Buscador

El proceso de emerger Maximizar

El proceso de emerger

Derek Rydall (aut)

15,53 € sin IVA

¡Precio rebajado!

-5%

16,35 €

Siete pasos para cambiar radicalmente tu vida

¿Y si no tuviéramos que mejorarnos a nosotros mismos porque nuestro Ser ya es pleno? ¿Y si no necesitáramos "atraer" nada porque no carecemos de nada?

Más detalles

9788494484728

¿Y si no tuviéramos que mejorarnos a nosotros mismos porque nuestro Ser ya es pleno? ¿Y si no necesitáramos "atraer" nada porque no carecemos de nada?
En El proceso de emerger el coach Derek Rydall cambia para siempre el discurso en torno a la realización de nuestro potencial y propone que todo el modelo del desarrollo personal estás equivocado. Nos revela un eslabón ausente en el desarrollo personal que ha impedido a mucha gente conseguir un cambio real: el revolucionario principio conocido como la Lez de Emerger.
Mediante la Ley de Emerger, este innovador sistema en siete etapas te liberará de la necesidad de buscar fuera respuestas y autoridades, y de intentar llenar lugares que percibías vacíos. Te mostrará cómo activar la riqueza y la sabiduría que ya están en ti, permitiéndote despejar los obstáculos inconscientes que te impiden tener éxito en cualquier ámbito y encontrar ka inspiración para crear la vida que mereces.

"Derek Rydall ha revelado un poderoso principio que te permite descubrir tu propósito, y también un camino claro para desatar tu pasión."
- Janet Bray Attwod, autora de The Passion Test.

"El proceso de emerger... puede liberarte del esfuerzo de mejorarte a tí mismo, conectarte con la fuente de un poder inimaginable, y revelarte sin esfuerzo un camino de desarrollo. Me encantó. Léelo. Vívelo. Compártelo."
- Doctor Joe Vitale, autor de The Atractor Factor.

Después de un encuentro con la muerte que le cambió la vida, Derek Rydall intentó hacerse monje antes de convertirse en terapeuta profesional. Actualmente es un coach destacado y trabaja con ganadores de premios Oscar, ejecutivos de Fortune 500 y líderes en los campos de los negocios, la espiritualidad y las artes curativas. Está llevando su inspiración a decenas de miles de personas.

PRÓLOGO

Desde los salones ideológicos de los académicos, desde las fronteras de la investigación científica y desde las paredes santificadas de los templos resuenan las teorías de los filósofos, científicos, maestros espirituales, agnósticos, ateos, eruditos y buscadores. A nivel global, también se puede añadir a esta lista a la gente común que siente la misma pasión por explorar las dinámicas de la transformación humana, por sumergirse en las profundidades del proceso evolutivo y por dar a luz su potencial último. A nivel colectivo, nos planteamos las grandes preguntas sobre eso que hace evolucionar las potencialidades dentro de las galaxias, y dentro de ti y de mí.
La teoría de la Emergencia o del Surgimiento tiene una historia venerable, y ha sido debatida, al menos, desde los tiempos de Aristóteles. En nuestro siglo XXI, lo que ahora llamamos Ley de Emergencia describe la arquitectura del proceso evolutivo. Dentro del ser humano está operando el emerger del estado de conciencia último que es nuestro derecho de nacimiento innato, estado al que algunos llaman iluminación, otros satori y otros moksha. Imagina la sonrisa planetaria que iluminaría las esferas si la familia global entrara en armonía colectivamente con la Ley
de Emergencia. En realidad, esto es lo que ha estado ocurriendo desde el big bang, que ha evolucionado desde el polvo de estrellas hasta nosotros, porque, como escribió Carl Sagan, "todos estamos hechos de materia estelar".
Entonces, ¿cómo emerge la Emergencia? La respuesta es orgánicamente, como el roble emerge de la bellota cuando se dan las condiciones adecuadas. Aunque nosotros no hacemos que la Ley de Emergencia emerja en nuestras vidas, sí que creamos las condiciones en las que puede hacerlo. Cuando la conciencia es suficientemente fértil, la flor de loto de la conciencia iluminada se desarrolla dentro de nosotros. Este proceso de fertilización es la tecnología espiritual que Derek Rydall enseña en sus siete etapas a fin de crear las condiciones adecuadas para que el proceso de emerger pueda activarse.
Por ejemplo, cuando practicamos lo que Rydall llama el "cultivo de las condiciones congruentes", aparece en nuestro menú mental, emocional y espiritual una nueva manera de relacionarse y de responder a las circunstancias internas y externas que puedan presentarse en un momento dado. En lugar de lanzar una ráfaga de napalm mental o verbal sobre otros o sobre nosotros mismos, la paciencia compasiva y el perdón se convierten en nuevas opciones. También nos enseña a poner fin a nuestra pose espiritual, haciendo que nuestra práctica sea tan aplicable en el fregadero de la cocina o cuando conducimos por la autopista, paseamos al perro o nos cepillamos los dientes, como lo es sobre el cojín de meditación o la esterilla de yoga. Derek nos deja muy claro que no tenemos que intercambiar las alegrías de ser humanos por el logro de la iluminación, y que ya nos encontramos sintonizados para estar al servicio del emerger de nuestro ser intrínsecamente iluminado.
En el laboratorio de su propia conciencia, y mediante la aplicación a su vida, las siete etapas del emerger han proporcionado a Rydall pruebas patentes de sus resultados prácticos y transformadores. Tanto si eres nuevo como si eres un practicante experimentado, puedes confiar en que el libro que tienes entre las manos es una guía fiable hacia los gloriosos potenciales que tratan de emerger en, a través de, y como tu vida.
Michael Bernard Beckwith Los Ángeles, California

