión a caballo entre nuestra pasión y los estudios elegidos; llegamos a comprender también que tener hijos o haberse ca­sado no es suficiente para ser feliz, ya que debemos aprender a valorarlo, gestionar esas relaciones con sabiduría y tolerancia y ser felices nosotros por dentro para poder ser felices con los demás; así como también termi­namos entendiendo que es nuestra autoestima lo que nos puede ayudar a perder los kilos que nos sobran y no es la pérdida de esos kilos lo que nos ayuda con nuestra autoestima.
La razón de escribir este libro es poder ofrecer un compendio de todas las acciones que podemos llevar a cabo para dar un giro a nuestra forma de vivir. Pretendo con ello poner a tu disposición una breve descripción y propuestas de trabajo de todos y cada uno de los aspectos que están re­lacionados con la slow life, tal y como yo lo he experimentado. Siéntete libre de cuestionar mi razonamiento y elaborar tus propias reflexiones so­bre cada tema, el objetivo es que construyas tu propio concepto de slow life de acuerdo a tu historia, tu situación actual y tus objetivos de vida.
Te invito a tener siempre a mano un cuaderno y un bolígrafo donde puedas anotar tus pensamientos e ideas y que estas no se pierdan en tu ac­tividad mental. Es muy conveniente que anotes las frases que te resuenen por dentro y te trasmitan buenas energías, y también tus reflexiones acerca de cada tema y tus propósitos de actuación. Además, a lo largo del texto encontrarás numerosas preguntas que conviene contestar por escrito y que te echarán una mano con tu razonamiento y toma de consciencia. Mantén tu mente abierta y libre de juicios, déjate llevar por tu intuición, toma las riendas de tu vida, siéntete responsable de tu propia felicidad y toma la de­cisión de llenarte de vivir con intensidad desde hoy mismo.

¿Qué es slow life?

