Qigong Para La Artritis

Referencia: 9788487476501
14,00 €
Impuestos incluidos

El Método Chino de Curación y Prevención. Masaje, Presión de Cavidades y Ejercicios Qigong «El libro que está usted a punto de leer explica, ampliamente, la aplicación de las antiguas enseñanzas y prácticas chinas a los problemas de salud contemporáneos, y hace extensiva la v...

Cantidad
- Envío en 24 - 48 horas

El Método Chino de Curación y Prevención. Masaje, Presión de Cavidades y Ejercicios Qigong

«El libro que está usted a punto de leer explica, ampliamente, la aplicación de las antiguas enseñanzas y prácticas chinas a los problemas de salud contemporáneos, y hace extensiva la valiosa contribución del Dr. Yang Jwing-Ming en la tarea de permitir que los lectores occidentales descubran los importantes, y durante mucho tiempo inaccesibles, textos orientales.»
-Dr. Thomas G. Gutheil, D.M., Profersor Adjunto de Psiquiatría, Harvard Medical School

Aunque la medicina occidental haya recorrido un largo camino en el tratamiento de la artritis, sólo ha conseguido un éxito limitado en su curación. En realidad, todavía existen grandes lagunas respecto al conocimiento de las causas de dicha enfermedad.
La medicina china, durante los últimos cuatro mil años, ha desarrollado muchos métodos para tratar la artritis, tales como la acupuntura, el masaje, los tratamientos a base de hierbas, y los ejercicios Qigong (Chi Kung). Estos ejercicios han demostrado, sobradamente, ser eficaces, sobre todo en el tratamiento de muchas formas de artritis y en devolver la fortaleza a las articulaciones, lo que constituye la base de una curación completa.
Este libro presenta los ejercicios practicados hoy, en China, por personas que sufren de artritis. Algunos de los ejercicios que se encuentran en este libro están diseñados para curar la dolencia,. otros para fortalecer las articulaciones y, otros, para ayudar a mantener sanas las articulaciones y prevenir la artritis.
ACERCA DEL AUTOR
El Dr. Yang nació en Taiwan, República de China, en 1946. Inició su entrenamiento Gongfu/Wushu (o King Fu/Wushu), estilo Shaolin de la Grulla Blanca, a la edad de quince años con el maestro Cheng Gin-Gsao. A los dieciséis, el Dr. Yang comenzó el estudio del Yang Estilo Taijiquan (o Tai Chi Chuan) con el Maestro Kao Tao.
El Dr. Yang practicó Taiji con el Maestro Kao durante casi tres años. Durante este periodo aprendió el estilo Yang de la mano desnuda, la respiración Taiji y los ejercicios sobre la circulación Qi. Ese fue el principio de su consagración al Qigong (o Chi Kung). A través de sus prácticas de Taiji logró comprender los fundamentos del entrenamiento Qigong, sobre todo el ejercicio en posición sedente para la circulación menor (Xiao Zhou Tian).
A los dieciocho años, entró en la Universidad de Tamkang en Taipei Hsien para estudiar Física. Allí comenzó su estudio del Puño Largo estilo Shaolin (Schang Quan) con el Maestro Li Mao-Ching, al mismo tiempo que progresaba en su entrenamiento de Taiji con el Maestro Li. Posteriormente, también practicó y estudió con su compañero de clase Wilson Chen, quien estaba aprendiendo Taijiquan con uno de los maestros de Taiji más famosos en Taipei, el Maestro Zhang Xiang-San. Gracias a esos esfuerzos y al estudio continuado de los libros Taiji y Qigong, Yang y Chen lograron aumentar enorme-mente su conocimiento de las artes internas.
En 1971 el Dr. Yang finalizó sus estudios de Física en la National Taiwan University, y cumplió su servicio militar en las Fuerzas Aéreas chinas. Una vez licenciado, regresó a la Universidad de Tamkang para enseñar Física y reanudar sus estudios con el Maestro Li Mao-Ching.
En 1974, el Dr. Yang marchó a Estados Unidos para estudiar Ingeniería Mecánica en la Universidad de Purdue. Fundó el Club de Investigación Kung Fu chino en dicha
universidad y enseñó cursos homologados en Taijiquan. En 1978 le fue otorgado el doctorado en Ingeniería Mecánica.
En 1980, el Dr. Yang se trasladó a Houston y trabajó para Texas Instruments. Duran-te su estancia fundó la Academia de Kung Fu Shaolin, al frente de la cual puso a un alumno suyo, Jeffery Bolt, al trasladarse a Boston en 1982. Mientras continuaba su carrera de ingeniería, Yang fundó la Yang´s Martial Arts Academy (YMAA) el 1 de octubre de 1982 en Boston.
En Enero de 1984 abandonó su carrera de ingeniería para dedicar más tiempo a la investigación, a la escritura y a la enseñanza en Boston. El Dr. Yang también ha viajado a Francia, Irlanda, Italia, Inglaterra, Polonia, República Federal de Alemania y Suiza para compartir sus conocimientos en conferencias y seminarios. Ha escrito catorce libros y ha publicado seis cintas de video sobre el Qigong y las artes marciales. La organización ha continuado su expansión y, como el 1 de Julio de 1989, YMAA se ha convertido de una de las divisiones de Yang´s Oriental Arts Association, Inc. (YOAA, Inc).