PREFACIO

El fin de "mejorarse a uno mismo"
Lo que queda detrás de nosotros y lo que tenemos delante
son asuntos menores en comparación
con lo que hay dentro de nosotros.
Ralph Waldo Emerson

Se dice que el universo nos susurra al oído, después nos toca en el hombro... y finalmente nos da un garrotazo en la cabeza.
Yo estuve a punto de morir dos veces antes de captar la insinuación.
Estaba arruinado, vivía en un apartamento de una sola habitación, y el amor de mi vida me había dejado por otro hombre. Me sentía perdido, no tenía ni idea de hacia dónde iba y tampoco albergaba esperanza de que las cosas pudieran cambiar. Pero lo que hacía que todo esto me quemara todavía más era que había llegado allí después de varios años de terapia seria de autoayuda. Había trabajado duro para sanar mi pasado, para amar a mi niño interior, para fortalecer mi autoestima y, sin embargo, estaba tan lleno de dolor y lucha
interna que apenas podía cruzar un puente sin tener por un momento el impulso de tirarme.
Sabes que has entrado en un lugar oscuro cuando el médico te dice: "Tienes suerte de seguir vivo"; y tú consideras que eso es una mala noticia.
La noche anterior había estado bebiendo hasta el punto de casi suicidarme. Pero tumbado allí, en la unidad de cuidados intensivos, con unos tubos saliendo de mi brazo y el monitor diciéndome que aún estaba entre los vivos, solo podía pensar: "¿Cómo ha ocurrido? ¿Cómo es posible que todos mis esfuerzos me hayan traído hasta aquí?". Después de años de mejorarme a mí mismo, lo único que había mejorado era mi capacidad de describir por qué estaba tan hecho polvo. Había intentado todo lo que conocía; había seguido todos los consejos de los supuestos expertos. ¿El problema era que aún no había encontrado el camino adecuado? ¿O simplemente el problema era yo mismo? ¿Estaba destrozado más allá de cualquier reparación posible?
La mayoría de la gente que elige sanar o mejorar su vida afronta un momento así, un punto de crisis en el que ha hecho todo lo que se supone que tiene que hacer y su vida sigue sin funcionar. En esos momentos, cuando estamos mordiendo el polvo una vez más y consideramos seriamente si queremos volver a levantarnos, tendemos a plantearnos estas preguntas básicas: "¿Por qué?" "¿Por qué a mí?" "¿Por qué, cuando lo he hecho todo bien, todo está tan mal?".
Sé que me hice estas preguntas muchas veces hasta que me dieron una respuesta que, no solo me cambió la manera de ver mi vida, sino que también me hizo ver que había estado haciéndome las preguntas equivocadas desde el principio. La respuesta vino en dos partes, separadas por un par de años, como en esas escenas "al borde del precipicio" que se muestran en los programas de televisión antes del capítulo final de la serie. Finalmente, todo cobró sentido: el guión de mi vida, el personaje que había estado representando y la obra en la que estaba.
La primera parte de la respuesta se me mostró poco después de esa noche en el hospital, justo cuando empecé a dar mis primeros pasos vacilantes en lo que pensaba que sería el camino de vida correcto. Había aprendido a representar el papel del hombre que tiene su vida en orden, cuando aún estaba hecho trizas por dentro. Pero era un esforzado actor a punto de ampliar mis horizontes, según mi agente, de modo que no era el momento de desmoronarme.
Me encantaba actuar. Me permitía explorar nuevas ideas y habitar nuevas posibilidades, y esto me daba un respiro temporal del dolor real que estaba sintiendo. Y lo hacía bien. Pensaba que ser actor era mi verdadero propósito. Finalmente, después de años de hacer papeles que no me gustaban, me dieron un papel en una película y creí que era el comienzo de algo bueno para mí, algo que me llevaría a vivir la vida para la que estaba destinado.
Tenía razón, pero no de la manera en que me lo había imaginado.
El rodaje fue problemático desde el principio. Los escenarios en Jamaica eran preciosos, pero el guión no lo era. Y cuando despidieron al director y a la actriz principal, las cosas empezaron a complicarse. Añade a esto algunas aventuras románticas enrevesadas en el lugar, y una falta general de satisfacción creativa, y el resultado es que me sentía inquieto. Tenía que encontrar algo, cualquier cosa, que me inspirara. De modo que, durante un descanso del rodaje, decidí ir a bucear a última hora de la tarde a un arrecife situado a cierta distancia de la playa, en una bahía apartada.