Slow Efe es un movimiento cultural global y no organizado cuyos prin­cipios todavía están formándose. En general, las personas que se sienten atraídas por un estilo de vida slow buscan disfrutar más de su tiempo, sen­tirse cómodos en sus empleos, comprar y comer productos más naturales, respetar el medio ambiente en la medida en que les sea posible y que todo ello revierta directamente en su bienestar.
El concepto más extendido de la familia slowes quizás la slow food, que nace como alternativa opuesta a la tan extendida fast food y que busca una alimentación consciente, más natural, a ser posible de productos locales y cuyo ritmo permita al comensal disfrutar de las sensaciones, texturas y sa­bores de la comida. La comida rápida tuvo su auge y todos nos hemos rendi­do a ella en muchas ocasiones, bien por contar con poco tiempo para comer o con poco dinero, o simple y llanamente porque suelen ser productos muy elevados en grasas, sal y azúcar, que resultan tan placenteros como dañinos.
Dado que slow life no nace como concepto opuesto a ningún otro, no resulta tan sencillo explicar lo que es, pero todos estaremos más o menos de acuerdo en que se trata de un estilo de vida que engloba hábitos y cos­tumbres saludables respecto de todos los ámbitos de la vida de un indivi­duo y que tiene como fin último la felicidad plena del mismo. Desde mi punto de vista este concepto engloba otros como el mindfulness, el yoga, la ayurveda y la inteligencia emocional, pues las personas que buscamos al­canzar y mantener una slow lífe, a menudo nos sentimos también llamados a conocer estas otras prácticas y aunamos todas ellas en una misma acti­tud. Cuando me propuse hacer un repaso 360° de mi nueva forma de ver la vida y plasmarlo en un único texto, comprobé que había tomado diversos principios de cada una de las filosofías o corrientes que buscan la conexión y el bienestar del ser humano y que me encontraba aplicándolos cada día en todas las áreas de mi vida.
Tanto el yoga como el mindfulness podrían haber sido títulos perfec­tos para este libro. La filosofía yóguica es tan amplia como lo es el concep­to de vida pausada; por su parte, el mindfulness se presenta como una ac­titud frente al momento presente que está incluida en todos y cada uno de los puntos tratados. El objetivo de utilizar el término slow life es, ni más ni menos, que el de incluir también, más allá de términos ya conocidos y acotados, otros muchos provenientes de la psicología, el coaching y otros estilos de vida. Por otro lado, el término elegido me ha permitido dotar al libro de una importante carga espiritual que no he podido ni he queri­do dejar fuera de estas líneas. Pienso que la sociedad lleva mucho tiem­po siendo consciente de la importancia de cuidar cuerpo y mente, cada día somos más cuidadosos con nuestra salud, nuestros niveles de estrés y nuestra gestión emocional, sin embargo, echo en falta la tercera parte del famoso trinomio universal, el espíritu.
Considero que la slow life, así como llevar un estilo de vida basado en el yoga, requiere no solo una revisión de todos los aspectos posibles, sino también un trabajo paralelo sobre todos ellos.
Cuando una persona atraviesa una fuerte crisis, lo cual significa que está teniendo un cambio, es muy probable que a su consciencia habitual de tener un cuerpo se le sume la nueva consciencia de poseer una mente y de poder observarla, suponiendo que se interese por esta capacidad y aprenda a desarrollarla. Cabe la posibilidad de que esta persona se pre­gunte además quién es el responsable de su situación actual: ¿la educa­ción recibida?, ¿los errores cometidos?, ¿acaso importa ahora?, ¿son su momento presente? Casi con total certeza puedo decir que superada la crisis y trabajando en el cambio, la persona experimentará una necesidad interna de nutrir su espíritu que no podrá ignorar.
Este espíritu no está relacionado necesariamente con ninguna reli­gión, es más bien el espacio personal que una persona necesita llenar con amor, consciencia y gratitud. Es el motivo por el que, aun habiendo lle­gado al punto de consciencia sobre cuerpo y mente, en muchas ocasiones seguimos sintiéndonos vacíos.
El objetivo, por tanto, es reflexionar sobre muchos de los aspectos que componen nuestra vida e identificar qué cambios podemos llevar a cabo para lograr la máxima felicidad posible. El trabajo por realizar es multi­disciplinar y requiere de nosotros un buen equilibrio, ya que es muy fá­cil darle más importancia a la parte que más nos guste o que creamos más necesitada de cuidados, dejando a las otras dos carentes de atención. Somos un todo unitario compuesto de un cuerpo que debemos cuidar, una mente que debemos calmar y un espíritu que tenemos que alimentar, y si nos olvidamos de alguno de los tres, es fácil terminar desorientados.
En primer lugar, deberemos analizar cuál es nuestro ideal de bienes­tar. Quizás deseamos tener una vida más activa, mejorar nuestra salud, recuperar viejos hobbies que nos hacían felices, mejorar nuestra relación de pareja o, por el contrario, terminarla; comer mejor, reducir el estrés, etc. Todos y cada uno de los temas tratados aquí están dirigidos a mejo­rar tu bienestar y a lograr una buena salud física y mental, no obstante, no pierdas de vista la posibilidad de ahondar en otras áreas o facetas de tu vida que yo no he contemplado, pero que para ti pueden ser de vital importancia. Un ejemplo de esto último sería la religión, la educación de tus hijos y la superación de una enfermedad. Te invito a que tomes como base la línea filosófica de este libro, los principios que vas a poder ir ex­trayendo y, con ellos, inicies tu trabajo en la mejora de esa situación per­sonal a la que te quieres enfrentar.

Este libro contiene toda una filosofía moderna de vida, a caballo entre el zen y el yoga y trasladada a lo que es hoy día una vida común de un ciudadano común. Encontrarás partes muy espirituales y partes más terrenales, párrafos distendidos a modo de artículo de opinión incluso con alguna anécdota personal para amenizar tu lectura y párrafos tan etéreos que te preguntarás cómo una lógica complicada

Arcopress
9788417057107

Ficha técnica

Autor/es:
Alejandra Rodríguez (@spiritualwoman)
Editorial
Arcopress
Formato
14,50 x 22,00 cm
Páginas
240
Encuadernación
Rústica con solapas (tapa blanda)
Ilustraciones
Blanco y negro. M;andalas coloreables en las últimas páginas..
Nuevo
Related Products ( 16 other products in the same category )

Nuevo registro de cuenta

¿Ya tienes una cuenta?
Inicia sesión o Restablece la contraseña