PRÓLOGO del Dr. Thomas G. Gutheil, Doctor en Medicina
Profesor Adjunto de Psiquiatría Harvard Medical School

El libro que está usted a punto de leer explica ampliamente la aplicación de las antiguas enseñanzas y prácticas chinas a los problemas de salud contemporáneos, y hace extensiva la valiosa contribución del Dr. Yang Jwing-Ming en la tarea de permitir que los lectores occidentales descubran los importantes, y durante mucho tiempo inaccesibles, textos orientales.
La expansión potencialmente beneficiosa de todo el repertorio sobre información acerca de la salud, mediante ese suplemento de enseñanzas orientales sobre la salud y la enfermedad, en ocasiones ha tropezado, de manera lamentable, con una poco acertada y fuerte resistencia. En Septiembre de 1990, la revista Newsweek publicó un artículo sobre medicina titulado: «¿Saben más los médicos?». Newsweek relataba la siguiente historia:
Una mujer china de treinta y nueve años de edad, llamada Julia Cheng, residente en Connecticut, tenía una hija llamada Shirley, quien sufría desde los 11 meses una grave enfermedad infantil, artritis reumatoide infantil. Como mujer perteneciente a dos culturas, la señora Cheng había intentado tratar la enfermedad de su hija tanto en América como en China. Los especialistas americanos se inclinaban por el uso de una medicación estándar para tratar dicha enfermedad paralizante; los médicos chinos ofrecían una terapia combinada a base de hierbas y procedimientos físicos. Aunque los datos en la historia de la niña parecían indicar que la mezcla de terapia occidental y china proporcionaba alivio a la dolencia de la criatura, su deterioro continuaba de manera constante, hasta que, a la edad de siete años (momento de escribirse el artículo), la niña sufría constantes dolores y quedaba confinada en una silla de ruedas.
Durante la época de revolución en China, la madre no pudo realizar el viaje, así que tuvo que solicitar los servicios de un médico local. El pediatra de Connecticut le recomendó una intervención quirúrgica para reparar las lesiones producidas en las rodillas,
las caderas y el talón izquierdo. La madre de la niña, de forma manifiesta, con presumible competencia para tomar una decisión, rechazó tal recomendación y expresó sus intenciones de trasladar a su hija a China (cuando resultase seguro hacerlo) para llevar a cabo una operación menos extensa combinada con tratamientos tradicionales chinos (recuerde que la mezcla de terapia occidental-oriental había dado algún resultado positivo con anterioridad). Sin embargo, el rechazo de la madre a la operación propuesta desencadenó algunas acciones de protesta por parte del Departamento de Asistencia Infantil y Juvenil en Connecticut, siguiendo las directrices de las leyes que protegen a los niños amenazados de posibles negligencias paternas. Así pues, la niña pasó a la custodia de menores y el tribunal supremo autorizó la operación. Como médico especialista en psiquiatría forense y medicina legal en general, considero que este caso tiene muchos rasgos de interés en diversos campos: la cuestión del consentimiento al tratamiento médico; el derecho de competencia del individuo para rechazar el tratamiento (incluso, teóricamente, tratamientos vitales); problemas de interferencia cultural en individuos que han de tomar decisiones muy complejas en el campo de la salud; racismo y sexismo en la práctica médica y legal en América (como podría relacionarse con el hecho de que la paciente era mujer y además china); y otras muchas cuestiones clínicas, legales y éticas. Lo que quiero explicar aquí, no obstante, y lo que me lleva a comenzar el prólogo de este libro con este caso, es que revela la percepción, al menos por nuestro sistema judicial, y casi con seguridad del sistema médico americano, de que en un caso real de artritis no hubo conciliación entre Oriente y Occidente.
Adviértase que la señora Cheng no planeaba privar a su hija de tratamiento; ni aplicarle un tratamiento idiosincrásico (como laetrile para el cáncer); ni emplear métodos curativos religiosos heterodoxos, como algunos casos legales de medicina cristiana que saltan mucho a la prensa últimamente. En su lugar, la señora Cheng trataba de procurar a su hija la administración de un tratamiento activo, una terapia respaldada por una tradición de investigaciones médicas, de diagnosis y tratamiento con una antigüedad, literalmente, de miles de años; y, lo que es más importante, que había demostrado empíricamente tener efectos beneficiosos en esa niña de un modo concreto.
Comprender el lamentable caso arriba descrito tal vez tenga un efecto positivo indirecto: clarificar la fuerza inherente de este volumen. Este manual realiza un estudio lo más aproximado posible al que hoy existe en la aplicación de los antiguos principios chinos en lo referente al Qi con esa angustiosa enfermedad que es la artritis. Dado que muchos de los textos fuente para este estudio no han sido accesibles hasta hace muy poco tiempo, mucho menos traducidos, este manual hace posible, por vez primera, a los lectores occidentales desarrollar el repertorio de tratamientos para curar una de las enfermedades más inhabilitantes, añadiendo a cualquier terapia occidental este método sistemático que ha superado la prueba del tiempo. Apoyándose firmemente en los estados mentales y emocionales, el pensamiento y la mente, el ánimo y la moral, al igual que en lo que ahora se describiría en términos occidentales como «ejercicios de impacto inferior», este texto proporciona, tanto a lectores occidentales sanos como a quienes padezcan de artritis, un complemento innovador e inmensamente valioso al arsenal terapéutico.
Debemos ponderar los esfuerzos realizados por el Dr. Yang, no sólo por hacer asequibles sino también amenos y comprensibles estos antiguos principios. Aunque este libro se adapta mejor a esa serie de investigaciones enumerada más adelante, está diseña-do para que resulte útil por sí mismo y proporcione comentarios resumidos de las ideas básicas que intenta sintetizar. El lector interesado va a encontrar un tratamiento notable-mente claro y organizado de una enfermedad ignorada cuyas víctimas son una verdadera multitud.