Nadando en medio de las crestas retorcidas y serpenteantes del coral cuerno de alce, de los abanicos de mar y de los corales dedo, seguí algunos peces de sorprendentes colores que jugaban entre esponjas y anémonas. Por un momento, imaginé ser uno de ellos, libre de las cargas de la vida allí arriba. Aquí abajo había otro mundo, y quería perderme en él.
iTen cuidado con lo que deseas! ¿Cierto?
A medida que me adentraba más en ese laberinto, sin pararme a pensar dónde estaba, me despisté. Estaba completamente
perdido. Empecé a buscar frenéticamente arriba y abajo por los corredores de coral, tratando de retomar mi camino, pero cuanto más lo intentaba, más desorientado estaba. "iQué estúpido he sido!", pensé. Mi mente era un torbellino de deberías y de si hubieses... Nadé más rápido, con brazadas más enérgicas, como si por pura voluntad pudiera salir de ese laberinto subacuático. Entonces, dando la vuelta a una masa de coral que se asemejaba a un cerebro gigante —algo de lo que yo parecía carecer, para mi desgracia—, de repente me quedé atascado en un rincón estrecho: el coral de fuego me rodeaba por todos los lados —y el menor contacto con él me causaría el equivalente a cientos de picotazos de medusa—, con filas de coral afilado por debajo, a centímetros de mi estómago, pecho y cara. Parecía estar en una tumba trampa de una película de Indiana Jones. Solo que esto no era una película y yo ya no era el actor orgulloso que desempeñaba el papel de héroe. Tenía un problema muy real, y lo sabía.
Apenas podía usar las manos para remar y mantenerme a flote. Levantar mi cabeza por encima del agua habría desequilibrado mi cuerpo y me habría llevado a clavarme las espinas de coral en el cuello y el pecho. Casi no podía respirar; boqueaba inspiraciones superficiales y discontinuas. Tomar una respiración profunda habría empujado mi pecho y estómago directamente contra los pinchos. La respiración rápida intensificó mi creciente ansiedad, creando una especie de euforia que me obligó a mantenerme enfocado con cada gramo de mi atención para no desmayarme. Con el poco sitio que me quedaba para pensar, recorrí, durante lo que me parecieron ser horas, todas las resoluciones posibles, imaginándomelo todo: desde ser rescatado por un bote de pesca que pasara por allí, hasta dejarme arrastrar por el mar hacia la playa, donde llegaría con los labios azules, hinchado y con los ojos saltones, y un montón de gente a mi alrededor movería la cabeza y pensaría: "iQué pena!". Los demás actores de mi película se consolarían unos a otros lamentando la trágica pérdida. Incluso fantaseé con convertirme en una historia de portada en Hollywood, en la que se lamentase la prematura muerte de "un actor tan prometedor".
Allí estaba, a punto de ahogarme, iy mi ego seguía buscando sus quince minutos de gloria!
Pero el sol empezaba a ponerse y los tiburones playeros comenzaban a nadar entre el coral puntiagudo y retorcido que
tenía debajo. Mi cuerpo estaba agotado y mi cerebro se había
quedado sin opciones y sin las dramáticas escenas de muerte que me harían famoso póstumamente. No podía idear ni vis-
lumbrar una salida a esta situación. Todo mi ingenio —imagi-
nario— y mi encanto eran inútiles. Todos mis mecanismos de defensa, incluso el pensamiento positivo, eran en esta situación
ineficaces. Al final, se descorrió una cortina en mi mente y, en lugar de ser el maestro del universo que proclamaba ser, quedó claro que en las grandes pruebas solo era un niño atemorizado y acobardado, que después de todo no tenía poder real.
Iba a ahogarme, y lo sabía. A mi cuerpo no le quedaban fuerzas para mantenerse a flote, y como estaba sin salida, simplemente ya no me quedaba ninguna esperanza a la que aferrarme.
Lo único que me quedaba era rendirme.
No se trataba de una de esas típicas rendiciones en las que uno dice: "Querido Dios, si me sacas de esta te prometo que iré
a la iglesia los domingos". Ya había intentado manipular y negociar mi salida de la situación, y el universo no quería regatear. Lo único que me quedaba era soltar.
Y es lo que hice.
Pero en ese momento —en el momento exacto en el que me rendí, mental y físicamente—, una ola me levantó hacia una
zona de coral seguro que sobresalía del agua. Finalmente, logré ponerme de pie y, por primera vez, pude ver dónde me había quedado atascado.
La salida había estado en todo momento a pocos centímetros de mí.
Pero también vi otra cosa. Mirando al arrecife, me di cuenta entonces de que había estado nadando en un laberinto duran-
te años, siguiendo un objeto brillante detrás de otro, buscando algo que me pudiera satisfacer, hasta que me vi atrapado en una identidad personal tan confinada que estaba boqueando para tomar aire, y ahogándome por dentro. Pero, en ese espacio de rendición completa, en ese momento en que mi mente llegó al final de la cinta, en ese espacio entre pensamientos, algo surgió. Mi ego fue soltado de sus amarras. Humpty Dumpty* se cayó de la pared. Y de la cáscara rota, surgió otra cosa. Solo duró un segundo, pero fue suficiente para cambiar drásticamente mi identidad. El actor centrado en sí mismo que se había metido en el arrecife no era la persona que salió nadando de él.
Pero esto solo fue el comienzo de mi nadar en aguas inexploradas.
Durante los meses siguientes, me atormentaron los sueños de destrucción y un inexplicable miedo a la muerte. Lo cierto es que estaba muriendo. No físicamente, sino egóticamente, y el ego no distingue entre la muerte de una identidad y la muerte literal. Y en el espacio creado por esta muerte, vislumbré un Ser que nunca muere, un Ser que no necesita mejoras. Para este actor, que siempre había estado tratando de llenar un pozo insondable de inadecuación, fue como ser liberado de una prisión en la que ni siquiera sabía que estaba recluido. Una vez más, solo fue un vislumbre, y no tuve palabras para describir lo que vi, pero esta vez capté el mensaje.
Abandoné la profesión de actor, limité el contacto con mi familia, cancelé el servicio de televisión por cable y durante los años siguientes dediqué todo mi tiempo a meditar, a sentarme a los pies de maestros espirituales, a sumergirme en las enseñanzas de la sabiduría de las edades, y a buscar una relación más profunda con el Ser que me había dejado sin suelo bajo los pies en mi primera apertura espiritual. Estudié durante un breve tiempo para ser pastor y después exploré la posibilidad de hacerme monje. Pero, mientras ayunaba en un monasterio, sentí tanta hambre que entré en la cocina de los monjes en medio de la noche y robé comida, de modo que esto acabó con mi carrera monástica.
Por último, me convertí en un consejero espiritual titulado por el Centro Espiritual Internacional Agape, una de las comunidades interconfesionales más grandes del país, bajo la tutela de Michael Bernard Beckwith. Armado con los principios metafísicos de la manifestación, empecé a enseñar a artistas, profesionales de los medios de comunicación y buscadores de todo el mundo cómo alcanzar su pleno potencial. Después de crear una próspera consulta y de escribir un par de libros, parecía que todo iba bien. Estaba consiguiendo resultados y mis clientes también. i La cosa funcionaba muy bien!
Y entonces me topé con una pared.
Todo empezó a exigir más esfuerzo. Las técnicas que había empleado antes ya no funcionaban bien. Cuando manifestaba lo que creía que deseaba, no sentía mucha satisfacción. Y, en algunos casos, cuanto más trataba de mejorar las cosas, peor me iba. No solo a mí, sino también a muchos otros que estaban trabajando con las últimas enseñanzas para conseguir el éxito. Perseveré, pero había un murmullo por debajo de la superficie.
Algo fallaba en el cuadro. Faltaba algo. Traté de redoblar mis esfuerzos, pero tan solo conseguía quedarme más atascado, como si estuviera pisando el acelerador y el freno al mismo tiempo: las ruedas giraban, pero yo no me movía. Tenía la horrible sensación de que me había vuelto a caer al laberinto submarino, pero, como no estaba seguro de qué era lo que podría hacer de otra forma, continué enseñando. Y poco después, mientras daba una charla, tuve la segunda comprensión.
Fue en un centro de espiritualidad situado en un centro comercial, entre una tintorería de limpieza en seco y un salón de belleza. El público escuchaba atentamente cuando me puse delante de ellos y empecé a hablar de forma apasionada sobre
cómo desarrollar su potencial. Había hablado de este tema muchas veces y, según todos los criterios objetivos, sabía de qué estaba hablando. Pero esa noche fue diferente. Había tensión en el ambiente. La mirada que reflejaban sus caras no era de inspiración, sino de frustración. Ya habían oído todo esto antes, y lo habían probado todo. A pesar de lo entusiasta que era mi discurso, no les llegaba.