PRÓLOGO DEL AUTOR Dr. Yang Jwing-Ming, Doctor en Filosofía

En los últimos veinte años, el concepto chino de «Qi» (o Chi) ha llegado a comprenderse gradualmente por el público occidental y a ser aceptado por la medicina occidental. Ahora se cree que Qi es la «bioelectricidad» que circula por el cuerpo humano. Hasta hace veinte años no ha empezado la ciencia occidental a estudiar seriamente la bioelectricidad. Debido al interés despertado en este nuevo campo de estudio, y también debido a una mayor apertura de las comunicaciones con China, es probable que este campo se amplie durante los próximos veinte años. Las índices más evidentes de esta tendencia son la amplia aceptación de la acupuntura aplicada a enfermedades y la popularidad de los ejercicios Qigong y el Taijiquan (o Tai Chi Chuan) (un arte marcial interno).
La práctica del Qigong (pronunciado «Chi Gong», la ciencia de trabajar con el Qi, la energía que hay en el interior del cuerpo) no sólo mantiene la salud y el equilibrio mental, sino que también cura numerosas enfermedades sin el uso de medicación. En vez de eso, el Qigong utiliza la meditación reposada y en movimiento para aumentar y regular la circulación del Qi.
Cuando se practica de forma regular, la mente se va tranquilizando poco a poco y se va llenando de paz, y todo el ser empezará a sentirse más equilibrado. Sin embargo, el resultado más importante de practicar regularmente el Qigong consiste en descubrir el mundo interior de la energía corporal. Experimentando, sintiendo y examinando las experiencias internas, comenzará a comprenderse uno mismo, no sólo físicamente sino también mentalmente. La ciencia de las sensaciones interiores, que los chinos llevan estudiando desde hace varios miles de años, por lo general es ignorada completamente por el mundo occidental. No obstante, en la vertiginosa y turbadora sociedad actual, este entrenamiento es especialmente importante. Con la paz y tranquilidad mental que el Qigong proporciona, seremos seremos más capaces de relajarnos y de disfrutar de las tareas cotidianas, y tal vez, incluso de encontrar auténtica felicidad.
Creo que es importantísimo que el mundo occidental aprenda, estudie, investigue y desarrolle esta arte interna y científica a gran escala. Sinceramente pienso que puede resultar muy eficaz para ayudar a las personas, sobre todo a la gente joven, a enfrentarse con los retos perturbadores y atemorizantes de la vida. La práctica generalizada del Qigong reduciría la presión mental en nuestra sociedad, ayudaría a quienes sufren des-equilibrio y, quizás, incluso haría disminuir el índice de delincuencia. El Qigong equilibra la energía interna y puede curar muchas enfermedades. Las personas mayores sobre todo descubrirán que pueden conservar su salud y, además, retardar el proceso de envejecimiento. Por añadidura, el Qigong ayudará a los mayores a vencer la depresión y la angustia, a encontrar paz, sosiego y auténtica felicidad. Estoy seguro de que los occidentales se darán cuenta de que, lo mismo que a millones de chinos, practicar el Qigong les ofrecerá una nueva visión de la vida, y resultará ser la clave para resolver muchos problemas de hoy. Por estas razones, he estado estudiando e investigando activamente y