Me incliné hacia delante, intentando sacarles de su estupor con mis palabras, intentando infundir en su corazón la voluntad de creer. Pero, cuanto más intentaba inspirarles, menos inspirado estaba yo. Al comprobar que mis palabras no encendían nada en ellos, pude sentir que me quedaba sin energía. Entonces, ocurrió algo. Empecé a notar que caía, que me precipitaba en caída libre, pero, en lugar de chocar contra el suelo, este se abrió, como un trasfondo pintado, y mi percepción de la realidad se fue. Hubo un momento de sorpresa y, después, expansión.
Y entonces lo vi.
En esencia, lo que vi es que todo el modelo del desarrollo personal está equivocado. No necesitamos atraer nada porque no nos falta nada. No necesitamos mejorarnos a nosotros mismos porque el Ser ya está completo. Igual que el roble ya está en la bellota, todo lo que estamos destinados a ser y todo lo que tenemos que realizar ya está en nosotros: somos un patrón perfecto y tenemos un propósito divino. Y, como el roble, que surge de la bellota cuando se dan las condiciones adecuadas, este potencial innato emerge de manera natural.
Esto es la Ley de Emergencia.
Tras este agudo cambio de perspectiva, me quedó claro que nuestros deseos más profundos no son algo que tengamos que ir a conseguir; más bien son pistas sobre lo que tenemos dentro que está tratando de salir afuera. En lugar de esforzarnos por sanarnos a nosotros mismos, el trabajo consiste en deshacernos de nuestro exterior falso y revelar la plenitud innata de cada uno.
Si ya somos intrínsecamente completos, todos nuestros esfuerzos por arreglar, atraer o conseguir algo están —a través de las leyes de creación deliberada— exacerbando nuestros problemas. Esta es la razón por la que muchos de los intentos de mejorarnos a nosotros mismos no funcionan, o incluso empeoran las cosas. Conseguimos atraer a una nueva pareja, pero tenemos las mismas peleas que con parejas anteriores. Logramos un salario mayor, y acabamos arruinados justo en esa época de grandes ingresos. Es como si estuviéramos tratando de salir del agujero cavando, pero cuanto más cavamos, más nos hundimos. Cuando partimos de la premisa falsa de que estamos rotos o somos inadecuados, independientemente de la técnica que usemos, y por más sinceros que sean nuestros esfuerzos, estos nunca nos pueden llevar a la verdadera satisfacción, sino que nos mantendrán en una batalla interminable para mejorar un yo que no existe, excepto como un concepto ficticio en nuestra cabeza.
Estos eran los eslabones perdidos que había estado buscando, la razón por la que yo y tantos otros habíamos luchado por conseguir resultados duraderos, y la razón por la que casi me maté intentándolo.
A medida que estas comprensiones iban surgiendo en mi conciencia, empecé a dirigirme al público de nuevo: "La verdad es que no hay nada malo ni equivocado en vosotros; no os falta nada. Todo lo que necesitáis para realizar vuestro destino está dentro de vosotros, esperando emerger, y la mayoría de vuestros esfuerzos por alcanzarlo, en realidad, ¡están impidiendo que ocurra! Esto no es otra técnica para mejorarse. De hecho, esto es el fin del movimiento de mejorarse a uno mismo".
Lo que dije me dejó conmocionado. Acababa de declarar el final de lo mismo de lo que quería ser un líder. Había denunciado mi propio engaño. Pero lo que de repente podía ver muy claro, resplandeciendo ante mí como una carretera que atraviesa el desierto, era una vía de transformación nueva y radical, un camino que integra todo lo que necesitamos para alcanzar completamente nuestro potencial y habitar nuestras vidas. Este podía ser el fin del mejorarse a uno mismo, pero el comienzo de algo que iba mucho más allá.
Quiero dejarlo claro: no estaba diciendo que fuera el fin del desarrollo personal, que es el proceso natural de desarrollo de nuestros talentos y capacidades innatos. Estaba diciendo que era el final de la ilusión de que somos seres fragmentados, inadecuados, que debemos arreglarnos o añadirnos algo para estar completos. Estaba diciendo que era el final de nuestro empeño compulsivo de llenar lo que percibimos como un agujero sin fondo, o de alcanzar un objetivo tan elusivo como la línea del horizonte, que siempre se aleja de nosotros. Estaba diciendo que la manera en la que habíamos aprendido a alcanzar nuestro potencial estaba completamente al revés con respecto a cómo hemos sido diseñados para crecer. Y lo que es peor, nos estaba alejando de nuestro verdadero Ser, la fuente misma de todo lo que estábamos buscando.