publicando lo que he aprendido. No obstante, después de varios años de esfuerzos, creo que mis logros han sido demasiado lentos y someros. Esto se explica fácilmente por el hecho de que YMAA es joven y carece de base económica para dirigir una tarea tan enorme e importante. Yo y los pocos que conmigo están luchando para difundir el Qigong no podemos hacerlo lo bastante bien solos. Necesitamos más personas, pero, especialmente, nos hacen falta universidades y organizaciones médicas instituidas que se adhieran a la investigación. Desde que llegué a Estados Unidos en 1974, estoy soñando con presentar los tesoros del tradicional Qigong chino a la sociedad occidental. Hace tan sólo unos pocos años que este sueño ha comenzado gradualmente a hacerse realidad. En 1982 se creó YMAA, y en 1989 YOAA Inc. se instituyó como nombre corporativo con todas las divisiones, es decir, que YMAA quedó bajo su protección. YMAA ha publicado dos series de libros sobre Qigong. La primera serie dirigida a principiantes; la segunda son obras en profundidad para practicantes más experimentados.
El primer libro y el vídeo de la serie introductoria se denominan Los Ocho Elementos del Brocado; el segundo libro y vídeo, La Esencia del Tai Chi Chi King. Este libro, Qigong para la Artritis, es el tercer volumen correspondiente a la serie introductoria. Trata sobre la teoría del Qigong y proporciona información general acerca de la artritis.
Si su curiosidad no quedase satisfecha después de haber leído este manual, les invitamos a investigar la serie que trata el tema en profundidad. Esta serie se compone de los siguientes libros:
1. THE ROOT OF CHINESE CHI KING - Los Secretos del entrenamiento Chi Kung (1989)
2. MUSCLE/TENDON CHANGING AND MARROW/BRAIN WASHING CHI
KING - El Secreto de la Juventud (1989) /Yi Gin Ching y Shii Soei Ching)
3. QIGONG MASSAGE - Qigong Tui Na y Presión de Cavidades para la Cura-
ción (Qigong An Mo y Qigong Dian Xue) (En preparación)
4. QIGONG AND HEALTH - Para Curar y Conservar la Salud (En preparación)
5. QIGONG AND MARTIAL ARTS - La Clave de la Perfección para Artes
Marciales Avanzadas (Shaolin, Widang, E mei, y otros) (En preparación)
6. BUDDHIST QIGONG - Chan, La Raíz del Zen (En preparación)
7. TAOIST QIGONG (Dan Ding Dao Gung) (En preparación)
8. TIBETAN QIGONG (Mi Zong Shen Gong) (En preparación)
El primer libro La Raíz del Chi Kung Chino presenta el marco histórico y las diferentes categorías de Qigong, teoría y principios de Qigong y las claves del entrenamiento. Este volumen también proporciona un mapa del mundo del Qigong. Recomendamos leer este libro antes que ningún otro. El segundo volumen, Muscle/Tendon Changing and Marrow/Brain Washing Chi Kung presenta los conceptos generales de estas dos artes y trata tanto la teoría como sus principios de entrenamiento.
Para concluir, desearía señalar una cosa a quienes estén sinceramente interesados en el estudio y la investigación de esta «nueva» ciencia. Si comienzan ahora, las generaciones futuras les consideraran pioneros en la investigación científica del Qigong. Además de mejorar el estado de salud, compartirán la reputación de haber aumentado nuestro conocimiento de la vida y también de haber colaborado a hacer este mundo más feliz.

PREFACIO

La artritis ha afligido a la humanidad desde tiempos inmemoriales. Viejos y jóvenes de todas las razas han experimentado el dolor de la artritis. Esta dolencia puede tener también efectos desastrosos en la paz mental del enfermo. A pesar de los grandes avances realizados en muchos campos de la ciencia, la medicina occidental aún hoy es inca-paz de curar muchas formas de artritis. La mayor parte de los tratamientos se limitan a aliviar el dolor y la inflamación, más que curar la enfermedad en su raíz.
En los casi cuatro mil años que la medicina china ha estado en desarrollo han surgido muchos métodos para eliminar el dolor o incluso para curar la artritis, tales como la acupuntura, el masaje, los ejercicios de Qigong (pronúnciese «Chi Gong»), y tratamientos a base de hierbas. Naturalmente, algunos métodos son más eficaces que otros, dependiendo del estado particular del individuo. Los ejercicios Qigong han llegado a considerarse un método excelente no sólo de prevenir la artritis, sino también de curar muchas formas de artritis y de devolver la fortaleza a las articulaciones. Una vez que la articulación recupera su fuerza totalmente, habrá emprendido el camino que conduce a una recuperación completa.
En toda la historia de la humanidad, ésta es la primera oportunidad que se brinda a todas las culturas del mundo de conocerse unas a otras. Sería una locura dejar pasar esta ocasión de aprender unos de otros. Está claro que tanto la medicina occidental como la oriental tienen sus ventajas y sus inconvenientes. Por ejemplo, la medicina occidental ha ignorado tradicionalmente la existencia de la energía (Qi o bioelectricidad) que forma parte del cuerpo humano y ha prestado mayor atención a los problemas físicos del cuerpo.
La medicina china, por ´otro lado, ha prestado tradicionalmente más atención al desarrollo empírico del tratamiento e ignorado la investigación científica cuya meta consistía en desarrollar el trasfondo teorético y un equipamiento más avanzado tanto para diagnosis como para tratamiento.
Si ambas culturas pudieran compartir lo que han descubierto y aprendiesen a experimentar con mentes abiertas, entonces la medicina tendría la ocasión de comenzar una nueva era. La medicina occidental, por ejemplo, podría tomar prestada la información que la medicina china ha acumulado acerca de Qi (bioelectricidad) y combinarla con los hallazgos extraídos de su propia experiencia. La medicina china, por otro lado, podría adaptar la moderna tecnología médica occidental para facilitar y mejorar la eficacia de la medicina tradicional oriental.
La artritis es un excelente ejemplo de cómo puede funcionar esta combinación de medicina oriental y occidental. Los médicos chinos creen que las principales causas de la artritis son el debilitamiento y las lesiones de las articulaciones. Con el fin de recuperar la fortaleza de las articulaciones y curar la lesión, hay que conducir la energía Qi a estas articulaciones y que circule por ellas de manera constante. El daño sólo puede repararse nutriendo las articulaciones con Qi. Los doctores chinos han investigado formas de mejorar la circulación de Qi en las articulaciones y han descubierto que la mayoría de los artríticos pueden curarse. Por añadidura, han descubierto que, cuando las articulaciones se han fortalecido de nuevo, la artritis no reaparece con facilidad.