Me di cuenta rápidamente de que, si lo que había descubierto en el concepto de emergencia era cierto —y se aplicaba—, pronto dejarían de necesitarse los programas de autoayuda y los gurús. Tuve que admitir que esta no era la mejor estrategia comercial para un aspirante a ser un gurú de la autoayuda. Si mis clientes seguían la Ley de Emergencia, ¡acabaría sin clientes!
En realidad, esta es la intención de los profesores sinceros. Su objetivo nunca es crear seguidores, sino líderes, devolver a las personas a sí mismas. Desde el marco del emerger, ya no hay sabios subidos al escenario, sino guías que se sientan a tu lado'. Me di cuenta de que, visto así, después de todo aún podría haber trabajo para mí. Igual que el trabajo del granjero no es poner la planta en la semilla y hacerla crecer, sino generar las condiciones que permitan que la semilla y el suelo hagan aquello para lo que están diseñados de manera natural, lo mismo le ocurre al terapeuta del emerger. Me di cuenta de que esta verdad que había descubierto actuaba como una ley, como la ley de la gravedad. Y, como la gravedad, yo no tenía que hacer que funcionara; simplemente tenía que alinearme con ella, y ayudar a otros a hacer lo mismo. La ley haría el trabajo duro.
Aquella noche, mientras estaba allí mirando al público, supe que este mensaje del emerger era exactamente lo que ellos ne cesitaban oír. Y lo que ocurrió a continuación me lo confirmó: el público dio un suspiro colectivo, como diciendo: "iAl fin, libres!". Inmediatamente, la tensión desapareció de la sala.
Yo cerré los ojos y respiré profundamente, dejando que mis palabras calaran. Y cuando volví a mirar al público, este ya no era el mismo de antes. En lugar de ver personas que necesitaban mejorarse a sí mismas, lo que vi fue seres perfectos esperando emerger. Me sentí como Miguel Ángel, que pensaba que Dios ya lo había creado todo, y su único trabajo consistía en liberar la obra maestra ya completada que estaba aprisionada en el bloque de mármol. Miré fijamente los rostros del público y vi obras maestras divinas, escondidas en bloques de mármol mortal. Entonces supe que, a partir de ese día, mi trabajo no consistiría en cambiar o arreglar a nadie, sino en ayudar a la gente a liberarse.
Debido a las tensiones económicas continuadas, al desempleo y a la pérdida del hogar, muchas de nuestras estructuras de seguridad externas han quedado eliminadas. La oleada de libros sobre la generación de riqueza que prometían abundancia instantánea —seguida paradójicamente de la mayor crisis económica desde la Gran Depresión— ha dejado desilusionados a muchos buscadores. Ahora, más que nunca, las personas están buscando una manera auténtica de estabilizar su vida y recuperar su libertad. El proceso de emerger te llevará a esa tierra firme situada en el único lugar que el mundo nunca puede tocar: tu interior. En un momento en el que tantos se sienten temerosos y desenraizados, el proceso de emerger te volverá a llevar a casa, donde encontrarás paz, inspiración y la capacidad de realizar finalmente el propósito para el que naciste.
Este libro es para mí la culminación de mi enseñanza del principio del emerger a decenas de miles de personas en todo el mundo. Tengo la esperanza de que te libere de la necesidad de buscar respuestas y autoridades fuera de ti, de los intentos de llenar lugares que percibes vacíos, e incluso de intentar atraer cosas. En las páginas de este libro compartiré contigo el secreto de tu verdadera soberanía y poder; la antigua verdad que los
místicos han tratado de enseñar, pero que en gran medida se ha perdido. Se trata de un principio que los grandes líderes de todos los campos han empleado para crear obras maestras, construir imperios e iniciar revoluciones, y sin embargo pocas veces ha sido comprendido o descrito con coherencia.
Hasta ahora.
Juntos, digamos adiós al mejoramiento de nosotros mismos y comencemos el proceso de liberar nuestro Ser real.