El Qigong chino (practicar con la energía) mejora la circulación Qi a través del entrenamiento físico y mental. En este libro me centraré solamente en las prácticas del Qigong que normalmente emplean los chinos para tratar la artritis. Otros métodos, tales como tratamientos con acupuntura y a base de hierbas, habrán de ser presentados en otras obras por médicos chinos cualificados. Yo espero que este libro ayude a muchos artríticos occidentales a recobrar su salud.
El primer capítulo de este libro versará brevemente sobre los conceptos generales del Qigong chino. El segundo capítulo servirá de resumen informativo sobre la artritis. El tercer capítulo explicará la teoría de cómo Qigong cura la artritis; y finalmente, el cuarto capítulo presentará algunos ejercicios del Qigong con el mismo fin.
A fin de ceñirnos al uso internacional, hemos decidido comenzar a utilizar en este libro el sistema Pinyin de escritura china. Esperamos que esto sea más beneficioso a aquellos lectores que consultan otras obras chinas. Sin embargo, para evitar confusiones, no cambiaremos la escritura de los nombres comúnmente aceptados, tales como Tambkang College y Taipei. Además, los términos que las personas hayan elegido como nombres propios tampoco cambiarán, tales como mi nombre, Yang Jwing-Ming o Wen-Ching Wu, etc.

Índice
Reconocimientos     6
Acerca del autor     7
Prólogo     9
Prólogo del autor     13
Prefacio     17
Capítulo 1 ¿Qué es el Qigong chino?

1-1. Introducción     21
1-2. Definición de Qi y Qigong     23
1-3. Reseña histórica del Qigong     25
1-4. Categorías de Qigong     31
1-5. Teoría del Qigong     39
1-6. Conceptos generales del entrenamiento Qigong     43
1-7. Cómo usar este Libro     57

Capítulo 2 ¿Qué es la artritis?

2-1. ¿Qué es la Artritis?     60
2-2. Las estructuras de las articulaciones     63
2-3. Las diferentes formas de artritis y desórdenes relacionados con ella     65
2-4. Causas de la artritis     76
2-5. Otros posibles medios de prevenir o curar la artritis     78

Capítulo 3 ¿Cómo tratan los chinos la artritis?

3-1. Tratamientos generales de la artritis por la medicina china     82
3-2. ¿Cómo cura la artritis el Qigong?     88

Capítulo 4 El Qigong para la artritis

4-1. Introducción     98
4-2. El Qigong para fortalecer los órganos internos     101
4-3. Masaje y presión de cavidades (Acupresión)     114
4-4. Ejercicios Qigong para la artritis     129

Capítulo 5 Conclusión     151

Apéndice A. Glosario de términos chinos     153
Apéndice B. Traducción de términos chinos     163

 

Mirach
9788487476501
Nuevo
Related Products ( 16 other products in the same category )

Nuevo registro de cuenta

¿Ya tienes una cuenta?
Inicia sesión o Restablece la contraseña