CONTENIDOS

Prólogo    11
Prefacio, el final de "mejorarse a uno mismo"    15
Introducción, el camino radical para volver a casa    27
Fundamentos, la Ley de Emergencia    39
Las siete etapas del proceso de emerger     67
1. Primera etapa, contempla la visión ya completada    69
2. Segunda etapa, cultiva las condiciones congruentes    91
3. Tercera etapa, crea un plan cuántico    119
4. Cuarta etapa, da lo que parece que falta      141
5. Quinta etapa, actúa como si ya fueras lo que quieres ser     163
6. Sexta etapa, abraza lo que parece estar roto    195
7. Séptima etapa, espera a que la ley dé sus frutos    227
8. Vivir en el filo del emerger    247
Agradecimientos    263
Notas    267
Glosario    273
Recursos    276

El transporte de su paquete

Nos pondremos en contacto con usted para confirmar la disponibilidad del material de su pedido, forma de envío y de pago por teléfono o email. Hasta ese momento no podremos saber el coste exacto del envío y solicitar su aprobación.


PEDIDOS SUPERIORES A 100€ SIN GASTOS DE ENVÍO EN PENÍNSULA  

  • Sujeto a disponibilidad del producto o libro.
  • Para pedidos realizados antes de las 12:00 a.m. por teléfono o correo electrónico

FORMAS DE PAGO:

  • REEMBOLSO (SOLO ESPAÑA)
  • TRANSFERECNIA BANCARIA
  • PAYPAL

TARIFAS DE ENVÍO

ESPAÑA - PENÍNSULAPrepagoContra reembolso
Por Correo3,75€6,55€
Por Agencia de Transporte6,50€8,25€
ESPAÑA - BALEARESPrepagoContra reembolso
Por Correo5,55€7.55€
Por Agencia de Transporte10,00€12,00€
ESPAÑA - CANARIAS, CEUTA Y MELILLAPrepagoContra reembolso
Por Correo7,00€

8,55€

Por Agencia de TransporteNO DISPONIBLENO DISPONIBLE

GASTOS DE ENVÍO

  • El envío será realizado por correo previo pago por PayPal.

  • Se le notificarán el importe exacto y las condiciones del envío por correo electrónico.

POLÍTICA DE DESCUENTOS

Ofrecemos el máximo descuento legal en libros (5%) sobre el precio establecido por el editor en ventas realizadas por web según establece la Ley 10/2007, de 22 de junio, de la lectura, del libro y de las bibliotecas. En ningun caso está autorizado un descuento mayor excepto en los libros de bibliófilo, los libros artísticos, los libros antiguos o de ediciones agotadas, los libros usados, los libros de texto y el material didáctico complementario.

No hay productos relacionados o libros del mismo autor

carrito  

No hay productos


0,00 € Total

Estos precios se entienden sin IVA

carrito Confirmar

 

Pinterest de Librería Rerum Natura

Facebook de Rerum Natura